jueves, 11 de noviembre de 2010

45. Es por tu bien, nena.

En mi casa no había tele cuando era pequeña. Bueno, miento, había una en blanco y negro pequeña, pequeña, que según mi madre sólo funcionaba de vez en cuando. El cuando era justo a las 3 y a las 9: a la hora del parte. El caso es que crecí sin tele. A mi madre la tele le parecía una absoluta y rotunda pérdida de tiempo para los niños:
-Ni te abriga, ni te alimenta, ni hace que estudies. ¿Para qué perder el tiempo con ella? No sirve para nada, nena. Abre un libro, corre. Que en los libros siempre dan aventuras buenas y además te las imaginas como tú quieras, que es mucho mejor. En la tele todo es muy aburrido y en dos colores. Además hace tontos a los niños y yo para mí, quiero una niña listísima.
- Pero mamá, todo el mundo tiene tele. Y la tele de Martita lo da todo a colores.
- A mí lo que haga todo el mundo me da igual. Yo no pienso dejar que mis hijas vean los sinsentidos que dan por la tele, que cada vez esta peor, y tú eres muy influenciable, que digo "Jesús" y tú estornudas. Y si quieres colores, miras por la ventana, que hay muchos. Hazme caso que es por tu bien, nena.

Consecuencias del consejo:
Te conviertes en una niña fuera de tu tiempo.

Yo no echaba de menos la tele porque es imposible echar de menos algo a lo que no estás acostumbrada. Tú vives pensando que todas las familias son como la tuya, y que las mejores aventuras las dan en los libros. Pero creces, te relacionas y en el patio juegan a un juego que se llama V y todas las niñas quieren ser Elisabeth la niña de las estrellas, y todos los niños quieren ser Donovan, y como tu aislamiento te hace débil acabas siendo Diana (pronunciado Daiana). Que realmente no te importa, porque no tienes ni jodida idea de quién es la tal Daiana porque estás terriblemente concentrada en adivinar porqué ahora todos los niños juegan a comerse ratones. El caso es que te mueves por el patio con cara de "¿Nos hemos vuelto locos niños? ¿Qué ha pasado con el apasionante Escondite o el siempre sorprendente Bote-bote? ¿O ese relajado y contructivo juego llamado El burro?".
- Los niños se van a la cama con Casimiro. Tú piensas que por qué Casimiro no tiene nunca tiempo de pasar por tu casa para llevarte a dormir, que seguro que es más agradable el señor Casimiro que tu madre a grito pelado gritando que apagues ya la luz si no quieres enterarte de lo qué significa estar cerca de la muerte en un plis plas.
- Los niños gritan "el de Tulipán" cada vez que ven un helicóptero. Tu sonríes y haces como saludas al señor ese de Tulipán al que tampoco tienes el placer de conocer.
- La gente pide, para reyes, Botibotas, tú por si acaso también. Total, te van a traer un puzzle...
- Pero lo que más me sorprendió fue el fenómeno del fútbol. Estaba pasando la tarde en casa de Martita cuando su hermano Juan empezó a llorar porque su equipo de fútbol había perdido. Oye, se abrió el mundo ante mis ojos: ¿El fútbol no era sólo un juego del recreo? ¿Qué nivel tenía el futbol frente a mi amado Escondite para que Juan llorara por perder? ¿Daban también El Escondite por la tele?

Llegué a casa y formulé exactamente esas preguntas a mis padres. Conmocionados, me regalaron una tele en color. Bueno, quien dice me regalaron, dice compraron una para el salón. Bueno en realidad, utilizaron todas las pagas que yo había recogido en la primera comunión y que se supone que eran para estudiar una carrera y compraron la tele.
- Nena, es por tu bien. Dudo mucho que llegues a la universidad si seguimos por este camino.

Excepciones para utilizarlo:
La frase es una mierda y no tener tele de pequeña más. ¿Sabes la típica conversación en el curro en la que alguien dice "Os acordáis de aquella canción de Barrio Sésamo..."? Pues yo no me acuerdo, nunca. Así que futuros hijos míos, ésta nos la vamos a saltar. Y damos por hecho que todo lo que yo haga por vosotros será por vuestro bien. Para eso habéis salido de mis entrañas o de un larguísimo y carísimo proceso de adopción, que es aún peor.

24 comentarios:

  1. ¡Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado! Ya soy seguidora de él :)

    No obstante decir que no todos los procesos de adopción son carísimos, existe la adopción nacional que es gratuita ;)

    ResponderEliminar
  2. Ves??? es que no tengo materia de madre!

    ResponderEliminar
  3. Que no tienes materia de madre??? Este blog es material imprescindible para cualquier futura madre, sobre todo por la salud mental de los hijos...
    Y con lo de la tele, estoy de acuerdo contigo, no tenerla es una mierda. Pero tenerla y que no te dejen verla es casi igual de malo. Un ejemplo: La primera vez que pusieron Alien por la tele, mi madre no me dejaba verla, pero como no quería estar sola en mi habitación me dejó quedarme con ella en el salón. Solución para no ver la película? Me tuve que poner de espaldas a la tele, así que escuché la peli entera, pero no la ví. Y hasta el día de hoy, sigo sin verla, ya por pura manía...
    Saludos y como siempre, me parto de la risa!!!

    ResponderEliminar
  4. Drew:
    Nunca había oído esa táctica ¿De espaldas a la tele? Tu madre vale su peso en oro!

    ResponderEliminar
  5. Yo no tuve tele hasta los 6 años o así. Pero mi madre no me dejaba ver ni V, ni Grease (que la echaban todos los años en Tele5 en los años 80-90), ni todas esas cosas de mayores que veían mis amigos. A mí me daba rabia pero luego de mayor vi Grease y me horroricé de la caca tan grande que era. Así que no me importó tanto no haberla visto antes xD

    Cat (nacida en 1981)

    ResponderEliminar
  6. Hola!!!!! me encanta tu blog.
    Me estoy reconciliando con mi infancia...No soy la única que tenía una madre rara......
    Lo peor de la Tv era cuando salían los dos rombos en la esquina superior derecha de la pantalla.....¡ A la cama!!!! eso no lo podéis ver....
    Lo peor es que mi madre me echa una mano con mi peke...y repite algunos de esos comentarios...En esos momentos se me llevan los demonios, pq destapa la caja de los truenos...

    ResponderEliminar
  7. Uyyy los rombos... que mosqueo pillaba cuando me mandaban para la cama!!!
    Y entre el televisor en blanco y negro y el de color había un paso intermedio, que era ponerle delante de la pantalla una especie de plástico de colores... recuerdo las pelis de indios en modo arcoiris.

    ResponderEliminar
  8. Ains, nena, me pongo nostálgica cada vez que te leo! Yo era de las que jugaba a V en el patio del colegio. ¡Peor! Jugaba a recrear el vídeoclip de Thriller; ya te imaginas quién era yo, ¿verdad? próximamente escribiré sobre esto: los juegos de mi infancia, así que me ha venido súper bien tu post, porque hay cosas a las que yo también jugaba, de las que comentas, y había olvidado.

    Drew, lo de ponerse de espaldas a la tele me ha parecido súper "járcor"!!! No veas tu madre!

    A mi también me mandaban a la cama al salir los dos rombos.

    Y a Cat quería decirle que la gracia de ver Grease de adulta es que te trae los recuerdos de la primera vez que la viste. Si la ves de mayor, así sin más, no tiene mucho sentido. Es como ver Los Goonies ahora. Tengo una amiga un par de años menor que yo que nunca vio Los Goonies. Pretende verla ahora, y estoy intentado quitarle la idea de la cabeza, porque no va a verle sentido ninguno.

    Besos a todas y feliz finde!

    ResponderEliminar
  9. Ya sé que me vais a correr a gorrazos, pero esta vez estoy de acuerdo con tu madre. En los libros siempre dan mejores aventuras que en la tele, y a tí no te veo yo muy traumatizada por no haber visto V, que menudo bodrio.

    Drew, lo de tu madre, pá nota...

    Los rombos, daban rabia, pero mucho peor era cuando los protas de cualquier peli, se daban un inocente piquito, y mi madre daba dos palmadas, y decía "niñosssss, a la cama". ¡AGGGGGGG!.

    Alba Arroyo, tienes razón, la adopción nacional es gratuita, pero ¿cuántos años hay que esperar?
    En mi caso tuve que elegir entre quedarme sin vacaciones muchos años, no cambiar el coche que es ya una pieza de museo, alegando que se lleva lo "vintage", vestir con la ropa de hace mil años (otra vez el maldito vintage), o que mi hijo me llamase abuela en vez de mamá. Opté por que no me llamen abuela antes de tiempo.

    Besos guapas.

    ResponderEliminar
  10. pUES EN MI CASA SIEMPRE HA HABIDO TELE DESDE QUE TENGO USO DE RAZÓN CLARO.
    A MI LO QUE ME HACE MÁS GRACIA ES ESTOS PADRES DE HOY EN DIA ( Y DE ANTES TAMBIÉN) QUE CAMBIAN DE CANAL EN LAS ESCENAS DE SEXO Y LO DEJAN SI MATAN A ALGUIEN... A MI QUE ME LO EXPLIQUEN...NO ES MEJOR HACER EL AMOR QUE LA GUERRA??? ASI ESTÁ EL PLANETA DE GUERRA EN GUERRA Y TIRO POR QUE ME TOCA...Y A BUSCAR ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA! ALE!

    ResponderEliminar
  11. Yo nunca había visto Los Goonies hasta hace un mes o así que la pusieron por la TV. Me pareció chulísima y muy recomendable a todos los críos que en vez de estar buscando aventuras por la calle están pegados a una videoconsola...
    Cris.

    ResponderEliminar
  12. Voy a aclarar antes de nada que mi madre no es tan dura, es que me conocía muy bien y sabía que como la viera no iba a dormir en un mes... Y sobre todo, que a la media hora me iba a quedar dormida en el sofá de todas formas. En su defensa también diré que me iba contando cosas de la peli y me hizo un dibujo muy gracioso del Alien en un papel.
    En cuanto a los Goonies, yo no la ví hasta hace unos 2 años y bueno, me gustó, pero tampoco me pareció para tanto (mis amigos decían que no había tenido infancia por no verla). Yo más bien fui fanática de La Historia Interminable, En busca del Valle Encantado y sobre todo... Robin Hood, esa si que molaba!

    ResponderEliminar
  13. ostras yo pensaba que en casa se veía poco la tele... pero veo que era una privilegiada :-)

    recuerdo heidi, marco, mazinger z, comandoG... esos eran del sábado por la tarde antes de la peli... el domingo echaban pipi pero no la podíamos ver porque coincidia con el automobilismo... anda que no he visto yo coches dar vueltas en la tele antes de que se pusiera de moda ver la F1...

    Los dias entre semana, no recuerdo qué hacían antes de casimiro, pero supongo que deberíamos ver algun episodio (solo 1, no como ahora...) y el pobre bicho nos marcaba la hora de la cama , eso si SUPER INFLEXIBLE... en el cole veían los hombres de harrelson y kunta kinte, pero mi madre decía que esas no eran horas de ver la tele ni programas para ver los niños (reconozco que tenía razón...)

    supongo que lo dificil es encontrar el equilibrio... pero es tan dificil...

    besos

    ResponderEliminar
  14. Respondiendo a MªJosé: Puedo decir que mi familia y yo esperamos alrededor de 3 años para una adopción nacional, tiempo que se equipara actualmente la adopción internacional en países como Etiopía o China.

    ResponderEliminar
  15. Me he sentido un poco identificada contigo :) A mí sí que me dejaban ver la tele aunque cuando dejaba de interesarme pasaba de ella. Sin embargo, a la cama siempre me iba prontito y V nunca supe lo que era, ni Sensación de Vivir a los 11 años (que me sentía una marciana en el cole porque no sabía de qué hablaban). De mayor me hice "teleadicta" pero como mi marido detesta la caja tonta me he desenganchado un poco ;D

    Y por cierto, este blog es un pozo de sabiduría popular y sino fíjate en la de hijas/madres que secundamos los consejos de tu madre que, aunque estrafalarios, nos los han dado a todas/os :)

    ResponderEliminar
  16. Pobre, ella lo hacía por tu bien pero te ha privado de las mejores conversaciones, las de "¿te acuerdas de la voz de yonki de Casimiro?" y similares :^). Yo veía poquito la tele, pero por inclinación propia más que porque me lo impidieran.

    ResponderEliminar
  17. Cuando yo era muy pequeña y me mandaban a dormir, me volvía a bajar de la cama, me deslizaba sigilosamente por el pasillo y asomaba 1/4 de mi cabeza (procurando que en ese cuarto hubiera un ojo y una oreja) por el umbral de la puerta del salón. Era todo un riesgo pues mi padre estaba sentado al lado. "Beatriz!..vete para la cama!"..."jooo..".

    Después nos mudamos de ciudad y conviví con mis primos unos años. Qué recuerdos tan gratos guardo de todas las series que juntos vimos en TV: fuímos fans de "Falcon Crest" y "Los Ricos también lloran", con la Verónica no se qué. "Candy CAndy", "Heidi" y la Sñta. Rottenmeyer, "David el Gnomo", "Dragones y MAzmorras", "Barrio Sésamo", "LA bola de cristal", "Cajón Desastre", "V", "La superAbuela" y sus superoídos, "LOs Fraggel", "Los Goonies"...
    Hasta llegamos a ver "El Resplandor", con 6-7 años, claro que, así quedamos traumatizados. Durante años no me atrevía a entrar en un baño cuya puerta estuviera cerrada, por si dentro me encntraba a la vieja. A día de hoy no puedo ver la cortina de la ducha corrida por si detrás está la vieja descuartizada. Cuando salgo a oscuras al pasillo, temo que al encender la luz, allí estén las gemelas. Hay cosas que no deben verse a esas edades.

    Nenina, hiciste de "Diana-Dayana" pero con ello estabas trabajándote la integración y pertenencia al grupo. En el fondo solo seguías instrucciones de tu madre: "nena, no te separes del grupo".

    Un besote, guapa!.

    BeÄ.

    ResponderEliminar
  18. Yo ponía a mi nena de espaldas a la tele, bueno pero sólo cuando aún cabía en el cochecito y lo ponía en la sala conmigo para que no estuviera sola en su habitación, y le ponia un pañal por detrás por si se le ocurría asomarse. Es que era muy pequeña para ver ciertas cosas.
    Después cuando tenía unos seis años me comentó que una amiguita veía una serie de humor, era española y no recuerdo como se llamaba, el caso es que me senté con ella a verla y... fue la única vez que la vio, aquello era humor verde, al menos a mi me lo pareció.
    Pero en general le dejaba ver la tele, unas dos horas, no más, intenté que le tomara gusto a la lectura y que se dedicara a otros juegos. La tele está bien, pero lo justo. Ahora con la programación que hay creo que sí se la prohibiría por completo, no sea que me salga la niña con: no quiero comerme el pollo, c....
    Y respecto a la frase "es por tu bien" hay que recordar que el infierno está lleno de buenas intenciones.

    ResponderEliminar
  19. jajajaja ahora entiendo porque siendo tan espabilada para unas cosas escogías ser Diana...siempre pensé que era por lo de tu pelo y la personalidad...eso lo pensaba ya de mayor.

    ResponderEliminar
  20. Lo mío fue al revés, de pequeña vi, mucho la tele, ahora se pasan los días sin ver la caja tonta…eso sí, en casa hay libertad para el que quiera verla, lo haga.
    Un beso guapísima.

    ResponderEliminar
  21. Al igual que Alba, es mi primera lectura de tu blog (gracias al blog de Amaya "diario de una mama pediatra") y he de decir que ha sido un descubrimiento maravilloso. Solo he leído tres entradas y me ha encantado. Felicidades!!! y nos veremos por aqui...

    ResponderEliminar
  22. Yo tampoco entendía cuando jugaban a V en el patio, ni vi nunca Candy Candy; tampoco conseguí ver nunca el increíble hulk. Mis compañeras de clase me miraban con pena, claro. Pero tampoco mis padres me prohibían ver la tele... Misterio. Creo que lo hacía a base de planes alternativos.

    Las madres lo hacen lo mejor que pueden; nosotras meteremos la pata en otras cosas, y seguro que en unos años hay alguien escribiendo "Comoserunadramamama/dramapapa"...

    El blog es guay. Tu madre es una mujer de carácter :D

    ResponderEliminar
  23. Jajaja!! Me parto!!! eres buenísima!!! yo sí tenía tele, pero cuando llegaron las cadenas que daban dibujos "guays" que todo el mundo veía, mis padres se negaron a adaptar la antena, y solo veíamos la 1 y la 2... todos hablaban de Oliver y Benji, de Julia, de Juana y Sergio, Caballeros del Zodiaco, Sensación de vivir... y yo no sabía ni de lo que estaban hablando... todavía hoy me persiguen estas series, todos mis compañeros de trabajo las han visto, y yo sigo sin saber de lo que hablan. Jajaja!!! Me alegras el día. Gracias!!

    ResponderEliminar
  24. Primero decirte que me encanta tu blog. Desde el primer momento que recalé aquí me he vuelto adicta a él.Me río a carcajadas y con muchas cosas me siento identificada. Asi que gracias por compartir estas experiencias con nosotras/os. :)

    En relación al tema TV no coincido contigo. En mi casa siempre ha habido tele, aunque sí controlaban lo que veíamos, y solían verlo con nosotros antes, para dar el "visto bueno".
    Y aunque es cierto que donde esté un libro que se quite la tv, algunas series y películas de aquella época son memorables. No creo que tele y libros sean excluyentes, al menos para mí nunca lo han sido.
    Si un día tengo hijos no voy a negarles la tele por defecto. No creo en eso, y tampoco en las generalizaciones del tipo, "que malos son los dibujos violentos". Pues depende de la edad y del niño. Para eso estamos los padres, para vigilar y estar atentos.

    Yo no he salido tan mal después de todo...algo friki, sí, pero no tan mala. Jejejjejejejej

    Drew: a mí tampoco me dejaron ver Alien, y fue peor el remedio que la enfermedad- la escuché tras la puerta y me la imaginé...conclusión...le tuve pánico hasta que la vi a los 16 años, y vi que no eran tan horrible como la había imaginado. Jejejejejej

    xiqueta: yo también recuerdo la llegada de las cadenas de pago, y el trastear la antena para ver los dibujos entre pizquitos y rayas de colores. :)
    En mi caso lo conseguí. :)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...