sábado, 3 de noviembre de 2012

106. Un día vas a perder la cabeza

Soy un poco empanada. De una manera rara porque tengo una memoria bastante prodigiosa para acordarme de qué llevaba puesto con 5 años el primer día de cole y quién fue la niña que me dijo que no me daba un  mordisco de bollicao con 7 años. Sí, bonita, me acuerdo perfectamente. Pero también estuve más de un año viviendo en la casa en la que vivo ahora, sin darme cuenta de que vivía en el segundo, y no en el tercero, como yo creía. Un año para descubrir que no había cero en mi ascensor, por lo que el bajo es el primero y sí, yo vivo en el segundo… Es más, salí a la ventana a contar los pisos por debajo de mí porque no daba crédito.

Normalmente cuando descubro cosas así, me tiro un rato en estado de shock.  Estaba en el ascensor mirando los botones buscando el cero, quería salir a la calle en mi casa y de repente me sentía prisionera. ¿No hay cero? ¿Qué ha pasado? ¿Qué tipo de broma macabra es esta? Lo primero que pienso es que me lo han cambiado, y luego, cuando reflexiono pues me asusto un poco de mí misma. Constantemente digo cosas como: “Mira ese hotel, ¿eso no estaba ayer ahí no?”. Y mi novio me mira con cara de miedo, porque el hotel tiene grietas y una arquitectura de 1900. Pero es que muy difícil descubrir cosas que están ahí todos los días, y que tú justo las descubres. Yo lo llamo mi capacidad de abstracción, mi madre siempre lo ha llamado: “a veces no sé si eres de este planeta”. Mismo concepto, diferente manera de decirlo.

El caso es que el otro día, en una de esas empanadas mentales, perdí lo peor que se puede perder en la vida: a tu madre, tus tres tías y tú misma en Parla. Que parece un chiste, pero no, no tuvo ni puñetera gracia.

El fin de semana pasado vinieron de excursión a la capital dos hermanas de mi madre, una cuñada y mi madre. Solo comentar que cuando mi hermana las montó en el tren, me mandó una foto de ellas sentadas y un mensaje: “Ahí te mando  a las chicas de oro, suerte”.  Y pude oír sus carcajadas a 400 kilómetros de distancia.

Entre otros planes, las chicas de oro y yo teníamos una misión: ir a visitar a una tía segunda suya que vive en Mostoles el sábado. Yo ya intuía que ese viaje podía ser complicadito teniendo en cuenta que dos de mis tías, cuando voy a conducir, siempre me dicen que vaya por mi “derechica” y que coja las curvas “rectico”. Así que como táctica de desmotivación de la tropa, les hice meterse un cocido madrileño entre pecho y espalda, rezando para que les entrara modorra y no me llevaran los 25 kilómetros hasta Móstoles dándome indicaciones.  Pero no funcionó. Se despertaron al tener que meterse las cuatro en mi Civic de tres puertas. Que mi madre y yo ya hemos decidido que es el último coche que tengo de tres puertas: “porque no hay persona humana que pueda subirse atrás con una falda sin hacerse daño en la riñonada, que si le pueden poner 5 puertas, no sé para que ponen dos, que ya son ganas de complicarse la vida”.

Bueno, el caso es que en esa situación, con las chicas de oro diciéndome que mi coche apesta a tabaco, que que bajos son los techos de los garajes madrileños, que que rápido va la gente, pues tuve una típica empanada de la nena y me dije: “A Móstoles se va por la A42”. Que yo no sé por qué mierda me dije eso, porque por  la A42 se va a Toledo y yo vivo en un segundo. Pero os juro que cuando me di cuenta de que me había equivocado, hice tanta fuerza mental, que casi hago que esa carretera pasara por Móstoles. El caso es que íbamos en una alegre charla cuando yo empiezo a sospechar que es un poco raro que estemos en el kilómetro veinte y pico y ni un jodido cartel diga Móstoles.  Pero me puse a disimular y a punto estuvimos de que ver el Alcázar, pero en Parla me dije: “Nena, tienes que confesar, que no va a haber manera de convencerles que han hecho un Alcázar en Móstoles”. Y confesé, bueno, casi:
- Pues no sé, yo creo que han cambiado los carteles porque juraría que por aquí había un desvío que hoy no está… Voy a poner el gps y en un periquete estamos.
La palabra periquete nunca ha tenido tan poco sentido.  Por Dios, ¡Parla está a tomar por saco de Móstoles! El caso es que con esas palabras activé el GPS y el sistema de indicación más complicado del mundo: cuatro mujeres diciéndome una, “derecha”, otra, “izquierda”, otra “pregunta a alguien” y mi madre, “yo ya lo sabía, un día pierdes la cabeza”. 

Ni siquiera el GPS decidió ayudarme y empezó a dar indicaciones sin sentido mientras mis tías me leían en alto todos los carteles que veían: Mercadona a 400 metros, Toledo, Aeropuerto, Grandes rebajas en Media Mark, Yo no soy tonto... Total que me puse a dar vueltas en una urbanización de chalets hasta que un señor salió del suyo, bajé la ventanilla, y creo que ha sido la comunicación mental más intensa que he tenido en mi vida.
- ¿Me podría decir donde está Móstoles?- dije yo, pero le miré fijamente, miré dentro del coche y mentalmente le dije: “Por dios, no les diga que estamos muy lejos, solo dígame como coger la M50 y punto”. El me miró, miró el coche con las chicas de oro embutidas dentro y dijo:
- Da la vuelta en aquella rotonda, coge a la A42 dirección Madrid, verás un desvío a la M50, la coges dirección Coruña, y en seguida ves el desvío de Móstoles- Y me sonrió pero yo le entendí perfectamente: “Muchacha, te has equivocado, pero por bastante, vuelve por donde has venido, y confío en que tengas suerte porque la vas a necesitar”.

Así es como las chicas de oro y yo conocimos Parla y a partir de ahora yo tengo mucho respeto por su educada e intuitiva población local. El caso es volvimos hacia atrás y no sé cómo cogí la M50 y, por fin, el dichoso cartel de Móstoles.  Como unos 30 minutos después, y unas 20 frases de: “por aquí no es”,” ahí pone Córdoba”, “¿Nena tú sabes que nos gusta Andalucía pero que a donde queremos ir es a Móstoles no?”, cuatro Ikeas (que yo pensaba que en Madrid solo había tres) y siete Carrefours  por fin: “Bienvenidos a Móstoles”. Y dice mi tía:
- Venga, nena, que ya hemos llegado, aparca aquí y ya vamos andando, que este cinturón me está ahogando.
- Tía, ahora hay que encontrar la casa. Móstoles es dos veces Pamplona…- dije con miedo.
- Por el amor de Dios, ¿pero dónde vive la tía? ¿en el fin del mundo?- yo creo que las tres de atrás, ya no les circulaba la sangre de lo prietas que iban.

Yo no sé si lo sabéis pero todas las casas de Móstoles son igual a la de mi tía abuela. Pero iguales, iguales… Vamos, que no había manera de situarse, pero por fin,  la suerte vino a ayudarme, el GPS se ubicó en el mundo y yo con él, con un poco de paciencia, dos equivocaciones y cuatro gritos míos, porque ya estaba al límite de mis fuerzas, llegamos. Yo me metí directa al baño, para disfrutar del placer del silencio 10 minutillos… Y casi me pongo a llorar pensando que había que volver…

Varios besos después, bizcocho casero, tazones de café con leche, charla, abrazos, más besos, más café y  medio bizcocho que me pusieron en tupper porque “a saber qué desayunas, nena”,  las chicas de oro y yo nos fuimos hacia al coche. Me fumé un cigarro como si fuera a ser el último y, para adentro del Civic. No fue difícil, porque siempre es más fácil buscar carteles en los que ponga Madrid, así que no me perdí. Volvíamos tan tranquilas, felices, estábamos ya en los túneles de la M30, casi lo habíamos conseguido, cuando empiezo a ver que el tráfico está muy denso, que son las 9 de la noche de un sábado y que no es normal, y de repente un cartel que tuvieron a bien leerme las cuatro a las vez: “bypass cerrado, alternativa por la A4 o A42”. Y os juro que casi aparco allí mismo y cogemos en un taxi.  Estuvimos completamente atascadas mientras mi madre decía:
- A mí estos túneles me dan claustrofobia, ¿por qué no te sales por ahí y ya buscamos tu casa?
- Mamá, ahí pone Villaverde, yo no tengo ni idea de cómo ir de ahí a mi casa. Mejor esperamos.- una de mis tías ayudando dijo:
- ¿Sabéis la cantidad de tierra que tenemos por encima de la cabeza? ¿Esto será seguro no?
- Segurísimo tía, ahora, vamos a estar en silencio vale. Por si acaso.
- ¿Por si acaso qué?
¡Por si necesito oír mis pensamientos! Dije mentalmente, claro, como para decirlo en alto. Ese día estaba cortada la Albufera por un partido, y la Castellana por una manifestación en el congreso, la M30 colapsada y se puso a llover. Ahí, el destino, poniéndomelo fácil. Con algo de paciencia, mucha por mi parte, todo hay que decirlo, salimos de allí y llegamos a mi casa y, bueno, solo por ver a las cuatro chicas de oro en mi salón, tomando otro café,  charlando como siempre hemos hecho en el pueblo, mereció la pena. Eso sí, al día siguiente, miré la ruta que teníamos que hacer, un par de alternativas por si había atasco, me las imprimí por triplicado todas, las memoricé, y recé a San Cucufato, por si acaso. 

52 comentarios:

  1. Bueno, lo del segundo / tercero es total... me meo, qué bueno todo, me he echado unas risas...Gracias, guapa!!!

    ResponderEliminar
  2. jajaja me parto! eso te pasa por tener familia "numerosa" jajaja no sé cpn que parte de tu relato quedarme porque me he partido de risa con todo! jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Si, es la típica cosa que todo el mundo pensará que es una exageración, que me invento todo... Y no, vivo en un segundo que se llama tercero, y tardé casi dos años en darme cuenta...

    ResponderEliminar
  4. Ay chica! Es leer una entrada tuya y morirme de la risa! Qué buen humor me transmiten tus crónicas.
    Besos
    G.

    ResponderEliminar
  5. Con la poca destreza que me gasto al volante he llegado a hiperventilar...qué miedo de aventura.

    ResponderEliminar
  6. Eso del segundo tambien me pasaría a mi... no te preocupes... jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja. Me parto!!!! Yo tengo un sentido de la orientación nulo (y cuando digo nulo, es nulo). He llegado a perderme en mi propio barrio buscando una tienda que mentalmente visualizaba... pero hacia el lado contrario. Penoso lo mío. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Nena, a mí ma pasó. Vivo en un cuarto ¡Qué es un TERCERO!! Y todo porque la planta baja es uno. Yo me colapsé cuando me di cuenta del chasco. Sé cómo es

    ResponderEliminar
  9. Nena, yo soy igual que tú. Tengo un memorión para algunas cosas, pero hasta la adolescencia me perdía en el centro comercial de la ciudad más cercana a mi pueblo, que es mínimo.
    Y si me pasa lo que te pasó a tí con mi madre y tres tías hablando a la vez en el coche, me da un ataque de ansiedad y después un telele que me quedo ahí mismo.
    Por cierto, yo también tengo una tía segunda en Móstoles xD

    ResponderEliminar
  10. Comunicación mental intensa???!!! Jajaja qué grande eres!! Menuda odisea de viajecito
    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, tu aventura hacia Toledo me ha recordado mi viaje a la provincia de Toledo queriendo ir a Boadilla... alguna mente lúcida (que por una vez no fue la mía) le dijo a googlemaps que íbamos a una calle de Bohadilla, resulta que Boadilla y Bohadilla (Ugena, Toledo) comparten nombre de algunas calles. Resultado: cuando vimos el cartel de "provincia de Toledo" y después de habernos saltado las indicaciones de la M-40 hacia "Boadilla del Monte" ("porque seguro por ahí nos dan más vuelta!", esa fui yo) decidí que mi conocimiento geográfico de la Comunidad de Madrid era tan amplio como para saber que Boadilla no estaba en Toledo... Resultado? 1 hora más de viaje del estimado y bonito recuerdo cuando nos dimos una vuelta entera a los 62Km de la M-40 meses después...
    Y yo iba sin un club de las chicas de oro... ¡¡Todo mi apoyo!!

    ResponderEliminar
  12. Sos valiente al sacar a todas las chicas de oro, un combo de drama mamas y con más, perderte!! cada entrada tuya es para retirar hasta el dolor de barriga.

    ResponderEliminar
  13. jajajajajajjajaja, ¿cómo nos habías ocultado hasta el momento lo del segundo? jajajaja.
    Vaya con las chicas de oro... no me pondría en tu piel... Estaba el mundo en tu contra =)

    Genial, como siempre!!

    Mi padre no es como tú exactamente... es como despistado-dejado. Y en mi mente están todas mis idas rápidas a Madrid en búsqueda de un transporte (llámase avión, llámase tren, llámese bus). Afortunadamente él es medio consciente de ello y salimos con 4 horas de adelanto en vez de hora y media.
    Todavía recuerdo el:
    - Uy, nos hemos saltado la salida de la M50 (mmm ¿hemos? Serás tú... porque llevo diciéndotelo un rato)
    - Uy... vaya... la salida de la M40 estaba ahí... No pasa nada, en Madrid siempre hay 3 oportunidades.
    - Bien... la M30. Damos más rodeo pero llegamos igualmente. Uy... la hemos (dale como hemos) cogido al revés... bueno, son unos kilómetros más pero se llega igualmente.

    Para tirarse de los pelos.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, yo creo que hasta que no hubiera llegado a la puerta del Alcázar no me hubiera dado cuenta, con eso te lo digo todo...
    ¡Me he reído mucho!

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué paciencia y qué amor por tu familia!

    Yo creo que habiendo llegado a Parla, las habría dejado allí!!!

    ¿Para qué sufrir más?

    ResponderEliminar
  16. Nena, todo el mundo sabe que a San Cucufato se le reza cuando pierdes algo. Atas un lazo o cordón con un nudo mientras dices: "San Cucufato, los coj... te ato, si no me aparece, no te los desato". Y el objeto perdido aparece, doy fe. Eso sí, cuando aparece, tienes que desatar al pobre santo dolorido.

    ResponderEliminar
  17. He llorado de la risa. gracias!! en lis tiempos que corren ha sido la mejor terapia, gracias.

    ResponderEliminar
  18. Jajajaja, soy del club "no sé ni en qué piso vivo". Para que te hagas una idea, al venir alguien a casa me han preguntado, ¿el portal encima de tal tienda?, y no he sabido contestar...

    ResponderEliminar
  19. Jajajajajajajaaaaaaaaaaa como si fuera poco una madre! Tres Tías! virgendelamparoglorioso! yo las apeo del coche antes de Parla! fijo!
    Lo de los terceros que son segundos (o viceversa) siempre me desconcierta! será porque llevo toda mi vida viviendo en una casa de pueblo...
    Un besuco.

    ResponderEliminar
  20. San Cucufato será bueno, solo si le atas bien primero, no lo olvides. Por cierto ¿Parla es bonico?


    Besos

    ResponderEliminar
  21. Yo vivía en un séptimo que era octavo. Había que apretar el 8 para quedarse en el 7. Un día me equivoqué al pulsar, y me empeñé en entrar en el piso que no era, metí la llave y no giraba, me puse a dar golpes y nada, hasta que me dio por girar la cabeza y ver el cartelito 6ª planta. Por suerte en ese piso no vivía nadie.

    ResponderEliminar
  22. Jaaaaajajajajaja! Muy bueno lo de intentar narcotizar a las chicas de oro mediante un buen cocido, jajajaja! Y chica, yo te admiro, mi orientación es inexistente. Será por eso que mi carnet de conducir sólo sirve para rellenar el bolso...
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. He descubierto tu blog hace poco y aprovecho para decirte que me encanta, cuando estoy agobiada saco un ratillo me leo un par de entradas y ¡me muero de risa!. Yo también tengo una mamá drama y me solidarizo muchísimo contigo, de hecho me consuela un montón saber que no soy la única niña que se tenía que beber el zumo de naranja a la velocidad de Flash (mi madre incluso se inventó una canción para animarme en la proeza, pero nunca alcanze la velocidad de crucero necesaria).

    ResponderEliminar
  24. jajajaja perdona, pero con lo de las puertas tienen toda la razón... Y el señor de Parla, yo creo que tiene una drama-mamá. O una drama-mujer, vete tú a saber! ;P

    ResponderEliminar
  25. Lo del segundo tercero o tercero segundo lo conozco por experiencia, jeje. Pero lo mejor es cuando pasas por un sitio que pasas todos los días y piensas ' ¿ese edificio siempre ha tenido las terrazas blancas?' y lleva construido 30 años, o te preguntan si alguien lleva gafas y no lo sabes, cuando le conoces de toda la vida...
    A veces estamos en el mundo porque tiene que haber de todo!!! jejeje

    ResponderEliminar
  26. Como me he reido con tu historia. Lo de la memoria es normal. Como dicen las madres "Es que tienes la cabeza en otras cosas" A mi me pasa también. Un día me encontré a una amiga de una amiga lejana y me puse un poco tensa, cuando me preguntó por el nombre de mi hija, le dije: se llama Lucía y de pronto mi hija, que estaba allí, y tenía 5 años, dijo: mamá yo me llamo Sofía. Yo para arreglarlo dije: Bueno, eso... Sofía, Lucía que se yo. La amiga de mi amiga, me miró con ojos alucinados y leí en su frente "Pobrecilla, esta mujer está fatal". Bueno y qué. Si no fuera por eso, ahora no estaría contándote esta anécdota ¿verdad?

    ResponderEliminar
  27. Simplemente genial! Un saludo y fuerza para la próxima visita de las chicas de oro. ;-)

    ResponderEliminar
  28. Si es que con una hija que tiene una cabeza así no me extraña que tu madre y tus tías sean tan dramáticas ;)

    ResponderEliminar
  29. bueno, bueno, bueno¡¡¡¡¡ Vamos, cómo todos¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  30. "Es más, salí a la ventana a contar los pisos por debajo de mí porque no daba crédito."

    ¡¡¡Pero, pero, pero... ¡¡¡cómo se te ocurre salir a la ventana!!! Es que no has escuchado a tu dramamamá!!!!!

    ResponderEliminar
  31. Buenísimo, me solidarizo totalmente! soy de Tenerife y siempre me llamó la atención como los extranjeros ya entraditos en años se movían tan tranquilamente por la isla con su mapita y yo habiendo nacido allí me perdía casi siempre. Ahora vivo en Brasil, esto es enorme y aunque llevo 16 años aquí todavía lo paso mal cuando me pierdo. El otro día por ejemplo fui a trabajar a una planta automovilística enorme, aparqué mi coche y al recogerlo después me equivoqué de aparcamiento, total que estuve como media hora buscando el coche hasta darme cuenta (después de preguntarle al vigilante que me miraba como si estuviera loca) que mi coche estaba en otro lugar. Horrible, como decía mi mami: "es que estás en el aire". Me encanta leer tu blog porque mi madre era igualita a la tuya, la perdi en 2005 pero siempre me acuerdo de sus comentarios.... Muchas gracias

    ResponderEliminar
  32. Madre mía lo que he podido reir¡¡¡ Eso de leer todos los carteles me suena un montón................jajajaj pero acabo de descubrir que cuando el que conduce es mi marido, yo tb lo hago....ojiplática conmigo misma me he quedado¡¡¡

    ResponderEliminar
  33. jajajajaja dios mío como me he reído con tu entrada! xD me has alegrado la tarde después de ver las noticias, gracias! un saludo!

    ResponderEliminar
  34. Pero nena, ¿qué es esto? "...ir a visitar a una tía segunda suya que vive en Mostoles el sábado."


    Mari, que eres escritora publicada: parece como si la tía segunda viviese en otro sitio de lunes a viernes, y el domingo descansase.



    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Estoy llorando de la risa, por favor. ¡Qué genial!

    ResponderEliminar
  36. jajjajaja la pobre ... menudo percal ... :))))

    ResponderEliminar
  37. Qué grande eres, bloguera. Gracias otra vez por los buenos ratos.

    ResponderEliminar
  38. "Retwiteo" a Anónimo: ¡gracias por esos buenos ratos!. Grande grande.

    ResponderEliminar
  39. ¡Pero cómo te perdiste, mujer! ¡Si con ir pot tu derechica y todo rectico se llega fácil! xDD

    Buenísimo.

    ResponderEliminar
  40. Madre mia nena he descubierto tu blog hoy y ya me lo he leido enterito no he parado de reirme por dios.... me has alegrado esta tarde de lluvia.. muchas felicidades por este pedazo de blog

    ResponderEliminar
  41. Jejejejajajajajejejejejajajajaghaghajjjj que me ahogo de la risa!!!! Suongo que es porq no estaba ahí,pero de verdad q te comprendo,perderse y encima q te pongan nerviosa,debe de ser lo peor,pero comprendeme q contado,como sólo tu lo haces,no tiene desperdicio :-D

    ResponderEliminar
  42. Me he criado en Barcelona, y cuando llegué a Madrid, tuve que ir a casa de una tía de mi madre en Móstoles, y también recuerdo lo que llevaban puesto las niñas que entraban nuevas cada año.
    Me he reido, muuuucho.

    ResponderEliminar
  43. Yo recuerdo una situación de lo más subrealista pidiendo indicaciones..
    Íbamos a casa de unos amigos por primera vez y viven en una urbanización de esas enormes en las que todas las calles parecen iguales. Tras dar mil vueltas por fin vimos a un hombre andando y nos decidimos a preguntar
    -Disculpe, ¿la calle Mónaco?
    Respuesta: -¿Mónaco está en europa?
    Nos quedamos con cara de flipe sin saber a qué venía eso y contestamos que sí un poco dubitativos.
    -Entonces seguid por bla, bla..
    Y nos dió las indicaciones correspondientes.

    Luego nos enteramos que las calles de la urbanización en cuestión estaban agrupadas por continentes y de ahí la pregunta..
    Pero la sensación fue de tener que tener un mínimo de cultura general para acceder a aquella sociedad secreta; como si tuvieras que saber una contraseña para entrar.. :-)

    ResponderEliminar
  44. jejejej, que genial! el tema de lo del piso a mi tb me pasaba, se me metió en la cabeza que vivía en el quinto en vez del cuarto y mas de una vez intente abrir la puerta de los vecinos con mis llaves, y quedarme flipada de que no abriese, al darme cuenta, después de un rato eh!, es como si se parase el tiempo y sorprenderme a mi misma de lo despistada que soy.
    besos grandes

    ResponderEliminar
  45. jaja, los viajes en coche con mi madre, que no tiene carnet y un sentido de la orientación nulo no tienen desperdicio. Lo mejor es cuando frecuentemente me dice, ya te confundiste, tu padre se mete por esa otra calle, yo miro y es una dirección prohibida, una calle sin salida o al algo así, pero ella se pasa el camino diciendo que vamos mal porque mi padre no va por alli.

    Un bsaz nena

    ResponderEliminar
  46. Ja ja, qué cosas te pasan nena, me has recordado a lo que me pasó el otro día con mi madre, mi madre de 87años, te recojo y te llevo al dentista, hora punta del mediodía, en el centro de Pamplona, conduce mi marido, que tiene la paciencia del Santo Joc, !chico pero por donde nos llevas! No se va por aqui...., mama tranquila que todos los caminos llegan a Roma, al minuto, olle que por aquí no es, qué Cristina me lleva por otro lado, seguro que no llego al dentista, es que mira que soís enredadores, con lo fácil que es ir por su sitio,: por fin llegamos al dentista y antes de bajarse del coche, le dice a mi marido, de todos modos ya estamos aquí, pero seguro que has gastado más gasolina que Cristina, menudo paseo!

    ResponderEliminar
  47. No es que yo haya recibido este consejo...es que sigo oyendo el sonsonete a mis 31...da igual que lleve un montón de años viviendo sola, que haya vivido en el extranjero o que, como el año pasado, tenga dos trabajos, un máster, un voluntariado, una casa y un novio para gestionar...era ir a casa de mis padres y por casualidad no haber metido en la maleta...unos pendientes...oh cielos!!!! CÓMO ERES TAAAAN DESPISTADA!!??? Te vas a dejar la cabeza!!
    Y yo sigo perfeccionando mi táctica de poner música de espera en mi cabeza...

    PD: lo tuyo con Móstoles sería como lo mío de ir a Madrid con 14 años, que te dejen ir a casa de una amiga al otro lado de la ciudad...te vuelvas sola en bus y tus únicas instrucciones sean: "a partir de la parada del Carrefour, cuenta tres y te bajas". Y nadie te haya dicho que en Carrefour, hay dos paradas...

    ResponderEliminar
  48. He llegado a tu blog casi por casualidad, y me he leído éste post... y me tengo que quedar, porque lo que me he reído no ha sido poco.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  49. Buenísimo el post y la aventura. ¡Un monumento al señor de Parla y a tu paciencia infinita! Me he reído un montón, ¡sigue así!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  50. Probablemente ya ni lees los comentarios de estos post tann antiguos, pero es que me has recordado taaaaaaanto a mi misma...
    Yo cumplo los años en febrero, vale? este año he cumplido 32, pero hasta mayo o por ahí estuve diciendo a todo aquel que lo preguntase, que tenía 31.
    Sí sí... pero no por presumir eh?? sino porque realmente no me acordaba de que había cumplido 32!!!!

    Y lo de perderme con el coche.... en fin. Podría escribir un blog yo solita XD

    Te he descubierto hace poco y me encantas! me animas los ratos muertos en la oficina.

    Ah! y yo vivo en Móstoles! jeje

    Un besito, nena!

    ResponderEliminar
  51. Te tengo que contar una cosa, estoy embarazada y tengo el cuerpo hecho caca con el estómago fatal y náuseas 16 horas al día ( no se porque, pero cuando duermo estoy bien...)
    Vivo en la India, y ahora mismo hace tanto calor que solo de pensar en salir afuera me descompongo.
    Asi que aqui estoy....tol santo dia metida en casa pensando en lo mal que me encuentro, y en si sera mejor vomita o no....y en que lo unico que quiero es que llegue la noche para dormir...
    Estoy malita, malita. Contentísima por el bebe, pero malita, y rezando porque esto se me pase a los tres meses.
    Bueno, pues te he reencontrado (que ya te conocía) y me miro de la risa contigo. Consigues que me olvide un poquito de esta mierda de estómago que parece que lleve dos dias de juerga a base de vodka y tequila.....
    Gracias nena, un beso desde muy lejos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...