martes, 24 de enero de 2012

96. Es que vas sin mirar, nena.

El rincón de los libros olvidados
Que levante la mano quien no haya oído esto en su infancia. ¡Venga ya! Bajad esas manos, mentirosos. Todo el mundo ha oído esto. Pero lo peor no es oírlo, no. Lo peor es el momento en que te lo decían. Justo después de haberte metido una leche. Y, normalmente, acompañado de un ¿pero no lo has visto?

De verdad. Esta frase debería desaparecer del lenguaje. ¿En serio que si alguien lo hubiera visto se hubiera empotrado contra ese radiador? Pues claro que no lo has visto. ¡Coño! Que estás sangrando y sangrar a propósito, pues nunca entra dentro de tus planes.


Cuándo lo utiliza:
Pues eso, siempre después de un golpe. El otro día mismamente: el 31 de diciembre de 2011 a las 9 de la noche. Temperatura exterior menos 2 grados, humedad al 80%, bancos de niebla intermitentes. Hemisferio norte. Meridiano de Greenwich.

La escena va así: el coche familiar, que tiene el mismo volumen que cuatro como el mío y era la tercera vez que lo conducía yo. Primera desaparcando.
Dentro de él: mi hermana, mi novio, y yo al volante.
Fuera: mi madre, mi prima, su hijo bebé, y mi tía, todos dirigiendo la operación.
Lo sé, aquel plan fallaba desde la base. La calle cortada a la derecha por la San Silvestre, y yo teniendo que dar la vuelta en una calle de pueblo con pivotes a los lados de la acera. Vamos, que era una misión para Fernando Alonso. Y, eso, si el tío es pacientoso con las críticas.
Mi tía en zapatillas de casa negociando con un policía municipal para que nos dejara pasar porque no llegábamos a la cena de nochevieja. Mi madre gritando: “Derechaaa, izquierdaaa, tuerce, tuerce, tuerce, yaaaaa”. Que el sargento de hierro al su lado, una nenaza. Mi prima con el niño en brazos animándome con la mirada. Dentro del coche también oía: “Izquierdaaa, derechaaa, tuerce, tuerce, tuerce”. Pero nunca a la vez que las órdenes exteriores.

Y se precipitan los acontecimientos: el municipal insolidario diciendo que no me dejaba pasar (que ya nos veremos las caras, bonito, al tiempo). Mi tía corriendo y gritando por la calle. Yo pensando: aún tenemos que ir a urgencias con ella y a ver quién sale de esta calle a toda leche. Mi madre con un movimiento corporal tipo biodanza pero biodanza de la muerte. Y yo sudando en un pueblo que no pasa de 10 grados en agosto. Y entonces sí, con el coche cruzado en mitad de la calle, llega el artista invitado: el gilipollas de la bocina que no ve que la calle está cortada 20 metros más adelante. Y ahí, sí, yo ya pierdo los nervios y las distancias, y le meto con los bajos del coche a un escalón. Pequeña concreción: a la parte de debajo de los bajos, es decir, al protector. Lo raspo ligeramente. Se hace un silencio sepulcral en el interior del coche, rollo funeral, vamos. Mi prima protege al bebé y oigo un grito desde fuera, desde fuera, o desde las mismas entrañas de la tierra:

- ¿¿¿¿¿¿¡¡¡¡¡Pero es que no lo has vistooooo????!!!!!? Es que vas sin mirar, vas sin mirar. Te he dicho izquierda. Clarísimo lo he dicho.

Y apunto estaba de empotrar el coche a propósito mientras le gritaba a mi hermana que no sé qué me decía de cómo salir de allí, cuándo me acordé de una imagen de mi padre: hace muchos años, en mitad de una carretera mal iluminada arrastrando hacia la cuneta el contenedor contra el que nos habíamos chocado, mientras gritaba: “¿¿¡¡Pero tú crees que si lo hubiera visto me empotro en él??!! ¿En qué cabeza cabe? ¡Por supuesto que no lo he visto! ¡Verlo implica intentar esquivarlo!”. Y mi padre nunca gritaba, ni decía tacos, y creo que le vi perder los papeles 3 veces en su vida, contando el “momento contenedor”. Y me entró una tristeza tan grande, que se pasaron las ganas de empotrar nada.

Consecuencias de la frase:
Entre la tristeza, el cabreo, la tensión y probablemente el sudor en las manos, al aparcar en casa de mi tío le di al coche de atrás. Eso sí, nadie dijo ni mu. Le di las llaves a mi hermana y le dije:
- Todo tuyo. ¿Dónde esta el vino?

Excepciones para utilizarlo:
Ninguna. Tengo bien claro que el golpe que te das es más que suficiente, aún con más motivo, si sangras. Y también que, con toda la adrenalina que tienes en un momento así, lo peor que alguien puede decirte es: ¿es que no lo has visto? Pues claro que no, verlo implica intentar esquivarlo…

45 comentarios:

  1. Mamá (así se llama mi progenitora familiarmente), tiene un lema: "Cuando haga plas, es que ya no puedes dar más patrás". Nunca le falla, Nena, guíate por éso y si das puedes hacer un Farruquito y sentirte como una ninja.

    ResponderEliminar
  2. Ánimo preciosa :)
    Sólo mucho ánimo, porque sigue contigo, en tu corazón y en cada recuerdo, y lo importante es que las personas que queremos nunca se van muy lejos :******

    Mi madre tb me lo dice... Y mi padre, y mi novio y... Hasta mi compañera de trabajo, y yo les miro así, como torcido, porque me dan ganas de decirles, no, de decirles no, de gritarles "¿te crees que si lo hubiera visto me lo hubiera tragado/me habría dado/me habría quemado?", justito justito como tu padre.

    ResponderEliminar
  3. Mujeeeeeeeeeeeeer, si es que la frase es por descargar tensiones, comprende a tu pobre madre!! Con tanto estrés "Izquierda, derecha, noooo, gira, gira, giraaaaaa, ahora enderezaaaaa, frenaaaaa" pues es que una se pone tensa! Que le vamos a hacer. Al menos se quedó a gusto y tu recuerda que la próxima vez conduzca tu hermana el maxicoche familiar. O tu novio, que si se da un golpe seguro que nadie le dice nada, o a lo sumo un "Ufff, nada tranquilo, si es que estaba fatal para girar! No te preocupes que no le ha pasado nada".

    Sabes que te nombran en la revista de Ana Rosa no??

    ResponderEliminar
  4. Hola nena, a mí me dicen a diario, es que soy torpe por naturaleza, si hay un hueco allá que voy ya sea con el tobillo o con las ruedas del coche... no tengo arreglo, chocar no he chocado nunca el coche, pero caerme, tropezarme, y golpearme yo solita muchas... Tengo una amiga que dice que solamente a mi me pasan esas cosas raras que a mí me pasan y mi madre siempre preocupadísima como una buena drama mamá que es... creo que tu mamá y la mía están clonadas. Besitos y ánimo...

    ResponderEliminar
  5. La primera vez que conduje el coche de mi padre también fue la última. En el interior el aforo completo (amiga, padre, madre, abuela y servidora deseando estrenar la L y el carnet de conducir) cerca de allí un semáforo en ámbar que nunca vi, aún suena la voz de mi padre en mi cabeza, Es que no lo has visto????
    Pues el otro día bajando una rampa del parking mi marido no tomó bien una curva y directamente rajó la rueda contra un bordillo, me sorprendí a mí misma haciendo la puñetera preguntica...

    ResponderEliminar
  6. Opiniones incorrectas:
    Si a la que hay que guiar es a mi madre...

    Allyenna:
    No, nena, que tú te quemas por gusto

    Naiara:
    ´Descargar tensión?!!!! Eso solo te tensa más.

    Anónimo:
    Pues ánimo ocn la torpeza, y con la drama mamá ;)

    Yolandica
    Expulsa esa frase de ti! yo soy tu marido y te enteras ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sieeeento!!!!...pero dejando salir a la "drama mamá" que llevo dentro.... yo soy más de decirle a mis niños (aún cuando sangran, debo reconocerlo) :" claro!! si es que vais cómo locos!"...vale vale....estoy trabajando en ello, y con tu ayuda quizá consiga desterrar algún día a mi"dramamamá"...

      Me alegra que sigas con los post, no lo dejes.

      Eliminar
  7. Yo salí de una tienda y ploffff me di contra el cristal que rebote y todo hacia atrás, mareada del golpe que me acababa de dar y la vergüenza salí disparada del local y mi costillo muy fino (en plan burro vamos)¿Es que no lo has visto? lo mire y no le dije nada...para que. Pero vamos si las miradas matasen...

    ResponderEliminar
  8. Dar marcha atrás con el coche en la plaza mayor de tu pueblo y partir el mierda-arbolito que acaba de plantar el ayuntamiento no tiene precio... bueno sí, sí lo tiene, le pasaron la factura a mi madre, que para eso es un pueblo y todos saben donde vivo :P

    ResponderEliminar
  9. Una vez me trague un pivote de esos de hierro que ponen para que no pasen los coches en días de fiesta, solo que ese día no era fiesta y no lo habían bajado, estaba lloviendo, y para colmo de males no estaba pintado y era del mismo color que los adoquines del suelo, vamos una fiesta !! menos mal que no había nadie conmigo para decirme la frasecita en cuestión. Le eche valor al asunto, y el ayuntamiento pago el arreglo de mi coche hasta el último céntimo!! bueno, de mi coche, y de unos cuantos mas que se habían dado con el mismo pivote , que por cierto paso a mejor vida, cuando un camión se lo llevo por delante !!

    ResponderEliminar
  10. pues yo no sé conducir... pero llevarme las cosas puestas!!!! de eso sé un rato. Con decirte que desgasto los relojes de tanto que me choco con las paredes... mi marido me dice (cuando me llevo algo puesto...) que si sé para qué vienen los ojos... un romántico vamos. Cuando quedemos recuerdame que te cuente la historia de la foto del dni de argentina... no tiene precio.

    ResponderEliminar
  11. Cómo me molestan esas preguntas retóricas (por no llamarlas absurdas). Como cuando te caes y te preguntan "¿Te has caído?" (No, me he tumbado un rato a descansar) o, según vas entrando por la puerta "¿Has llegado?" (No, soy un holograma de mí misma). Hay como una tendencia irrefrenable a preguntar lo evidente. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta tu blog, me rio mucho con el, me siento identificada, es genial y lo he conocido hace poquisimo y se que hace poquisimo tambien has pasado un momento horrible y solo quiero que sepas que te entiendo, que es normal esa tristeza y que mientras sigan esos recuerdos aunque te entristezcan seguira contigo y eso te dara fuerzas para continuar.
    El consejo... pues si lo he tenido que oir mucho (y no necesariamente conduciendo que aun no conduzco) y mi madre tambien es una drama-mama aunque no lo reconozca y esta malilla y le leo tu blog y se rie mucho asi que sin duda seguire por aqui. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Esta vez si que me ha encantado tu consejo, no el de tu mamadrama, el tuyo.
    Despues de que todo el mundo intenta volverte loca, cuando ya parece que lo han conseguido, solo se puede hacer una cosa... buscar la ayuda de tu hermano y preguntar:
    - ¿Donde está el vino?

    ResponderEliminar
  14. Lo mejor, la pregunta del vino, vamos un ¿por dónde íbamos? y a seguir, que es de lo que se trata.
    Un abrazo en estos momentos.

    ResponderEliminar
  15. En mi caso he de decir que es mi padre el insoportable y si frase es "vamos vamos y vamos no me puedo explicar como no lo has visto..." y le encanta diriguir mientras mi hermana y yo aparcamos, pero en lugar de derecha izquierda el es más de "dale pa´lla y luego un poquito pa´ca y te queda perfecto" que le vamos a hacer, es un seños que nunca se confunde al volante ;)
    Un bsaz y mucho mucho ánimo con todo!!!

    ResponderEliminar
  16. Bueno, pues no seguirás el consejo de tu drama-mamá, pero sí el de tu no-drama-papá!

    ResponderEliminar
  17. Bueno hace poco que te leo pero es que me meoooo. Es que con tu tia en zapatillas me tronchaba y la historia de tu padre buenísima.

    ResponderEliminar
  18. A mí me encanta esa gente que se pone a decirte cómo tienes que aparcar el coche desde fuera. Y sobre todo me pone cuando son completos desconocidos que no he visto en mi vida. Hace muchos años, cuando me acababa de sacar el carné de conducir, tenía un 205 rojo, pequeñito. Un día que iba con mi madre a sacarlo me lo encontré aparcado en batería en una esquina (donde lo había dejado yo, vamos) y los dos coches de los lados aparcados en forma de cuña.

    La única forma de sacar el puñetero 205 de allí era marcha atrás y justo-justo pegaban los culos de los tres coches. Como me desviara un centímetro, raspaba el coche. Me puse mala y mi madre gritando a pleno pulmón detrás "izquierdaaaaa, nooooo, más a la derechaaaaa...nooooooo, NOOOOOO".

    En esto que miro hacia arriba y veo en las escaleras un tío de la obra de la lado, acodado en la barrera y partiéndose de risa el muy capullo. Me sentó tan mal que me bajé del coche y le grité !¿Que? ¿me lo sacas tú?! Y el tío se quedó tan flipado que no dijo ni pío,ni reaccionó. Bajó las escaleras y me sacó el coche.

    Eso sí, mi madre se puso como un tomate maduro "hiija, qué vergüenza, cómo se te ha ocurrido pedirle, que eres una descarada"

    Me quedé más ancha que larga.

    ResponderEliminar
  19. jajajjajaja como te entiendo! sobre todo en el tema coche... ^^ :P yo a mi hija si le digo "mira por donde vas" xD creo que dejare de decirselo muaaajajjaja

    ResponderEliminar
  20. Hola!
    Por fin aquí! para decirte que desde que te encontre no se cuando, ni como te leo, y me encanta, me rio un montón, me lo paso genial.

    Me siento identificada con todas las historietas que cuentas, como si estuvieras relatando las mias propias, por favor! que de coincidencias y similitudes.

    Lo crudo es que también me reconozco haciendo lo mismo a mis ninotas.
    Ois ois! que duro es oirte decir a ti misma la frase que tanto odiabas de tu madre a tus hijas, y nada no hay enmienda posible. Ya se ocuparo ella de llenarte la maleta de la vida con todo eso, que con la edad, sale por herencia genetica, como la hipertension o la diabetes...

    Mi padre nunca tubo coche y nunca aprendio a conducir, pero es el "mejor" copiloto del mundo. Lo chungo es cuando guia en plan peaton y no coincide con la circulación, caos técnico total, - a la izquierda....- que no puedo girar a la izquierda, esta prohibido!, - pero esta a la izquierda....y
    que decir de su ayuda para estacionar!, inestimable!

    Los recuerdos siempre esataran contigo, y como esta vez, te ayudaran a superar momentos en que creias no podrías controlar...los llevas en tu maleta, te acompañaran siempre y como dice una canción: "uno se cree, que los mato el tiempo y la ausencia, pero su tren vendio boleto de ida y vuelta..." y vuelven.
    Voy a intentar corregir mi herencia para no machacar a mis ninotas, gracias por tu ayuda.
    un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  21. Lo peor de todo esto es cuando tras ver dos obstaculos y decidir cuál de ellos será menos dañino para tu coche (que és justo el que el acompañante ha visto) y te lo llevas por delante, no comprenden que o te lo llevabas o te empotrabas contra el coche que venía de frente. Esto le pasó a mi padre estrenando el coche. Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Frase puñetera sea escuchada o dicha…. Servidora en el garaje de casa aparcando, al ir marcha atrás le di con todas mis ganas al coche del vecino. Frase puñetera del Sensei a una Servidora, ¿pero es que no lo has visto?. Como bien dices “Pues claro que no, verlo implica intentar esquivarlo…” Claro, que eso era sólo para cerrarle la boca porque el coche del vecino es una Grand Voyager (vamos, un portaaviones). Y las bocas se cierran a esas frases con facilidad cuando tirando de hemeroteca, en mi caso, le recordé el día que EL se comió una farola solitaria en medio de un descampado. ¿es que no lo has visto?.... :-)

    ResponderEliminar
  23. Mi versión era "Nunca miras por donde vas", lo peor es que en mi caso era un poco verdad, me distraia con facilidad, así que incluso antes de que me diera ya me decían "y mira por donde vas" (especialmente cuando iba a coger la bici), lo que más nerviosos ponía mis padres era cuando iba andando por la calle y me chocaba con la gente mayor... Pero es que no podía enviarlo. La consecuencia para mi fue que nunca me atreví a sacarme el carnet porque total "nunca miro por donde voy" y ahí el piñazo sería más serio

    ResponderEliminar
  24. Pero si parecía que iban a bailar la yenka con tanta izquierda y derecha.

    ResponderEliminar
  25. Hola! Me encanta tu blog, hace poco que lo descubrí, no sé cómo llegué a él, pero bendigo el día que dí con él. Me río tanto! Y me siento tan identificada! Todas y cada una de tus frases, yo las he escuchado.
    Enhorabuena, y que sigas!
    Maite.

    ResponderEliminar
  26. "Pero hija mía, es que antes de tropezar ¿no viste que si tropezabas te ibas a caer?". Frase de mi madre, te lo juro por lo más sagrado. Podríamos presentarlas, o no se aguantan o se hacen muy mejores amigas hasta la muerte!

    ResponderEliminar
  27. cariño, ¿por qué te crees que voy a trabajar en bici? Cuendo el chapista, que ya por ahorrar lo llevaba a un taller rollo proyecto hombre, me saludó por mi nombre comprendí que tenía que dejar el coche
    BESOS!!!

    ResponderEliminar
  28. Abrazos apretaicos....pasamé el vino a mi también, anda. Y acuerdaté que no reciclaba!

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  29. Deberían poner de serie un botón en los coches para que sonara a rascazo de bajos, no hay nada más efectivo para que la gente se calle en seco, y dejen respirar.

    Menuda situación para cerrar un año duro...un abrazoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja, muy bueno lo del botón, qué grande, jajajajaja

      Eliminar
  30. Lo de mi madre tiene más guasa; la tía cuando emprotró su coche (dando marcha atrás sin mirar por el retrovisor; dobló un STOP) no paraba de repetir 'menos mal que he sido yo, que llegas a ser tú y no se lo que hago'.
    No te joroba??

    Yo te acompaño con ese vino; que no sabes el mal cuerpo que se me pone cuando te veo todavía tan triste ;)

    Besazo y achuchón

    ResponderEliminar
  31. Jejejeje
    ¡Qué bien lo cuentas!
    Y me parece tan bonito y tan tierno que aparezcan los recuerdos de tu padre en cualquier momento... Aunque sea triste también, que los sentimientos contrapuestos se mezclan continuamente.
    Un abrazo

    P.D. Y no renuncies a volver a conducir el monstruo familiar ¿eh? Que te entretengan a la mamá en casa mientras.

    ResponderEliminar
  32. Ay, qué pena...
    Bueno, Esque yo ni lo intentaba, que conduzca otra... El coche prestado, uf!
    Menos mal que las navidades se han acabado ya, que sí no... Yo el año que viene las borro del calendario...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  33. ¿Por qué coño siempre aparece un gilipollas de la bocina?.
    ¿Y de las columnas que se mueven qué me dices?
    Ay Nena, qué cruz, mira que conducir con todo el árbol genealógico dandote instrucciones "Te le dije, no digas que no te lo dije"

    Lou

    ResponderEliminar
  34. Yo creo que lo mío viene de familia. Mi madre es una... err... ¿manitas de colacao? Todo al suelo. Cada esquina contra sus espinillas, pegar golpes con el coche... Debe estar imantada o algo. Pues me lo ha debido pasar, porque si hay una columna delante mía, aunque la intente esquivar ¡zas! me la trago.

    Y la de veces que me lo habrán dicho: de broma, en serio, porque tienen razón, porque no, porque sí, porque pasaban por allí, porque había que decirlo, porque si no no tiene gracia, porque si no se me olvida, para que no me vuelva a pasar.

    ¡Uff! Y como tú misma dices: ¡Toma hermanita, es todo tuyo!

    ResponderEliminar
  35. Acabo de leer este posto y no he podido evitar dos frases que sueles oir cuando te pegas el ostión padre por la calle.

    Imaginemos que bajas unas escaleras pisas mal y las acabas bajando rodando.. por ejemplo. Siempre está la señora que se te acerca y dice.... "Ay hija, te has caído??" que me dan ganas de mirarlas y decirlas.. "No señora, esque a mi me gusta bajar las escaleras así" ¬¬

    O el típico "Ay hija, te has hecho daño??" ... que te quedas pensando.. "No señora, las heridas los chichones y la sangre a mi hacen cosquillas, sabe?"

    En fin... tenía que contároslo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  36. Querida, te mando un gran abrazo y entiendo la nostalgia de tu no-drama papá... Suerte que conservas ese buen humor para hacer más llevadera su falta.

    Besos balsámicos,
    Lady Vaga.

    ResponderEliminar
  37. a mi esta historia que cuentas me suena de algo...si es la misma que vivo yo con mi madre o mi novio de copiloto!! me pongo tan nerviosa con lo de atras dale...tuerce etc etc...que al final le doy a todo, me subo a las aceras etc...tengo que practicar más eso de aparcar sin presión. Un saludito

    ResponderEliminar
  38. Aún me estoy riendo con "la biodanza de la muerte"... Es buenísimo!!!

    ResponderEliminar
  39. Absolutamente genial, me he reido tanto que mi marido me miraba con cara de haber visto un extraterrestre. Muchas gracias hacía tiempo que no me reía con tantas ganas!! Y también me he sentido muy identificada.

    ResponderEliminar
  40. Yo he crecido oyendo "si es que te caes en lo más llano"
    Por cierto, que se te nota que escribes con gusto y sin preocuparte tanto por la cosa comercial -que qué bien que te llegue- y que se te cuelen los errores de "disdexia" como yo lo llamo. Muchas felicidades.

    ResponderEliminar
  41. Ten en cuenta que tampoco hay que descartar que te vaya el rollo sado y te mole darte una leche eh? Todo es posible :-P

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...