jueves, 14 de octubre de 2010

40. Le quitas lo negro al plátano y está buenísimo.

Mamá, si le quito lo negro al plátano suelen quedar dos opciones:
1- Me quedo sin plátano, porque el negro está por todos los lados.
2- Me como una especie de puré de plátano dulzón que me da un para atrás que no puedo sorportar, y lo único que se puede morder de ese plátano son los asqueros hilos.
Y se me hace bolo. Sí, con 31 años, hay cosas que se me hacen bolo. No entiendo cómo pasa y mi madre tampoco pero ¡eh! ahí está el bolo de plátano pasado para demostrarlo.
-Nena, ese plátano no está pasado. Está maduro. Le quitas lo negro y está buenísimo.
- Pues a mí no me gusta tan blando.
- Pero si es cómo más rico está. Anda come un poco.
- Mamá, pero si parece puré. Me da asco.
- Nena, nunca puedes decir de la comida que da asco. ¿Qué pasa? ¿Soy yo una asquerosa porque a mí me gusta maduro?
- Pues comételo tú.
- Te voy a estampar el plátano en la cara, a ver si está lo suficientemente blando o no.
Oye, mira, las palabras mágicas: plátano y estampar. No hay mejor sistema para tragar un bolo.

Cuando utilizaba el consejo:
Lo negro del plátano es un ejemplo de la economía de madre. Sirve con los melócotones, peras, cerezas, manzanas:
- Mamíiiiíii está manzana tiene gusanos.
- Que no me llames mami, por dios, que no me llames mami, que a mí las niñas cursis me dan jaqueca.
- Mamá, están golpeadas y parece que tienen gusanos, están llenas de agujeros...
- A ver, dame- cogía una, la partía por la mitad- lo que les pasa es que son de huerto, y son manzanas de verdad, no como las que salen en la tele, que son de plástico. Que os engañan con cualquier cosa. Serán bonitas y brillantes pero no saben a manzana. Estás están buenísimas aunque sean feuchas. Y cómetela ya.
- Pero mamá, que por aquí veo un hueco como de gusano.
- Pues le quitas esa esquina y listo. Y déjame tranquila que tengo mucho que hacer.

La esquina se le quitaba a todo: al queso mohoso, a la mayonesa amarillenta, al jamón de york un poco seco, a los tomates golpeados. Bajo una  premisa por la que todos los niños de mi generación podremos sobrevivir ante terribles hambrunas: "Lo que no mata engorda". Y, oye, seguimos vivos.

Consecuencias el consejo:
Como con miedo, en tensión: ¿esto me engordará o me matará? Un poco rollo ruleta rusa: ¿esta empanadilla será la última? Y sobre todo, no creo para nada en las fechas de "Consumir preferentemente antes de". ¡Vamos hombre! Tu pones a mi madre a poner esos sellos y terminamos con el hambre en el mundo.

Excepciones para utilizarlo:
Todas. Lo siento futuros hijos míos. No os metiré diciendo que está buenísimo. A mí los platanos muy maduros no me gustan, pero no es suficiente motivo para tirarlos, como diría mi madre: "Por Dios, con la de niños que hay muriéndose de hambre en África".

37 comentarios:

  1. Me has alegrado la tarde.

    Ni te imaginas lo identificada que me siento. Mi madre tambiés es de esa generación... Y lo peor es que tengo una hija, y de vez en cuando esas frases salen de mi boca, sin que yo las haya puesto.

    Recuerdo que yo le contestaba a la última frase " y porque ellos tengan hambre, tengo yo que reventar??" A lo que me llevaba el torzato del día........... Y mira , no me ha pasado nada de nada, jajajaja.

    Muchas gracias por estos ratos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Y la gran frase de las madres: Cómelo que sí que te gusta.

    ResponderEliminar
  3. Rosaleda: a ti por andar por aquí. Y sí, está claro que no es tan terrible comerse lo negro, seguimos vivos!

    Ángel: Me encanta!!!!! no me acordaba de esa frase!

    ResponderEliminar
  4. Que te digo del platano, lo ODIO tanto que no puedo ni siquiera olerlo del asco que me da, mi madre despues de no podermelo sambutir, como ella dice despues de que todo intendo de hacerme comerlo terminara en la tasa del baño y de recordarme el millon y medio de niños con habre que hay en el mundo, hoy me paga por comerme la mitad de uno, pero ni con la fortuna de Bill Gates me los comeria, de la demas comida vencida entraba por que entraba, que fecha de caducidad ni que nada

    ResponderEliminar
  5. A mi que me gustan que los platanos...hasta crujan un poco!!! Mi padre coge el platano negro, engurrutado, blando y siniestro, lo pela con deseo y se llena la boca de blandura y empalagosez, aerrrrghghgh!!!!

    ResponderEliminar
  6. mi madre decia: "lo negro es el caramelo, es lo que le da el dulzor al plátano"..ea, y se quedaba tan pancha...y también: "porque el yogur lleve 5 dias caducados no le pasa nada, eso lo ponen las marcas para vender más", o "si se cae al suelo, lo lavas debajo del grifo y pa dentro". Jolin, que no estabamos en la postguerra..

    ResponderEliminar
  7. ¡Dios mío! El otro día le comentaba a un amigo el concepto de "hacer bola" (en mi casa en femenino, que somos mayoría mujeres :P) y no lo conocía... Y yo: "hombre, sí, la carne ésa que siempre se hace bola". Qué sensación tan horrible: masticar y masticar y sentir que no puedes tragar... Ah, en mi casa las fechas de caducidad no son ni orientativas "ni ná". El otro día, sin ir más lejos, le hice a mi madre limpieza en el frigorífico (que con la edad está perdiendo fuerza y parece que puedo manejarla) y todavía me sacó de la basura un tarro mugriento: "esto no me lo tires que lo compré en una herbolistería y hay que diluirlo en agua". "Mamá, caducó en 2008". "No importa, esto no se estropea, que es natural". "Pero mamá, ¿lo has comido alguna vez?". "Sí, cuando lo compré, pero estaba asqueroso...". ¡Qué cruz tengo, Dios mío! En vez de un blog, ¡deberías crear una asociación!

    Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  8. Mi abuela me decia: que suerrrrrteee!! te ha tocadi un platano de caramelo

    Pos eso.....

    ResponderEliminar
  9. me encanta tu blog, soy un hijo que de una u otra manera ha "sufrido" y vivido varias de las situaciones que relatas y se me salta siempre una sonrisilla al leerte,(cuando no es una carcajada!) por sentirme también identificado, como tanta gente aquí igual que yo comenta jaj, enhorabuena, sigue así, leo con entusiasmo cada entrada que publicas, animo! un cordial saludo

    ResponderEliminar
  10. Cuando los plátanos están negros y ya no le gustan a nadie (pero aun no están podridos), se puede hacer una receta de magdalenas de plátanos con chocolate estupenda! Tienen q estar muy, muy maduros, asi q es ideal para la idea del ahorro! Reutilización! Y os copio la receta por si "os pica el gusanillo", están deliciosas!

    MAGDALENAS DE PLATANO Y CHOCOLATE
    Precalentar el horno a 180º.
    Ingredientes:
    •2 tazas grandes o bols de harina, ¾ taza de azúcar, gasificante Mercadona (1 ½ sobre de cada).
    •1 yoghurt natural sin azúcar (yo pongo griego), 2 huevos, 2 plátano ...s grandes muy maduros, el zumo de ½ naranja grande, ½ taza aceite oliva, 1 taza de chocolate fondant en trocitos.
    •½ plátano (no muy maduro) para reservar y azúcar.

    Preparación:
    •Mezclar los ingredientes secos bien, añadir el yoghurt, aceite, huevos, zumo y plátanos maduros (triturados o muy machacados). Amasar con cuchara enérgicamente. Por último, añadir el chocolate troceado y remover de nuevo.
    •Poner la masa en los moldes de papel, sin llenar hasta arriba (aprox. ¾ del molde)
    •Cortar rodajitas muy finas del plátano que hemos reservado, poner una sobre cada magdalena, echarle un poquito de azúcar por encima y meterlo en el horno, bandeja media, 170º C aprox., sin grill (u opción “pastel”), durante 20-25 min.

    (Dos plátanos muy maduros y muy grandes, o tres muy maduros y normales)
    Espero q os guste! ^_^

    ResponderEliminar
  11. Dios mío, este blog está con migo en el alma, que razón tienes!!!... jajajajajaja, me encantas!!!

    ResponderEliminar
  12. eh!! Fémina: tenías que haberle dado esa receta a mi madre 20 años antes!

    Y ya veo que a todos nos dan bastante para atrás los plátanos pochos, queda claro, por mayoría: los abolimos de la dieta
    bss y gracias por los comentarios!

    ResponderEliminar
  13. Me pareces una exagerada y con rencor hacia tu madre, seguramente una buena mujer que hacía lo que podía.
    Viva la sostenibilidad, a la porra el despilfarro gratuíto.

    ResponderEliminar
  14. jajajaja tu madre es el señor cangrejo!!! jjaja

    a mi me da asquito también la fruta muy madura y NO se la hago comer a mis peques, pobres!!

    eres super graciosa contando cosas! alegras el día a cualquiera!

    1saludo

    ResponderEliminar
  15. Bueno, como siempre, me he echado unas carcajadas aquí sola. Tengo una sonrisa en la cara...Mi madre no tanto, pero mi padre, que si vivió la posguerra se ponía fatal cuando dejábamos algo en el plato. Decía que teníamos que dejarlo tan limpio que no hiciera falta lavarlo y que pudiéramos darle la vuelta sin que cayera nada. Consecuencia: soy incapaz de comer nada delante de mi padre, me da mucha ansiedad, je,je


    Yo el plátano, me lo como de todas maneras. Me gusta mucho, pero hasta que no empecé a salir con mi marido, no me di cuenta que el plátano podía tener su punto. Yo me lo mandaba con las tiras, con cosas negras, verde y áspero como un papel...

    Oye, qué bueno lo de las chicas, "lo negro es caramelo" ja,ja.

    ResponderEliminar
  16. Madre mía, ha sido leer el título del post y pensar: "y la mía también".

    ResponderEliminar
  17. Madre! Es genial! Me encanta tú blog! me haces pasar unos buenos ratos increíbles!!!

    ResponderEliminar
  18. Receta para un plátano demasiado maduro
    Aplastas el plátano, se hace un plis plás, y añades gofio, y pá dentro.
    Otra receta, aplastas el plátano, le pones limón y azúcar y alguna galleta maría hecha polvo. Y pá dentro.

    Lo del gofio es muy canario.

    ResponderEliminar
  19. M:
    ¿Quién es el señor cangrejo? esa no me la sé

    Bambú:
    ya sabes eso de "ahi no te levantas hasta que le veas el dibujo al plato" jeje.

    Lola: Pstt, a buena horas ; ) si llego sa saber antes que se puede comer así...

    ResponderEliminar
  20. Ay. Aaay qué sufrimiento con el plátano (y con otras frutas que se me hacían bola, también aplastadas, pasadas, agusanadas y picadas, como todas las frutas del huerto de mi padre). La frase de mi madre era "eso es sólo por fuera, por fuera está negro, pero lo pelas y está buenísimo". MENTIRA COCHINA, por supuesto. Si por fuera estaba negro, por dentro ya es que no había ni plátano, era una especie de lava volcánica intragable, pero mi madre seguía con la cantinela, ya todas seguidas (si así está más bueno y te gustará más, lo sabré yo/hay mucha habre en el mundo y no lo pienso tirar/qué exquisita has salido, tenías que haber nacido en otra casa/como tenga que ir yo a que te comas el plátano/como sigas quejándote del plátano vas a terminar quejándote con motivo/etc.). Ayy y cuando era época de ciruelas, que por supuesto además de estar picadas también se pasan (sobre todo cuando un árbol da una tonelada y no da tiempo a comerlas) las arcadas estaban a la orden del día. Y los aguacates que se ponían negros, esos también estaban buenos. Y las manzanas de las que no sacabas ni un trocito de manzana, de tanta picadura, ésas también eran las buenas, no como las del supermercado.

    AY, nena, en cada entrada describes un cachito de la historia de mi vida.

    ResponderEliminar
  21. menos mal q para esas cosas mis padres me reservaban la mejor comida en las mejores condiciones, y ellos se comían la fruta ya algo negra, picada, etc. Pero como me estaba volviendo un tanto escrupulosa, se acabó el cuento y a empezar a comerse las manzanas según salían: si tenía algo pocho, pues le haces un circulillo y lo retiras; q el plátano está negro, lo mismo, aunq el plátano no me lo como, me gusta más bien algo verde. Mi abuela aún reserva racimos de uvas desde octubre hasta diciembre, para comerlas en nochevieja.
    Yo cnfieso haber consumido algún alimento caducado: yogures. Y aquí estoy viva y lozana. Si te sabe mal pues no lo comes.
    Admito q a mi me ha quedado parte de esa costumbre y reconozco q tiendo a aprovechar lo q puedo. El trocito de limón, el de manzana, el del tomate, etc.

    Sin embargo, esos platos q nos ponían en la comida, en la cena, en el desayuno y así de manera interminable hasta q terminabas comiéndotelo porq ya no había escpatoria, esos paltos NO SE PONÍAN NEGROS, NO, esos bien q aguantaban los condenados, a esos no había negros ni zonas pochas que ir quitando hasta q el plato desapareciera por putrefacción express.

    Nena, eres lo más! Dramateros os digo lo mismo!

    Beä.

    ResponderEliminar
  22. ah, es el jefe de bob esponja, el dibujito animado, es que es muy ahorrador!!

    ResponderEliminar
  23. Bea: está clarísimo que en tu casa y la mía son exactamente de la misma escuela. Tengo una balda del frigo con: un cuarto de tomate, una punta de pimiento, media cebolla, un calabacin pocho... En fin!

    M
    Ah! es que no estoy al día de dibujos animados, m quedé en Los diminutos y Los fruitis

    ResponderEliminar
  24. Hola! Nunca me he presentado, pero tienes un premio en mi blog :-)

    ResponderEliminar
  25. Qué risa!! Ains, lo de tirar la comida yo no lo sufrí con mi madre. Lo sufrí en el colegio, que era de monjas. Así que no sé qué era peor. Porque cuando venían con el rollito de la culpabilidad y los niños que se mueren de hambre... buf!!

    Consecuencias? He tenido que desaprender a comérmelo todo hasta dejar el plato limpio como una patena. Que yo me lo acababa todo, aunque rebentara, por los niños que no tenían qué comer!!
    Besos, nena!

    Mynth, lo del tarro del herbolario de tu madre me ha matao!! Qué bueno!!!

    Nena, el señor Cangrejo es el dueño de la hamburguesería El Crustáceo Crujiente, de los dibujos de Bob Esponja. Y más que ahorrador, como dice -M- es un tacañazo de toma pan y moja!! jajajajaja!

    ResponderEliminar
  26. He de confesar que a mí me gusta la fruta bien madura. Sí, el plátano también, me como "el caramelo" que decía la abuela de una comentarista con gusto.
    Pero eso no quita que obligar a alguien a comerse algo que le da arcadas me parezca demasiado, hay maneras mejores de aprovechar la comida como esa receta que han dado por ahí.
    Eso sí, leyendo el blog me desternillo: mama drama, tú sufriste a tu madre pero nosotros la disfrutamos ;)

    ResponderEliminar
  27. Y lo de quitarle al filete el gordo o la grasa a la carne y dejarlo y dejarlo en el borde del plato y que te digan: Te estás dejando lo más rico... Puaj!! Pues para ti si es lo más rico... Es que tenían unas cosas estas madres de postguerra...

    ResponderEliminar
  28. Hija, de verdad, ¿no seremos hermanas?
    Lo del caramelo también lo decía la mía, qué se le va a hacer. A día de hoy yo me como los plátanos y les quito el caramelo, poco golosa que es una. Y los yogures los he llegado a comer caducados de un mes, os aseguro que no les pasa absolutamente nada, están igual de buenos.
    Yo una vez me bebí un radical fruit de la nevera con moho, no me di cuenta hasta que mi novio me pegó un grito y ya me había tragado un buen trozo de moho. Y aquí sigo. Así que no debe de ser tan malo :-P

    ResponderEliminar
  29. Con fruta muy madura y plátanos pochos mi madre hacía mermeladas, bizcochos y buñuelos, nada de tirar comida!!! Y yo ni me enteraba...

    ResponderEliminar
  30. ¡¡¡ A MÍ ME GUSTAN ESOS PLÁTANOS!!!!

    Si es que sois de un exquisito! Con la de hambre que hay en el mundo... Y mientras tanto los niños muriéndose de hambre en África ( y yo en España! porque no me gustaba aquella verdura recocida que hacía mi madre!)
    A mí me gusta la grasa en la carne, es más, para mí un buen chuletón tiene que tener su parte de grasa, a mi carnicero casi le da un pasmo cada vez que me corta la carne ( es que se me escapa medio gritito, y le digo siempre lo mismo! que una cosa es limpiar la carne, y otra dejarla sin gracia para cocinar!)
    Mi madre no tenía tiempo para bizcochos y buñuelos... y la fruta madura tampoco! jajajaja es que me encantaba!
    Pero sabéis lo peor de todo? Esos plátanos no habían llegado verdes a casa jamás! Yo he visto a muchas dramamamás comprando esos plátanos directamente! Les hacían precio en la tienda...
    Es más, he estado en una tienda en la que las fechas de caducidad no llegan a ser ni sugerencias, como vendían yogures que ya habían comprado así de caducados!
    argh!
    Y si, sobrevivimos! Si no lo hubiésemos hecho tampoco podíamos contarlo! Pero lo de mi madre con las verduras blandurrias y recocidas, y la carne de falda de ternera cocida ( la bola entre las bolas! aquello era asqueroso!) era de enfermedad.
    Pero eso si, la comida no se tira! Pa eso dios inventó las croquetas y los "fritos"

    ResponderEliminar
  31. pues si mi madre es de esas que dice MeigaToñi, compraba los plátanos ya negritos porque le hacían precio.
    Además mis abuelos tenían fruteria así que en su casa estaba llena de la fruta que no podían vender y oye bien pelada y con el trozo negro quitado la verdad es que estaba muy muy buena.
    Y nosotros no es que comieramos yogures caducados de vez en cuando sino que mi madre llenaba la nevera con las ofertas de yogures del super a punto de caducar y os lo juro nunca, nunca nos hemos puesto malos yo creo que al revés incluso.
    A mi me encanta esta forma de ser la verdad

    ResponderEliminar
  32. Ay... a mi más que a mi madre me recuerda a mi abuela... y me he reido un montón... lo que pasa es que como tanto la madre como la abuela las tengo en el cielo... tambien me da un poco de penita. Pero me he reido mucho recordando las navidades-bronca con mi abuela... ya pasaré a visitarte de tanto en tanto. un abrazo y feliz Navidad. Irene

    ResponderEliminar
  33. A veces vengo a mirar tus entradas y me pego la tarde con la sonrisa en la boca... si no te parece mal voy a mencionar tu blog en el mío porque comidas y madres desde luego van intimamente unidas ;-) lo mio con los platanos era lo peor de lo peor porque me autoconvencí de que me gustaban mas los platanos maduros, creo yo que eso fué psicología inversa y lo orgullosa que decía mi madre pues a mi chica le gustan mas así ¡anda ya! consecuencia: ahora no puedo ni verlos y para aprovecharlos pues mira un bizcocho o mermelada.
    Lo de las fechas de caducidad ya ni te cuento que risas vamos
    Besicos sorianos y buen fin de semana:)

    ResponderEliminar
  34. Simplemente que hay que quitarle bien la esquinita, sino, diarrea, picores o mala noche...

    Los de las fechas de caducidad son unos exagerados, y pensar que hay gente que tira los yogures con sólo un mes de caducados, con la de niños que pasan hambre en África...mucho mejor comer dos platos, con pan y vino y luego, el yogur caducado. Por los niños de África!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  35. Dios mío, pensaba que era la única a la que intentaron enganiar constantemente hasta la edad adulta con aquello de "el caramelo del plátano". Ahora veo que no. Podemos montar una asociación de damnificados...

    ResponderEliminar
  36. Jajaja, esa es mi madre, pero es que sigue siendolo a día de hoy. Yo me aprendi tan estupendamente la lección que el platano pasado ( porque maduro es un eufemismo) me lo como yo, eso si no se lo doy a mis niñas. Y vigilo que le da mi madre cuando va a su casa, porque pueden salir caramelos de cuando yo era niña que por supuesto están buenisimos.

    ResponderEliminar
  37. Mi madre es otra empeñada en no tirar nunca comida, en quitar "el trozo que está malo" y en dar el coñazo con el hambre en el mundo.

    La diferencia: que afortunadamente yo no le hecho caso en mi vida, y soy más cazurro que ella.

    Si por ella fuera, seguría igual, con 40 años que tengo. Pero a la mínima que intente darme la brasa, la mando al carajo sin contemplaciones y tiro la comida que me parezca. Tonterias, las justas

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...