martes, 14 de junio de 2011

83. Culo veo, culo quiero.

Blisstree
Los niños, las metáforas, pues a veces no las entienden. Bueno, yo no sé qué hago hablando del resto de los niños… Yo esta metáfora no la entendía. Aunque ya ha quedado claro que tampoco es que yo fuera un dechado de perspicacia infantil.
Así que siempre que me lo decía pensaba: “Pero por qué habla de culos, yo no he visto ningún culo, no quiero el culo de nadie, yo lo que quiero es un nuevo estuche como el de Martita, con su organillo, y su goma de olor. ¿Qué tendrán que ver los culos con los estuches?”. Lo dicho, perspicaz, perspicaz, pues no era.

Cuándo lo utilizaba:
Pues siempre que pedías algo que tenía otra persona. Lo que para mí era inspiración, para ella era pura envidia. Aunque bueno, algo de razón tenía… ¿Qué me pasa? ¿Le he dado la razón a mi madre? Me acabo de morir un poco.
Lo que pasa es que yo era muy indecisa, bueno, decir “era” es ser realmente muy optimista, yo sufro hasta para elegir el champú cuando todos sabemos que me va a quedar encrespado, sobre todo mi madre.
Así que uno de los peores momentos era el de elegir el helado. Mi madre, mi hermana y la susodicha nena frente a “El heladero”, el Rey Mago del verano. Y había que elegir sabor. Que mucha gente pensará “qué tontería, pues hoy de uno, mañana de otro”. ¡Ja! Esos son hijos de madres normales, no de una drama mamá. A mí me compraban un helado en junio y me tenía que durar todo el mes. Y si me portaba mal, me quitaban el de julio y el de agosto, porque en septiembre ya no se come helado “Que empiezan los primeros fríos, y la garganta es traicionera, a ver si vamos a empezar el curso faltando y te quedas retrasada ¿Por qué tú no querrás ser una repetidora no? Pues eso, los helados hasta agosto, ea”.
El heladero era un ser mágico, simpático, con un bigote inmenso y un olor a vainilla que hacía que me quisiera quedar pegada a él durante horas, pero mi madre no tenía tanto tiempo libre, claro está:
- Venga nena, elige ya uno que tu hermana ya sabe el suyo.
- ¿De qué va a pedir?
- De fresa, pero tú coge de otra cosa y así compartís.
- Yo no quiero helado con babas, el mío es solo para mí.
- Bueno, pues pide ya, que tengo que ir a la pescadería que luego solo consigo los pescados pochos.
- Es que no sé de qué quiero ¿Se puede mezclar dos sabores?- y le miraba al señor heladero con pena porque conocía la respuesta.
- Claro que sí, bonita, te pongo dos bolas.
- De eso nada, que eso vale como dos helados y solo tiene un cucurucho, te pides uno y punto.
- Pues me pido dos cucuruchos…- ya sabéis, el típico día en el que la nena se levantaba suicida.
- ¡Dos tortas te voy a dar yo a ti! Que elijas uno ya o te quedas sin nada.
- Jo… Bueno, pues de fresa- el señor heladero iba a coger el de fresa y entonces empezaba mi eterna indecisión- no, no, mejor de chocolate. Espere, por favor, de limón, quiero uno de limón…
- Ya vale, a que lo elijo yo.
- Bueno, pues de ese, quiero de ese- decía señalando uno que tenía trocitos marrones. Y el heladero extrañado me dijo:
- ¿Seguro que quieres de ese? Que es de stracciatella …- pero aquí entraba otra de mis virtudes: la cabezonería del ignorante.
- Seguro, no, segurísimo.
Y me lo daba. Yo esperaba que mi hermana se hubiera comido un poco el suyo, para darle envidia de que el mío estaba entero todavía, luego le pedía probar el de fresa, ella (que es más buena que el pan) me daba, y entonces sí, probaba el mío. Y siempre, inevitablemente, me había equivocado de sabor y quería el suyo.
- Mamá a mí la extraperla esa no me gusta mucho. Quiero el de mi hermana.
- Ya estamos, culo veo, culo quiero. (Aquí mi cerebro se perdía en debates mentales: pero de qué culo habla, estamos hablando de helados, yo no quiero otro culo, vivo feliz con el mío, blablabla). Pues de eso nada, te comes ese y punto. Con la lata que has dado y se dice stracciatella. Habla bien.
- Pero es que sabe raro, yo creí que era de chocolate.
- Yo creí, yo creí… Ya te ha advertido el heladero. Ahora te lo comes.
- Joo, yo quería de fresa.
Y en realidad, ésta es una de las historias que acaba bien, en la que yo me comía el helado, porque las más de las veces, con tanto quejarme, remolonear, intentar darle el cambiazo a mi hermana (que es muy buena persona pero no veas cómo se agarraba la jodía al cucurucho, que parecía que se iba a caer al abismo si lo soltaba) pues la mayoría de las veces mi bola iba al suelo, que era toda una tragedia, o encima de mi camiseta, que entonces sí que era la súper tragedia porque encima mi madre me llevaba gritando todo el camino a casa por ensuciarme, a veces incluso me amenizaba el camino con un par de pellizcos.

Consecuencias del consejo:
Oye, aborrezco los helados con toda mi alma. Con la ilusión que yo miraba al señor heladero y ahora es que ver uno y se me revuelve el estómago.
Segunda consecuencia: me pasé mucho tiempo pensando que te podías cambiar de culo. En realidad, fui una avanzada a mi tiempo. Y mirando el mío pensando si otras personas lo querrían.
Tercera consecuencia: llegó un momento que decidí pedir siempre el sabor de mi hermana, para sufrir menos, ahora, que su sabor preferido acabó siendo el turrón, que ya es mala suerte coño.
Cuarta consecuencia: aborrezco también el turrón.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, este consejo no me gusta, intentaré no enredarme con metáforas sobre culos que os despisten de la idea principal eso sí, un consejo, la stracciatella es un asco.

44 comentarios:

  1. Muy bueno, como siempre. Me cagué de risa... Muy buena la foto... A mi todavía me pasa eso de plantarme delante del heladero y dudar y dudar y dudar... lo bueno es que ahora me los pago yo los helados y me pido de 4 gustos...
    Un beso enorme hermosa!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues ni eso me ha quedado, en serio que no me gustan los helados...

    ResponderEliminar
  3. A mi no me apasionan, pero si hay que pedir que sea de turrón.

    ResponderEliminar
  4. pseodosociologa: o sea, que eres de las de mi hermana. Yo para que quiero comer helado de turrón, si ni siquiera el turrón me gusta? ;)

    ResponderEliminar
  5. Esto más que consejo era un reproche y la manera más burda de coartar la creatividad e inspiración infantil!!! ;)) genial dramamamá!!

    ResponderEliminar
  6. Genial como siempre!!!!

    jejejjejeje

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que los portátiles ya los hacen sumergibles, que jartá de llorar de la risa.
    En mi barrio no se llevaban los helados de cucurucho, recuerdo más los polos y flases.

    ResponderEliminar
  8. Qué risa con el post. Yo, supersosa, siempre lo pido de chocolate.

    ResponderEliminar
  9. Buenísima extraperlista !!!!

    Ya me podían dar asco como a tí , por la prohibición , cuando huí del seno a vivir a Florencia me diò por los helados de todo tipo. Imaginaros la presión de mis vaqueros a los dos meses de llegar allí

    Ahora me da por los helados de frutas !!!

    Palabrita de luna que jamás volveré a probar la straciatella en señal de apoyo a la causa de una camarada

    ResponderEliminar
  10. Una pena que el heladero no llevara Napolitano, asi se acababan tus indecisiones, fresa, vainilla y chocolate en un mismo helado, creo que fue especialmente hecho para indecisas, seguro que aquien se le ocurrió tb tenia una drama mamá, jajaja.

    ResponderEliminar
  11. Buf, yo también soy una indecisa, pero desde que descubrí el helado de Nutella se acabaron las dudas :D :D
    Lo que es increíble es que libre auténticas batallas interiores para elegir chorradas y en cambio me quedara con el primer coche que vi en el concesionario o con el segundo piso que visité. ¿Seré rara?

    ResponderEliminar
  12. Ja ja ja, la eterna duda ... Mama ¿De que pido?, de lo que quieras niña. Después de horas con dudas existenciales, he decidido darle el dinero y que vaya sola!. Siempre aparece con el mismo, limón. Creo que no cambia por si las moscas, que como no le guste y proteste, se la carga.

    ResponderEliminar
  13. Mi madre: !Tu es que siempre culo veo, culo quiero!
    Yo: Mamá, ¿es que si no lo habia visto nunca antes, como iba a saber que lo quería?
    Divertidisimo como siempre nena, y esta frase, de las que más he oido a mi madre, esa y la de "en la tienda de al lado tienen lo mismo, mucho mejor y más barato".
    Que no se como mi mamadrama no ha palmao con alguna de las miradas de los dependientes...

    ResponderEliminar
  14. Jajajjaa!!

    Muy buena la foto, parece mi hermano mirando mi helado, a nosotros nos pasaba con el frigopie y el frigodedo, mi hermano SIEMPRE pedía un Frigopie y sólo se comía el dedo gordo... luego se ponía a llorar que no le gustaba, pero daba igual, porque al día siguiente pedía el mismo y había pelea con mi padre "Seguro que esta vez sí que te lo vas a comer?" " Que siiiiiiiiii, quierooooooooo, tengo hambreeeeeeeeeeee" y daba igual, lo más que se comía eran los dedos... se lo terminaba comiendo mi madre.

    También me ha recordado a aquel chiste que me contaba mi padre, aunque realmente no tiene nada que ver:

    Van un padre y su hija pequeña por la calle y pasa una tia buena, a lo que suelta el padre: "Vaya culo!" y la niña: "Papá, que has dicho?"
    Padre: Buho hija, he dicho buho
    Hija: Aaaaaaaaaaahhhhh! Buho. Y que es un buho?
    Padre: Pues un buho es un ave rapaz, que caza por las noches y tiene plumas...
    Hija: Aaaaaaaahhhhh! Y hay buhas?
    Padre: Buhas? Hombre, pues sí, serían el equivalente femenino de los buhos, vamos, los buhos pero en chica.
    Hija: Aaaaahhhhhhhh!!!! Y los buhos y las buhas tienen buhitos?
    Padre: Pues si, los buhos y las buhas tienen buhitos, que serían las crías de buho.
    Hija: Y los buhitos entonces tienen buhitititos?
    Padre: CULOOOOOO, HE DICHO CULOOOOOOOO!!!!!

    ;-)

    ResponderEliminar
  15. ¡Helado de extraperla! ¡A la proxima voy a pedir helado de extraperla!

    ResponderEliminar
  16. En mi casa la frasecita era "si culo veo, culo quiero, y si no, me meo". ¿?¿?¿?¿?

    ResponderEliminar
  17. ¡Ja ja ja! Eres tan divertida que casi me hubiera gustado tenerte como hermana mayor. Casi...

    ResponderEliminar
  18. Me encaaaaaaaaantan los helados... jeje Mi heladoro sí que me dejaba pedir dos sabores sin hacer dos bolas (una bola de dos sabores) Y yo, que era y soy tan indecisa como tú (o más... habría que hacer una competición) acababa pidiendo combinaciones tan variopintas como sorbete de limón con helado de pistacho. Toma ya... jeje Pero a mí me sabía riquísimo.

    En cuanto a frases incomprensibles para los infantes, recuerdo una de mi madre: "niña, que te están tomando el pelo..., no les hagas caso, que te toman el pelo" Y yo tardé años en saber qué quería decir eso... Eso sí, me ataba fuerte la coleta no sea que se me fuese a quedar algún mechón de pelo suelto y alguien fuese a cogérmelo y a chuparlo o algo así...

    ResponderEliminar
  19. mi hermana siempre me regañaba por las combinaciones que me pedía: limón con tutti-frutti o chocolate con manzana. Pero, al final, siempre le gustaba más el mío que el suyo :-)

    ResponderEliminar
  20. jajajjaja! mi madre siempre decía esa frase, de hecho yo la he dicho alguna vez , lo reconozco jajajjaj A mí me sentaba fatal comer helado de nata,cuando ibamos de visita y te lo daban con todo el cariño,que mal lo pasaba, así que aborrecí la nata y cuando conocí a mi marido, le dije ojito con las fantasías que no me gusta la nata jajajjajjaj

    ResponderEliminar
  21. Nadie como una madre para amargar un postre ;)

    ResponderEliminar
  22. ¡Ay! Me he acordado de la vez que pedí un helado de mocca. Metí la lengua y me dieron arcadas. Como era un niño muy "valiente" (era gilipollas, sí) dije que lo iba a tirar. Lógicamente mi Tacaña Mamá dijo que ni se me ocurriera. Pero yo le di la vuelta para que se cayera la bola y comerme el cucurucho. Aún así la bola se quedó pegada, mientras mi madre desesperada me gritaba que se lo comía ella. Me dio igual y movido por la codicia empecé a agitar el brazo hasta que el helado se espachurró en medio de la calle. Ahí ya vi la situación y me empezó a entrar el miedo. Mi padre se acercó y me soltó un revés liftado, me quitó el cucurucho y lo tiró a la basura. ¡Qué cabrón!
    Nena, tu blog me está haciendo recordar historias que tenia reprimidas en el subconsciente. Y en casi todas acabo recibiendo premio.
    A pesar de ello he de decir que hoy se me ha escapado una carcajada en alto cuando he leído que dos bolas valen como dos helados y sólo te dan un cucurucho. Jajaja. ¡Pero cuánta razón!

    ResponderEliminar
  23. jajajajaja.... cómo siempre metes gol con estos consejos... la Segunda consecuencia me parte de la risa.

    ResponderEliminar
  24. jajajajaja, buenísimo como siempre. Yo me tiré hasta los 14 años pidiendo SIEMPRE helado de chocolate. Quería probar otro sabor, pero al ir a pedir, entraba en pánico, demasiado riesgo ... y ¡otra vez chocolate!. Recuerdo perfectamente cuando valerosa me lance a la aventura y pedí ... ¡¡¡stracciatela!!! ¡¡qué tendra ese nombre que suena mejor que sabe!! ... y por supuesto vuelta al chocolate hasta los 16 años ... jajajajaja

    ResponderEliminar
  25. ahhjajajajja, me he partido de risa, es el mejor post con diferencia, mi costillo me mira como si estuviera loca, pero no puedo parar de reir...

    En mi casa eran los polos de hielo de dos duros, o si tenias suerte y cogias a mi madre de buenas, de cinco duros. Un dia extraordinario (primeros de mes o paga extra), un frigopié, y los helados de bola solo ocurrian cuando mi abuelo nos invitaba a comer por ahí.
    Una copa de helado de esas que llevan dos o tres bolas y galleta, y una sombrillita, solo me la tomé cuando empecé a trabajar. Para los niños de mi familia esas copas de helado eran algo prohibido, de la categoria de cubata, o cigarro, algo que solo tomaban los mayores.

    ResponderEliminar
  26. jajaja nena como siempre buenisimo...es verdad lo de los helados..porque una cosa tan simple le hace a uno sentirse tan ridiculo?es que ver tantisimas clases de helado y decidir es una de las decisiones más simples pero a la vez más complicadas..yo todavia me pasa voy a la heladeria y dudo:de chocolate?no,no que como me manche voy con un buen lamparón en la ropa..de limón que quita la sed,ya pero que soso,no?de stacciatela...ayss es que tiene buena pinta y nombre chulisimo pero luego me da dentera los tropezones del chocolate ese raro...bola grande o 2 bolas..ayys no que hace mucho calor y se derrite rapido,bola pequeña:pues que birria,no?al final despues de ponerme nerviosa,casi quitarseme las ganas de pedirlo,acabo siempre pidiendo pequeño y de leche merengada,osea una simpleza...pero como arriesgar...jeje

    Y lo del culo veo,culo quiero...que gran frase!!!deberia estar en el diccionario de la real academia..como frase de honor..porque a ver quien es la madre sea drama mamá o no que nunca a dicho la frasecita...pero es que cual es una de las carazteristicas de los niñ@s?ser egoistas,no?pues que frase les va a ir mejor que esa??yo con mis 3 hijos seran incontables las veces que lo habre dicho..pero conmigo lo dirian 1 millón...jeje..

    Gracias nena por hacernos recordar y reirnos de nosotros mismos:
    Sonia

    ResponderEliminar
  27. Pues mira Nena, te voy a contar lo que hacía el abuelo de mi marido: se llevaba a los siete nietos a comprarles un helado, todos de vainilla. Y cuando el primer listillo de turno empezaba a pedir algo especial... "no, siete de vainilla no, seis. Ah, no, que sean cinco...". Y claro, rápidamente volvían todos al redil.
    En cuanto al culo veo... creo que tiene demasiado que ver con la personalidad. Yo soy de esas, pero comprobado con mis hijos. Uno siempre satisfecho con lo que le toque; la otra siempre quiere cambiarlo, le parece mejor lo de los demás.
    Y ten cuidado con los drama-consejos que nos sigues contando, que nos veo poniendo un fondo común para pagarle el psicólogo a Dani ;))

    ResponderEliminar
  28. Mi padre tenía una cafetería y yo iba a merendar allá cuando salía de clases, no te puedes imaginar la alegría que me dio cuando una tarde me lleva con mucho misterio al sitio donde estaban los cubos de helados, levanta la tapa de uno y me enseña uno de fresa con unos pedazos de fruta inmensos y me dice: Lo he pedido especialmente para ti.
    Gracias papá.

    ResponderEliminar
  29. Yo sigo dudando con los helados, si me lo pido de chocolate pienso que lo tenía que haber pedido de limón que que refresca mas y si me lo pido de limón, pienso que me lo tenía que haber pedido de chocolate porque el limón me da sed ¿?

    ResponderEliminar
  30. jajajjaa me muero, no puedo creer que te obligaran a un gusto solo! yo con lo indecisa que era ya me costaba elegir 2 imaginate 1 !

    ResponderEliminar
  31. El de trufa con Stracciatella a mí me encantaba ;)

    Muy bueno, como siempre

    ResponderEliminar
  32. Hola
    Muy interesante y entretenido tu blog.
    Te dejo aquí la url del mío por si resulta de tu interes.

    http://maquillaje-estetica-imagen.blogspot.com/

    Un saludo

    ResponderEliminar
  33. Eterna Hermana Mayor18 de junio de 2011, 22:25

    "Yo también recibí ese consejo" y aunque tenga 31 (y mi hermana 26) siempre le quiero cambiar el pijama o la camiseta que nos regalan por el cumple-santo (tres días de diferencia entre la una y la otra, así que nos lo celebran a las dos juntas) o santo-cumple (ocho días de diferencia) ... La última vez ha sido estos reyes con un bolso de desigual. Consecuencia: mi tía ha dejado de ponerle nombres a los paquetes y siempre me dejan elegir a mi la primera... que no sé para qué si luego el de mi hermana siempre es más bonito XD

    ResponderEliminar
  34. Eterna Hermana Mayor18 de junio de 2011, 22:36

    oye Nena: ¿para cuándo los post de las dos partes de la zapatilla (la blandita y la de goma) o las dos partes del cepillo (la madera y las púas) dependiendo del grado de mosqueo de la drama-mamá en cuestión? A mí me lo recordó la mía, mientras lloraba de la risa al leer tu blog... Debe haber estudiado en la misma escuela que la tuya...

    ResponderEliminar
  35. Asco de frase hecha. Cuando eres la hermana pequeña, como es mi caso, siempre quieres el culo ajeno...

    ResponderEliminar
  36. Mi madre cambiaba ligeramente la frase eta: Culo veo, culo deseo... Y en mi caso lo tenía bien clarito fresaaaaaaaaa.
    Un beso y felicidades por el blog.

    Núria

    ResponderEliminar
  37. Como siempre un post genial...me parto de la risa...mi madre también le decía a mi hermano "culo veo, culo quiero"...porque en mi caso era él el que siempre quería lo que tenía yo...pero yo cuando lo decía también pensaba "mi hermano quiere mi culo pero si yo creo que lo que quiere es mi helado" y no lo acaba de entender...

    ResponderEliminar
  38. ¡Felicidades por tu trabajo! Tienes un premio en mi blog www.enanosaltarin.blogspot.com

    ResponderEliminar
  39. No habré oído yo ni nada esta expresión!!!!

    ResponderEliminar
  40. Pues conocí uno que utilizaba la frase como piropo callejero: cuando veía una retaguardia a la altura de su ingenio, bajaba la ventanilla, y gritaba:
    ¡Culo veo, CULO QUIERO!

    ResponderEliminar
  41. La sobreexcitación ante el kiosko. Una vez dudé tanto entre los 2 elementos finalistas: helado pantera rosa-pipas, que mi no drama papá dijo: "pues ahora nada" y se quedó tan ancho.
    Consecuencias: aquel "so-lo u-na co-sa" hace que a día de hoy al parar en un viaje acabe con la mitad de las existencias de la tienda de la gasolinera. No sé por qué pero es ahí donde aflora con más fuerza el yo infantil devorador compulsivo

    ResponderEliminar
  42. ¡Pero chiquilla! Me quieres matar de la risa...Me siento super identificada, pero no antes, ahora mismo también. Soy "culo veo, culo quiero". jajajaj Qué risa! ¡Me ha encantado!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...