domingo, 10 de octubre de 2010

39. No tires eso que se puede aprovechar.



Kill The Heel
  Según mi madre todo se puede aprovechar, especialmente la ropa. Este era básicamente el ciclo de la vestimenta en mi casa.
Primero, te vestías con ropa heredada:
- Las camisetas que mis primas no querían porque: A eran de propaganda de la carnicería del barrio, B eran de algún color espantoso por ejemplo verde lima a aguas, C tenían un estampado completamente equivocado. Por ejemplo, tuve un chandal con un print de leopardo en rosa y morado en un tejido que a mi madre le parecía lo más de lo más: el táctel. "Nena, no se plancha, no se ensucia y es casi impermeable", me decía ufana. "Ya mamá, pero brillo demasiado, reflejo la luz como el faro de la bici, y me resbalo de la silla", decía yo menos ufana. "Pues te agarras mejor, que te quejas por cualquier cosa".
- Cuando ya estaban completamente pasadas de moda y habían perdido su color, las ropas heredadas pasaban al cajón de los disfraces. "Guarda eso para el disfraz de fin de curso ¿de qué querías ir? Ah sí de Madonna, ya vas a ver qué éxito". "Mamá, Madonna no lleva chandals de táctel. Esa ropa es super cutre incluso para un disfraz". "Y tu eres demasiado super listilla, que con la pinta de fantoche que lleva, cualquier cosa te sirve".
- Cuando ya me había disfrazado de Madonna unas 4 veces y 3 de zíngara, ella lo llamaba zíngara pero las mendigas del barrio quedaban glamurosas a mi lado, la ropa se trasformaba en paños de cocina.
- Cuando los paños de cocina usados habían perdido la dignidad, les llegaba el turno de ser mopas para el suelo. "Nena, ponte esos paños en las zapatillas y arrástrate por la casa, que hay que sacarle un poco de brillo al parqué que lo tengo muy tristón. ¡Nenaaaaa! (Esta es mi madre gritando desde la cocina) Y no derrapes, que la última vez que derrapaste, ¿te acuerdas lo que pasó? Te lo voy a recordar, por si acaso: que conseguiste ponerte el dedo pequeño del pie mirando para el talón. ¿Te acuerdas ahora? Sí, nos acordamos todos ¿verdad nena? Hasta el médico aquel que te sacó fotos porque nunca había visto una fractura así, que ya le dije yo, que la niña nos ha salido especial hasta para partirse un dedo. Pues eso, nada de derrapar".
- Y ya por fin, aquella ropa inmunda conseguía su merecido descanso.

Segundo ciclo económico de la ropa.  Esta era la parte en la que mi madre me compraba ropa, sólo para mí. Pero ¡ah! no hay que emocionarse antes de tiempo. La premisa era: comprar todo dos tallas más para cuando creciera:
- Te está un poco grande nena, pero así te lo podrás poner dentro de un par de años- me decía mientras trataba de colocarme un falda que a Monserrat Caballé le hubiera quedado holgada.
- Pero mamá, si me la piso al andar que parece que tengo cola y aquí dentro cabe otra niña gorda.
- Tonterías. Que creces muy rápido nena, y no hay que tirar el dinero,que como tú no lo ganas pues no sabes lo que cuesta conseguirlo. En un par de meses te quedará estupenda, que te quejas por todo.
- Pero mamíííí, si las mangas de la chaqueta me llegan a las rodillas.
- Bah, bah, eso la remangamos un poco...- y me subía todo el exceso de tejido por los brazos.
- ¡Mamá! Ahora no puedo doblar los codos.
- Pues mejor nena, así, no te arrugas la ropa.
Pasados los dos años:
- Mamá, esta falda me está muy corta.
- Anda, anda, si no enseñas las piernas ahora ¿cuándo lo vas a hacer?
- Pero que me da frío, que justo me tapa el culo.
- Pues te pones unos leotardos, que eres muy quejica.
- Y tiene un agujero.
- Huy nena, te he comprado unas pegatinas de esas que se planchan a la ropa de Snoppy que lo tapan del todo, y encima le dan otro aire, que parece nuevo.
- Pero mamá, Snoppy es para niños y la chaqueta a juego me queda como si fuera de manga corta.
- Ay nena, que cansada eres. Ahora se llevan así, se llama manga francesa. Es lo último y Snoppy también.

Pues eso, el reciclaje lo inventó mi madre, e imaginación no le faltaba para colarte cualquier cosa. Y cuando ya no había manera de meterse en aquellas faldas, cuando le había sacado las pinzas al uniforme porque las tetas ya no entraban allí dentro, cuando las chaquetas se convertían en manga a la sisa, entonces, sí:
- Pues se lo das a tu hermana, que seguro que le queda monísimo.

Consecuencias del consejo:
Mi hermana me odia un poco. Y le encanta estrenar ropa y llamarme para decímerlo. No se lo tengo en cuenta, después de que ella tuviera que llevar aquel espantoso chándal de táctel, al que ya le habían puesto rodilleras después de mi segundo derrape, oye, le perdono lo que sea.

Segunda consecuencia: yo todavía me pongo la ropa de los 17 años. Ahora, a mi madre no le hace ninguna gracia, claro:
- Nena, tienes 31 años ¿no crees que ya puedes tirar esa chupa de cuero que te compré en segundo de BUP? Que yo recuerde era azul marino, y ahora es gris.
- ¿Pero no hay que aprovecharlo todo?
- Sí pero también hay que encontrarte un novio (golpe bajo), y con esa pinta de indigente no te van a querer ni los de Caritas.
Pequeña depresión tipo: voy a morir sola.

Excepciones para utilizar el consejo:
Futuros hijos míos, tenéis suerte. En mi época no había Primark ni H&M, eso sí, no quiero saber nada de derrapes y vosotros no tendréis que sabes nada de coderas. ¿Queda claro?

51 comentarios:

  1. El problema es cuando ese afán por el ahorro se convierte en una enfermedad. Lo de mi suegra es patológico: TODO es por si acaso. Y anda, que he tenido una pelotera con ella esta mañana a santo de eso... Ains... Yo tenía suerte porque mi hermano mayor era chico, así que casi toda la ropita o me la hacía mi madre o era nueva, pero había que estiraaaaaarla también :D

    ResponderEliminar
  2. Te acompaño en el sentimiento, literalmente: llevé la primera chaqueta de pana de mi padre (se la compró antes de irse a la mili) hasta hace dos días, y todavía sigue rodando por mi casa. Porque no es plan de tirarla, que está "nueva". Estamos hablando de una chaqueta con 43 años a sus espaldas, que mi padre va ya por los 60. De mis chándales y mis camisetas con GRÚAS PACO y CEMENTOS BENÍTEZ E HIJOS... no te digo ná y te lo digo tó.

    Consecuencia en mi vida: la misma. Tengo ropa que me pongo desde los 17 años (en la que quepo); naturalmente a mi dramadre no le gustaba esa ropa cuando yo tenía esa edad, y ahora le gusta todavía menos, porque no es ropa de señora sino de porrera arrastrada.

    ResponderEliminar
  3. Ana R, de verdad que sólo hay una cosa peor que una drama mamá, una drama suegra, ¿quieres mucho a tu marido? ; )

    Mortiziia:
    Cómo te entiendo! Tengo chaquetas de lana de mi abuelo, camisetas de mi madre, hasta un bolso de mi abuela. Igual un poco de diógenes sí que tengo.

    ResponderEliminar
  4. Que me obligó mi madre a llevar una "austriaca" de mi abuelo en mi primer cotillón de nochevieja al que fui!!! Joder, si mi intención era pichar cacho esa noche tan especial, se fue todo al garete, ayyy ay!!

    ResponderEliminar
  5. jajajaaja muy bueno drama mamá,no se si me parto más con tu madre o con la forma en la que lo describes...hace unos años seguro que no era así.
    imaginación y respuestas rápidas y graciosas está claro que no le faltan...

    ResponderEliminar
  6. Alber: yo también tuve una austrica, y anda que no picaba la condenada

    Valen:
    Pues tienes razón, ni una migaja de gracia que me hacía a mi hace unos años

    ResponderEliminar
  7. Tu madre fue la inventora del "vintage", que no sabes, mujer... una adelantada a su época, eso es lo que era jajajajaja

    ResponderEliminar
  8. A mí me pasaba al revés, mi madre estaba empeñada en tirarme todas camisetas y chupas con las que iba "hecho un gitano". Serán distintas manifestaciones del mismo sentimiento.

    ResponderEliminar
  9. jajajajja.. es que me parto con tigo, te acabo de compartir en mi muro del face, porque es que son totales tus post, me has creado adición.... FELICIDADES!!!...por cierto yo con un cierto aire de Diógenes, recopilo perlitas para posteriormente reutilizarlas, eso si todo...todo... menos el táctel... (por Dios que grima).. jajaaaajajj

    ResponderEliminar
  10. Casi me muero de risa con el dedo mirando al talón.........................me atraganté y todo!!!

    ResponderEliminar
  11. si es que antes se aprovechaba todo todo. Fíjate tú q tu post de hoy ha debido ser premonitorio porq me he pasado el día entero seleccionando ropa: yo que todo lo guardo, por herencia de costumbre, harta de acumular ropa q no uso he seleccionad ropa para dar, ropa para guardar(otra vez) y ropa para tirar (por 1º vez en mi vida). Al 5º intento fue la vencida. Como cuesta tirar algo cd te han educado en el todo vale para algo y guárdalo que igual un día vuelvo a usarlo(si claro, algo q deshecho del aramrio, guardo en una caja q precinto, y q amontono encima de otras cajas y que subo al trastero tiene unas grandes probabilidades de q vaya a por ello de nuevo...).
    Y cn esto de la crisis llevo yo pensando tiempo q porque no se hacen en España mercadillos de ropa y calzado de 2º mano como en Londres...yo quiero uno!!

    Y transportándonos más al pasado, chica te entiendo. Yo no tenía ropa casi: al cole de uniforme, el sábado de chándal (el mismo siempre todo el invierno-otoño-primavera) y el domingo una muda q sólo era para ir a misa, o a una fiesta de barrio, que te la ponías en el moemnto de salir de casa y te la quitabas nada más q terminaba el evento. Mi madre odiaba ir de compras, asiq yo tenía q tirar años cn lo mismo.
    Claro, ahora entenderás porq el día q podía comprar algo (porq había una boda)me lanzaba a comprar sin criterio lo más hortera(a mis ojos lo más original) cosas tipo la torera marciana o la bomber raso butano. Todo se termina entendiendo cn el tiempo.
    DE niña tuve suerte por al ser la mayor, no heredaba nada. Pero cd entré en la adolescencia, yo quería tener algo más de ropa y como no era posible, rebuscaba en las cajas de ropa retirada de mi madre y de allí sacaba alguna prenda. Así descubrí el vintage. Sin ir más lejos, mi 1º sujetador fue de mi madre. Ni mi 1º sujetador pude estrenar!.

    Atando cabos, ya se porque tengo tanta ropa en mi armario: las carencias en mi niñez y adolescnecia me han creado un trauma.

    Por favor por favor por favor q esos chándals brillantes no regresen nunca!!!!!!

    Un abrazo de colores imposibles! Sigue así Nena!!

    Bea.

    ResponderEliminar
  12. Visto en mi casa:
    -Mamá, voy a tirar estas bragas que me han salido violadoras (las que se cuelan en la raja de toda la vida, vamos).
    -Pero tú estás tonta? Si están nuevas de todo!
    -Claro que están nuevas, sólo me las puse una vez porque son violadoras.
    -Pues de tirarlas nada, las guardas para una emergencia (esta expresión de guardar ropa fea/vieja/pasada de moda/violadora "para una emergencia" era y es un clásico en mi casa).

    ResponderEliminar
  13. Waleska: Ya veo que eres de la escuela imaginativa de mi madre, nena, eso no era vintage, vintage es reutilizar el Chanel antiguo de tu madre, y yo utilizaba la camiseta de Carnicería Manolo de mi prima. No es lo mismo ; )

    Ata: que no te engañen las apariencias, cuando yo quise llevar vaqueros rotos, no hubo manera.

    La de los bolsos: Nena ¡ten cuidado! que te veo cualquier día diciendo eso: "pero si este chandal está como nuevo."

    María Bermudez: pues mira, parecido al médico, que no veas con que ilusión me miraba, como si fuera un portento de la naturaleza.

    Bea y sus magníficos comentarios: ¡un sujetador de tu madre! jajajajaj me meo, en serio, porque me puedo imaginar la pinta que tendría ese sujetador, sexy, sexy.

    Miss Amanda Jones:
    ¡No me acordaba del concepto emergencia! COño, si tengo calcetines que me pican pero no los tiro por si tengo una emergencia! Otro drama más al saco

    ResponderEliminar
  14. Hola:

    Yo era el pequeño... así que comprensiblemente les tomé una manía tremenda a las trenkas (tras varios años usando una heredada de mis hermanos). Porque, además, las de entonces (puede que las de ahora no, no me he atrevido a probarme una todavía) pesaban un montón y yo era pequeñito... :-(

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja yo heredaba la ropa de la hija de la compañera de trabajo de mi madre! y ese chandal de tactel...el mio era morado y fucsia, lo más de lo más, ya te digo!

    ResponderEliminar
  16. O si no....guardar la ropa vieja para limpiar o para la playa....que aún mi hermana me dice que si así no bajo ni a echar la basura ¿por qué narices me guardo lo más viejo para ir a la playa?...Y ella se empeña en comprarme vestidos nuevos para ir a tomar el sol (pero a mí me sigue dando una penaaaaaaaa).

    ResponderEliminar
  17. Mi ex-suegro aún se pone el chándal de tactel, Dramamama. Mira de lo que me he librado :-D

    ResponderEliminar
  18. FJ:
    Mira, entre las parkas y las chirucas dos números más, ir a dar un paseo al monte, con todo ese peso encima, era perder 4 kilos.

    Kel:
    Jejeje, morado y fucsia..., y brillante como una bola de navidad, menuda pintita llevábamos nena.

    Anónimo:
    Ya te veo, bajas a la playa e igual con suerte te echan unas monedas ; )

    Marisol:
    Jajajaja, pues sí nena, te libraste de unas fotos familiares de horror.

    ResponderEliminar
  19. Ahora ya entiendo de dónde me viene el guardar ropa desde el año de la pera "por si acaso algún día adelgazo y me vuelve a valer".

    También me pasó lo de guardar lo más viejo para según qué ocasiones. En mi viaje de fin de estudios que lo hicimos en autobús litera por toda Europa, todo el mundo iba vestido a la última menos yo, que llevé todos mis chándals y pantalones viejos por si se estropeaba por el viaje, que no me pillara la ropa nueva...

    Los chandals esos brillantes me pillaron mayor y en edad de elegir qué me compraba con mi presupuesto escaso de estudiante. Así que me libré!!

    ResponderEliminar
  20. uf!! que sofoco me está entrando.... que me acabo de acordar que tengo en el pueblo un chandal de tactel guardado por si acaso..... Lo juro, en cuanto vaya lo tiro!!! Bilbilis

    ResponderEliminar
  21. Otro rato que me has hecho reír a carcajadas...Qué bueno. Lo mejor de todo es cuando tu madre termina la frase diciéndote que eres una quejica o que te quejas por cualquier cosa...je,je. Y lo de zíngara buenísimo!

    El drama de mi madre fue a partir de la preadolescencia, me compró por Reyes un sueter de punto hecho a mano en una mercería(tendría unos doce o trece años) que le había costado un pastón en tonos marrones pero con hebritas brillantes. Ni una abuela se lo habría puesto. Como mi cara, que no mi boca, expresó desconcierto y disgusto, mi madre se echó a llorar desconsolada. A partir de ese momento, le dije, que me dejara el dinero por Reyes para comprarme ropa en las rebajas de enero, que no era cuestión de que se disgustara de esa manera. Y así contentas las dos...¡qué alivio!Uff

    ResponderEliminar
  22. Tuve la suerte de ser la única chica entre hermanos, así que no tuve que heredar nada, peroooo mi madre me hacía la ropa un par de tallas mayores. El uniforme del colegio era una cosa amorfa, me quedaba anchísimo de cintura y encima tenía que ser tres dedos por debajo de la rodilla, que mi madre convertía en cinco.
    Nunca me gustaron los chandal así que mi hija se libró de llevarlos, salvo el de la gimnasia.
    Y respecto al reciclaje, mi traje de la comunión se convirtió en 4 vestidos distintos.
    Que tengan una buena semana.

    ResponderEliminar
  23. Nena, me haces llorar de la risa!!! Yo también recuerdo esos chandals de táctel. Que horrouer. Es más, mi madre me hizo la gran putada de comprarme, en egebé, dos chandals, unos amarillo y otro verde. Fosforito los dos (menos mal que no eran de tactel, si no ya, para morirse). La señora lo hizo con toda la intención: para las colonias de fin de curso. Y por que no me perdiera, vamos, porque en la oscuridad de la noche se me veía; mis amigas se reían diciendo que no necesitábamos linternas, llevando yo aquellos chándals. Qué trauma, te das cuenta, no? Si no me hubiera traumao, no lo recordaría veinte años después...

    Y los estampados... ains, esos estampados... qué horror, cari! Yo también considero una bendición la existencia del H&M y el PRIMARK. Mis niñas van monísimas... a pesar de que la pequeña va heredando todo lo de la mayor... algo de mamá drama debo de tener! Je!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  24. Gracias Nena, qué majeta eres contestándonos a todos! eso es cuidar al personal y lo demás tonterias ;)

    Leyendo los comentarios y rememorando nuestros looks pasados, me acabo de visualizar con otra de la prendas estrella: las mallas que se enganchaban por debajo de los pies, y que para colmo eran estampadas.

    ¿No usasteis unas de esas?

    Yo estuve detrás de mi madre para q me cogiera unas, y nada. HAsta q el día llegó. Pero claro como a mi madre no le gustaba comprar, pues cd no le quedaba más remedio iba siempre a la misma tienda, asi q el repertorio para elegir era ultralimitado. Así pues, adquirí mis ansiadas mallas: de flores grandes estampadas, granates, grises, cámel, y rosa. Yo las quería más discretas, pero entre no tenerlas y tenerlas horteras, elegí lo último. Ahora q, a mis ojos no eran horteras, eran unas mallas, me sentía moderna!!....hasta q me topé de frente cn mi mejor amiga y al verme cn ellas puestas, su cara ojiplática lo dijo todo. En medio segundo pasé de moderna a sentirme ridícula.

    Buenas noches Nena y demás dramateros!

    Bea.

    ResponderEliminar
  25. Mónica Alvarez:
    Afortunada tú que te saltaste el táctel, eso sí, fuiste una adelantada al grunge ¿eh?

    Ese anónimo con un chandal de táctel, por dios!!!! pero cuando te vas a poner eso? Quémalo, corre, y exortiza todos tus looks horteras.

    Bambú: mi madre me sigue regalando lo que le da la gana por Reyes, y sin ticket ni nada, la mujer todavía tiene fe en verme bien vestida, eso sí a su manera

    Lola:
    A mi el pichi del uniforme había que plegarlo a las caderas con un cinturón, y conseguía que tuviera vuelo rollo años 50. Una cosa...

    Ebony:
    Jaajaja, en tu campamento no hacía falta luming gas eh? no sabes cómo te entiendo, yo tuve varias camisetas de esas rollo Acid House, que era para matar de un susto a cualquiera ¿pero quién coño inventó esos colores? ¿y por qué les hicimos caso de que aquello era moderno? Han jodido como 10 años de fotos familiares.

    Bea:
    Es que de verdad que me hacen ilusión los comentarios y me río compartiendo los mismos dramas, y sí, tuve unas mallas con goma, eran negras, pero iban a juego con un maxi jersey rosa ácido, terrible, terrible, que si me hubiera visto Coco Chanel me hubiera escupido directamente.
    POr cierto me ha encantado lo de dramateros!
    bss a todos

    ResponderEliminar
  26. Ja,ja, ja! Glorioso lo de los parches de Snoopy!

    ResponderEliminar
  27. jajajajaj, yo soy un poco como tu madre, jaja, pero jamás les haría ponerse a mis hijos un chandal asi, ajajaj. Soy asi en el sentido que me gusta re aprovechar y re utilizar todo lo que se pueda, nomás...

    me he meao de la risa!

    1saludo!

    ResponderEliminar
  28. Ay ay ay, k me estoy viendo dibujada, cuando mi hija sea mayor y me regañe xq se pasó toda su infancia yendo al cole vestida de chico con vakeros y las camisetas de spiderman y superman.
    Pero es k está toda la ropa de su hermano nueva y se puede aprovechar !!! K yo no soy el banco de españa ;))

    ResponderEliminar
  29. Mi madre arregló de cintura los pantalones y el lobo marino de cuando mi tio hizo la mili en la marina, y me los plantó. En esa época llevar pantalones pata de elefante era directamente condenarte al ostracismo en el colegio.
    De unas cortinas me hizo un traje de fin de año (decia, mira hija, como escarlata o´hara...¨). Cuando el chandal de tactel de mi prima pasó a mi, y ya no dió más de sí, nos hizo ¡¡ bikinis¡¡, eso sí, solo la parte de abajo porque no daba la tela para la de arriba.
    La cazadora vaquera forrada de borreguito tipo western americano todavia anda por mi casa y todos los inviernos me la quiere encalomar (ya tengo 37 tacos ehh), al igual que la chaqueta de cuero con super hombreras tipo Durán Durán...

    ResponderEliminar
  30. ah, se me olvidaba, a mi hermana le hizo el uniforme del colegio en 1º de egb, y el dobladillo era directamente proporcional al largo de la falta, vamos, que la falda era doble. Llegó a 8º con la misma falda...ese uniforme era como las rayas de los arboles, cada año se bajaba un poco, y se veian las de los años anteriores..qué fuerte, y todavia me dice qeu mi hijo tiene mucha ropa...¡¡mamáaa que todavia estoy traumatizada¡¡

    ResponderEliminar
  31. y si no todo un clásico: no lo tires, déjalo para cuando vayamos al campo o para cuando pintemos la casa....que ni que la casa se pintara todas las semanas, y que al campo había que ir echa un fantoche, vamos.

    ResponderEliminar
  32. Dios mío, bea, pobrecita, estoy a punto de adoptarte o de llamar al servicio de acogida para librarte de tu dramamá. :-S

    Mi madre nunca llegó a esos extremos, aunque sí tuve que usar la ropa de mi hermana mayor y lo que se compraba para las nenas SIEMPRE era un par de tallas más grandes, o sea, que una prenda de moda un año, llegaba a mí con unos siete de retraso: los cinco que me lleva mi hermana más las dos tallas/ dos años que ella tenía que superar: y tira millas...)

    Consecuencia: Mi hijo tiene un montón de ropa, la usa toda, es (casi) toda de su talla. Pero la abuela ya le compró cuando nació ropa para 4-5 años. Ea, con un par.

    Y lo que es peor: mi hermana es IGUAL que ella y hace lo mismo con mi sobrino y con mi peque. Increíble.

    No os hablo de mis fotos de "aquellos maravillosos años" porque antes de dormir nunca veo pelis de terror o similares.

    Los divinos Locomía hicieron mucho daño a aquella generación: todavía recuerdo a mi hermana con una mítica gabardina o "guardapolvos" con los que sólo podía entrar de canto por las puertas... entre otros detalles fashion fashion.

    Pero mucho antes de eso nuestras camisetas del Banesto y del Banco Pastor de todos los colores para ir a la playa nada tenían que evidiar al look de Pancho de Verano azul jua jua jua

    No sigo, que sería el cuento de nunca acabar...
    Besos a tod@s l@s traumatizad@s: no estáis sol@s.

    ResponderEliminar
  33. yo tb usé una camiseta del Banco Pastor! jajajjaj, al leerlo de pronto la he recordado!

    Pobre Bea, lo del bikini cn los restos del chándal de táctel es....es inimaginable ¡!...yo lo hubiera perdido en el mar en el 1º baño directamente...

    Yo la ropa que ya no uso para la calle, la miro y pienso "bueno, ésto aún me lo puedo poner para estar por casa". Y luego vas a esas tiendas cn ropa tan estilosa para estar en casa..qué contraste.

    Bueno Nena, q como hay dos Beas dramateras, voy a firmarte como Beä, la de la torera marciana, para más reseñas ;)

    ResponderEliminar
  34. En mi pubertad fueron los zapatos Gorila, esos con los que parecias una paraliticada tipo Clara (de Heidi). El primer año tenia que ponerme tirantes en el dedo gordo del pie,el segundo, mis pies se convertian en garra de águila. Cuando mi mami fue teniendo nietos no dejaba de llorar,la pobre, de pura culpabilidad por los tormentos a los que nos sometió a mi hermana y a mi.Eso si, el táctel nunca,nunca.
    Pilar-casi-anonima

    ResponderEliminar
  35. Yo soy la hermana pequeña y tuve que llevar la ropa heredada de mi hermana un año mayor que yo... (y también los libros del cole a los que mi abuelo borraba las respuestas) por si eso fuera poco tormento, cuando para las fiestas del pueblo o algún acontecimiento digno de estrenar ropa (el domingo de ramos el que no estrena no tiene manos)mi madre nos compraba a mi hermana y a mi el MISMO vestido a veces se apiadaba de mi y variaba el color, así yo llevaba mi vestido ese año y el de mi hermana igual al año siguiente...
    El vestido de la comunión también lo reformó y tuve vestido para ir a misa los Domingos, y al año siguiente el de mi hermana!
    Y lo peor, lo inimaginable, una vez compró unos pantalones de pana verdes, cuando empecé a "estirarme" mi madre tejió una especie de calentadores de lana AMARILLA y se los cosió a los bajos!!!!!!! Mas majica iba yo que pa que!

    Mi venganza: Crecí y crecí hasta que le saqué una cabeza y media a mi hermana!!! jajajaja! ahora es ella quien hereda mi ropa y lo peor de todo es que le encanta!!!!

    Me encanta el blog! me parto y con los comentarios también! GRACIAS

    ResponderEliminar
  36. Una petición de tu público que tanto te quiere, Nena. Para cuando un post sobre aprovechar bien los yogures lamiéndoles la cara interna de la tapa... Es mucho pedir?

    ResponderEliminar
  37. A este último anónimo:
    Se aceptan peticiones, por supuesto, pero chupar las tapas en mi casa era: tener lengua de vaca... Prometo contarlo en un post. bss a todos y la verda es que me meo con algunos comentarios, pobrecitos! y pensé que yo era la única

    ResponderEliminar
  38. Bea, lo de tu madre es de championship!! Bikinis con el chandal de táctel??? OMG!!!

    Nena, tienes razón, la moda Acid hizo mucho daño, como Locomía, que también tenía delito, ya lo habéis dicho. Pero vamos, te pones a mirar videoclip de aquellos tiempos y entre Duran Duran, Wham y Spandau Ballet... ains, madre mía... qué estilismos...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  39. Odiaba esa manía de mi madre y ahora la tengo yo... creo que es un poco Síndrome de Diógenes, no?

    ResponderEliminar
  40. Pues yo agradezco a mi madre que me recondujera, yo era una repipi y hortera en potencia pero gracias a Dios ella:
    A/ no llevé jamas hombreras
    B/ no me dejó ponerme uno de esos flequillos estilo paragüas que tanto se llevaban
    c/a pesar de mis ruegos comulgué con un vestido hasta la rodilla y sin ningún adorno en el pelo ni en los zapatos (llevé unos merceditas que entonces odiaba y ahora me veo tan mona en las fotos)
    y un largo etcetera, así que gracias mamá por no dejarme ser una hortera

    Por otro lado mi madre tb era la reina de reciclaje y eso me lo ha pegado:
    A/ con casi todo se pueden hacer croquetas
    B/emboto verduras para que me duren más tiempo
    C/tengo disfraces de lo más originales, un amigo mío decía que salía cada año sólo para ver mi disfraz inventado
    D/ muchas veces las compras las hago en el armario de casa de mis padres recuperando ropa de hace 10 años....

    Ah y si yo tb tuve dos chandal tactel que oye el puto material ese mira que dura!! y lo combinaba con el gris que te regalaban con la leche RAM
    Dios pio SOY UNA FUTURA DRAMA MAMA

    ResponderEliminar
  41. Meriyeini: bienvenida al club de las futuras drama mamá! Eso sí, que disfraces más remonos van a llevar nuestros hijos eh?

    ResponderEliminar
  42. Yo también he sido victima de la ropa heredada: heredé de mis herman@s mayores, de mis prim@s, de hijas de vecinas... cuando en mi cole el uniforme dejó de ser obligatorio fue cuando empecé a darme cuenta de que eso de heredar ropa era un putada muy gorda (he llevado ropa MUY anticuada).
    También sufrí los modelitos que mi madre nos hacía a mi hermana, un año menor que yo, y a mi (iguales, of course). De vez en cuando se enrollaba y nos compraba ropa cuando la veia barata con la desventaja de que nos compraba la ropa igual (aunque de distinto color cuando empezamos a quejarnos en serio).
    Yo hice la comunión con un precioso vestido a cuadros azules y rosas (igualito que el de mi hermana, no podia ser de otra forma) porque de esa manera podía ponerme el vestido más veces.
    Y, si, también almaceno montones de ropa que hace siglos que no me pongo esperando a que vuelva a ponerse de moda o que vuelva a quedarme bien y además tengo prendas que me llevo poniendo más de la mitad de mi vida (tengo 31 años).
    Lo reconozco: tengo diógenes textil y es por culpa de mi madre :(
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  43. y de ahí nos viene ese Diogenes que llevamos dentro...

    Los apaños de ropa, cuantas calamidades, y hay pruebas, sólo hay que ver las fotos de la adolescencia...bueno a mi mi drama madre (tengo claro que lo es) me sigue regalando cosas tipo camisas de poliester "que duran más"

    Me gusta este sitio, así que me doy un paseo.

    Abraços

    ResponderEliminar
  44. Cuando yo estaba en 1º de EGB (año 89) ya no había demasiados niños con chandal del táctel (al menos que yo recuerde). Pero mi madre me llevaba con uno color azul cielo con algún tipo de rayas amarillas que hacían como un rombo en el pecho. Lo peor fue que el primer día de ponérmelo me caí en el recreo y me hice un roto en la rodilla. Mi madre compró un parche de un snoopy (falso!!) que hacía como que esquiaba (muy apropiado para el atuendo deportivo) y ahí me lo plantó. Se veía a tres kilómetros el maldito Snoopy. Pues eso, unido a que era pelirroja y muuy a mi pesar me llevaba con el pelo corto tipo chico "porque así es más cómodo" y completaba el modelito con zapatos negros (en eso, por lo menos no era la única de mi clase con chándal y zapatos), pues os podéis imaginar las pintas... Me sentía patito feo 100%.
    Hoy en día soy ultra adicta a Zara, H&M y demás. Tengo toneladas de ropa y rehuyo cortarme el pelo salvo catástrofe en las puntas. Son secuelas de mi infancia!!!

    ResponderEliminar
  45. En mi caso como mi hermana era rellenita y yo delgada delgada, no me reaprovechaba mucho. Los jerseys que me los tejía mi madre. Eso sí manía le tengo al rojo y al verde en los jerseys... que siempre decía que me "hacía muy buen color de cara" ¿qué?.
    Pero una tía nuestra que se fue a vivir a barcelona a veces nos mandaba las cosas más raras. Unas mayas de estampados abstractos.. unas eran blancas, amarillo canario, verde chillón y azul cielo... y las otras morado oscuro, morado claro y.... ojo... naranja butanero!!. Otros que eran como estilo camuflaje militar.. cosa rara me encantaron.
    Lo de reaprovecharse también era normal, recuerdo un vestido suyo con falda de vuelo, que cuando ya se le quedó algo viejo, lo cortó le puso una goma en la cintura y teníamos una falda larga... que yo tengo una foto monísima en que me subí la falda por encima del pecho (sí, sí) puse un cinturón elástico a la cintura, con lo que la falda, se volvió minifalda de vuelo y un jersey negro encima, que llevaba como una decoración que era una tela rara con una figura de forma rara también y que era en realidad un parche porque el jersey se había llevado un 'enganchón' xDDD.
    Tuvimos mi hermana y yo mucha suerte cuando aprendió a coser y se compraba las revistas del Burda, que ibamos con la moda un año adelantada... tenía una amiga que me decía "siempre vistes rara" y yo con orgullo le decía "esto que llevo... el año que viene ya tendrás tú ganas de llevarlo" (y así era...) ahí si que íbamos guapas las dos. Porque claro con lo que te costaba comprar una falda, al comprar la tela te daba para una camisa, una falda y un pantalón! xDDD

    ResponderEliminar
  46. Yo creo que soy la afortunada ganadora del peor acto de reciclaje de ropa...la de mis tías y mi primo, 7 años mayor que yo, y varón!!! Pero en la casa decían que nos podíamos ver unisex. Una vez mi mamá me obligó a usar un mamarracho entre overol y pantalonera que me llegaba a los tobillos con una camiseta del ligo de ck tres tallas más grandes...un marimacho (tomboy) feo era nada, y todavía me regaña por no volver a usarlo!!!
    Consecuencia:a mis 13...pasar un día sin salir, me dejó el ligue del momento y un trauma horrible

    ResponderEliminar
  47. Otro de mis prefes, aunque difícil también que quepa en a mente de un niño

    ResponderEliminar
  48. Geniales todos los consejos! especialmente me gusta mucho este. Me encanta la ironía con la que tratas los temas, y cómo nos identificamos tod@s con cada uno de ellos... me tengo reído mucho contigo, me parece una lectura fresca y muy muy divertida! Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Mi exdramasuegra, me regalo un jersey de cuello alto, gris oscuro, de lycra, bien pegadito,....hasta aquí mal, y le regalo otro igual a su marido que tiene 70 años,.... hasta aquí peor, ...me guarde el jersey y le di las gracias, cuando llegue a casa lo tire, y mi ex me explico, que no lo hiciera que su madre venia de vez en cuando y revisaba cajones y tiene mucha memoria, .... pues guarde el jersey en el primer cajón del armario, .... hasta aquí fatal, ... un saludo a mi ex y a mi exdramasuegra. Un saludo

    ResponderEliminar
  50. Estoy que me desorino toda entre el post y los comentarios. Me solidarizo sobremanera con ese pobre de la chaqueta austriaca, que yo tuve que sufrir la versión vasca del kaiku con sus borlas que te pegaban en la cara al correr. Y los calcetines y bragas de perlé, al demonio se le ocurrió semejante engendro de prenda, que luego había que sacarlos con rascador y la piel se quedaba como la carne del asado esa que va sujeta con las cuerdas. Y esos jerseys de manga mariposa, que no había manera de comer con aquello sin dejarlos embadurnados de tomate o lo que tocara ese día. Aydios...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...