martes, 14 de febrero de 2012

99. No andes descalza nena.

Running and Rambling
En torno a esta frase giraban un sinfín de amenazas: enfriarte, enfriarte mucho, coger anginas, ensuciarte, romperte un dedo contra cualquier cosa, enfriarte más, pillar una pulmonía y, en mi caso, una más: «No andes descalza que te vas a quedar inútil». Y vosotros pensareis: qué tendrán que ver los pies descalzos con la inutilidad. Pero mi ¿madre os ha defraudado alguna vez? Pues eso, no penséis tanto.
Cuándo lo utilizaba:

Mi hermana y yo teníamos los pies planos y varos, que viene siendo sin arco y ligeramente inclinados hacia el interior. Esta ligera deformación, en mi casa se vivió como una terrible cruz, en plan: las niñas tienen tres brazos. Como si de mayores no fuéramos a tener una vida normal por unos pies pochos.

La culpa de todo la tuvo un podólogo al que se le ocurrió decir en la primera revisión: «Esto, si no se corrige, en la vejez produce deformaciones de la columna vertebral». Y agregó: «Qué pena que no sean chicos porque, por lo menos, les habrían dado por inútiles en la mili».

Y la palabra «inútiles» cayó sobre mi madre como una losa. Bueno, la losa también cayó sobre mi hermana y sobre mí. Siempre hemos sido de compartir losas en mi familia. Así que lo primero fue cambiar de podólogo por uno algo más innovador y que no adjetivara tanto. Eso también lo vimos importante. Y pasamos a la época de nuestros ejercicios de recoger bolis con los pies. Sí, ése fue un ejercicio habitual tres veces por semana. Lo sé, suuúper normal.

El podólogo innovador que no adjetivaba propuso una terapia que combinaba llevar los jodidos zapatos de Frankenstein (con refuerzo de hierro en los laterales), sumado a unas plantillas con unos bolos que te hacían cagarte en el cuento de la princesa y el guisante y, por último, la prohibición de no andar descalzas nunca, excepto en la arena de la playa. Y como complemento terapéutico, teníamos que ejercitar la flexibilidad de los dedos de los pies. Una cosa muy práctica para el futuro. Eso, junto con la trigonometría, lo que más he tenido que utilizar yo en mi vida.

El caso es que nos sentaban en el sofá del salón, mientras mi madre nos tiraba bolis y lápices a la alfombra y nos pegábamos así una hora, recogiéndolos. Todo sin tele. ¿Qué se os ocurre que pueden hacer dos niñas en esa amena situación? Pues fácil: poner de los nervios a cualquiera; eso sí, cada una cazábamos un boli al vuelo con los pies. Insisto, súper, súper normal.

Consecuencias del consejo:

Odio atroz al podólogo, al que adjetiva y al otro, y un ligero complejo de Forrest Gump en el cole.

Segunda consecuencia: locura total ante unos zapatos merceditas, sin hierros, finitos, con su tacón y su pinta de no ser los zuecos de Hulk, que mirábamos en la zapatería de debajo de mi casa como la más ansiada de las pertenencias.

Cierta amistad con la zapatera. Nos miraba, miraba nuestros pies, nos sonreía con lástima.

Cuarta consecuencia: lo dicho, una portentosa habilidad para recoger cosas con los pies que se mostró en todo su esplendor un día en la piscina, cuando cogí una pelota de ping–pong con el pie. Total y absoluta admiración de la cuadrilla de la pisci. Y preferencia para tirarme del trampolín desde aquel momento. Yo con los pies recojo lo que me pidas. Un alfiler, un alfiler. El sueño de todo ser humano.

Consecuencias en mi hermana: vacío existencial. Todavía tiene los pies planos.

Y por último: me encanta andar descalza. Pero no un encantarme de «qué placentero es no llevar zapatos», sino más bien de «abajo la dictadura de las zapatillas de andar por casa. ¡Revolución!».

Consecuencias en mi madre: estrambóticas broncas que ningún vecino entendía. Si me pillaba descalza, me lanzaba el doble de bolis y me amenazaba:

—Nena, como te vuelva a pillar descalza, te tiro un fosforito. De los gordos, ¿eh? ¿Me has oído?


Excepciones para utilizarlo:

Futuros hijos míos, me da lo mismo lo que digan. Quitaros los calcetines y apoyad los pies en la hierba, en la tierra, en la arena, en la madera, en las baldosas… ¿Lo notáis? Eso se llama libertad y a veces, pocas, a uno le vale andar descalzo para sentirla. No os lo vayáis a perder por una tontería de calcetines.

103 comentarios:

  1. Que bueno!!! jajajajaja a mi me pasó igual!!! pero el pódoglo (hermano de los tuyos fijo..) me hacía recoger ropa con los dedos! mi madre cuando alguien se duchaba en mi casa después entraba yo en el wc a recoger su ropa y la toalla con los pies, muy normal tampoco.
    Solidaridad entre raritas! jajajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Joder me he emocionado tanto que no se entiende una mierda el comentario de antes XD jeje pero el concepto se pilla, ¿no? :pp

    ResponderEliminar
  3. Buenisimo , como siempre y para mi un tema inedito.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Joder, cuando escribí el post pensé: la gente no se va a creer lo de los bolis. Y resulta que había más podólogos de la misma teoría!!!!! Shock total

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Q recuerdos! Yo me acuerdo de las famosas botitas para pies planos, que ademas el podologo me las receto en pleno veranito... mes de agosto. Vamos, una delicia llevarlas. Las mias eran el cruce entre bota frankestein y zueco hospitalario, la version 'fashion' temporada primavera/verano. Me acuerdo ese verano, de camping con todos los chiquillos correteando descalzos y yo con mis botitas frankestein y mi vestidito de verano, para portada de revista de moda..
      Siempre que necesito unas risas leo tu blog. Enhorabuena!!!

      Eliminar
    2. Yo, además de recoger bolis y bolitas con los dedos de los pies, debía hacer una rutina diaria de ejercicios en una alfombra: caminar descalza de puntas, de talones, con el empeine y con la parte interior, no sé cuántas vueltas. Y cuando íbamos a la playa, lo mismo, pero en la arena. Una vez que me liberé de los zapatos horrorosos (como a los 14 años) no volví a usar nada ortopédico, aunque mis arcos aún dejan mucho qué desear. Hace poco años descubrí que siento un rechazo atroz hacia los zapatos blancos (porque mis primeras botas ortopédicas eran blancas) y, al igual que tú, cada vez que puedo, me quito los zapatos. ¡Hasta en mi boda me los quité!

      Eliminar
  5. Entre mi madre que es como la tuya y mi abuela que no nos dejaba dormir con calcetines ni nada hiciera el frio que hiciera en el pueblo, mi infancia la viví en chancletas de lona (lo ahora les ha dado por llamar hawaianas) o zapatillas de esparto con el tobillo deformado/pisado. ¡Qué cruz!

    ResponderEliminar
  6. Mi hija tiene los pies planos y valgos y nos han recomendado ejercicios similares, aunque esperaré a que termine el frío para ponerlos en práctica. Tu madre lo hacía por vuestro bien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se buena y no les pongas zapatos con refuerzo de hierro ni esas plantillacas con un bolo enorme.

      Eliminar
  7. A mi abuela paterna se le ocurrió una vez decirle a mi pediatra que su suegra tenía los pies torcidos y terminaron recetándome unos zapatos con plantillas (no tengo pies planos ni ninguna otra cosa, aún ignoro porqué me los pusieron), carísimos, que me compraba Mamá en una zapatería pija. ¡Me trajeron loca! Encima, como todo lo que hacía mi madre lo imitaba la de mi amiga Laura, a ella también le compraron los mismos y anduvimos con plantillas toda nuestra infancia.

    Tendría que ser hoy, Nena, que me iban a pillar a mí en una de esas por los coj... xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya es el colmo!!!! Y sin tener los pies planos. Sufrir por sufrir. Eso sí, tela con tu amiga Laura...

      Eliminar
  8. Aquí una con pies planos fui con plantillas gran parte de mi infancia, y cuando iba descalza tenía que ir de puntillas... llevo como una losa no haberme podido poner bailarinas de charol... y ahora no me las pongo porque me hacen juanetes, la vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo adoro las bailarinas, aunque mi novio me diga que parezo un tuno, y creo que es por el trauma infantial

      Eliminar
  9. La verdad yo no me acuerdo cuando llevaba esos tirantes con fierro era muy pequeña, solo quedo el recuerdo en fotos =( pero lo que si recuerdo es que no me dejaban andar descalza por que se me iba a deformar los pies, se me iban hacer anchos anchos horribles!??? eso decían... para mi en verano era lo mejor de lo mejor los dos meses de vacaciones yo no sabía que eran zapatos a menos que saliéramos... y era tan feliz! ya me sabía la cantaleta pero no me importaba, eran mis pies no sus pies!!!
    Ahora con mi hijos los dejó que se descalcen, siempre y cuando no haga mucho frío, en ese caso les sugiero que por lo menos calcetines si usen!

    Ya lo decía yo... no soy tan drama mamá!

    Esther ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me deprimo cuando termina el verano porque vuelven los calcetines... Me encantaría vivir en sandalias

      Eliminar
  10. No tengo los pies planos, todo lo contrario, pero los zapatones de Frankestein los use por mis piernecitas torcidas y que al caminar junto los tobillos. Lo de coger bolis con los dedos de los pies no es novedad yo soy capaz de coger hasta una hoja de papel sin arrugarla y lo de andar descalza pues a mi me causo traumas toda mi infancia mis tios y mi familia solia pisarme si me veia sin zapatos o zapatillas pero no han podido con mi voluntad, sigo andando descalza eso si, siempre con calcetines que aunque hagan 40º yo siempre tengo los pies helados!

    Por cierto, me fascina tu blog! no puedo dejar de leerte y hasta me da "mono" cuando tardas en escribir! Sigue Así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tu familia te pisaba? jajajajja telita. Un día hacemos una competición de a ver quién coje más cosas del suelo con los pies ;)

      Eliminar
  11. el cuento de la princesa y el guisante, los zuecos de Hulk.... JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA!!!! Ay Nena, qué panzada de reir gracias a tí....
    Ya sé que te lo he dicho en muchas otras entradas de tu blog, pero es cierto: TE ADORO!!! porfa sigue escribiendo!!!!

    ResponderEliminar
  12. No quiero ponerte los pelos como escarpias, pero yo que he sido como tú, Pieplana, que veían una huella mía en la playa y venían los del That's Incredible! buscando La Criatura, te diré que mis hijas me han podoheredado...y descalzas las dejo ir, pero tengo que volver a ÉL y te juro que estoy temblando...la tinta azul, el cajón transparente con espejos.... :{

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooo, la tinta azul y el cajón de espejos!! Mierda, lo tenía bien olvidado y me acabas de despertar un trauma. De aquí al psiquiatra de cabeza...

      Eliminar
    2. las comprendo a todas!!! tengo 12 y sufri con esas plantillas hasta los 9 :( Eso si, ahora frio o calor en mi casa no conozco zapatos
      P.D: yo se recoger folderes con los pies :D super normal y super util

      Eliminar
  13. A mí la misericordia me vino siendo bebé. Por lo visto yo andaba (o tenía el proyecto da andar) metiendo las rodillas para adentro y un pediatra le dijo a mi madre que si no me ponía el aparato me quedaba inválida... el aparato eran dos botas ortopédicas unidas por dos hierros que en el centro tenían un tornillo. Conclusión: cuando me bajaba de la cuna se escuchaba: plas, plas ruuuuuuuuuun (traducción: mano, mano, aparato arrastrado por mi culo) aprendí a correr con seis años y acabé agotada, me pasé el dia corriendo.

    Aparte tengo hongos no contagiosos en las uñas del dedo gorde de los pies y unos juanetes...

    ResponderEliminar
  14. La libertad de andar descalzo es incomparable!!!!!

    Este consejo me lo da hasta mi no-drama papá, invuido en una locura colectiva antiresfriado.
    Y yo, africano por dentro, soy incapaz de andar por el terreno de la casa de mi hermano en verano calzado, incapaz.
    Creo que cuanto más andas descalzo por la naturaleza más consciente eres, porque sientes cada paso que das, y todo lo que pisas, que es un palo, pues no puedes pisar fuerte, que pincha, pues para y te quitas el pincho.

    Lo de recoger cosas con los dedos me ha cautivado, seguro que alguna utilidad se le puede encontrar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Yo tengo lo contrario: mucho arco en el pie, lo que me hace pasarlas putas cuando llevo zapatos de tacón, pero antes muerta que sencilla XD De todas maneras, nadie me obligó a coger bolis ni cosas con los pies, pero sé hacerlo con bastante soltura. ¿Cuándo quedamos para una competición? Besis :D

    ResponderEliminar
  16. pronto llegaremos a los 100!!! haremos alguna fiesta???

    a mi también me han dado ese consejo.. hasta en la actualidad, con los hongos en las piscinas, con el frio del piso...en fin. Como yo soy propensa a coger cualquier cosa..hago caso.

    ResponderEliminar
  17. Desde los 7 años recogiendo bolis con los dedos, en mi caso fue un pediatra que opinaba que tenía poco arco en la planta del pie... Ni que tuviera que tener el acueducto de Segovia en mi pie, oiga!
    Eso sí, muy útil cuando en época de exámenes (siemopre he estudiado descalza) se me caía un boli al suelo, sehhh.
    Desde los 10 años he estado andando descalza por todos lados (es el mayor placer de la vida, desde que vivo sola no he vuelto a tener zapatillas de estar por casa) mientras escuchaba (aún hoy cuando voy a pasar unos días) "te voy a poner chinchetas en el suelo!!" o "te voy a grapar las zapatillas a los pies!!"... nunca entenderé por qué las drama mamás tienen ese problema con la "descalcez" (creo que lo ven peor que la desnudez, nena).

    ResponderEliminar
  18. Ay, madre, qué lagrimones!
    No me puedo parar de reir. Me imagino a las dos sentadas en el sofá y tu madre tirando bolis sin parar... me muero de la risa!!

    Sigue así, me encanta!!!!

    ResponderEliminar
  19. Yo también sufrí las dichosas plantillas para pies planos toda la infancia. No eran molestas pero, gracias a mi drama-traumatólogo, tengo un juanete con veinti pocos y las tibias varas. El motivo...exceso de plantillas. ¡Libertad piecil ya!

    ResponderEliminar
  20. Mi podólogo, supongo que compañero de facultad del tuyo, me hacía recoger canicas del suelo; con mi hermano jugábamos a ver quién cogía la canica más grande. Consecuencia: los pies los continuo teniendo planos, pero tengo una gran habilidad para coger las cosas del suelo, y ayuda la separación que me quedó entre el dedo gordo y el siguiente. Y no veas durante los últimos meses del embarazo la comodidad de poder coger las cosas con los pies sin tener que pedir ayuda!

    ResponderEliminar
  21. Éramos todas con lis pies planos?
    En mi casa le podías sumar la escoliosis y su consecuente gimnasia correctiva que por supuesto intentábamos camuflar, tenias que vernos a mi hermana y a mi contando lo que tardábamos en recorrer a gatas el pasillo para que mi madre no nos pillara y librarnos de la cruz d la gimnasia, haciendo ver que hacíamos los ejercicios...

    ResponderEliminar
  22. ohhhh!! mi hermana y yo que nos sentimos superespeciales por haber aguantado ese par de zapatones durante años!! Hasta que llegó un pediatra (de esos listillos) que le dijo a mi madre que CASI TODOS los niños tiene los pies planos...Mi mami nos hacía mojarnos los pies y andar sobre el cemento para "medir" cómo de planos los teníamos..jajaja.Andar descalzo es algo absolutamente prohibido "porque por los pies entran todos los bichos del constipado y hongos..y todo". Eso sí, a mis hijos ni hablar de llevarlos al podólogo " son todos unos sacadineros y si no, mira con vosotras que me gasté un dineral para nada"
    Te felicito por tu blog..me parto de risa..!!!jajajaaaj
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. jajajajaj un fosforito! xdd

    bueno, si te sirve de consuelo creo que todas las madres gritan cosas que los vecinos no acaban de entender

    en mi casa se oye mucho eso de: ¡qué dejeis de leer de una vez! soltad los libros!

    los vecinos pensarán... pobres niñas que no las dejan culturizarse xdd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. libros normales y corrientes, pero cuando en una casa de cinco eres la única a la que no le gusta leer... en mi casa no te castigan sin tele ;)

      Eliminar
  24. Mi marido, el podólogo molón no adjetivador, apunta que si se va hacia dentro es pie valgo y no varo. Se ofrece a hacerte unas plantillas ligeritas para cuando vengas a BCN. Dice que es una pena porque antes se mandaban unas tochaco de plantillas con botas ortopédicas que flipas, pero ya no se hace eso, gracias a Dios! lo dicho, que a ver cuándo te pasas por BCN. Eso sí, dice que lo de no andar descalzo y no llevar calzado planito es cierto y que en vez de bolis, ahora se mandar recoger toallas. Claro, q tu pareces ser capaz de mucho más! dice tb q si ahora no tienes los pies planos es gracias a tu madre..Me limito a reproducir lo que él me ha dicho. A pesar de tu odio hacia los podólogos, nos sigues encantando. Nadie escribe como tú...o sea, es que nos partimos de risa con cada uno de tus posts..te lo dice todo el mundo, pero es cierto: tienes un don xa reproducir situaciones traumáticas de la forma más cómica que uno pueda imaginarse. Sólo esperamos que tu madre no lea todo esto porque si no, te hará recoger no sólo alfileres, sino todo lo que hay en un costurero con los pies!!

    ResponderEliminar
  25. Pero cómo me he reido con tu entrada!! creo que soy la única madre que deja a sus niños andar descalzos, aunque mi marido cuando los ve los pisa...yo hago la vista gorda, porque soy de las que la desnudez en los piel le hace feliz, tras varias operaciones odio los zapatos, si no fuera por el frío, jejej

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  26. Mi marido alucina cuando estamos tirados en el sofá y me pide algo, porque si está en la mesa estiro el pie y se lo alcanzo, ¡anda que no he recogido yo lápices de colores en el pasillo de casa con mi hermano!. Y el cajón de cristal con espejos, si, para que se viera bien que el pie era plano plano, y las botas "maravillosas", no, si al final vamos a ser legión.
    Eso sí, siempre ando descalza, y mis hijos también.
    Por cierto, que al final mi hermano no libró de la mili por pies planos, supongo que se le daría bien recoger lapiceritos, ¿no?

    ResponderEliminar
  27. ¿Has probado a pintar un cuadro con los pies? Igual se te da bien.

    Fuera de bromas, soy súperfan aunque nunca comento. Con tu permiso creo que próximamente utilizaré algún post en mi clase. Son geniales.

    ResponderEliminar
  28. Mami de 1+2 (@arare73)14 de febrero de 2012, 13:43

    Yo tengo los pies planos y pasé mi infancia con las plantillas de las narices, que no cabían en ningún zapato medio bonito!!!! Así que odio los zapatos de por si, si pudiera andaría descalza por la calle. Es lo primero que hago al llegar a casa y si puedo evito las zapatillas...... y mis hijas han salido a mi pero ellas con un puentecito perfecto (gracias a Diossssss).

    Y si se deforma la columna cuando seamos mayores, pues oye también la deforma la postura que tengo en la office y nadie se queja. Vivan los pies descalzos!!!

    Grande como siempre nena!!!

    ResponderEliminar
  29. Si te consuela, creo que a todos nos pondrían plantillas xD. No parecido, pero relacionado con los pies he vivido con el trauma de que los calambres en el puente que hacían que se me agarrotara hacia abajo el dedo gordo, imposibiltandome andar fueran tomados como naderías... tendinitis, eh? La hostia, "come plátanos" me decían...
    Higos de fruta...

    ResponderEliminar
  30. Mi hijo duerme con una especie de pijama-mono-del pirineo, cerrado de arriba a abajo. Pues bien, la abuela insiste en que a pesar de que lleva los pies cubiertos, debemos ponerle encima, no las zapatillas de andar por casa... ¡sino los zapatos! ¡Para no coger frío! Y el suelo de mi casa es de tarina... Yo paso, pero ella cuando viene se los pone :D

    ResponderEliminar
  31. Yo ese problema no lo tuve pero sufrí horrores cuando di el estirón. Me dolía muchísimo la rodilla izquierda (de caerme al suelo y todo) y el fisioterapeuta, que era un adelantado a su tiempo, dijo que eso era porque no tenía la pierna fuerte. Yo hice danza desde los cuatro hasta los catorce años, te digo yo que mi pierna estaba fuerte pero el caso es que me mandaba sentarme en la mesa de mi salón todos los días y levantar, repetidamente, cinco kilos de peso con la pierna izquierda (mi madre usaba una bolsa de arena de gato para tal menester). La conclusión fue que parecía un culturista si me mirabas de perfil y que me seguía doliendo la pierna... Hala, vaya parrafada he soltado. Besitos!!!

    ResponderEliminar
  32. Pues tu no te quejes, que yo empecé por un diagnóstico de pies planos - ejem- y recogí bolis a porrillo. Que luego pasó a que no era así, que tenía los pies bien, que lo que tenía mal eran las rodillas, que las tenía torcidas - ¡¡¡¡EJEM!!!! - y me pusieron unos aparatos torturadores, rollo FORREST GUMP, pero fijos. Me los ponían para dormir, y me dejaban fija desde la cadera al pie. Cada vez que me quería dar la vuelta, tenía que gritar "MAMÁAAAAAAAAA", y mi madre, como una santa esta vez, venía, y me daba la vuelta.

    Y luego, un traumatólogo innovador dijo a mis padres que FUERA APARATOS! que unos meses más y me destrozaban las caderas.

    En fin, médicos incompetentes everywhere XD

    ResponderEliminar
  33. JAJAJAJAJAJAJAJA... No puedo parar de reirme... me acuerdo que aguante las plantillas un año nada más. Tengo una prima que le pusieron los apratos como a Bettie, otro primo los zapatos al reves...Mi hija nació con los pies hacia adentro y el pediatra me enseño a vendarselos para enderezarlos, así estuvo 6 meses y hoy tiene los pies derechitos!

    ¡Vivan los pies descalzos!

    Besitos

    ResponderEliminar
  34. Bueno, tal vez te consuele saber que yo usé zapatos ortopédicos (cuadrados, feos, pesados y con apariencia de bloques de lego) unicamente porque mi abuelo decía que era para corregir como caminaba y que... NO SE NOS APLANARAN LOS PIES (camino de puntas,como una bailarina) así, que sin motivos, era conocida como la chiquita de zapatos pesados!!
    Pero esto de aprender a recoger las cosas con los pies me ha salido super útil! No me agacho a recoger el periodico, lo prenso con los dedos del pie (aunque con casi 6 meses de embarazo deberá ser poco recomendado) y puedo jugar con la ropa del suelo antes de tirarla a lavar!!!
    Y un dato para reirse: en mi casa no nos dejaban andar descalzas para no volvernos ESTERILES... jajajaja!!!

    ResponderEliminar
  35. Hola, por si te sirve de consuelo, yo también tenía los pies planos y las piernas en X, tuve que usar esa horribles botas y plantillas... Pero lo peor es que siempre me han prohibido andar descalza por casa y ya teniendo veintitantos años mi madre me pegó un sopapo por andar descalza por casa... Un besito y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  36. Ja, ja, hacia tiempo que no oia lo de fosforito!!!!
    Yo tambien tuve que sufrir esos antiesteticos zapatos ortopedicos que mi madre tenia a bien recordarme que eran mas caros que los otros. Y cosas de la vida ahora me encanta caminar descalzo por casa. tanto es así que ahora me estoy uniendo a una tribu de freaks a la que tu madre, seguro que nos tiraria millones de fosforitos si nos viera.

    http://www.correrdescalzos.es/

    ResponderEliminar
  37. Hola nena,pero q gracia tienes hija,hasta para contar los traumas,esque hasta me imagino la situación,si es que tu vida da para hacer no una, sino 100 peliculas costumbristas que ya quisiera tener Almodóvar.Y después de leer esta entrada ,de lo q si me he dado cuenta es que prohibirle a tus hijos andar descalzos se hereda,sino q se lo digan a los míos,aunque nunca me hacen caso claro,que eso supongo que también va unido al rol de ser hijo.Pues nada nena, que cada vez te superas más,nos vemos en el 100;-)

    ResponderEliminar
  38. Jo guapa, cada día, ¡mejor!

    ResponderEliminar
  39. Que risa! Me ha encantado. Yo vengo del sur de California, paraíso de los que andan descalzos, pero ahora que vivo aquí yo también he sucumbido a la dictadura de las zapatillas de andar por casa, en parte porque hace un frio de la leche, pero mas que nada porque mi marido no entiende lo de ir descalzo. En nuestra casa él es el encargado de darle este consejo a nuestras hijas. Yo, la mayor parte del tiempo, paso...si quieren andar descalzas, que lo hagan. Ya se pondrán las zapatillas cuando tengan frio. Él también las lleva al podólogo, y no veas la cantidad de cosas que les ha encontrado a las pobres. Ahora tienen plantillas y ni mi marido, ni el podólogo, como buenos hombres que son, entienden que no se las quieran poner...pero para ponérselas tienen que usar zapatos que ellas llaman de "viejas", así que a mi no me extraña nada.

    ResponderEliminar
  40. Jajaja, la verdad es que cuando te independizas y comienzas a anadar descalza sin una voz chirriante gritandote en la nuca "qué te va a entrar una pulmonía" sientes hasta un poco de culpabilidad, pero en tres días se te ha pasado ;)
    La solución...mi madre me ha comprado unos calcetines de esos que tienen la suela dura para cuando voy a casa de mis padres, es su versión de "andar descalza de forma segura"

    ResponderEliminar
  41. Me ha gustado mucho el post, como siempre, hasta contando un trauma infantil parece que es no lo es tanto y me haces reír. Yo la verdad es que tuve suerte y no tuve ese problema con los pies en mi infancia...pobrecilla lo de tener que llevar esos zapatos y plantillas, pero yo no sabía los ejercicios de recoger bolis con los pies mejoraban los pies planos....de que cosas se entera una.

    ResponderEliminar
  42. Me siento super identificada!! Yo tambien tenia pie plano y me corrian con las mismas historias para que no ande descalza. Mi mala suerte? Mi mama un dia tuvo razon: me quebre el dedito chiquito del pie por andar descalza. Ja! Mi mama, feliz.
    Apenas me fui a vivir sola a los 23 años, lo primero que hice fue sacarme los zapatos!!!!! A mi hija le encanta estar sin zapatos (salvo en el pasto) y obvio que la dejo! Pero mi mama siempre le dice "te va a hacer mal"... Y yo le digo "dejala..." ;)

    ResponderEliminar
  43. Pues te confieso una cosa...ahora que soy madre, no soporto ver a mi hijo descalzo! Es deformación de madre, lo sé.

    ResponderEliminar
  44. Lo siento, pero acabo de reñir a uno de los míos por ir descalzo... y que conste que a mi también me reñian y me encanta ir descalza. En mi defensa diré que está ya resfriado y que cuando se pone malo las nochecitas son de órdago... lo admito he cruzado al lado oscuro.

    ResponderEliminar
  45. Digan lo que digan, tener los pies planos desde niño tampoco es tan malísimo... y si no, que se lo digan al jugador de fútbol Pelé, que tiene los pies planos... es cierto, podéis verlo en google!

    ResponderEliminar
  46. Mi nena tenía el pie plano valgo también y por supuesto hacía ejercicios de recoger una toalla o trapo con los pies. También la puse en ballet, que me lo recomendaron para ayudar a formar el arco, tan mona ella practicando el fueté y el passé. Los pies le siguieron igual pero ahora hace carreras de montaña.

    ResponderEliminar
  47. Pues yo tengo los pies como tú... pero me enteré hace 6 meses. Me dolía la de dios la planta del pie y fui al médico y tenía fascitis plantar y ahí me dijo que era habitual teniendo los pies planos y valgos.

    Mira tú cuánto trauma zapatones me ahorré en la infancia.

    Por cierto, me mandaron ponerme unas plantillas (nada aparatosas) y se me fue el dolor por completo. No deben ser ahora tan canallas. Eso sí, me ha asustado un poco Con M de Madre, la mujer del podólogo que comentó más arriba, porque dice que calzado plano y descalzos caca y yo me paso los 3 meses de verano con havaianas. No las apeo!

    ResponderEliminar
  48. jajaajjaj yo también desarrollé na habilidad para coger las cosas con los dedos de los pies y resulta súper práctico para recoger cosas en la ducha, hasta jabón
    siempre genial
    besos

    ResponderEliminar
  49. Pues mi hijo el otro día se clavó una chincheta por andar descalzo (no es broma, si es que se veía venir que un día iba a pasar una desgracia); así que nena, no te quiero ver descalza, y no me tuerzas el morro que te arreo. jejeje

    ResponderEliminar
  50. En que forma tan sencilla una puede sentir la libertad como andar descalzo!!!! Yo siempre he andado así, y es lo que heredado a mi pequeño.

    Saludos descalzos (y liberadores)

    ResponderEliminar
  51. Casi me imagino la serie de tv, tipo "los años maravillosos" o "cuéntame", con una pequeña haciendo de ti y tu ya de adulta relatando esas historias de infancia. Yo más que el libro, espero que pronto se haga una serie, muy buen blog Nena, tienes mucho talento.

    ResponderEliminar
  52. Jeje, nena. Me encanta tu blog. Yo también adoro andar descalza y mi madre no me dejaba "porque se marcan los pies". En cuanto me independicé: Fuera zapatos y si se mancha el suelo, pùes ya se limpiará. He llegado a andar incluso por selvas y bosques (eso solo si me da el punto,jeje), escalar árboles. Eso si, cada día estoy mas segura de que tengo los pies casi planos pero no creo que sea a raiz de eso. Tambien uso los dedos de los pies como "manos". ¿sera algo comun entre los "descalcistas"?. Si algún día tengo un hijo le dejare que vaya como quiera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena por atreverte a descalzarte por todos lados. Me encanta. Si te invitara a mi casa te dejaría libertad para descalzarte totalmente si te hace más libre.

      Eliminar
  53. No te lo vas a creer pero a mi también me mandaron de pequeña coger lápices con los pies, para fortalecer los tendones de los tobillos... Al final si que va a ser algo súper normal!!! Jajaja.. Me ha encantado tu post. En mi casa también había obsesión por ir siempre calzados... Lo peor, que estoy llevándolo un poco igual en mi casa!!!
    Acabo de estrenar blog: http://memeynanakids.blogspot.com

    ResponderEliminar
  54. Yo vuelvo loca a mi hija menor con eso de que no ande descalza, pero solamente por el tema de no ensuciarse. Ahora, después de leer tu entrada, me siento una "drama mamá", y no quiero serlo! Así que desde hoy mismo, abandono esa maldita costumbre de molestarla, mientras ella disfruta de lo lindo de sus preciosos piecitos negros sobre el piso.
    Besos!

    madreinargentina.blogspot.com

    ResponderEliminar
  55. Canicas, yo tenía que recoger canicas con los pies y pasarlas de un cubo a otro. Esto lo podría haber escrito yo. Me he sentido súper identificada con lo de las merceditas. Yo hubiera dado un riñón por tener unos zapatos normales, de colores, finos, sin las plantillas del bolo que te sudaban los pies una cosa mala.
    Mi podólogo era primo del tuyo por lo menos. En fin, mi trauma de la infancia.

    Y lo peor de todo es que después de la tortura, a la vejez vuelvo a tener los pies planos...

    ResponderEliminar
  56. mi madre decía, no vayais descalzos a ver si os clavais un clavo y pillais el tétanos.

    ResponderEliminar
  57. La verdad es que el podologo que empezo con lo de "inutiles" se lucio tambien con su sensibilidad jejeje. Yo he oido a medicos decir que van a ponerle a un niño zapatos que corren mas (con las plantillas correctoras) y cosas de ese estilo, mas positivas vamos.

    ResponderEliminar
  58. Jolín, mi hijo nació con los pies zambos, y le dejo andar descalzo por casa porque fortalece los músculos de los pies y más de un profesional me lo ha recomendado, así que...
    Yo tb. llevé botargos y plantillas, todavía recuerdo el día que me compré mis primeros zapatos normales...
    Y sí, menudo podólogo que os tocó, menuda dosis de psicología.

    ResponderEliminar
  59. Esperando con emoción tu entrada 100...

    ResponderEliminar
  60. Genial, de la cabeza a los pies. Como siempre :)

    ResponderEliminar
  61. Te leo desde hace algún tiempo,las drama-mamá son de otra casta; como que ya no encuentran otro molde igual.
    Y no sé si es del todo "bueno" que se pierdan....
    Tu blog es muy tierno.

    ResponderEliminar
  62. Una más con pies planos, zapatones, coger canicas, bolis y pañuelos con los pies, y andar de puntillas, claro.... y ahora, descalza siempre, siempre, siempre. Mi madre ya se ha cansado y ni a mis hijos les dice nada, pero mi padre... cada vez que me ve: pero vas descalza hija? Si papá. y mirada de resignación... en fin, que no me agacho a por las cosas pequeñas....

    ResponderEliminar
  63. Aissssss te estás haciendo de rogar... queremos la entrada 100!!!! Me encanta tu blog :-)

    ResponderEliminar
  64. Ayssss, cuánto entiendo esa sensación.. Yo soy de ir descalza... Si hace frío, llevo en casa unos patucos. Pero descalza.... sentir el suelo... jaja =)

    ResponderEliminar
  65. ...Toda mi vida andando descalza... me encantaba... snif snif... hasta que mi gato como siempre me despertó a las 5 de la mañana... consecuencia… cabreo monumental.. salgo corriendo detrás del gato... tropezón con un baúl de esos de madera maciza... dedito roto... ains... que dolor... lo sigo haciendo… pero con cuidado…
    Mis niños han heredado esa manía... libertad de pies...

    ResponderEliminar
  66. Jajaja, me ha encantado, me he reido hasta llorar....Me encanta ir descalza, gracias a Dios a mi marido y a mi hijo también, así que sin problema....
    Pero tienes razón en una cosa....cuantas cosas nos transmitieron nuestras madres con sus comentarios y con sus actitudes, cuantos tabús, cuantos miedos, cuantas neurosis...al menos siendo conscientes de ello podemos poner remedio y no transmitirlas a nuestros hijos
    Un abrazo, seguiré leyendo

    ResponderEliminar
  67. En casa era más un "no andes descalza que te vas a resfríar" "No abras el frigorífico descalza" Aunque estuvieramos a 40º, lo del frigorífico no lo tengo tan claro...

    ResponderEliminar
  68. Dios mio, no puedo dejar de llorar!!! Me parto de la risa, y encima en el trabajo, que como me vea alguien van a pensar si he perdido un par de tornillos... o todos a la vez!!!
    Hasta hoy no he sabido de tu existencia, pero te aseguro que has conseguido una dramamamaníaca mas!!!

    ResponderEliminar
  69. No viene al caso del post de hoy pero estaba esta
    Tarde haciendo recoger a mis peques los juguetes
    Porque manyana viene la senyora de la
    Limpieza y no quiero que este todo manga
    Por hombro cuando me acorde del post
    Donde explicabas algo parecido... Y he ceñido
    A leerte que hace mucho que no venia...
    Un beso. Ana

    ResponderEliminar
  70. Que graciosa se me saltan las lagrimas jaja si es que era para haberos visto...

    ResponderEliminar
  71. Jajajaja... a mi y a mi hermana no nos dejaban andar descalzas, pero no era por los pies planos... que si los calcetines, que si los pies, que si vaya pintas, que si parecéis hippies.... creo que la excusa era lo de menos, lo importante es que ir descalza no debía ser algo que a nuestras madres les cuadrara... jajajaja

    ResponderEliminar
  72. Ostras yo sé coger cosas con los dedos de los pies, pero por imitación de mi madre. ¿Vosotras no escribíais vuestro nombre con el pie en la arena mojada, usando un palito de helado?

    A ver si va a ser que tengo los pies planos y no me lo quisieron decir!!!

    ResponderEliminar
  73. Jo, pues el pediatra de mis hijos nos ha recomendado que anduvieran descalzos desde que empezaron a andar. Que era buenísimo para la salud.
    Peeero, yo no les dejo andar descalzos si no es pleno verano. Maníiiias que me han pasado en casa.
    La herencia de manías domésticas es tema para otro de tus posts. Ahí queda eso.
    Por cierto, me encanta tu blog.
    Tanger.

    ResponderEliminar
  74. Yo lleve esos zapatos horribles, los míos incluían una especie de cable que iba hasta la cintura conectados con una especie de cinturón extremadamente pesado!, pero eso sólo fue el final de una serie de experimentos macabros porque metía los pies!
    Lo primero que me pusieron para arreglar y componerme era un yeso en cada pierna (tendría unos 5-6 años). Eso si, mi venganza era mearme en los yesos, la suya era quitárme los yesos y volvermelos a poner.

    ResponderEliminar
  75. Buenisiiiiiiiiiiiiiiiiiiiimoooooooo. Me he sentido totalmente identificada con este post.
    Llevaba mucho tiempo sin leerte, ya que va a hacer un año que me he convertido en mama, y la verdad es que echaba de menos no poder leerte. Espero que tengas mucha suerte con tu libro, que claramente compraré para auto regalarme el día de la madre.

    ResponderEliminar
  76. Hola wapa! Ya sé que no nos conocemos de nada...pero después de leerte, compartimos un montón de consejos...y es como si te conociese!
    Acabo de ver un reportaje en la 1 de TVE, en el programa +Gente, sobre tu libro. Te deseo mucha suerte! Espero que tengas muchas ventas! :)
    Bea

    ResponderEliminar
  77. Y lo de "si no te lavas las manos te vas a poner malito" ¿cuenta como drama? es que ya lo he dicho varias veces y no quiero ser dramática!

    ResponderEliminar
  78. Mi madre lo de no andes descalza "que te ensucias los pies"...lo ha transformado en "que me ensucias el suelo con los pies". Claramente el suelo de mi madre es de los que se puede chupar...El caso es encontrar una razón "de peso" para no andar descalza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Soy un chico y no me importaría para nada que entraras en mi casa descalza. Es más, aunque los tuvieras sucios de andar por la calle y te apeteciera pisarme la alfombra, te dejaría total libertad. ¿Te sentirías asi bien?

      Eliminar
  79. Hola! Yo llegue así como rebotada a tu blog hace un par de días, y no he podido parar de leer, mi marido se piensa que me he vuelto loca riéndome delante del ordenador todo el día.

    He sido mamá hace poco y prometo acordarme de tu blog cada vez que intente salir de mi la drama mamá que se que llevo dentro, me he sentido muy identificada con todo lo que has escrito, pero no es lo mismo ver los toros desde la barrera y una tiene que luchar contra fuerzas oscuras cada vez que salimos a la calle para no encasquetar a mi bebe tres camisetas interiores y un pasamontañas....
    Muchas gracias por hacerme pasar ratos tan buenos y suerte con tu libro.

    ResponderEliminar
  80. Al final somos todas pie plano! Para mi el unico inutil es el podólogo. Alguien conoce a alguien que se haya quedado todo doblado de grande por este asunto de los pies? Saludos!

    ResponderEliminar
  81. ¡Hola!

    Es la primera vez que escribo aquí y que ojeo este blog. Me ha encantado.

    Yo también tenía los pies planos y tuve que llevar plantillas, recoger garbanzos con los pies, andar de puntillas y con las plantas de los pies hacia dentro. Por suerte no tuve que llevar esos zapatos.
    Años más tarde, en la carrera, los traumatólogos me han dicho que las plantillas no sirven para nada, que es un gasto tonto de dinero...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  82. Aunque no tengo los pies planos, se recoger cosas con los dedos, mi hermana lo hacía y también rodaba por el suelo una botella de vidrio. Mi madre no nos dejaba caminar descalza porque dejábamos los pies marcados en el suelo de granito, pulido como un espejo, teníamos unas chinelas de suela de tela o fique. Por otra parte, mi abuelo es podólogo/ortopedista. Niñ@ que nace en la familia, niñ@ que tiene asegurados su par de zapatotes monstruosos cada año, hasta los 8 o 9 años MÍNIMO. Eso sí, un par por año, por lo que pasé mi infancia con el mismo par de zapatos a diario y los cambiaba cuando no me quedaban. Nunca he tenido los pies planos, pero use botas con plantillas torturadoras, porque 'meto el pie cuando camino' (aún no se lo que significa eso). Consecuencias: a mis 31 años siento que todo queda bien con botas militares (tengo en varios colores, soy adicta a las Dr Martens), creo que tengo los pies feos y no uso sandalias aunque vivo en un país de clima tropical eterno y cada vez que veo a mi abuelo me voy pensando que camino como un loro, pues me dice: "si tu mamá te hubiese puesto las botas más tiempo no meterías tanto los pies".

    No está de más decir que acabo de descubrir tu blog y estoy doblada de la risa. Mi madre no es tan sabia, pero tiene un TOC fantástico y unos métodos de crianza que te dejarían patidifusa xD Gracias por las horas de risa!

    ResponderEliminar
  83. Hola! Pues si que es grande la cantidad de "piesplanos" a las que nos obligaron a las mismas cosas! Me he estado riendo un buen rato!
    Las botas ortopédicas son dificiles de olvidar! No sé exactamente porqué, pero todavía hoy tengo pesadillas porque "pierdo los zapatos", literalmente. Supongo que en mi interior se me quedó la idea de que las botas y las plantillas eran muy caras y no podía perderlas de vista nunca, ni aunque estubiera en una fiesta y tubieras que ir descalza para jugar al "twister", o fueras a la piscina(a lo mejor a los que llevan gafas les pasa lo mismo). Felicidades por tu blog! :)

    ResponderEliminar
  84. Ay madre!!!!! qué has vivido mi infancia!!! con alguna diferencia...Yo llevaba botas ortopédicas con plantilla hasta en la playa. Cuánto suspiré por unas bailarinas. Si ni el día de mi primera comunión me dejaron disfrutar de los zapatos. No hay mayor placer que andar descalza por un terrazo.
    Enhorabuena y gracias por revivir en mi tantas sensaciones. Sabela

    ResponderEliminar
  85. Mi madre iba un poco más lejos, no es que andando descalzas nos fueramos a enfriar o a coger una neumonía noooooo, la mía nos decia que por andar descalzas ibamos a coger gusanos..... no se cuanto tiempo pase pensando como era posible que un gusano se abriera hueco por la planta del pie, de todas formas, lo tendría que notar o lo tendría que pisar. En fin que hoy en día soy incapaz de estar en mi casa sin zapatos...

    ResponderEliminar
  86. Pues para mí no fue ningún trauma tener pies planos, tuve que llevar plantillas y zapatos gordos de los 4 a los 7 años aproximadamente, y entre que me pilló chiquitica y nunca he sido muy coqueta... Eso sí, cada vez que íbamos a la playa mi madre me hacía andar por la arena seca porque es bueno, pero entre jugar a las palas, ir al kiosco a por un helado o pasear con mi hermana para "secarnos" lo de andar por la arena ha sido y sigue siendo algo muy agradable para mí... Lo que sí recuerdo con cierta nostalgia son los zapatos de mi hermana cuando estaba aprendiendo a andar, lo bonitos que eran y yo tenía que llevar siempre los mismos zapatones....

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...