domingo, 30 de mayo de 2010

3. Cuando seas madre comerás huevos.

Este consejo muchas veces venía combinado con el siempre socorrido: Porque lo digo yo, que él solito se merece un blog completo.

Cúando lo utilizaba:
Básicamente cuándo le decía: ¿por qué tu puedes salir un martes por la noche y yo no? ¿por qué tu puedes fumar y yo no? ¿por qué tu puedes maquillarte y yo no?


Consecuencias del consejo:
A mí no me gustaban los huevos, así que las consecuencias de este consejo han sido mínimas, dejando a un lado la pataleta por no poder hacer lo que me daba la gana.

Excepción para utilizarlo:
No se me ocurre. Fumé, salí los martes y me maquillé, eso sí, a escondidas.

11 comentarios:

  1. jajajaja...esta me suena un montón!!!! La pena es que yo pensaba que nunca la diría a mis hijos y mira tu por donde, si, si la digo!

    gracias por pasar y comentar en eñ blog de los 80.

    ResponderEliminar
  2. nunca había oído esa de los huevos XXD

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo puede uno desarrollarse como ser humano sin haber pasado por esa frasecita? ¡forma parte de la existencia! Es como un complemento cromosómico, pero vacío de contenido biológico y limitado a lo educacional.

    Durante mucho tiempo me pregunté qué tenían de malo los huevos, estaría encantada de tener hijos si gracias a eso me asegurasen el plato de comida (lo que tiene nacer pobre, hasta estas cosas se valoran de niño).

    ResponderEliminar
  4. muaaaaahhhhhjjjjjjj ella decía comerás huevos duros. Y yo le contestaba.... pues ya me los como y no soy madre.

    Niña... ¡no contestes a tu madre!Harás lo que quieras cuando seas madre, le tocó decir.jajajajajaaj ¡Qué broncas!

    ResponderEliminar
  5. Pues fíjate, cuando fui madre me supe el significado de esas palabras. Hasta que no fui madre no supo todo lo que mis padres hicieron por mi.

    Me gusta ese consejo, no lo olvides

    ResponderEliminar
  6. A mi también me lo decían pero en masculino; "cuando seas padre comerás huevos".
    Al ser padre lo que he descubierto es que a la frasecita le faltaba un adjetivo, "fríos". Ya que más de una noche, y más de dos, hemos tenido que dejar de cenar para atender a un hijo que nos necesitaba.
    ¡Gran blog, zorionak!

    ResponderEliminar
  7. A mí me lo decían. Ahora soy madre y no "como huevos" para que puedan comerlos mis hijos. Yo he modernizado el dicho porque de pequeña no lo entendía, lo simplifiqué, lo que oyen mis hijos es: "cuando seas mayor y tengas tu casa, haz lo que te de la gana" o "cuando tengas hijos haces con ellos lo que quieras, pero ahora vas a hacer lo que yo te digo". En fin... cosas del oficio de madre.

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí me parece que esta frase, en su filosofía, es una gran mentira. Todas las madres saben (sabemos) que cuando llegas a ser madre, lo que toca es fastidiarse. Que harás lo que quieras... ¡me parto! Cuando eres madre dejas de ser persona para convertirte en ese ser que todo lo suyo lo supedita a sus hijos, tengan la edad que tengan. La cosa comienza con el rito iniciático del parto en cualquiera de sus variedades, y después de eso.... ahí viene todo lo demás, hasta tu último día. Ay ay ay. Quién habrá inventado la frasecita. Porque claramente es una engañifa para que los niños quieran crecer y tener hijos, a su vez. Si no fuera por eso, cualquier niño con dos dedos de frente se quedaba en niño para siempre, como Peter Pan.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente cierto! Las que sean madre lo entenderán. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Mi abuelita decía algo parecido. "Cuando seas madre comerás carne, mientras seas hijas comerás hueso" ;-)

    ResponderEliminar
  11. Mi abuelita decía algo parecido. "Cuando seas madre comerás carne, mientras seas hijas comerás hueso" ;-)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...