martes, 2 de septiembre de 2014

Todos los cigarros buenos (y también los malos)

Hoy, 3 de septiembre, hace 1 año que dejé de fumar y cada uno de esos 365 días me sigo sorprendiendo de no fumar. Es una sorpresa que me da alegría constante porque ni yo misma pensé que podría dejarlo. No lo había intentado nunca y cómo ya expliqué (Consejo 112), todos mis amigos me asociaban al gesto de fumar. Tanto es así, que en mi entorno varias personas lo están intentando dejar bajo la máxima de:

- Si Amaya ha podido dejarlo, cualquiera puede.

Si eres fumador, tengo una buena noticia para ti: No es tan jodido como imaginas y todo el mundo puede hacerlo. En eso se resume todo. Así de sencillo. No pienso convencerte de que lo dejes, eso es una chorrada. Pero la mayoría de los fumadores, fumamos porque creemos que es peor dejarlo. No es que no te apetezca no fumar. Lo que no te apetece es dejarlo. Lo entiendo porque parece el fin del mundo. Pero no.

Yo he fumado con anginas, catarro, vómitos, gastroenteritis e incluso con una resaca de tabaco, que debe de ser lo peor porque solo el aire te raspa en la garganta. Con dolor de muelas, con frío, debajo de la lluvia tapando el cigarro con mi propia mano, muerta de sed en el asfalto de Madrid a 40 grados, a escondidas, tres seguidos al bajar de un avión, tres seguidos antes de subirme y después de una paliza nadando, a pulmón abierto, con esa sensación que te da un cigarro cuando has hecho deporte y llevas rato sin fumar. Todos me los he fumado. También los humillantes: a escondidas en algún baño, el cigarro después de discutir con alguien porque lo que tienes es mono de nicotina, en sitios en los que está prohibido y en mitad de la noche mientras cuidaba a mi padre en el hospital. Esos también me los he fumado, los cigarros más tristes y culpables que recuerdo.

También me he fumado los otros, los buenos. Al salir del mar con la boca mojada de sal, todos los cigarros después del café del desayuno, los cigarros después de haber hecho algo duro que no me apetecía, esos que te salvan de una situación incómoda, los que he compartido con compañeros de trabajo que han acabado siendo amigos gracias a esos momentos, los cigarros después del vino y los cigarros de copas, cigarros bailando, o conduciendo con buena música, cuando se termina una novela que te gusta, o sales de ver una buena peli en el cine, los cigarros al bajar del telesilla, justo antes de un buen descenso, los cigarros de concierto, de vermut con los amigos, y los de descanso en la biblioteca. Al salir de trabajar o los de las buenas noticias.

Me los he fumado todos pero espero no volver a fumar ni uno, porque los cigarros al salir del mar no existen sin los cigarros con anginas. Esa es la faena. Sin tener que tener siempre tabaco encima, sin esas ganas constantes, sin gestionar mono, sin depender. Y no me merece la pena.




Parece imposible dejarlo, nunca es buen momento, siempre es mejor mañana, no quieres discutir con tu pareja, en tu curro, tener ansiedad, no quieres engordar,tener insomnio, no quieres sufrir. Lo entiendo, pero estate tranquilo, un día te hartarás y por fin estarás un día entero sin fumar, y luego otro, y luego otro. Puede que caigas pero por lo menos sabrás que puedes estar 24 horas sin fumar, 48, 72 horas o 365 días. Y eso ya es mucho. Porque te parece que eliges fumar, pero siendo fumador no es así. La libertad es no fumar.


No es tan jodido como imaginas y puedes hacerlo. Y aunque no lo creas, llega un día en que no piensas en fumar en 24 horas. No te apetece. No lo echas de menos y ¿sabes? El café sigue estando muy bueno, las copas te sientan mejor y nadar en el mar sigue siendo la leche.

Y, ya sabes, si Amaya ha podido, cualquiera puede.

PD. ¡Aúpa Silvia! Que ya has pasado lo peor ;-)

Twitter: @mama_drama
Instagram: @amayaascunce
Facebook: Cómo no ser una drama mamá

30 comentarios:

  1. Enhorabuenísima también por aquí!! A seguir sumando!! Un besazo guapísima!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Amaya ha podido, todos lo hemos visto y no hay nadie más orgullosa que tu misma, sabes que en mi casa no ha llegado la cosa al mismo nivel, pero nada que ver el verle vapear de vez en cuando a soportar el humo. Por no decir que su nueva hija no tendrá que olerle con ese olor que es tan penetrante.
    Zorionak maja!!!

    ResponderEliminar
  3. A seguir con ello!! En unos días hará 7 años que dejamos de fumar mi marido y yo.
    Has pasado lo peor!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo también lo dejé hace millones de años, y mi marido también. Y lo dejé por eso, porque si mi santo, que fumaba hasta debajo del agua y encima tabaco de liar, que la gente pensaba que se líaba petas en cualquier parte, pudo, yo podía. A veces todavía me parece increible que lo hayamos conseguido.
    Mi santo con el dinero que se ahorraba cada mes se compraba libros, CDs,... (sí, era una frikada, pero...) Así valía la pena doblemente dejarlo. Yo no lo hice pero con ese dinero nos hubiéramos comprado una casa, un Mercedes o yo qué sé! Jajaja. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Yo le pedí a mi "santo", como dice Rous, que lo dejara cuando pensábamos en embarazarnos de nuestro primer hijo. Yo lo había dejado hacía meses (y sorry, pero soy de esas afortunadas que no tienen mono al dejarlo). Llegó mi cumple y me pidió que le dijera un regalo, y se lo pedí. Como dice siempre (23 años después) fue "el regalo más caro del mundo", por lo que le costó. Lo pasó mal, mal, mal, me llamaba cabreado como una mona que lo sentía pero que no podía, que él volvía a fumar y se acabó. Y yo callaba, sólo callaba. Y él colgaba el teléfono más cabreado aún, pero lo consiguió. Siempre he estado muy orgullosa de su logro. Y siempre bromeamos que aquello fue "cuando nos queríamos", que ahora no lo haría ni atado, jajajaja! Creo que le costó más porque yo se lo impuse, pero te felicito por tu fuerza de voluntad, sigue así!

    ResponderEliminar
  6. Nosotros dejamos de fumar juntos debe hacer 10 años ya. Lo dejamos porque él se ahogaba en la cama con 37 años por un catarro que duró tres meses. Yo lo dejé con él porque sabía que solo no iba a poder, nos costo muchísimo, discusiones a todas horas y mil ocasiones para haber vuelto (incluida la muerte de mi suegra) Hoy estamos muy orgullosos de ello pero siempre pensé que el verdadero motivo para no volver fue no llegar a casa y decir que habías vuelto antes que el otro. Mi madre también dice siempre que si nosotros pudimos cualquiera lopuede dejar. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  7. Aaayyy, que con la lista de los buenos me está apeteciendo un cigarro, jejeje. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  8. OOOOOOOOOOLLLLLLLLLLLEEEEEEEE TÜUUUUUUUUUU!!!!! ahora a por otro añito, enhorabuena

    ResponderEliminar
  9. Cómo te admiro, guapa!!! Tengo que ponerme a ello pero de momento sigo siendo una vil cobarde. Un besote y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. ¡Enhorabuena Amaya! Me alegro mucho de que lo hayas conseguido!!! Ahora a por otro añito más sin fumar!!!! Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  11. Mi novio tiene neuralgia del trigémino, vive con unos dolores horribles, no duerme por las noches, se levanta vomitando y se fuma al día una cajetilla.

    Le voy a pegar esto en su FB para ver si lo lee y espabila.

    16+3

    PD: ¡Muchas felicidades, Nenaaaa!

    ResponderEliminar
  12. Yo te sigo los pasos nena!!!!

    ResponderEliminar
  13. En Octubre hará 22 años que dejé de fumar.Yo también me fumé todos los buenos y los malos cigarros posibles,hasta que el hecho de tener a un pequeñajo superdeseado en camino pudo más que la adicción.Y hasta hoy.No voy a decir que no cueste,pero compensa con creces.Desde hace unos años, mi pareja, que dejó de fumar antes de conocernos y yo ponemos en una hucha ,cada día, lo que nos costaría un paquete de tabaco.Y en Agosto nos pegamos una buenas vacaciones a costa de los cigarrillos que no nos fumamos.Yo soy profesora y tengo una faringitis crónica que me lleva por la calle de la amargura.¡No quiero pensar cómo estaría mi garganta si hubiese seguido fumando!

    ResponderEliminar
  14. Llevo 13 días y medio, llevo ahorrado 70 euros! En un año serán 1800 euros: unas peazo vacaciones.
    Fumar está muy rico, pero estoy hasta el gorro de andar con el paquete parriba y pabajo. Encima ahora me canso menos y hago más deporte así que estoy como un toro
    Enhorabuena a los que lo habéis dejado del todo, porque yo siempre he dicho que nunca se deja de ser fumador. A mí me queda un reto muy importante todavía por pasar: las fiestas de mi pueblo que son dentro de una semana...

    ResponderEliminar
  15. Amaya me alegra leerte de nuevo. Enhorabuena!! Un saludo. y ánimo a todos los que quieren dejar de fumar.

    ResponderEliminar
  16. felicitaciones. recuerdo el post de hace un año y que me inspiro a dejarlo. no duro mucho pero a los dos meses lo deje de nuevo y esta vez si ha durado. Diez meses ya. Y es cierto, no es tan malo como habia pensado que seria

    ResponderEliminar
  17. Felicidades por dejarlo, yo no quiero... porque yo solo me fumo los buenos :)
    No fumo cada dia, y nunca estando sola. Fumo después de una buena cena, charlando con las amigas en una terraza en verano, bailando en las bodas (al aire libre) y me encanta!

    ResponderEliminar
  18. ENHORABUENÍSIMA!!!!! Así de claro =)
    Todo el mundo sabe que fumar es malo, etc etc etc.... así que, efectivamente, el discurso ese sobra... El tuyo vale mucho más! =)

    Yo no he fumado nunca. Ni una calada. Ni media... Reconozco que me molesta mucho el humo del tabaco, que alguien fume a mi lado... También... he sido fumadora pasiva durante muuuuuuchos años, hasta que mis padres lo dejaron. Pero lo tuyo, me gusta más. =)

    ResponderEliminar
  19. Flipando me he quedado
    Hoy también hace un año que me levanté de la cama y dije que no fumaba más
    Días después me hicieron una transferencia de embriones y hoy en día son dos preciosos mellizos de tres meses
    Ahora ya ni me acuerdo de esos cigarrillos
    Besos y enhorabuena nena

    ResponderEliminar
  20. Lo tengo que hacer, cada vez que me enciendo un cigarro mi hijo me riñe. Que poca vergüenza tengo. Mi propósito es dejarlo y mi fecha ya esta puesta. Es que si Amaya puede y Silvia está en ello......

    ResponderEliminar
  21. Hace 4 años que dejé de fumar, un año antes de quedarme embarazada y estoy muy orgullosa de ello. Me encantaba fumar. He tenido los buenos, los malos y los buenisimos. Pero no he tenido recaidas y pasado el primer mes me resultó muy facil. Eso si, la comida me sabe mejor... y se nota! Enhorabuena a todas las que lo habeis conseguido y ánimo a las que estais en proceso!

    ResponderEliminar
  22. Yo también me los he fumado todos. Los buenos y los malos y hace ya 9 (¿o son 10?) los años que llevo sin fumar... y se puede, vaya si se puede... pero aún, cuando estoy en la playa, mirando al mar, tranquila pienso que es el único momento en el que de verdad echo de menos fumar... pero nunca más, amiga, no me merece la pena...

    ResponderEliminar
  23. Felicidades ! dejar de fumar es un signo de madurez. Mi esposo lleva 15 anos sin fumar, si que se puede.

    ResponderEliminar
  24. Ya te conté hace un año que después de 14 años algunas veces (poquísimas) sueño que fumo poco y no me engancho. Pero pocas decisiones me han hecho tan feliz como no tener que pensar que una película es demasiado larga y no podré fumar en 120 minutos, como no pensar por primera vez en el tabaco antes de bajar de la cama, como no apestar a tabaco mañana tarde y noche, saber que mis besos no saben a cenicero...
    Esa es la decisión que me hizo sentir poderosa. Luego, la decisión que me hizo más feliz fue la de ser madre. Espero que a esa también te animes ;-)

    ResponderEliminar
  25. Dejarlo es ese plan para el nuevo curso, el nuevo año, las vacaciones....y luego el miedo al proceso lo retrasa de nuevo sine die. Se puede, lo sé, pero no encuentro el momento para empezar a sufrir. Me dejo esta entrada a mano, gracias

    ResponderEliminar
  26. Hola, fumé muy poco en mi juventud así que nunca se convirtió en hábito. Mi mami sí que fue fumadora ¡durante 60 años! lo dejaba cuando estaba embarazada, le daba asco, algo que también me sucedía a mí, no soportaba el olor a tabaco de mi marido que fumaba en esa época. Al final mi mami lo dejó, cuando le médico le dio un ultimátum, o lo dejaba o se iba directo a las chacaritas, tuvieron que ponerle un marcapasos, además ella padecía del corazón hacía ya mucho tiempo, el daño ya estaba hecho, los siguientes 18 años vivió mucho tiempo conectada a una máquina de oxígeno. Así que os digo que no vale la pena estar enganchada a ese tubo humeante, ganarán en salud y también en dinerito que podrán gastarlo en otras cosas menos dañinas.
    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  27. Sin malos humos la vida sabe mejor!!

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  28. Claro hay que automotivarse y superar el mono. Pensar en otra cosa hasta que pase...
    Gracias por el post, anima...

    ResponderEliminar
  29. Felicidades!!!
    Yo me había planteado dejarlo cientos de veces..varias en serio, que acabaron truncadas a las pocas semanas. Me lo plantee en el embarazo y tampoco pude. Al final fue el nacimiento de chollito lo que me hizo dejarlo, sin darme cuenta, solo por estar tan embelesada con el niño que ni me acordé de coger un cigarro. Y de eso hace ya 2 años y 1 mes, bien por mi!
    Sigue asi ;)

    ResponderEliminar
  30. Muy buen blog, felicidades! Muy recomendado espero que continuéis así. Un saludo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...