miércoles, 17 de noviembre de 2010

46. Deja ya de enredar o te llevas un sopapo.

Oye mira, el típico consejo que no necesita un post para explicarse porque dudo que haya un sólo niño, por muy tonto que sea, que no lo entienda. Luego, eso sí, estaba la opción kamikaze: seguir enredando. Y yo era muy de eso.

Cuando utilizaba el consejo:
Cuando éramos niñas, yo creía que mi hermana podía volar. En serio: estaba convencida de que podía volar. Sí, yo era imaginativa y poco despierta. ¿Mi teoría? Mi hermana es cuatro años más pequeña que yo, por lo tanto, más bajita, por lo tanto, si saltábamos desde una mesa, ella llegaba más tarde al suelo, por lo tanto, si le ponía unos cojines debajo de los brazos y le hacía agitarlos, mi hermana volaría, por lo tanto, queda confirmado que yo muy despierta no era y mi hermana no volaba.
Lejos de pensar que mi teoría sobre la hermana bajita voladora no era cierta, la subía encima la mesa, la empujaba con fuerza, y luego le pegaba por no mover los cojines con suficiente esfuerzo:
- ¡Pero agita más los brazos! ¡Que pareces tonta! Anda que si yo pudiera volar, iba a desaprovechar la oportunidad, pero no puedo porque soy más alta que tú y llego antes al suelo. ¿Lo entiendes? Así que te subes otra vez, y le das bien fuerte, o te voy a dar yo más fuerte.
Lo dije justo a tiempo para que lo oyera mi madre que entró en estampida al cuarto.
- Nena, lo tuyo no tiene nombre. Pero qué volar, ni qué volar. Yo sí que te voy a hacer volar a ti, pero de un sopapo. Y deja a tu hermana en paz, que no haces más que enredar. Trae aquí tu mano.
Quien dice trae, dice que mi madre la cogió por si misma, es decir me enganchó de la muñeca de un tirón y puso su mano al lado de la mía.
- ¿Qué mano es más grande nena?
- La tuya- yo sabía que estaba al borde del precipicio.
- ¿Estás segura? Compruébalo bien, asegúrate.- yo le miraba con cara de alucinada pensando "Esto tiene trampa, tiene trampa seguro".
- La tuya es más grande- dije con miedo.
- Y si mi mano es más grande, ¿cuál crees que dará sopapos más grandes? ¿La tuya o la mía?- "Aquí va a haber sopapo seguro", pensé "esa es la trampa".
- La tuya...- dije apartándome un poco.
- Pues como te vea pegarle una torta más a tu hermana, te voy a demostrar que mis leyes físicas sí que son de verdad, y no las tonterías que te andas imaginando. ¿Estamos? Así que deja ya de enredar, nena, o te llevas un sopapo.

Consecuencias del consejo:
La física me parece una mierda.
Mi hermana casi me saca los ojos cuando le explicaron en clase la ley de la gravedad.
Mi madre vivía con miedo constante y me decía cosas como: "Nena, ¿tú sabes que todas las personas se queman con el fuego por igual no?, o "Las personas no rebotan", o el mítico "Todos, nena, y cuando digo todos es todos, necesitamos oxígeno tooodddooo el rato ¿lo entiendes". Esto provocó cierta sensación en mí de que me tomaba por bastante imbécil, con razón eso sí, pero imbécil.
Terror. ¿Sabéis lo qué es peor que un sopapo? La amenaza del sopapo que nunca llega.

Excepciones para utilizarlo:
Bueno... Tengo que admitir y, lo siento futuros hijos míos, que la palabra sopapo.... ¡ME VUELVE LOCA!  ¿Pero habéis oído como suena? Prometo utilizarla con contención, pero así, como consejo, más os vale no enredar.

20 comentarios:

  1. Holaaaa. Cuando estábamos en la calle y yo andaba enredando, me decían "recuérdame que te pegue cuando lleguemos a casa"... Jajajaja, Sí, hombre, que te lo iba a recordar yo...

    ResponderEliminar
  2. jaja lo comparto esa amenaza si q te hace pensar las cosas dos veces

    ResponderEliminar
  3. jajajaja me acuerdo de eso, el sopapo a largo plazo!

    ResponderEliminar
  4. Con que volar eh???????? Yo lo intenté.... y me dejé los dientes en el suelo de marmol. No me dieron el sopapo, con comer sopa con pajitas durante semanas aprendí la lección... Y si, la amenaza es lo peor... O esa mano levantada que nunca cae...

    ResponderEliminar
  5. "TE VOY A METER UNA QUE TE MANDO A LA LUNA DE VALENCIA, FÍJATE LO QUE TE DIGO, ASIQ ÁNDATE CON CUIDADO". PALABRA DE MI MADRE.

    Beä.

    ResponderEliminar
  6. Las dos de mi madre:

    "Te voy a dar un tortazo que te vas a creer que han chocado dos mundos..."

    "Te voy a dar una que nos va poder ni llorar".

    La verdad es que amenazando tenía mucha imaginación.

    Nena, como siempre GENIAL.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja las madres de españa y su increíble imaginación, buenísimas!

    ResponderEliminar
  8. Juas, juas, juas, que bueno.
    Cada vez que le digo a mi hija:Te voy a dar una galleta, me responde:pero ¿de las de comer o de las otras?....y ya ha pasado a ser una broma.Le impresiona más si la amenazo con no ver a "Bob Esponja".

    ResponderEliminar
  9. jajajaja pseudosociologa igualito que yo, que amenazo a los mios con darles una torta si no paran de enredar y me preguntan que si es de comer o de las otras y se mondan de risa.
    Definitivamente mi madre tenia mas autoridad que yo. Regañarles y reirme a la vez resta seriedad a la amenaza!!!

    ResponderEliminar
  10. "Se está rifando un sopapo y tienes todas las papeletas..... ¡¡¡TODAS!!!"
    Y yo se lo digo a mi hija, no puedo resistirme. También me chifla la palabra SOPAPO.

    ResponderEliminar
  11. ¿Y lo de "te voy a dar detrás pa que vayas palante"?

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente, la amenaza que nunca llega, esa incertidumbre de cuando y con cuanta intensidad creo que es común para todos, jajaja ¡Qué sabias son las madres!! Mi padre que jamás llegó a cumplir su amenaza, me acojonaba cuando se agachaba para quitarse la zapatilla (que nunca llegaba a tocar). Yo salía echando leches y me portaba como la seda.... ¡Enhorabuena de nuevo por el blog desde Tenerife! Espero que permitas que siga leyendo tu blog alguien a quien le gustan las regaliz rojas (y no las negras....) :-)

    ResponderEliminar
  13. No entiendo como he podido vivir sin este blog

    ResponderEliminar
  14. Por ahí se está rifando un sopapo...
    La frase después pasó para los nietos pero el caso es que el sopapo nunca llegó. Ella era incapaz de levantarnos la mano. Amenazaba pero no pasaba de ahí.

    ResponderEliminar
  15. ¡Jajajajajajaja! ¡Que bueno!... creo que hoy los méritos se los lleva tu hermana y no tu madre.... ¿como aguantó viva la pobre, estando a tu lado?

    ResponderEliminar
  16. Bufff mil y una amenazas he recibido yo así! Pero las mejores eran cuando mi madre venía con la zapatilla a darme! jaja

    ResponderEliminar
  17. Para mi suerte, el sopapo no se estilaba en casa; pero, Nena, tu madre, genial como siempre!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. me meo!!! yo le diría a tu madre que escribiera un blog de la drama hija porque lo de enseñar volar a tu hermana es tremendo ja ja, y me huelo que hay muchas mas
    me he reido un monton montón

    ResponderEliminar
  19. tu madre es brutal! y tú no te quedas corta, pero lo mejor de todo es que me parto con todos tus posts (me los estoy leyendo de un tirón) y mi abuela y mi madre utilizaban TODAS las expresiones.

    saludos, teresa.

    ResponderEliminar
  20. ¡Te voy a dar un tortazo que vas a salir del país sin hacerte el pasaporte!

    ¡Te voy a dar una que vas a pedir otra para equilibrar!

    ¡Te voy a dar un cholazo (el zapatillazo canario) que vas a pedir hielo para sentarte encima!

    Calíope.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...