lunes, 18 de agosto de 2014

Las ofertas, las madres y los dones

Las ofertas no son lo mío. Es más si, por ejemplo, hacen un 50 por ciento de descuento en, pongamos, mesas de jardín, según llego yo a la tienda y pregunto, lo quitan. Es más,  es que a veces he visto al tendero retirar el cartel al entrar yo. Menos mal que no tengo jardín donde poner la dichosa mesa.

Bueno, pues este don para que los precios suban es justo el contrario que tienen las drama mamás, y en especial la mía. Una drama mamá detecta una oferta a kilómetros a la redonda. Parece que las huele.

Para empezar, una drama mamá tiene un control del buzoneo que ríete tú de cualquier sistemas de archivado de fichas de la Biblioteca Nacional. A lo que se suma una memoria visual cercana a ser un súper poder. Que vas tú por el súper y al ir a coger una caja de galletas de 2.20, se tensa y parece como si una alarma saltara en su interior, se le entornan las cejas y empieza a rumiar: “Yo he visto esa caja antes”.  Y por su mente empiezan a sucederse imágenes de folletos: “2.25, 2.50, 2.43… ¡1.99!!!! En el Eroski están a 1.99 euros”:
- Déjalo, nena, que he visto que en el Eroski están 21 céntimos más baratas.
- Pero no vamos a ir hasta allí por 20 céntimos mamá…
- Claro que vamos a ir. Uy que si vamos a ir… Y he dicho 21 céntimos. Además tranquila que habrá más cosas que comprar.

Ella tiene el don de recordar ofertas y  yo la habilidad de dormir mucho. Curioso reparto. Sobre todo si nos pones como madre e hija, que igual justo al contrario hubiera funcionado. Es decir, si ella durmiera mucho y yo recordara todo,  igual así sí tenía algún sentido. Como ahora, no. Eso os lo digo.

Ella también tiene el don de que los precios bajen y yo de que suban.  Por lo que siempre hacemos una pareja curiosa de compras.  Somos el jodido yin y yang de la vida consumista. Yo tengo que concentrarme para distinguir un calabacín de un pepino y ella a un kilómetro de distancia sabe si un tomate está a punto de madurar. Y los melones no tiene ni que tocarlos para saber si te van a repetir.  Que si lo valoras así, a grandes rasgos, está claro que mi madre está mucho más preparada para la vida que yo. Las cosas como son. A no ser que haya que hibernar durante un año, entonces será otra cosa y yo seré le puñetera reina del mambo.

De momento no. Yo odio comprar. Ella lo adora y no entiende por qué yo lo odio. Y me arrastra por supermercados y tiendas quejándome en una eterna letanía: “qué más darán 20 céntimos, no necesito eso, no me gusta, no quiero, vámonos ya, que más darán 21 céntimos”. Y así en un bucle infinito en el que yo doy mucha pena.

Pero se ve que para compensar algunas de mis, digamos,  carencias como hija o ser humano, la vida le dio a mi madre otra hija: paciente, observadora, que distingue los pepinos de los calabacines sin pensarlo, y que le gusta ir de tiendas.  Equilibrio divino.

Eso no evita que de vez en cuando vengan las dos a verme a Madrid y  me arrastren por cualquier comercio como un alma en pena que solo busca un sitio donde sentarse en los probadores.  Aunque no siempre hay probadores porque ellas  sienten interés por cualquier tienda. Cualquiera. Son capaces de pararse en un escaparate de embragues y de preguntar  por sus cualidades si ven uno de oferta.  Que pensaréis que soy una exagerada, puede. Duermo mucho, compro mal y exagero. Sí, menos mal que soy simpatiquísima…

Bueno, pues imaginaros si mi madre controla el tema del buzoneo y de las ofertas, que después de estar mirando coches durante más de un año, el suyo lo compró por un folleto del MediaMarkt. Sí. Mi madre se compró un coche en una tienda de electrodomésticos.  ¡Que exagerada eres Amaya! ¡Una locura de exagerada! ¡JA! El coche de mi madre es negro, con el interior rojo, por una puñetera oferta que lanzó el MediaMarkt y ella lo vio ahí, en su buzón. “OFERTA:  tantas mil más barato, tenemos 50, me los quitan de las manos, única oportunidad, yo no soy tonto”. Y, mira, los mil paseos a los concesionarios, las valoraciones, comparaciones, búsquedas en internet, foros, y experiencias de profesionales del coche, nada de eso,  pudo más que la oferta. 



Y está encantada, no te creas. No lo oculta ni nada. Que hay gente que igual le daba palo, pero no, al contrario. El otro día fue a comprarse un smartphone con un folleto recortado. Entraron mi hermana y ella en la tienda, se lo enseñaron al tipo,  y comprobaron que todo era según la oferta:

- Queremos este modelo,  a este precio, con esta tarifa- dijo mi hermana. Porque mi madre es buena comprando melones pero para la tecnología todavía necesita personal shopper, a pesar de que la oferta y el folleto eran suyos.
- ¡Qué maravilla!- le dijo el tipo- Si vienen con todo preparado, así da gusto.
- Es que yo el buzoneo lo tengo más que controlado- le dijo mi madre orgullosa.- Hasta un coche me he comprado así.- Más orgullosa aún.


Y todo esto a qué viene. Se os ha pasado un pequeño detalle. Entre pepinos, compras, embragues y dones. Una menudencia de nada: mi madre tiene un smartphone. Es decir mi madre tiene whatsapp…  Esto viene a que a mí se me ha quitado el sueño de golpe porque mi hermana es su personal shopper preferida pero yo soy su asistencia técnica (y vivo a 400 kilómetros): 
- A ver mamá, no has podido borrar todos los contactos.
- Que te digo que sí, nena, antes estaban y ahora no están. No están. Si ya sabía que era un error esto.  Y menos mal que me has llamado, que si no ¿qué hago? ¡Incomunicada!
- No exageres, hombre, que tienes el fijo. A ver dime qué ves en la pantalla.
- Veo una maleta.
- ¿Una maleta? No puede ser. No hay nada que tenga forma de maleta.
- Es una maleta con un círculo y un señor pequeño. Hombre qué sí es. Te diré yo.  Lo que no veo son los contactos.
- Mamá, estate tranquila que seguro que no estás en la pantalla adecuada, o igual has borrado el acceso directo que es como un atajo, pero los contactos están.
- Que me dejes de atajos, ¿qué hago con esta maleta? ¿La llevo a algún lado?
- Ay mamá, que no sé qué ves. En mi móvil no hay nada que se parezca a una maleta con un señor. ¿Qué más ves?
- Permitir actualización de y puntos suspensivos. Nena yo no quiero permitir nada ¿eh? Que luego se saben mi vida. Yo quiero llamar y colgar. Y un mensaje de esos con fotos y ya está. Que además me llega un whastapp y no suena. Yo creo que el mío no funciona.
- Si funciona mamá, te sale un símbolo que es como un bocadillo con un teléfono dentro. Y eso es que tienes un mensaje sin leer.
- El mío está roto. A mí me sale una maleta. Así como te lo digo. Bueno, te dejo que las tecnologías me dejan agotada. Mañana seguimos.

Total, toda la noche con pesadillas en las que yo trabajaba  en el servicio técnico de una frutería y me daban maletas para llevar melones que no cabían. No he pegado ni ojo. Para un don que tenía…

Twitter: @mama_drama
Instagram: @amayaascunce
Facebook: Cómo no ser una drama mamá

39 comentarios:

  1. Jajajajaja... Prepárate como alguien le enseñe el reconocimiento de voz para el guasap. Marcó un antes y un después en la vida tecnológica de mi drama mamá.

    ResponderEliminar
  2. Comprarse un coche en el Media Markt... ¡y yo ni sabía que ahí venden coches! Qué apañada es tu madre oye..
    Yo con la excusa de vivir lejos delego en mis hermanos la noble tarea de ayudar a mis padres con la tecnología :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues imagina cuando me llamó por teléfono para decirme que se iba a comprar un coche en el media markt. No la creía.

      Eliminar
  3. La maleta no será el skype???? Que mi madre tiene la maleta, más bien su maleta feliz ;)))))) Santa paciencia tienes!! Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, skype no tiene. Tengo que mandar a mi hermana para que diga qué era la maleta.

      Eliminar
  4. Lo del coche en Media Mark... Insuperable! Pizcueta me he quedado!

    ResponderEliminar
  5. Tremendo lo del coche por MediaMarkt. Pero si lo ha comprado ahí, será que era el sitio más barato, seguro. Yo me temo que soy tan derrochona como tú y que no entiendo de ofertas en los supermercados. Y lo peor es que en ropa, todo me parece una inversión, más aún si está rebajado.
    Ya se me podría pegar algo de tu madre :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, ahorradora sí que es. A mí es que comprar no me gusta, ni ropa ni tornillos.

      Eliminar
  6. Jajaja! La maleta es el candaillo ese que sale para desbloquear el móvil, no? Qué gracia tiene tu madre. Ánimo con la asistencia técnica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, porque eso lo tiene dominado. No tengo ni idea de qué es.

      Eliminar
  7. Jajaja... yo soy la asistencia técnica de todos los mayores de 60 de mi familia... Mi suegro siempre tiene tareas cuando me ve: descargar fotos de la cámara, actualizar el whatsap, recuperar contactos... y mi madre cree que si toca cualquier boton el smartphone se autodestruirá
    te entiendo bien... ánimo!
    me encanta lo de las ofertas del eroski

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj qué botón será ese? Tú sí que tienes mérito. Yo con una cliente tengo suficiente.

      Eliminar
  8. ¡Amaya por Dios, pero dínos qué era la dichosa maleta! 😂😂😂😂😭
    Mi madre amenaza con comprarse uno 😱😱😱😱

    ResponderEliminar
  9. Yo también vi la oferta del coche, pero me dio un poco de repelusillo, tenías que comprar ese modelo y punto...

    Es que soy mamá, qué le vamos a hacer... y siempre huelo las ofertas de lejos, ja ja ja. He llegado a comprarme una lavadora de supermegamarca más barata que en Mediamarkt (que ya es decir).

    Un beso, Amaia. Se te echa de menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues chica, el coche está estupendo, las cosas como son. Corporativo sí. Pero estupendo.

      Eliminar
  10. ¡Un coche! ¡Un coche! No doy crédito...
    Yo soy de las que veo el papel de la oferta en el buzón, leo la oferta del coche, y en mi fuero interno pienso: "¡Pero quién se va a comprar un coche en el Mediamark, vamos!!!"... Ya tengo la respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres exactamente de las mismas que yo.

      Eliminar
    2. haberlas hailas, he aquí la prueba ja ja ja

      acabo de encontrarte, me quedo por aqui como Yolanda Fernández.

      www.miskilosenlinea.com

      Eliminar
  11. Jajajaja. Me ha dejado muerta lo de comprar un coche gracias al buzoneo...

    Yo también odio ir a hacer la compra. Y más aún fijarme en los precios. No me preguntes a cuánto está un litro de leche porque no tengo ni idea. Lo cojo y al carro, intentando salir de allí por patas lo más rápido posible. Tampoco es que duerma muy bien así que se me podría catalogar de inútil total. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  12. Lo promero de todo: NO PONGAS A TU MADRE EN NINGÚN GRUPO DE WASAP!!!
    Si lo haces dejaras de controlar la información que le llega, se que suena duro, pero con las madres y el wasap la palabra que se necesita es control.

    Y ahora ya puedo comentar más tranquilo: Lo del coche de tu madre me lo creo perfectamente, vamos, se le va a escapar una oferta a una compradora como ella, que distingue un chorizo campeón de uno que no lo es a la legua. Tu madre sin saberlo es una consumidora muy consciente (bueno menos en el caso de comida para hijas que ahi....) y tiene un puntito de calidad que me gusta mucho, desde aquella entrada en la que ella hacía apología de las buenas cafeterías y dejaba por los suelos esas cadenas de café de polvos en vasos de plástico, desde aquella me tiene robado el corazón.

    Espero que siempre te dure ese humor porque yo lo de ver como retiran la oferta en mi cara lo llevaría tirando a mal.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. La mía no tiene wassap.....movil paleolítico y no lo tendrá mientras yo este por medio, con mi padre me basta y me sobra......

    ResponderEliminar
  14. Nena, en cuanto sepas qué es el señor con la maleta, nos lo pones que nos tienes en un sinvivir. Aquí estoy, con el móvil arriba y abajo, izquierda y derecha, buscándolo.

    ResponderEliminar
  15. Ufff, bienvenida a mi mundo. En cuanto te descuides, tu madre se monta - como la mía - un blog, un twitter y un facebook sin saber manejar ninguno y, por supuesto, friéndote a whattapps para que se los arregle. Y encima se enfada cuando le pregunto:"A ver, ¿qué tecla tocaste mal ahora?"

    ResponderEliminar
  16. jajajaja me encanta!!!
    Me he librado de eso por los pelos... Mi madre es ligeramente avispada con las tecnologías (más de lo esperado) pero estaba mi hermano de manager...
    Ahora... con los padres del señorito... TELA... Menudo año pasé, porque como encima él pasaba... yo era la manager...

    Cuando sepas qué es lo de la maleta... ¡¡PONLO!!

    ResponderEliminar
  17. Jajaja. Yo también soy la asistenta técnica con 900 km de distancia. ¡Ánimo! Te reirás mucho...

    ResponderEliminar
  18. Ten cuidado cuando aprenda lo del doble check con los mensajes de whatsapp o saber la hora de la última conexión... Porque hay de ti como hayas leído el mensaje y no hayas contestado... Eso sí que será un Drama con mayúscula ;-)

    ResponderEliminar
  19. mi mamá FB, Tw, IG, está en todas!

    y tiene la suerte de tener a mi hermana cerca, par de manirrotas compradoras compulsivas! x)

    ResponderEliminar
  20. Suerte tienes si no le da por comprar un ordenador "para ponerse al día con las nuevas tecnologías", que tenga facetime, ahí sí que te consumiría la paciencia! Y si algún día lo tuviera, por dios no tengas la tentación de explicarle para que sirve...

    ResponderEliminar
  21. La madre de mi amiga Lady Parrocha se patea todos los supermercados en busca de las ofertas día sí y día también.
    Por cierto, Nena, estoy en estado de buena esperanza. ¡Voy a convertirme en drama mamá!
    14+3

    ResponderEliminar
  22. Mi dramamamá tiene whatsapp y facebook. Al principio renegaba de internet, pero no veas ahora, no se le escapa ninguna oferts de la red. Así que prepárate nena: ésto sólo acaba de empezar... ja ja ja (risa siniestra)

    ResponderEliminar
  23. Yo convencí a mi madre para que se pusiera whatsapp (porque me estaba dejando una pasta en sms con ella) y ahora resulta que tiene más grupos que yo y recibe muchos más mensajes... Jajaja.

    Amaya, tu blog es genial y me encanta como escribes.

    Saludos de un blogger aficionado y pamplonica.

    ResponderEliminar
  24. y ahora que si conservas la caja vacia de las galletas puedes reempacar en ella otras galletas similares pero un poco mas genericas y cuando menos son otros veinte centimos de ahorro

    ResponderEliminar
  25. ¿La maleta será el play store? Nena, qué intriga, cuando lo averigües dinos!!

    ResponderEliminar
  26. ajaajajjajajaja, calla, calla, que mi madre tiene guasap desde hace una semana y va anoche y me manda un audio diciéndome que no se me olvide tomarme la pastilla (tengro un trancazo del 15), vamos, que me dio un miedo horrible...

    ResponderEliminar
  27. Calla, calla, mi madre(más de 80) quiere un smartphone, que parece que todo el mundo puede tener "guasa" menos ella....y yo me hago la sorda.
    Pero el otro día hice yo el gazpacho, nos lo tomamos, y una semana más tarde dice que lo hice con calabacín en vez de pepino...y menos mal que solo le puse medio...

    ResponderEliminar
  28. Jajajajaj Tengo una tía que es igualita que tu madre, y además de controlar el buzoneo, es la reina de los cupones descuento! Eso sí, a lo del coche no ha llegado (aunque puede que sea solo porque no tiene carnet...)
    Con la tecnología y mi madre me pasa lo mismito. Y creo que sé lo que es la maleta: el icono que aparece arriba a la izquierda informando de las aplicaciones actualizadas! (es que son muchas horas de "servicio técnico ya!)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...