jueves, 5 de abril de 2012

Yo no quería

Solo recortables
Yo no quería. De verdad. Me iba a aguantar. Casi había prometido no contar nada más sobre mi madre. Pero es que esto es mucho.

Os cuento qué he estado haciendo los últimos fines de semana de mi vida. Yo odio de ir de compras. Y lo segundo que más odio es probarme ropa. Ya sabéis que lo primero que más odio son las vainas. Pues creo que me he probado más de 100 vestidos en las últimas semanas, igual me quedo corta y han sido 200. Tenemos una boda en breve, en realidad es LA BODA. Se nos casa la mini nena, mi pequeña voladora de cojines y teníamos pendiente la compra de mi vestido. Yo creo que fue más fácil elegir la carrera que este jodido vestido.

Como me separan 400 kilómetros de mi drama mamá, la tecnología ha venido a facilitarnos la tarea. O no, según se mire, también puede que la tecnología haya venido a joderme a mí la vida por completo. Puede ser. El caso es que para que mi drama mamá diera el visto bueno a mi vestido, iba de tiendas, me sacaba fotos en el probador, y luego por whatsapp, se las mandaba a mi hermana que se las enseñaba a ella. Así más de 100 veces.

Esto me ha granjeado pequeñas amistades con muchas dependientas de Madrid. Con alguna puede que quede a tomar un café, después de que la muchacha me sacara 12 fotos de 12 vestidos, y tuviera que volver una segunda vez porque, según mi madre, el vestido más bonito había salido borroso, y era una pena. El caso es que he descubierto que los vestidos, además de largos, cortos y de palabra de honor, pueden ser:

- De fulana. “Con lentejuelas no, nena que son de fulana, a ver qué van a pensar los invitados”.

- Demasiado cortos. “Como camiseta aún pero ¿eso un vestido? No me hagas reír, nena, no me hagas reír”.

- Demasiado largos. “Alé, ya tenemos a la princesa frustrada de tu interior. Y si quieres te compramos unos zapatos de cristal y una carroza. Por favor nena, que es una boda, no una fiesta en Disney”.

- Demasiado rojos. “A ver, ¿cuántas veces te he dicho que siendo tan morena el rojo hay que dosificarlo? Que hay que ser muy fina para aguantar tanto rojo. Tú, como mucho, en un broche”.

- Muy hippys. “¿Pero tú te crees que esta es la boda de Potxolo? Que estamos en el norte y tú Ibiza ni lo conoces”.

- Muy paletos. “¿Pero se puede saber de qué tienda es ese vestido? ¿De los saldos de “La madrina más hortera”? No quiero ni verlo”.

- Horriblemente paletos. “Es que ni voy a comentar ese. Por dios, si brillas más que una bola de discoteca. Vas a parecer una iluminada en todas las fotos. Lo bueno es que el fotógrafo no necesitará flash. Con la luz que desprendes nos vale”.

- Cutres. “Eso es de ganchillo, nena, eso no es puntilla. Y el ganchillo es para los ponchos, o para cantar en un grupo peruano, no para un vestido de boda”.

- Infantiles. “Eso no es una capa, es un babero”.

- Para súper héroes “Hombre, si quieres ir de Batman, esa capa está bien. Es el vestido perfecto para que salgas volando cuando termine el baile. Bueno, por lo menos nos ahorraremos el taxi de vuelta”.

- De un color equivocado. “Lo llaman color coral para que quede sofisticado, pero el coral es en realidad el quisquilla de toda la vida, y no combina con nada. A tu lado Agatha Ruiz de la Prada iría discreta”.

Así que, después de este cansado proceso de adjetivado, mi madre me llama un día y me sugiere lo más increíble que me ha propuesto nunca:

- Nena, que he hablado con Maricristi (una gran amiga de mi madre que vive en Madrid) y hemos decidido que te va a acompañar de compras.
- ¿Pero qué estás diciendo?
- Pues eso, que va contigo. Nena, que tú ves una gasa y ya te piensas que es una seda. Y no quiero que vayas hecha un fantoche, que es un día importante, y ahí quedan las fotos para siempre.
- ¿Pero qué dices mamá? ¿Te has vuelto loca? ¿Te parece normal que me mandes con carabina a comprarme un vestido con 33 años? ¡De eso nada!
- ¿Y a ti te parece normal que te hayas llegado siquiera a probar ese vestido color verde sucio con los hombros dorados que parece un disfraz de pilingui de los 80? ¡Y con esa tela! Que no llevaba ni dobladillo ni nada. Y encima dices que no te disgustaba. ¡Eso sí que no es normal! Que tienes el gusto atrofiado. Yo creo que es por culpa de los campamentos, la verdad. Que te educaste el gusto con esos hippys, porque desde luego a mí no me habrás visto con uno de esos pingos. Nena, un buen adamascado de piqué, y manga a la sisa. Algo bueno, de una tela dura, que te equilibre un poco esas piernas de ave zancuda que tienes. Eso necesitas tú. Bueno, y alejarte de los ponchos y las capas, que yo creo que tú confundes una boda con una fiesta de disfraces.

La verdad que igual necesitaba un adamascado de esos pero como no tengo ni idea de lo que es, pues me compré un vestido muy normalito, bastante recto, hasta la rodilla, sin adornos, ni escotes, con un volante alrededor de los hombros y ya. Eso sí, me lo compré sin mandarle foto por whastapp porque me di cuenta de que jamás iba a darle el ok a ninguno. Una vez pagado, le mandé la foto y entonces descubrí una nueva tipología de vestidos: los vestidos que le quitan las ganas de vivir a mi madre. Ajá, así mismo, nada dramático.

Resultado final:

Tengo dos vestidos. En un primer momento me hice la fuerte y me atrincheré. En plan: no me pienso comprar otro y me da igual lo que diga ella. Pero no, no tengo tanto aguante. Después de 3 días casi sin hablarme. Dos días de indirectas acerca de mis capacidades visuales y sociales. Otros dos días de acoso y derribo y un día de me quitas las ganas de vivir, me compré otro vestido. Éste no nos vuelve locas a ninguna de las dos pero tampoco le quita las ganas de vivir a ninguna. Eso sí, al día siguiente de la boda me van a ingresar por pulmonía. Debe ser la única vez que a mi madre no le importa que me coja un catarro. Porque para el día D, la previsión meteorológica es de 6 grados. Y voy de seda, sin mangas…

Ahora nos queda el peinado. A ver quién narices le explica que lo voy a llevar suelto… ¿Para qué que me engaño? Voy a llevar exactamente el recogido que quiere ella: “Subido por delante, con volumen, que tienes la cara muy redonda y bien retiradico de la cara, que te dé pinta de limpia, como debe ser. O bueno, con diadema, nena, lo que no soluciones una buena diadema…”.

¡Y yo no soy  la novia! ¿Os imagináis lo que podría ser casarme un día? Yo me lo imagino perfectamente. Va a ser en Las Vegas y mi madre ni se va a enterar.

88 comentarios:

  1. Jajajajja, hija, paciencia. Yo soy fuerte. Voy de compras sola y el día D aguanto estoicamente las miradas de desprecio de mi madre y los comentarios malintencionados. Lo que hace la costumbre... jaja ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo había pensado y creo que en la próxima celebración optaré por eso. Mi plan A ha sido agotador y caro, también me ha salido caro

      Eliminar
  2. Lo que no me quiero imaginar son los dramas que tendría la pobre de tu mini-nena con el vestido de novia....

    Animo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la mini nena debe ser pariente del Santo Job, tú no sabes que paciencia tiene...

      Eliminar
  3. Para mi madre todo lo que me compro es feísimo, sin más. Menos mal que no me pienso casar, porque sino me humillaría ante todas las dependientas, ridiculizando mi sentido del gusto y quedándose tan pichi. Ella es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La otra opción es no casarse, también la tengo pensada...

      Eliminar
  4. tu madre ya lee el blog? disgusto se va a pillar con lo de las vegas... ni que tú fueras alaska!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo lee. Pero mi madre entiende las metáforas... Porque es una metáfora mamá ;)

      Eliminar
  5. jajajajajjajajajja, es genial!!!!!! Me encanta!!

    Pásate si te apetece por mi blog de maternidad irreverente!!! http://hijanohaymasqueuna.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajajajajajaja, me parto nena, en serio, ya me imagino el percal y es que me da de todo sólo imaginándolo xD
    Pero me ha matado lo de la carabina para el vestido xD

    Ahora, todavía no ha llegado ése día y yo ya estoy sufriendo de frío por ti... Qué frío >____<

    Desde luego, el Anónimo tiene razón, el drama de la mini-nena con su vestido... xDDD
    Bueno, y el tuyo, cuando te toque xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final no fui con su amiga, lo que me faltaba!

      Eliminar
  7. ¡Pingos! mi madre también dice pingos, debe venir en el manual de madres (que aún estoy buscando, pero para mí que será tu libro)

    Si te sirve, cuando yo me casé...decidí cambiar el peinado que llevaría de novia el día antes y NO SE LO DIJE hasta que volví de la peluquería al día siguiente para vestirme de novia. Peinadito, pero suelto, por supuesto.

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo, como siempre! me he partido de risa con lo del poncho de ganchillo a lo peruano!!jaajajaja! esperando con impaciencia el lanzamiento de tu libro, nena. Y que vaya muy bien la boda, of course!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el del poncho es monísimo!!!!
      http://www.hossintropia.com/es/es/catalogo/p/vestidos/vestido-bordado-2?color=Marfil
      A ti te parece un poncho peruano?

      Eliminar
    2. Lo mismo digo, lo veo muy fino...y para nada peruano, jajaja

      Eliminar
    3. pero si ese vestido es preciosos!!! te lo tenias que haber comprado, pero claro, a ver quien aguanta entonces a la drama mamá!!
      besos!

      Eliminar
  9. Me quito el sombrero, yo pensaba que tu dama mama no podía superar a la mía pero lo de la amiga acompañandote de compras me ha dejado K.O.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y tu hermana ya tiene vestido? ¿Con el visto bueno de tu madre? Felicítala de mi parte. Y por la boda también, ya que estamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la pobre es que tiene mucha paciencia. Ella leerá el post y se dará por felicitada

      Eliminar
  11. Buenísimo como siempre!!! Me haces reír como nadie!!Enhorabuena por tu estupendo nuevo post!!

    Meme y Nana

    Http://memeynanakids.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. "NeNa" me encantas.....gracias por alegrarme la tarde. Besotes

    ResponderEliminar
  13. Hola Amaya,
    Felicidades por tu blog y por tu libro, soy española pero en Panamá. Me he sentido identificada contigo desde el primer día que empecé a leer tus posts, a diario reviso tu blog con la esperanza de encontrar una nueva publicación. Le voy a encargar a mi hermana que compre en España para mi madre tu libro para el día de la madre. Por cierto un día no me aguanté y le mostré algunos de tus posts nos reímos a carcajada limpia y ella justificó muchísimos de los consejos de tu dramamamá. Un besote desde Panamá y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena, pues la tuya es una drama mamá taambién, solo ellas pueden justificar eso!

      Eliminar
  14. Nunca hubiera podido imaginar q se pudiera adjetivar tanto un vestido... Tu dramamama es una fenomena!! Haría falta un nuevo post con foto d los vestidos... Guillotinate en las fotos, pero iluminanos por favor!!! 

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tú lo que quieres es la humillación total eh? ;)

      Eliminar
  15. Gran fichaje el de Maricristi, jajajja

    ; )

    ResponderEliminar
  16. Hola Amaya, yo me casé en Las Vegas con la idea de ahorrarme toda la parafernalia que lleva implícita la preparación de una boda (lo sufrí en mis carnes con la de mi hermano, años antes. Por cierto, te has librado de muchísimo viviendo tan lejos: imagínate si vivieráis las tres en la misma ciudad...).
    Total: no me sirvió de nada. Como arreglar los papeles de la boda estadounidenses era un jaleo, optamos por casarnos aquí por lo civil. Y ahí es cuando apareció mi dramamamá en todo su apogeo, para resarcirse. Solo te diré que, a la décima prueba del vestido y ella diciendo : "Ay, que te hace una arruga horrible aquí, todo el mundo se va a dar cuenta!!", yo tiré de mantra OMMMMMMM... Y me mordí la lengua, pero... fue duro, eh?

    ResponderEliminar
  17. Mi hija pasa olímpicamente de mí, y aunque al principio eso me entristecía ya me he acostumbrado. Por suerte, su gusto en el vestir ha evolucionado favorablemente, nada que ver con lo que se ponía en su adolescencia, así que no tengo que preocuparme. Y además he aprendido a morderme la lengua, la mayoría de las veces, y así evitamos dramas, que tú no tienes idea, o tal vez sí, de las discusiones que teníamos en los probadores cuando aún yo la acompañaba a comprarse ropa, mi marido el pobre terminaba avergonzado del espectáculo.

    ResponderEliminar
  18. Drama mama eres genial. Yo ya paso de mi madre voy a hechos consumados...
    Mentira, a a ultima boda que fui ella eligio el vestido, y pobre de mi como la contradijera. Y lo del pelo desastre total y fue mi culpa. Si es que ya son muchos años siendo dependiente
    Si es en verano comprate un bolero de piel muy apañados, si es en invierno abrigo y a correr.
    Por cierto nos debes post (por favor) con como se entero tu madre de tu blog y que es lo que opina de que escribas un libro
    A mini nena muchisimas felicidades, eres una crack y seguro que vas muy guapa. Las dramamamas son la pera, pero hay que reconocer que aunque les pierdan las formas si dicen que algo nos queda bien nos queda bien.
    Un beso a las dos

    ResponderEliminar
  19. "descubrí una nueva tipología de vestidos: los vestidos que le quitan las ganas de vivir a mi madre. Ajá, así mismo, nada dramático. " Perdona que me ría pero... pfff... JUA JUA JUA JUA JUA JUA JUA qué ataque de risa me ha dado con esas frases por Dios!
    Si te sirve de consuelo, mis vestidos para ir a bodas suelen ser tipo años 50: de corte clásico y muy elegantes; siempre me preguntan dónde los compro porque a todos les encantan. Y ahí aparece mi drama-mamá, para decirme que vaya pintas de vieja rancia que tengo. Claro que los modelitos que ella elige para sí misma son del estilo de la duquesa de Alba. Y no, no estoy de coña...

    ResponderEliminar
  20. Pues felicidades a la mini nena y tú seguro que vas fantástica con el vestido. Llévate un chal, por lo menos, que a seis grados no está la cosa para andar así de aventurera... Un besote.

    ResponderEliminar
  21. No me puedes mandar a Maricristi a mí unos días??? Que aquí en el mierdapueblo hay que hacer esfuerzos sobrehumanen para que no se te atrofie el gusto...

    Eso sí, yo lo hago al revés que tú... siempre llego a Madrid hecha unos zorros y mi madre, que para eso es dramatotal, lo primero que hace es "sacarme" de compras y a la pelu... mi hermana me odia por eso! jajajajja

    Besos guapa, me alegro de que no hayas abandonado esto del todo ;P

    ResponderEliminar
  22. Hola! Primero, felicidades a la mini nena. Segundo, no sabes cómo te comprendo...yo también tengo otra BODA; sí, de estas pijas que hay que ir emperifollados del todo, en fin... El caso es que me he recorrido todas las tiendas de mi ciudad y al final como no lo gustaba ninguno a nadie me decidí por uno largo. Error! El protocolo de día parece ser que no admite eso así que seguí un proceso similar al tuyo (negación+ atrincheramiento...) y ahora también tengo 2 vestidos: el primero y otro corto de "encaje" que no me gusta pero que habrá que apandar con él. Las bodas pueden ser un rompedero de cabeza.

    El 3 de mayo iré a comprar las aventuras de la nena! :)

    ResponderEliminar
  23. jajajajjaja
    Que le quita las ganas de vivir...
    QUIERO FOTOOOOSSSSSSS, Ays, esta entrada estaría genial con el reportaje gráfico... lo que me he podido reír.

    Creo, deifinitivamente, que mi madre no es una drama-mamá, al menos no como la tuya. Yo odio ir de compras y odio probarme cosas... pero lo que yo me compre a mi madre le trae al pairo mientras sea barato.
    Eso sí, es una ciber-tlf-acosadora. Hay que tener un cuidado con ella... se pone a revelar tus secretos más íntimos en el muro de facebook y distorsiona las historias de modo que hasta a mí me cuesta reconocerlas.

    Felicidades a la novia!!! (no sé si se fía más del gusto de tu hermana... jajaja espero que sí, porque bastante tendrá la pobre...)

    ResponderEliminar
  24. Mi madre lanza una especie de rayos láser fulminantes que como no le guste el atuendo que vistas date por muerta...conmigo nunca ha podido, pero a mi hermana pequeña la lleva churrascá...Te digo lo mismo que a mi hermanica, entereza, nena, entereza, que no te achante que te achica.

    Y el coral si eres morena te hubiera quedado genial, jo, ahora parezco yo tu madre...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  25. Uy no, parecía que eramos hermanas, o que mi mamá tenía un clon allá por España!!! Es que... dame paz!! Siempre es lo mismo: cejas levantadas y cara de: diay, si le gusta... ah!! Pero tarde una en decir que algo es feo y ella lo ve precioso... pero que color más lindo (mi mami tiene una obsesión por el color café carmelita, que como es franciscana seguro siente que el hábito capuchino es regio y de moda), mirá que lindo encaje (ojos en blanco!!!) y ella NUNCA compra nada de lo que dice que está hermoso, así que sospecho de ella.
    Para la boda POR DICHA no se metió, pero entró la "granma" más drama que conozco: mi abuela: primero, de blanco??? (irónica) el blanco se gana... (sarcasmo inside) y yo: o se compra por tanto en tal tienda... que si el recogido, que sin velo no hay novia o era la forma de contar que iba "de usada"... ay no!!!!
    Suerte en la boda, te vas a llevar la sorpresa, aunque sea el maquillaje te corrige!!

    ResponderEliminar
  26. HILARIOUS!!!! Mi chico ha venido desde la cocina a recogerme porque casi me caigo de la silla de la risa. Eres un genio y escribes fenomenal!
    Lo mejor es que te he descubierto hace poco y me queda todo 2010 por leer,
    un besiño

    ResponderEliminar
  27. Biennnnnnnnnnnnnnnn! No tenía claro que volvieras a escribir, con tantos días de abandono ;-) Qué alegría abrir el reader y ver q había post tuyo. Y te vas superando, que parece imposible, pero...
    Qué curiosidad por ver qué te has comprado al final, jaja.
    Ah! Creo q no te dije nada en su momento, pero felicidades por el libro, me alegro muchísimo porque desde el primer post q leí tuyo estoy enganchada. Por supuesto q se lo compraré a mi madre y se lo sugeriré a mi costi para mi suegra, jeje.

    ResponderEliminar
  28. Pero qué libro? Cómo se titula? Ya está a la venta?. Descubrí tu blog hace unos días y me leí tooooooooooooooooooodos los post del tirón. No veas las risas yo sola, ja ja. Además es un alivio saber que mi madre no es la única drama-mamá, ja ja.

    ResponderEliminar
  29. Hola Amaya,en primer lugar muchas felicidades a la mininena por La Boda,q ya estoy deseando q nos cuentes como fué todo y en segundo lugar,pero no menos importante,paciencia nena Muuuucha paciencia que aún te queda la pelu y el maquillaje y claro hay que asesorar,no sea q vayas como una pilingui:-P

    ResponderEliminar
  30. Oh, dios. ¡Que estres!

    Yo me compraba el vestido que menos le guste, y que vaya toda la boda con cara de acelga.

    ResponderEliminar
  31. Bien, tengo algún vestido en foto eterna de alguna boda a la que asistí feliz de mi elección, que podía arrepentirme de no haber hecho caso a los consejos oídos, porque el resultado fue tremendísimo de la la muerte. Una de esas fotos la veo cuando visito a mi madre porque preside su salón tamaño sobremesa.
    Mi vestido era horrible, de eso nunca podré presumir, pero ojo al dato; jamás encontraré otra fotografía de mujer con un vestido idéntico. Ni lo veré en vivo y en directo en parte alguna.
    ¿No es eso un arte?

    Dicho con amor: tu madre debería darse cuenta de que a los 33 años, incluso para la boda de su hermana, cualquier mujer debe poder elegir su vestido, guste o no guste a los demás. Eso es personalidad.

    Feliz celebración vayas como vayas.

    ResponderEliminar
  32. Estoy en la etapa en la que no me gustan las bodas, o mejor los bodorrios... será por las dos últimas que he sufrido.
    A una me presente "porque yo lo valgo" de blanco y negro, y me cayo un chaparron del 15 por parte de una tía: "No se puede ir de blanco y negro a una boda. Es de mal gusto. El blanco es para la novia, y el negro es para lutos". Mi madre tenía cara de ays! a ver que pasa. Yo copa de cava en mano le dije: "Pensaba que lo importante era estar aqui y compartir este momento, no los colores de la ropa.... estoy estupenda!!" Tuve una mirada un poco desagradable como respuesta, pero me quede tan ancha. Sorbito de cava.
    A la siguiente, en verano, por la tarde-noche y con un calor tremendo, me presente con camiseta de tirantes, pantalones hipilongos, y sandalias planas, EA!, no porque lo valía, sino porque me dio la gana. Y aunque note miradas extrañas, nadie fue capaz de decirme nada, ¿sería porque estaba super-embarazada de casi ocho meses de mi segunda ninota??
    Qué sufrir con los protocolos y el que diran.
    Te pongas lo que te pongas, si tu estas bien, estaras estupenda.
    Muchos besos y gracias por volver.
    Que disfruteís del día, eso es lo más importante.

    ResponderEliminar
  33. Chica, pues yo esto lo veo de lo más normal ¿no?

    La única foto de mis cuatro hermanos, padre y madre la tenemos con mi madre adornada con una bolsa de la compra del Eroski (en una boda ¿¿??).

    Tuvimos que esperar 15 años al advenimiento de photoshop para poder solucionarlo.

    ResponderEliminar
  34. Ya sé que está muuy feo reírse de las desgracias ajenas, pero es que te imagino en la boda con tu drama-mamá (Nena, coge bien los canapés. Nena, no pongas los codos en la mesa. Nena sonríe más en la foto. Etc etc etc) y me empiezo a reír yo sola.
    Debo de ser muy sádica :-S

    ResponderEliminar
  35. Madre mía! Habría que oir los comentariso del vestido de tu hermana! seguro que no tienen desperdicio!

    ResponderEliminar
  36. Mira que me he reido con lo de las fotos, las dependientas complices y los modelitos....la verdad es que te lo has currado. Has pensado en llevar un chal de esos o algo para abrigarte los hombros, por lo menos en la puerta de la iglesia para tirar el arroz, porque no dudo que LA BODA es en la iglesia, o eso o que le de un pa´lla a tu drama mamá.

    Mi drama mamá es todo lo contrario, lo que se ponen sus hijos siempre está bien, nos ha defendido a capa y espada incluso con pantalones elásticos, camisetas atigradas y chupas de cuero: "Modernos, ellos van modernos, y miralos que guapos...si es que se os van a rifar. Cuidado con quien os vais, y si echais novia traerla a casa que la conozca" ja,ja,ja por mi parte no ha conocido a ni una, 35 años y no he tenido niguna relación oficial a ojos de mi madre, cualquiera pasa el examen.

    Besos

    ResponderEliminar
  37. Hola, me lo he pasado genial con tu historia...pero que es la vida sino una historia tras otra.
    Besossssss.

    ResponderEliminar
  38. jejejejeje, lo del poncho ha sido buenisimo

    yo mejor no te cuento lo de mi boda asi no se van las pocas ganas que te queden de pasar por el altar jeje

    esta entrada me ha alegrado doblemente, primero porque es buena hasta decir basta y segundo porque no te hemos perdido que tenia yo penita de no leerte mas por estos barrios blogueros

    besicos reina

    ResponderEliminar
  39. Está bien que te lo tomes con humor, pero igual tienes que independizarte de su gusto para empezar a definir el tuyo. Que tu mamá será muy maja en otras cosas, pero la tolerancia a los gustos de los demás no debe de ser lo suyo. Creo yo.

    ResponderEliminar
  40. Menuda odisea!! Parece que me estés contando la obra teatral que acaba de estrenar en Barcelona la compañia de TEATRO LA CUBANA en el TIBOLI que se llama CAMANADAS DE BODA, la fuímos a ver hace unas dos semanas y era el fiel reflejo de lo que pasa en una casa cuando se casa uno de sus miembros y si es hija mucho mejor.
    Es un partirse de risa desde que entras hasta que sales,en fin FELIZ BODA.unmardecoses.blogspot.com
    mitjarmilla.blogspot.com.Nuria un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  41. Genial!!!! Me ha encantado el post, "estás sembrá". Los trajes, las bodas, mi madre y yo, no nos llevamos bien.

    ResponderEliminar
  42. Nena, me alegro de que ya tengas vestido para la boda de la mini nena, vaya con la drama mamá jajajaja, en mi caso mi madre nunca se mete con lo que me pongo, por lo menos ahora por que sabe que será tarea inutil o aún peor me pondré justo lo contrario de lo que me diga ; ) jajaja, pero viví mi adolescencia con el acaso de mi también drama mamá cuando me ponía tops y se me veía el ombligo, ella es de la época mini faldera y las mini faldas le parecen requetebien, pero que se te vea el ombligo o los pantalones bajos a la cadera, para ella es "Enseñar las carnes... " y lo decía de tal manera, que ya andabas tapandote todo el rato del complejo que te entraba ; )...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  43. Eres mi ídola.
    Me encanta eso sobre el "demasiado rojo". bueno, me encanta todo. :)

    ResponderEliminar
  44. Rebélate. Ponte el primer vestido que te compraste. Empieza la revolución de la independencia. Tu madre te pisa la personalidad. Lo que haces por ella no lo hace nadie. Buf, mucho ánimo. Tu madre es mucha madre.

    ResponderEliminar
  45. Estoy con "Madre desesperada". Si te gusta, yo me pondría el primero para reivindicar tu espacio. Eso sí, cada vez que salga una foto de la boda te lo va a recordar...
    ¿Tu hermana no se ha cortado ya las venas con los preparativos de la boda?
    Por favor, no dejes de contarnos tus experiencias con tu madre, ¡nos aburriríamos!

    ResponderEliminar
  46. Creo que dá igual el vestido que te pongas o el moño que te hagas, la boda va a ser tronchante. Y un consejo, lleva una bufanda de la lana para el frío, que combina muy bien con la seda.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  47. ¿¿¿¿y sería mucho pedir una foto de los dos vestidos finales????? ainssssssssss llumm

    ResponderEliminar
  48. Yo era la novia y el día D mi madre ni siquiera me ayudó a vestirme, se dedicó por entero a mi hermana... Créeme, a veces es preferible una buena Drama Mamá ;)
    Geniales sus comentarios, seguro que te probaste modelos raros aposta para hacerla hablar :D :D

    ResponderEliminar
  49. Lo mejor el que le gusta a tu madre para la ceremonia y el otro para la fiesta, aunque claro entonces dirá que quieres hace sombra a la novia

    ResponderEliminar
  50. Muy bueno, pero cuanto mal ha hecho la tecnología moderna, en otros tiempo hubieras elegido el vestido y sin previa vista se hubiera llevado la sorpresa el mismo dia D. genial el post como siempre

    ResponderEliminar
  51. Es buenísimo el post!!! mi madre pasó días sin hablarme por comprarme un vestido para la boda de mi prima que además de ser negro, que no va nada bien en las bodas según ella, también era de pilingui. Lo peor es que a mi me mando con carabina y a ella también de jo de hablarla, jeje

    ResponderEliminar
  52. Genial! No dejes de compartir a tu drama mamá, que estamos enganchadísimos por dios! Y eso de que tiene "secuaces" (aka maricristi) que enviarte para asegurarte de la correcta consecución de SUS objetivos???? BRUTAL! jajajaja

    ResponderEliminar
  53. Gracias por ser débil y no aguantar sin retrasmitirnos los dramatismos de tu "dramamama", seguro que tras la boda tienes un gran post con el que nos troncharemos; mi abuela también tiene un gran adjetivo para uno de mis vestidos: "vestido de gurrimacho" (sinceramente, no se si se escribe así ni exactamente lo que signitifica, pero no debe ser bueno)

    ResponderEliminar
  54. Ay, que me meo! Que risa! Los vestidos del primer tipo también le gustan a mi hija, y no me canso de decirle que son de fulana (bueno, yo suelo usar otra palabra, un poco mas fuerte), pero poco caso me hace, y eso que solo tiene 16 años.

    A ver que pasará el día que decidas casarte, eso si que te dará para muchos posts. Espero que sigas escribiendo sobre tu drama mama, nos alegra mucho la vida tus historias. :)

    ResponderEliminar
  55. Qué fuerte lo de tu dramamamá. Y encima con sucursales maricristanas para manejar el cotarro desde lejos xDDDD

    ¿Casarte en Las Vegas? Pero bajo tierra y de noche, por si acaso jajaja

    Muy bueno

    ResponderEliminar
  56. Nena, el pelo suelto, sueeeelto... que te tape los hombros como mínimo. 6 grados, madre mía, lo tirante que te va a salir la sonrisa en las fotos...

    ResponderEliminar
  57. Nena, desde los 20 años ya no voy de compras con mi madre NI PARA EL PAN, la última vez acabé llorando (de verdad) dentro del probador, con un ataque de niséqué, y por supuesto comprando una blusita muy fina y horrible que me tenía que poner para salir los sábados por la tarde. Me he sentido muy identificada con tu post, como casi siempre... Cómprate el poncho, quítate la espinita, y te lo pones para la presentación del libro. FELICIDADES

    ResponderEliminar
  58. madre no hay más que una pero la mía es clavadita a la tuya... yo por eso vivo a unos 500km y con mar de por medio...

    porque es ir a casa a mis casi 30 años y mi madre criticar todo..que si eso es muy corto, que si esto no es de chica seria, que si eso es de choni, que pasa? que al final en navidades, puentes, pascuas, y demas findes familiares me visto con camisa blanca y tejanitos 'serios' azul oscuro que los decolorados se ve que no son para mi edad, pelo suelto o semirecogido con orquillas...en fin el pelo como el de mi primera comunión.....

    y ropa que me compro en exclusa para darle gusto a ella, mi chico me dice que eso es ceder y yo le digo que eso es fomentar la paz en mi familia...

    tema boda... yo he descartado el montar una boda, porque mi madre querría el vestido clásico, a poder ser, el mismo que llevó ella, eso sí retocado pq ella estaba más delgada (y casada a mi edad, cosa que deja caer día sí día también), con velo, recogido (una novia no puede llevar pelo suelto!!!), bolero cubre todo, etc...

    y por ahí yo no paso...lo de los Vegas tb lo he pensado yo..y quien sabe si nos damos el gusto!! otra opción es hacer los papeles aquí y llevarselos a mi madre, pq según ella no quiere nietos hasta ver con sus propios ojos los papeles bien arregladitos....

    sé que pareceré una pardilla pero es que a mí no me van los dramas!!!

    ResponderEliminar
  59. Jajajaja... yo de verdad no tengo tanta paciencia. Me habría comprado un vestido, y no habría dicho ni mu.... ya lo verá el día de la boda, y que sea lo que Dios quiera....
    Ah, y sobre mi propia boda... yo me casé y se lo dije a toda mi familia 24h antes, sin tiempo a reaccionar...bueno, algunos incluso 24h después, mi padre aún me lo echa en cara... pero lo que tenía muy claro es el tipo de boda que NO quería tener.

    ResponderEliminar
  60. Tu blog es genial,me reconcilia con la vida. Os cuento,para mi boda fui a pronovias,escogí un vestido de cine sin velo ni zarandajas,color crema y les dije: voy a venir con mi madre,no me conocéis de nada....sacáis todos los vestidos blancos que os pida y estos tres.....diga lo que diga decidle lo elegante que se me ve con este. Llegó el día,yo diciendo: pues este blanco me gusta etc etc...resultado: EL VESTIDO DE MIS SUEÑOS....porque gracias a que nos aconsejaron bien,que yo no tengo gusto ninguno......eso sí,con el peinado ya no pude hacer nada que era la pelu de una amiga suya y me cayó el moño italiano y el maquillaje de cincuentona,vaya que si....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto me casé con 35 años !! ;)

      Eliminar
  61. Acabo de leer la entrevista de "el Confidencial" y me voy a comprar libros varios para mamás varias, incluida la mia.
    Enhorabuena, ya contarás lo que dice tu "mare" al respecto...de todo.

    ResponderEliminar
  62. Buenísimo, lo que me he reído...
    Tu madre es buenísima también.
    Un beso para tí y para ella también.

    ResponderEliminar
  63. jajaja! qué identificada me he sentido con este post!yo por eso, siempre que tengo que comprar un vestido para una ocasión especial, digase boda, bautizo o comunión, decido evitar discusiones y me llevo a mi madre de compras! bueno, aunque las discusiones las seguimos teniendo en los probadores...;) enhorabuena por el libro!

    ResponderEliminar
  64. Jejeje!! realmente me has hecho reír..., recién hoy publicitaron tu libro en mi país, Ecuador, y he entrado en tu blog, por el momento ya tengo en mente alguien a quien regalárselo y una copia para mí!!!! jejeje. El día de mi boda..., le pedí a mi madre-medio-drama amada que me haga el vestido, pues es modista..., yo le di el modelo... y así quedamos contentas las dos! jejeje.., yo feliz con mi modelo y ella feliz de que le saliera bien lo que pensaba que estaba demasiado sencillo para ser el vestido de boda de su amada hijita linda!!! o sea yop. jeje. gracias Amaya! te mereces vender todos los libros y los e-libros!!! un abrazote, Xime

    ResponderEliminar
  65. Ni te cuento la frase de mi madre si me pongo un vestido rojo.
    Y si lo de la carabina te parece fuerte, tendrías que escuchar a la mía aconsejandome algo de su armario, no entiende que la altura también influye, jajaja. Muy bueno tu blog

    ResponderEliminar
  66. Con mi madre nos llevamos de maravillas excepto en el vestir ,nunca èsta de acuerdo con lo que me pongo y es que la diferencia generacional juega un papel importante.Un beso.Daniela V.

    ResponderEliminar
  67. Muy divertida tu publicación pero real y hermosa.

    ResponderEliminar
  68. Cuando la manada duerme me recomendó este blog, casi me da algo de la risa!!! Eres genial escribiendo y tu madre.... joder y yo me quejo de la mía...

    ResponderEliminar
  69. Servidor tiene 36 años, y todavía mi madre insiste en venirse conmigo a comprar ropa...da igual las veces que le expliques que uno ya es mayor y que vamos a hacer el ridículo

    ResponderEliminar
  70. Uy, qué tarde llego a este post, pero... estaría bien una foto del vestido. Apuesto a que seda y sin mangas es precioso y te sentaba de maravilla :) Lamento lo del constipado.

    Yo tengo una boda dentro de nada, y todavía no me atrevido a comprar nada. Pero lo peor no es "el rojo no se lleva a las bodas, no se puede ir toda de negro, de blanco solo va la novia"... lo peor, como en mi propia boda, SON LOS ZAPATOS!!! :D

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...