domingo, 29 de mayo de 2011

80. Nena no hables de más, solo cuando te pregunten.

Cuddle Fish
Que, claro, el día que mi madre descubra el blog quiero cientos de voluntarios entonando: Yo le pregunté, yo le pregunté. Ya os daré una dirección para escribirle. Lo voy a necesitar.

Cuándo utilizaba el consejo:
Lo recuerdo desde niña. Yo soy habladora, por si ochenta post no os han servido de pista hasta ahora. La típica niña que lo cuenta todo, que habla cuando no tiene que hablar y a la que se le fija en el cerebro todo tipo de frases. Así que cada vez que iba a entrar en contacto con cualquier entorno social mi madre insistía:
- Nena, no hables de más. Solo cuando te pregunten. Que tú vas y sueltas cualquier cosa. Mejor quedar de muda que de pesada. Y sobre todo, no repitas nada de lo que yo digo. Y no seas indiscreta, por dios, no seas indiscreta. Como el jueves en el autobús, que mira que preguntarle directamente a aquella mujer que qué le pasaba. Por favor, qué vergüenza. Pues qué le va a pasar. Que tenía una chepa terrible. Ay, que cada vez que lo recuerdo me pongo mala (y yo peor, porque con cada recuerdo me llevaba una colleja). Y menos mal que era comprensiva y encima te explicó que porque se había caído. Ya lo sabes. Por saltar en la cama. Te sale chepa por saltar en la cama (esto verdad no es, pero ella aprovechaba para asustarme con cualquier cosa). Así que hoy calladica, que vas a una casa importante. Tú como si no tuvieras lengua. Sonríes y solo hablas para dar las gracias. Y si alguien tiene los ojos bizcos, le falta un brazo o tiene dos cabezas, te callas nena. Te guardas la curiosidad y luego si quieres me preguntas a mí. ¿Has entendido? Y compórtate comiendo. Te sientas bien recta y no pongas los codos sobre la mesa, que es una casa importante. Y aléjate de cualquier cosa que tenga ruedas, eso también. Y no toques nada que se pueda romper. O sea, no toques nada. Ay, yo no sé para qué vas a ir. Tu tía que se ha empeñado pero no sabe lo tremenda que eres. Seguro que tenemos un disgusto.
Este “mini” consejo me lo dio justo antes de que una tía mía me llevara a comer a casa de unos amigos suyos, unos señores que en vez de casa tenían un palacete, y en vez de un balcón, que era a lo que yo estaba acostumbrada, tenía tropecientas mil hectáreas, una piscina y una pista de tenis. Así que según se abrió la verja yo había olvidado todo lo que me había dicho mi madre y tenía un solo objetivo: bañarme en aquella piscina, como fuera. Así que cuando la dueña del espacio más grande que yo había visto nunca me dijo: “Mira que niña más guapa, y que vestido más bonito trae”. Yo no me contuve:
- Pues a mí no me gusta nada, porque es de mi prima, que mi tía le hizo este trozo que se llama nido de abeja, aunque no entiendo por qué, porque a mí las abejas me encantan y esto solo pica un montón por dentro. Además, también lo ha llevado mi prima Raquel y luego otra prima mía, pero como es muy alta pues le tuvieron que poner este volante de abajo, que mi madre dice que tiene una vainica monísima, pero se me engancha en todos los lados, y ya me ha dicho mi madre que como lo rompa, me entero, porque luego lo tiene que llevar mi hermana, aunque van a necesitar un montón de vainica de más por todos los lados, porque mi hermana pesa mucho más que yo, porque es una tragalari, que ya se lo dice mi padre, y eso que la tienen a dieta porque la pediatra dice que se va a quedar enana, que yo no lo entiendo porque también dicen que yo me voy a quedar enana y eso que como fatal, y mi madre dice que más que flaca estoy espiritual y me obliga a comer cualquier cosa en bocadillo. ¿Me puedo bañar en la piscina?
La señora y mi tía casi se mean encima y mi tía sin casi cuando se lo contó a mi madre, que casi me mata, pero como me resfrié porque no salí de la piscina hasta las 9 de la noche, y solo porque ya tenía los labios morados, pues mi madre andaba más preocupada en abrigarme que en matarme, por eso fue un casi.
- Mami, no te enfades. Es que me preguntaron…
- ¿Qué te preguntaron? Que si el traje era heredado de cuarta mano, o que si tu hermana tiene problemas con la comida. Explícame. Porque me parece muy difícil que esa señora te preguntara algo así.
- No sé, me lié un poco, es que había piscina…
- No me lo recuerdes, no me lo recuerdes, que ya me ha dicho tu tía que te has pasado 6 horas en el agua en bragas, que ni has comido, ni nada, y que la sobrina de la casa se ha hecho un chichón porque le enseñaste a jugar a la bomba. Y encima catarro. Es que no se te puede sacar de casa.

Consecuencias del consejo:
Pocas. Siempre pienso que hablo de más. Da igual que me comunique con monosílabos, inevitablemente pienso que ese “sí o no”, era demasiada información. Aunque luego también me abro un blog y cuento todos los detalles de mi infancia. Mi madre me mata.
Segunda consecuencia: si me preguntan no tengo freno. Es como si tuviera la excusa perfecta para la incontinencia verbal.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos, este no lo voy a utilizar, porque para cuando vosotros digáis que os queréis bañar en la piscina yo ya habré contado la procedencia de vuestra vestimenta, si coméis mal, si se os dan bien las matemáticas o si vuestra novia es una lagarta. Lo siento, os lo digo desde ya, pero no me contengo, y menos, si hay una piscina por el medio.

36 comentarios:

  1. Y la de años que tarda una en comprender cuánta información es demasiada sólo para descubrir con horror que da igual, que sigue no siendo capaz de contenerse pero ahora se da cuenta.

    Me he reído tanto con este post. Tanto.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Eso es que tu eres una cotorrica de las mías ;)

    ResponderEliminar
  3. muy bueno. (no me voy a extender mas, porque cuando tu madre nos descubra, nos va a caer la mundial por lo mucho que largamos)

    ResponderEliminar
  4. Pues sí nena, a vosotros también os va a caer una buena...

    ResponderEliminar
  5. Pues no sé por qué dices que hablas mucho... a mí me parece que diste una respuesta totalmente proporcionada al comentario que le dio pie.

    Muy bueno, como siempre

    ResponderEliminar
  6. Vlazeck
    Pienso darte el teléfono de mi madre el día que descubra el blog, creo que tú podrás salvarme ;)

    ResponderEliminar
  7. Pues que no hubiese preguntado la buena Señora... Seguro que has salido a alguien de la familia… o no???? Entonces ¿quién tiene la culpa, tú, la señora, tu tía que se empeñó, tu madre que te dejó, los genes heredados…??? Pero bueno no te preocupes por tu madre cuando se enteré, estaremos tod@s los charlatanes para ayudarte… de alguna forma te tendrás que desahogar digo yo... ya me empiezo a enrollar…

    ResponderEliminar
  8. jajajja... yo era al contrario: siempre hacía preguntas de más ;)

    ResponderEliminar
  9. Nena, retrospectivamente, ¿cómo fue tu infancia? Cuéntame.

    Ea, ya tienes coartada XD

    ResponderEliminar
  10. Bueno, he de decir, por empezar por alguna parte, que me encanta tu blog. Pero si me he decidido a dejar constancia en un comentario es porque yo también hablo por los codos y cualquier pregunta es motivo mñas que suficiente para contar tres veces mi vida... Y con detalles.

    Hoy, por ejemplo, estaba hablando con el hermano de una amiga al que le he dejado unos apuntes de biología (porque yo además de tratar con als personas que conozco, siento la necesidad de tratar con las personas que tienen una buena relación con mis conocidos, porque así está todo el mundo contento). Total que en un momento daod hemos acabado hablando de su móvil y a partir de ahí de quemar cosas (eran todo frases intentando dejar la conversación, porque como no hay confianza pues queda mal eso de hablar mucho, con su hermana vigilando y tal...). Y claro, ha sido oír la palabra quemar y para cuando me he dado cuenta ya le había contado que yo tuve mi époc ade quemar bolic BIC (hasta aquí normal, era el tema central (y único) d ela conversación. Pero entonces mi cerebro ha registrado la palabra boli BIC y ha soltado algo así como: "Pero ya o lo hago porque ya no uso boli BIC (tengo una señora contractura en el brazo que me ha obligado a pasarme a la pijería del Pilot (pero oye, qué letra más maja tengo ahora)", y seguía con un "está inspirada en la de una compañera (aunque con un toque personal)porque los profesores nos decían que por qué no escribíamos todos así... Y de usarla para los exámenes pues se ha ido mezclando con la mía y ahora son una sola". Pero por algún motivo que desconozco me he callado... Como voy a hacer ahora, puesto que no me has preguntado nada.

    Pero lo dicho, genial el blog (aunque mi favorito sigue siendo el de "Un drogata suicida no es decorativo, nena, una planta sí"). Tu sigue, sigue, que si tu madre nos dice algo yo firmo lo que haga falta ara que se convenza de que pregunté primero.

    ResponderEliminar
  11. Tengo un hijo igual. Mis amigos preguntan en dónde está su botón de "Pausa". Ni la odontóloga en sus revisiones mensuales lo tiene callado.

    Me he reído de lo lindo con el post! Saludos desde México.

    twitter: @Anilu_H

    ResponderEliminar
  12. Mamá española en Alemania:
    No, si yo de eso también, como a la señora con chepa y otros cientos de preguntas indiscretas más

    Isa:
    Ahora mismo me imprimo tu comentario

    Irene:
    ajajajajajaja terrible nena, tú te juntas con mi madre y no acabaís nunca

    @Anilu_H:
    Es porque los odontologos siempre te preguntan cosas aunque tengas la boca llena de algodones... PObre niño ;)

    ResponderEliminar
  13. Desde luego eras una niña tremenda, y divertidísima! Genial entrada, aún me estoy partiendo jajaja

    ResponderEliminar
  14. Que buenos son tus consejos, me encantan. Estoy casi segura de que eres de Bilbao o alrededores y tienes exactamente mi edad. A ver si nos vamos a conocer, jejeje. Yo soy de Getxo.

    Musussssssss!!

    Naiara

    ResponderEliminar
  15. Yo también era de esas, hablaba, hablaba, hablo, hablo y hablo. Suelo asustar.. y eso que mi madre me hacía concursos de quien aguantaba callado más tiempo, me enseñaba a contestar solo lo que me preguntaban... pero ni así. Hasta hoy en día me pasa que estoy hablando (o pensando, que es peor) y llego a un punto que no puedo deducir en qué empecé....... Son gajes del oficio.. jjajajaja

    ResponderEliminar
  16. Nena, tienes que poner en el blog un botón de "yo también le doy a mis hijos este consejo" Lo habría pulsado 20 veces hoy... Y eso que yo era de las de -> Autobusero: ¿Cuántos años tienes guapa? - Yo: Cinco, pero mi mamá dice que diga cuatro porque así no pago - Mamá: ¿¡@#!?

    ResponderEliminar
  17. Estoesparaunaqueloquiereasi:
    Pues no sé si mi madre pensaba lo mismo...

    Naiara:
    Cerca pero no... No digo más, que me pillan.

    Florencia:
    A mi me pasa eso hasta pensando. Nunca consiguo redordar en qué pensaba y porque en este instante me planteo: Qué cogería de casa si hubiera una invasió zombie?

    Lorien: jajajaj, de esas también tengo alguna, porque anda que no hemos pasado tiempo teniedo 8 años para coger descuentos...

    ResponderEliminar
  18. Jo, yo una vez le pregunté a un amigo de mis padres que si su mujer estaba por ahí de picos pardos. Yo no sabía ni qué quería decir la frase, pero al señor le hizo mucha gracia. Entonces, esntre risas, me preguntó por qué le decía eso. Se detuvo el tiempo. Mi padre cerró la boca y se giró hacia mí. Mi madre se quedó blanca y le empezó a temblar la boca. Pero yo contesté: "porque como es golfa está siempre por ahí haciendo picos pardos".
    Nunca volví a ver a aquel señor tan agradable de bigote. La que me calló en el coche fue antológica. De hecho no tengo más recuerdos de haber salido con amigos de mis padres hasta muchos años después.
    Y lo que es peor, todavía tengo serias dudas sobre lo que es un pico pardo.

    ResponderEliminar
  19. Vamos a ver, con lo guapísima que estás callada y lo poco que nos íbamos a reir nosotr@s.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Una de las cosas buenas de este blog es descubrir que hay mucha gente que comparte tus "rarezas", veo que las incontinentes verbales somos legión.
    Muchas gracias por todos los buenos ratos de risas que nos provocas (cuando no de carcajadas directamente; mi marido piensa que no estoy bien de la cabeza, leyendo en el ordenador y riéndome sola...)
    PD El libro ya lo tendrás casi listo, no? Es que lo necesito para un regalo para mi madre ;)

    ResponderEliminar
  21. La hermana de la nena,

    Recuerdo ese vestido, y sí, no me entraba. Es lo que tienen los genes, unos charlatanes otros tragantuas.
    JAJAJAJAJJ
    Genial nena, para una tarde como la de hoy.
    UN beso

    ResponderEliminar
  22. Yo también sufro de "incontinencia verbal" jejeje... claro que apenas hace unos años porque mi hermana que ha sido cotorra mojada le daban porque sí y porque no...siempre ha hablado de más...mejor dicho eso es herencia!!

    ResponderEliminar
  23. Jajajajaja, a mí me pasaba igual, y me pasa, me pasa. En una ocasión mis padres se fueron de viaje y nos cuidaba la hermana de mi padrastro, total, que invitó a unos amigos a cenar, y yo cené con ellos, y oye, que no recuerdo de qué hablamos, lo que recuerdo es que yo hablé... y hablé... y hablé xD
    Luego, cuando volvieron mis padres del viaje, su hermana les dijo que "sería una anfitriona estupenda, animando cenas y entreteniendo a todo el mundo", cuando me lo contaron no caí, pero con los años parece que estén hablando de un mono xDDDD
    A veces estoy hablando con la gente y voy pensando "¿estaré hablando de más? ¿habré ya contado ésto? tal vez debería callarme", pero claro, luego me callo, se hace un silencio raro, hablo de nuevo para quitarlo de en medio, y volvemos a las mismas, vamos ¡que es el cuento de nunca acabar!
    Nunca sé cuando callarme, aunque creo que ahora sería un buen momento porque estoy enrollándome demasiado (o no xDDD)

    ResponderEliminar
  24. A mí mi madre aún me reprocha que con seis años le pregunté delante de una conocida "Mamá, esta es la señora que dices tú que habla raro?" (nótese la diferencia entre las frases "la señora que habla raro" y "la señora QUE TÚ DICES que habla raro"...) XDDD

    Pero a pesar de los reproches de mi madre, desde ahora mismo me siento mucho mejor porque lo tuyo sí que fue grande. En serio, si soltaste todo ese rollaco sobre los picores del nido de abeja, la inanición de tu hermana y las vainicas ante la visión de una piscina, eres mi ídola a partir de ya. Y lo mejor es que te estoy imaginando, con tus vainicas y tus puntillas, toda nerviosa soltando el discurso atropellado y con la mirada puesta en la piscina. Y me meo.

    ResponderEliminar
  25. Varios pellizcos por debajo de la mesa me llevé ... por indiscreta y mete pata! Jajajajaja pero si eres niño se perdona.
    Un señor que se cayó de un avión y que caminaba casi en retroceso, pasó una hora explicándome su accidente, después de mi indiscreta pregunta: Y por qué caminas tan tuerto??
    Tu madre es muy divertida!

    ResponderEliminar
  26. Oye, pues como futura suegra también prometes, eh...

    ResponderEliminar
  27. Buenísimo, me parto de risa contigo ...
    Y por supuesto: nosotros preguntamos y te sometimos a un tercer grado, así que no te ha quedado más remedio que contarnos. JE

    ResponderEliminar
  28. A mi, antes de salir de casa, todos los dias me decian: VER, OIR y CALLAR.
    Saludos
    Chio

    ResponderEliminar
  29. yo pregunté en voz alta, delante de la afectada: "mamá, porqué esta señora NO se lava los dientes?"
    HORROR

    ResponderEliminar
  30. Pero si eso lo has tenido que heredar de ella!! sólo hay que leer la parrafada que te soltó antes de ir a la "casa importante", jaja

    ResponderEliminar
  31. Hola, ¿has escuchado eso de "los niños hablan cuando las gallinas mean"? pues ése era el consejo que me daba mi madre, resultado: me llevaba de visita a una casa y apenas me podían sacar el nombre, como los soldados cuando los apresan y sólo dicen el número de placa.
    Y ahora me pasa como a ti, que de repente me da incontinencia verbal y bla bla bla.
    Que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  32. A mí también me encanta hablar y creo que los que hablamos mucho nos fijamos más en las cosas y apreciamos mejor todo lo que pasa alrededor.
    Mi novio habla muy poco y un día le tuve que preguntar: no hablas porque no tienes nada que decir o porque no te dejo? me dijo que por lo primero y...qué pena me dio! pobre! cómo puede una persona no tener nada que decir??
    A mí siempre me decían: esta niña no calla ni debajo del agua!

    ResponderEliminar
  33. Pues yo he sido siempre de hablar poco, pero yo soy de las que da el consejo a mi hijo, que nos juntamos con la vecina cuando salimos de casa y mi hijo le cuenta el plan del día, hasta lo que vamos a comer, donde y si te descuidas hasta la hora.
    Me encanta como escribes es que me parto

    ResponderEliminar
  34. Tu blog es tronchante!!! te había visitado en alguna ocasión, pero sin tiempo para profundizar demasiado y hoy que he tenido la ocasión de hacerlo me ha encantado.

    Te sigo!!

    Si quieres conocerme, visitame en mi blog http://creciendocondavid.blogspot.com/

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Que blog mas bueno, dios...Yo recuerdo un Sant Jordi. Oí a mi abuela bromear con una amiga, diciendo que mi abuelo, en vez de rosa le regalaba un capullo cada noche. Y yo, zas, memoricé...cuando una vecina le dijo "qué, Sra. Maruja, ya le ha regalado la rosa su marido?" yo le solté "no, mi abuelo le regala un capullo cada noche". Me llevé un bofetón tremendo, no se porqué. Ahora tengo una hija de tres meses y temo el dia que empiece a hablar :)

    ResponderEliminar
  36. Yo también habría hecho cualquier cosa ante la vista de una piscina en una casa a la que fuese de visita. Pero en mi caso fue una mesita camarera, llena de canapés, que la esposa de mi primo Pepito habría organizado con primor. Hablar no hablé, pero me comí todo lo que pude (y eso que "a este niño no hay quien le engorde, porque no moja pan", mi madre dixit) haciéndome un sitio en delantera a fuerza de codos.

    - Caramba con Santi, qué apetito tiene... menos mal que no hay pan para mojar.


    Decían mis tias, medio en broma medio en serio, ante la sonrisa de circunstancias de mi madre, que no sabía dónde meterse. Al final, cuando pregunté:

    - Mamá, que se ha acabado todo. ¿Cuándo nos vamos?

    Me llevé uno de los Sopapos Mejor Dados de mi Vida.


    Enhorabuena por el blog, por el libro y por ese humor verdadero. Me alegro de que a la gente con iniciativas como ésta les sonría la fortuna.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...