jueves, 21 de julio de 2011

87. Hay que guardar 2 horas de digestión para meterse al agua.

Bueno, siento cierta presión con este consejo porque éste, sí que sí, lo han recibido todos los niños de España e imagino que lo siguen sufriendo generaciones posteriores. Vamos por partes.

Cuándo lo utilizaba
Pues el corte de digestión en mi casa era bastante peor que el coco, lo del coco o el hombre del saco a su lado era cosa de niños. Vamos, que en mi cabeza un corte de digestión consistía en que la barriga se partía en dos y luego te morías. Así de nihilista andaba de niña.
Ahí estabas tú, en la arena, si con suerte pillabas un trozo de sombrilla, mirando el mar, lleno de gente, a 40 grados y embadurnada de crema. Vamos, el jodido paraíso infantil.
- Mamá y por qué hay tantos niños en el agua.
- Porque ya han esperado sus dos horas de digestión.
- ¿Y qué me puede pasar si me meto ahora?
- Pues que te dará un corte de digestión y empezarás a vomitar y te puedes ahogar en el agua y morirte.- de ahí, mi nihilismo.
- Pero ya ha pasado una hora y media. Ya igual sí se puede…
- De eso nada, nena, son dos horas, anda hazte un castillo o algo.
- Es que ya he hecho cuatro, dos fosos y he enterrado a mi hermana.
- Pero ¿qué dices? Sácala de ahí ahora mismo que le va a dar un insolación. Que menudas ideas tienes.
- Ya voy..., si a ella le gusta.
- ¿Qué le va a gustar? Que la saques ya.
- Igual nos tenemos que bañar entonces porque vamos a estar llenas de arena…
- Pues os aguantáis, que todavía queda un rato.
- Mami y qué pasaría si no comiéramos nada, solo cenamos, y así me podría pasar el día agua.
- ¿Que qué pasaría? ¿Que qué pasaría? (Cuando una drama mamá repite dos veces una pregunta retórica en tu cabeza debería sonar algo parecido a una alerta por tsunami) Que te morirías de inanición y vendría la policía para llevarnos a la cárcel a tu padre y a mí por ser malos padres y a tu hermana la mandarían a un orfanato- que luego mi madre anda extrañada de que yo sea una exagerada- ¿Tú quieres eso? ¿Quieres que nos manden a la cárcel?
- No…, yo solo quería bañarme.
- Pues calla ya que como te pongas pesada nos subimos al apartamento a hacer vacaciones Santillana y se van a acabar las discusiones. Y por dios, saca a tu hermana de ahí, que no te lo tenga que repetir.
Así que te callabas, porque las vacaciones Santillana son al verano lo mismo que la piña a la pizza. ¿Quién quiere fruta en la pizza? En serio. No lo entiendo. Pues lo mismo.

Consecuencias del consejo:
Pues no te creas, que desarrollas una capacidad a la frustración que no te digo nada. Gracias a eso ahora soy capaz de ver “Españoles por el mundo” o “¿Quién vive ahí?” sin tirarme por la ventana. Aunque tengo que reconocer que los dos programas me producen ardor de estómago.
Segunda consecuencia, yo pienso que vivir mirando al mar es la mejor vida. Es mi propio utopos. Yo creo que de mirarlo con tantas ganas.
Tercera consecuencia, a mis 32 años, oye, seré imbécil, pero me cuesta un dolor meterme al agua sin guardar dos horas de digestión. Me mojo las muñecas, la nuca, meto los pies con miedo y ando dando saltitos si el agua me llega a la barriga, mientras pienso: “Venga bonita, que no pasa nada, no te vayas a partir en dos”. Con 32 años tampoco es grave, es ridículo pero la vergüenza me queda lejos, eso sí, con 17 era terrible. “Venga corre que nos tiramos de bomba”. “No que se me saltan las lentillas”. Será de las pocas veces que he agradecido ser miope. Pensaréis: será imbécil ¡Con 32 años! Pues lo de imbécil podemos discutirlo pero es que yo sí he sufrido un corte de digestión en el agua. Un variante un poco más salvaje en realidad. Va de la siguiente manera: yo tenía 11 años, dos primas de 15 años con bastante mala leche, y un trampolín olímpico, pero olímpico de verdad, de cinco alturas. Y lo que también tenía yo era bastante inconsciencia. El caso es que nos subimos a la tercera altura y mis dos primas saladísimas prometieron tirarse de cabeza si primero me tiraba yo. Yo y mi inconsciencia ni nos lo pensamos, que era mucho nuestro estilo. Saltito y de cabeza. Ahora, que el aire tiene sus cosas y prefirió girarme ligeramente de manera que me metí una de las tripadas que pasaran a la historia de las leches familiares durante generaciones. Y el agua también tiene sus cosas, si tú te tiras de un tercero en plancha no solo te quedas roja como una cigala por el lado que caes, sino que empiezas a vomitar como si dentro de ti viviera la niña del exorcista. Y mi bueno, mi madre también tiene sus cosas, y después de que el socorrista la tranquilizara tuve que oír para los restos eso de “Te esperas las dos horas de digestión que acuérdate cómo te pusiste cuando te dio un corte de digestión. Tres días vomitando”. Y por cierto, las saladísimas de mis primas bajaron por la escalera. Cobardes.
Cuarta consecuencia. No me tiro de cabeza. Lo intento, pero el saltito ya no me sale, me da un vértigo…, desde el borde de la piscina, sin trampolín ni nada. Con lo que yo he sido…

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, de verdad voy a intentar saltarme este consejo. He buscado en internet y una pediatra (que esa gente tiene carrera y sabe) dice que no es necesario. Que el corte de digestión no mata, y que no se produce solo por comer, si no por el contraste de temperaturas. Aquí lo explica súper clarito. Vamos, que ya sabéis: muñecas, nuca, saltitos y al agua patos. Eso sí, no quiero oír hablar de trampolines olímpicos y lo de enseñaros a saltar de cabeza lo veo difícil. Confiaremos en vuestro futuro padre.

70 comentarios:

  1. Aqui una madre actual con la misma experiencia que tú y que por tanto JAMÁS les ha hecho esperar a sus hijos ni media ni una ni dos horas: bajamos después de comer, ducha y al agua. Y tan ricamente.
    Y es que "los cortes de digestión no existen: son los padres".
    Saludos y de nuevo gracias por las risas, los recuerdos y los buenos ratos.

    ResponderEliminar
  2. "los cortes de digestión no existen: son los padres". jajaja no lo habia oído, buenísimo

    ResponderEliminar
  3. Da gracias. Lo mío eran 3 horas, que mi señora madre era la médico del pueblo y había que dar ejemplo.

    Qué veranos, madre... (nunca mejor dicho XDD)

    ResponderEliminar
  4. jaja, mi marido es un drama--papá!!! les hace a las niñas esperar 3 horas después de comer!!!

    ResponderEliminar
  5. jajajaja, yo también sigo haciendo lo de las muñecas y la nuca!! Buenísimo.

    ResponderEliminar
  6. jajaja, justo te iba a poner el mismo enlace. Es cierto, no es necesario.
    De hecho el ponerte a hacer castillitos de arena era igual de malo que meterte en el aguatirándote a bomba... jeje

    Pero eso no se sabía, y se sigue sin saber. Yo también me tiraba ahí las dos horas de reloj, preguntando a cada minuto, que cuánto faltaba.

    ResponderEliminar
  7. jajajaj a mi tambien se me ha quedado trauma, no te creas, que mal lo paso porque el padre de mis hijos que es el anti-drama-papa despues de comer al agua! yo ni loca...

    ResponderEliminar
  8. Vacaciones Santillana!!! La tortura del verano! yo tb espero aún una hora por si acaso...

    ResponderEliminar
  9. Una de mis hermanas era no-drama, y gracias a ella pude bañarme muchas veces y aprender a no esperar ese tiempo.
    Eso si, recuerdo una vez, que una simpatiquísima amiga de mi madre me invitó a bañarme con sus hijas. Llegué a las doce, y me preguntó ¿Cuanto rato hace que has desayunado?, y yo "hace media hora". "Hala, pues a esperar otra horita y media, porque con la cantidad de galletas que has tomado...".
    Creo que cuando vinieron a buscarme todavia no había terminado su dichosa digestión...

    ResponderEliminar
  10. JOerrr que pesadilla de consejo!! de verdad es que era una agonía, tu viendo el agua y deseando de mojarte,, que creo que es casi peor estar aguantando calores con la barriga llena, te podría dar una lipotimia, pero nada.. de agua ni de lejor!

    ResponderEliminar
  11. bufffffffff yo era de las que se libraba de ese suplicio. Mi madre era de las modernas y después de comer al agua rapidito. Que molona que es mi madre.

    ResponderEliminar
  12. Jejej yo nunca sería capaz de hacerle eso a mis hijos, con lo que he sufrido esperando que se pasaran las @!*+@* 2 horas... porque vaya que no podía ser 1 hora con 55.. no tenían que ser las 2 horas si mi mamá estaba de buen humor, porque si no había que esperar 10 minuticos más por si acaso...

    ResponderEliminar
  13. Pero ahora que soy mamá he descubierto el porqué de las dos horas: para tomar la siesta! Te puedes dormir la siesta tranquilamente sin tener que echar un ojo a las criaturas.

    ResponderEliminar
  14. Me ha dejado muerta lo de las 3 horas. Pero si a esas horas ya tenías que merendar, entraríais en un bucle infinito en el que nunca os bañábais!

    ResponderEliminar
  15. Noooo, el proceso era el siguiente: comida a las 13, que empezaba a "contar" desde las 14. A las 16.30 me dejaban ponerme el bañador y a las 16.40 comenzaba la escalada a la piscina (eso de ser del centro y de pueblo, la piscina estaba en la punta de un monte, por lo menos no tenías que morirte de asco mirando el agua). A las 17 (y un poco, no fuera a ser) ya (por fin!) te dejaban darte una ducha y meterte en el agua.

    [inciso de chapoteos infantiles]

    A las 19.30h empezaban a oírse los gritos desgarrados de las madres/hermanas mayores/niñeras varias, total a las 20 cerraban la piscina y tenías que estar fuera sí o sí.
    A las 20h en casa y duchada para hacer "meriendacena" a las 20.30.

    Y claro, tú preguntabas "¿y mañana no podemos ir a la pizina por la mañana?" Respuesta: "No, que son las clases de natación y tu ya sabes nadar." Y me recordaba el primer premio de la competición de natación-con-manguitos que gané cuando tenía 4 años. Veintinueve ya y todavía colea el condenado premio...

    ResponderEliminar
  16. jajajaja, este consejo lo hemos sufrido tooodos los niños de España, cierto!

    Yo que no quiero que mis hijos pasen por eso, estar mirando el agua sin bañarse es cruel!!!
    pero no quiero que tengan un corte de digestión ¡Que se pueden morir!!
    Así que les he enseñado todo el procedimiento de muñecas, nuca, barriga y saltitos, k lo hacemos los tres a la vez en perfecta coreografia, nos queda precioso!
    Aun asi yo me quedo un poco preocupada...
    Jo, me podiais haber avisado antes de que eran los padres...
    Lo que estoy aprendiendo con este blog oyes!

    ResponderEliminar
  17. jajaj, qué recuerdos!!! el balón hinchable de nivea y los libros de vacaciones santillana!!! me has alegrado el viernes, he dicho :-)

    ResponderEliminar
  18. Que bueno lo de la panzada pero no debió hacerte ni p*** gracia, me ha dolido de imaginármelo. Anda que se lo pusiste a huevo a tu madre para que te martirizara..;)
    Hacía siglos que no me acordaba de las Vacaciones Santillanada mamma mia! jajajja

    ResponderEliminar
  19. Yo me rebelé en plena adolescencia contra esas dos horas y me iba con mis amigas a correr y luego a nadar un poquito. Eso a las 9 de la mañana recién desayunada. Hasta que un día me empezaron a dar mareos en el agua, salí y me desmayé. Cuando empecé a recuperar la consciencia además del socorrista buenorro (algo bueno tenía que tener la historia) tenía a mi alrededor 15 drama-abueletes diciéndome que eso había sido un corte de digestión.
    Explicación médica: me dio una leve hipotermia porque tengo alergia al frío. Aunque mi madre salió de la consulta del médico diciendo: ¿alergia al frío? no,no,no,eso te pasó por no hacer la digestión como es debido.
    Animo que somos muchas las hijas dramatizadas

    ResponderEliminar
  20. Jajajajaja real como la vida misma chata, aunque no se que es peor... Recuerdo un verano en el chalet de mis tios con su piscina y todo, esperando las dos jodías horas... al final convencimos a mi madre (despues de darle mucho la tabarra) para que nos dejara al menos meter los pies sentados en el bordillo y horror, así pasamos esas dos horas infernales y NOS ACHICHARRAMOS LA ESPALDA!!! ese día ni piscina ni leches, broncón de madre por no habernos embadurnado previamente de crema (le habíamos dicho que sí que nos habíamos dado crema, y mucha...) y pañitos de vinagre combinados con aftersun a litros... casi hubiera preferido un corte de digestión, de acordarme me duele la espalda ayyyyyyyyyyyy

    ResponderEliminar
  21. jajajajjaja... !! A mí me pasa también, que me meto pero, aunque me moje la nuca y las muñecas y me meta despacio, siempre estoy acohoná perdida ;)

    ResponderEliminar
  22. Hablas de la playa o piscina... Tiene un pase, yo no me podía ni duchar

    ResponderEliminar
  23. habéis visto las camisetas que ha sacado decathlon para los niños? mi madre lo inventó hace 30 años. Nos perseguía con la crema, las camisetas y las prohibiciones de entrar al agua. Yo, además, siempre he tenido otitis. Por lo que estaba condenada a usar tapones de cera rosa y no mojarme mas allá de las rodillas!!!!
    Vacaciones santillana!!!!
    Creo que eres medio kamikace!!!! a mi me daría miedo subirme al trampolin y tu de cabeza... Qué daño...
    Besos mil y gracias por estar.

    ResponderEliminar
  24. JO q horror!!! este es mi gran trauma infantil, mi no-drama novio tenía una no-dramamama (sí, debe de ser de los poco especímenes, quizá la única) y nunca tuvo que esperar. Así que ahora cuando voy con él a la playa yo le sigo gritándole como una buena drama-novia para que no se moje de golpe, y espere un poco (por fa, por fa..). Total, que acabo yo metiéndome hasta las trancas y con un pavoroso terror a que me de un chungo.

    ResponderEliminar
  25. Con este tema las madres-españolas-de-los-80 han hecho mucho daño. Ayer mismo invité a un 'amigo' (amigo guapetón y con posibilidades, se entiende) a darse un baño en mi piscina y tuve que hacer todo un despliegue de imaginación para que el planning de nuestro rato de piscina se adaptase a las 2 horas de siesta que el bendito tenía que guardar. "No sé, son costumbres", me dijo. Y yo supe enseguida que esa madre había sembrado el pánico en su retoño, for ever, and ever.

    besitos, me parto con tu blog
    http://codigo-xy.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  26. dije "siesta" pero me referia a reposo para hacer la digestión. upsss

    ResponderEliminar
  27. Ay madre! Este consejo lo hemos seguido todas! Que yo todavía creo quem e va a dar un cortocircuito o algo así!
    Pobres primas, no seas cruel!, si yo veo a alguien entre cigala y niña del exorcista, tampoco me tiro!

    ResponderEliminar
  28. Cuanto mal han hecho con este " consejo"las drama-mamas !!!
    Yo lo tengo tan interiorizado que soy como tú, meto primero tobillos, me mojo la nuca y las muñecas temiendo que me dé un chungo, lo peor de todo es que mi marido y mis dos hijos ( 8 y 6 años ) me miran alucinados.
    He de reconocer que de vez en cuando les digo que tienen que esperar una horita, pero la mayoria de las veces les dejo que se metan cuando quieran. Con una " traumada " en la familia es suficiente :D

    ResponderEliminar
  29. ¿¿Qué me cuentas?? ¿¿entonces no hay que esperar??
    JAJAJAJAJAJAA!! Mamá, que te den!! este verano, a mis 31, me pienso levantar de la mesa e ir directa a remojar, muñecas, nuca, rodillas...

    ResponderEliminar
  30. Pues aqui a mi madre la salvo, a mi jamás me ha hecho esperar, y mira tu por donde nunca me pasó nada y siguo viva. Yo era la única que me bañaba mientras mis amigos me miraban, eso sí con un poco de ira, lo notaba en sus ojos.... ya lo entiendo todo.... por eso sólo me hacían a mi las aguadillas, eso sí 2 horas después... jajajajajaja!!!!

    ResponderEliminar
  31. En mi casa seguían esto, peeero había truco. La digestión no empezaba inmediatamente (según la opinión familiar) y si tal como acababas de comer te metías en el agua (poco a poco eso sí) podías bañarte habiendo comido.

    Y total, una vez dentro, aunque empezaras la digestión ya no te daba el corte.

    Misterios de mi familia..., pero no es que me quejara, que me libraba de la horrible espera esa de dos / tres horas.

    ResponderEliminar
  32. Según mi madre tb es cómo lo acabas decir, o te metes recién comida, o te esperas 3 horas... Yo le tenía pánico al agua mientras esperaba... no me podía rozar ni una gota de agua porque pensaba que me moriría ipso facto!

    ResponderEliminar
  33. A mi me hiciero esperar también las dos horas a bañarme después de comer y también si tenía la regla no me podia bañar y yo a los dos hijos míos empecé ya por darles la cena en la bañera y a mi madre se le removía la tripa, pero estos eran "mis hijos" asi que ellos no han esperado jamás.
    Y yo después de casada me bñé con regla e hice todo cuanto a mi me parecia normal, sin imprudencias claro.
    Pero recuerdo también los cuadernos de verano etc etc, ja jajjaj el mismo camino tod@s.
    besos gente y feliz veranito!!
    http://mitjarmilla.blogspot.com
    http://unmardecoses.blogspot.com

    ResponderEliminar
  34. Mis veranos playeros eran: levantarme a las siete de la mañana, tomar un zumo coger la guagua hasta la playa, darme un ligerísimo bañito, mi madre me advertía que tuviera cuidado que podría ahogarme (en la orilla) así me costó trabajo aprender a nadar, que digo nadar, flotar y voy que me mato. Después desayuno en la arena, con mi termo y el sandwich y ya se acabó el meterse en el agua. ¡Hala! a casa a las 11 de la mañana.
    Por eso cuando fui adulta me podía tirar el día entero en la playa, eso sí lo de las dos horas nunca me lo ha saltado, se me quedó grabado a fuego.
    Y ¿nunca oíste decir que si estabas con la menstruación no podías lavarte la cabeza? no puedes imaginarte los debates que se formaban en torno a ese tema.

    ResponderEliminar
  35. Pues otra mas traumatizada, que a mi todavia me da susto ehh !!
    y si lo decian todas, alguna explicacion abria no ??

    Besitoss !!!

    ResponderEliminar
  36. No sé si alguien se ha librado de este consejo-tortura. En mi caso era: o te metías en el agua nada más dar el último bocado, que casi te comías el postre en el borde de la piscina, o esperabas dos horas y media (la media debía ser importante porque se insistía en ello). La primera opción era casi imposible, porque había que esperar a que terminaran los mayores de comer y ellos tenían su cafelito. Por lo tanto... a esperar. Ahora, desde mis 45 años, creo que era para que los padres pudieran "descansar" mientras los niños dormíamos la siesta. Y reconozco que ese miedo le he tenido con mi hijo, pero superaba el miedo haciendo que se aclimatara mojándose la nuca, las muñecas y no tirándose de golpe. Y es que hay cosas que se quedan grabadas en el archivo de "los miedos por si acaso".
    Enhorabuena por tu blog. Cuando lo descubrí lo leí casi del tirón y ahora siempre estoy esperando tu próxima entrada.
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  37. Hola,
    Descubrí este blog esta semana y me lo he leído entero. Mi madre hacía (y sigue haciendo) muchas de las cosas que cuentas. Eso sí, lo que dices de que este consejo de esperar dos horas a hacer la digestión para bañarnos lo hemos tenido que sufrir todos los niños de España. Podríamos decir que es un clásico de las madres, jejeje.
    Un saludo, y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  38. Al principio mi Drama Mamá me hacía esperar 3 horas enteras. Pero como se tumbaba para tomar el sol, en cuanto se quedaba atontada yo salía corriendo y me tiraba al agua. Si es que además mis bocadillos de playa eran crueles. Me metía entre pan y pan lo que no me comía en casa para obligarme con chantajes y en público a tragar. ¡Como para encima tenerme callado en la toalla mirando el mar!
    Además, sabía nadar desde muy pequeño y me metía donde cubría. Luego me llevaba la corriente y al salir a la orilla no sabía dónde estaba. Esto me pasaba día sí y día no. Parecía un huérfano llorando por la orilla y gritando "mamá". Aunque no sé por qué la buscaba tanto, porque después cuando me encontraba me recibía siempre con un azote.
    Después se dio cuenta de que no podía mantenerme allí 3 horas y fue rebajando progresivamente hasta la hora y media. Como seguía sin resultados introdujo la cláusula de que media hora después de acabar de comer también valía. Y como yo aparte de malo y subversivo era también listillo, un día la avergoncé ante más Drama Mamás alegando que, según su teoría, si pasaba una hora de haber comido y me volvía a comer una aceituna me podía bañar porque empezaba de nuevo la media hora inicial. La hice entrar en bucle y casi le explota la cabeza. Ese día me llevé una buena torta (por "¿¡contestar!?") pero obtuve carta blanca para bañarme cuando me saliera del rastrillo.
    Lo peor de todo es que después de tanta pelea la mujer se hacía la liberal con las amigas diciendo: "Yo a estos les dejo que se bañen cuando quieran".

    ResponderEliminar
  39. Mira, solo por hoy, voy a ser la excepción, nunca me obligaron a esperar, yo me comía la carne empanada y la tortilla de patata(no existía la salmonelosis)en la orilla, la pera ya con el agua al cuello y una vez acabada ya podía seguir nadando.
    Y mis primos mirándonos desde la orilla.
    Eso sí, debo tener la única madre a la que le gusta la pizza hawaiana.

    ResponderEliminar
  40. Estoy totalmente de acuerdo con quien opina que no nos dejaban meternos al agua para poder ellos dormir la siesta tranquilos. En mi caso me dejaban ir a la playa sola después de comer pero ellos se quedaban durmiendo la siesta y me prohibían bañarme hasta que ellos se levantaran!! No soy española sino argentina. Aquí la siestita es ley sobre todo en mi familia durante las vacacioenes.

    ResponderEliminar
  41. En mi caso lo de la digestion no lo llevaban a rajatabla, si pillaba en el barco o en la playa, ibas al agua directamente y listo. Pero mi trauma era cuando estabas en casa... entonces habia que dormir la SIESTA, no habia cojones a saltarse esa regla, la casa se quedaba en tinieblas, se apagaba la tele y se cerraban las puertas...y asi hasta las 5:30 que te duchaban y te "arreglaban" y entonces a eso de las 6:00 podias salir de la cueva y ver de nuevo la luz del sol.

    ResponderEliminar
  42. Por cierto hablando de "Vacaciones Santillana", soy yo la unica a la que misteriosamente el libro se le quedaba en la casa de la playa y no podia presentarlo en Sep. en el cole? Nunca lleve uno completo.

    ResponderEliminar
  43. hola!me encanta tu blog, me siento identificada casi con el 100% de los drama consejos. soy mamá de dos niños he intento por to2 los medios ser una no-drama,con este consejo también, hasta qla semana pasada vi en el telediario de TVE q un niño de 3 o 4 años se habia muerto de 1 corte de digestion mientras se bañaba en una piscina en 1 campamento urbano,creo qfue en Cataluña .asiq,desde hace una semana mis niños no se bañan hasta las 17

    ResponderEliminar
  44. En mi casa tambien estaba lo de la media hora previa y una vez, una prima mia se tiro a la piscina con el plato para poder banharse!! yo no lo sufri tanto, porque hasta los 12 no me pude banhar (tenia problemas en el rinhon) asi que para mi la prohibicion era continua. Solo un banho de 2 minutos y fuera, a cambiarse de banhador y a sentarse en la sombra...y luego querian mis companheras de clase que no fuera marciana!!

    ResponderEliminar
  45. Pues yo también sufrí lo de las dos horas como un castigo hasta que un día, después de la merienda, se nos ocurrió jugar a empujarnos para "caernos" a la piscina y... se me cortó la digestión con un mini bocata!! Sé que suena imposible, pero fue así, vomité y me tuvieron que sacar del fondo de la piscina porque me desmayé, y también me tuvieron que hacer eso del boca a boca que sale en las pelis (esto último me lo contaron porque yo sólo recuerdo abrir los ojos y estar rodeada de gente mirándome).
    Desde ese día, bueno, no diré que guardo las dos horas, pero hago toda clase de rituales de entrar despacio, mojarme las muñecas, la nuca, no bañarme sola...
    Por supuesto, esta misma historia pero con más drama se la cuento a mis hijos mientras les obligo a mojarse muñecas, nuca etc.

    ResponderEliminar
  46. Malditas dos horas! esa era la excusa que usaban nuestros padres para poder domir la siesta sin tener que preocuparse de vigilar si no estábamos ahogando! jajajaja.
    Lo peor, siempre quedaban cinco minutos cada vez que preguntabas cuánto quedaba para el baño ¬¬

    ResponderEliminar
  47. ¡Madre mía que razon tienes mi madre siempre me decía algo así! y hasta que no hacía 2 horas justas no podía ni pasear por la orilla, por eso si comia a las 2 a las 4 ¡ya me podía bañar!

    -Lauren T. Hillenburg ( My little world) podeis acceder a mi blog desde Leo&decora.

    ResponderEliminar
  48. Me matas jaja no sé si reirme o llorar con este drama consejo tuyo... no veas el respeto que me da lo del agua ¿sabes tu que tendrá de cierto eso que decíamos que si te metías seguido no pasaba nada? ale todos con el último bocado aún masticando jaja
    A mi me encantaban los libros de vacaciones Santillana para que veas jaja no me duraban un suspiro.
    Besicos

    ResponderEliminar
  49. Mira, que tuve suerte, porque es algo que mi madre nunca nos dijo. Es más, siempre nos insistía después de comer para que fuéramos rápidamente al agua, porque, según ella, si te metes inmediatamente después de comer no hay cortes de digestión, eso sí, poco a poco, nada de tirarte a la piscina tipo "bomba".

    ResponderEliminar
  50. Bueno qué recuerdos...es que mi madre nos decía exactamente lo mismo a mi hermano y a mí...pero es que tenían que ser dos horas justas y mejor si pasaba de las dos horas, y en esas dos horas nos ponía a hacer los deberes del libro de Santillana...con lo que el tiempo no pasaba...se nos hacían eternas las dos horas...y luego una vez pasadas las dos horas...había que hacer el ritual de mojarse la nuca, las muñecas,etc..por supuesto si no al agua no nos metíamos...que de hecho yo lo sigo haciendo casi inconscientemente cada vez que meto al agua después de haber comido...esa secuela se me ha quedado...

    ResponderEliminar
  51. Yo tuve una panzada tb. desde un tercero de altura del trampolín, salí encogida pero no llegué a vomitar... Dios, drama-mamá total en trampolines, un trauma en toda regla.

    ResponderEliminar
  52. ¡Muy bueno!
    Sufrí tanto con una infancia playera así que cuando tuve una hija me arriesgue y cruzaba los dedos " venga , si vete al agua !
    Y estaba preparada para rescataría como" los vigilantes de la playa"( me compre un bañador rojo igualito ,lo que no era igualito era lo de dentro )
    Cuando leí que no pasaba nada no me importo , pensé " lo que no me mata me hace mas fuerte "
    Y soy fuerte de narices ......

    ResponderEliminar
  53. Muy bueno este blog. Por si algún lector no es todavía dramamá, quizá no sepa que que cuando tienes tu primer hijo o hija, no se sabe muy bien por qué extraña razón (los médicos dicen que son las hormonas, otra vez!) te conviertes en una drama mamá. Y eso no lo puedes evitar. Y menos mal, porque entonces, cómo podrían los y las adolescentes quejarse de sus padres, y sobre todo de sus madres? No podrían!

    Eso es lo único verdadero que me dijo me ginecólo durante todo mi primer embarazo (bueno, y que iba a tener una niña, en eso también acertó). Y que además es para siempre.

    Un consejo de dramamá: yo no bajo nunca a la playa antes de las 5. Con esto me evito dramarme con el corte de digestión, las cremas y los gorros.

    Y como a esa hora hay menos gente, se está mucho mejor en la playa, garantizado!!


    Mentxu

    ResponderEliminar
  54. Pues yo siempre había oido: los traumas no existen, son las madres...
    El otro día en el ascensor con mi hijo de ocho años, le dije textualmente con tono de grito: tira para atrás que si te pilla la camiseta te arrastra y te ahoga y te mata ahí mismo...
    :SSSSS
    Nunca más irá solo en un ascensor...

    ResponderEliminar
  55. Jaja!! qué bueno...en casa cuando acabábamos de comer mirábamos corriendo la hora al minuto para empezar a contabilizar las tres horas de rigor que teníamos que hacer de digestión. Ojo! que no valían 2h y 59min...
    Mis hijos no saben todavía lo que es un corte de digestión...será que no me impactó tanto.

    ResponderEliminar
  56. http://es.paperblog.com/los-medicos-de-familia-recomiendan-esperar-una-hora-despues-de-comer-antes-de-banarse-y-tener-cuidado-con-el-alcohol-214128/

    Pues no es tanto mito deberías ser mas responsable con tus post o aclarar de entrada q no eres medico

    ResponderEliminar
  57. Sí Nena. También deberías aclarar de entrada que tu madre no es tu padre, que no eres arquitecta para determinar la equivalencia en pisos de un trampolín y que no eres ingeniera aeronáutica para cuantificar la influencia del viento en un cuerpo humano durante una caída libre. Un poco de sensatez, por favor. Tus fans estamos seriamente decepcionados.

    ResponderEliminar
  58. Sí Nena. También deberías aclarar de entrada que tu madre no es tu padre, que no eres arquitecta para determinar la equivalencia en pisos de un trampolín y que no eres ingeniera aeronáutica para cuantificar la influencia del viento en un cuerpo humano durante una caída libre. Un poco de sensatez, por favor. Tus fans estamos seriamente decepcionados.

    ResponderEliminar
  59. Ay Nena hace días que no pasaba por acá pero me he puesto al día en las risas jajajaja muy buen post, se lo leeré a mis hermanos y mis sobrinas

    ResponderEliminar
  60. Unido al date crema , te has dado crema , seguro que no te gas dado crema y te has dado crema en la cara , detrás de las orejas , en la parte interna de los muslos

    Te has duchado para quitaste el cloro , te has duchado para quitaste la sal. Te has duchado para tener la sal , te has duchado para tener cloro ,.....

    Nos encantas

    Algodon de luna

    ResponderEliminar
  61. http://blogs.elpais.com/la-doctora-shora/ No era corte de digestión... ahora se llama hidrocución!! Las dramamamas de los 2000 tenemos un gran argumento!!

    ResponderEliminar
  62. A pesar de que ya conocía tu blog desde hace algún tiempo, apenas me he parado en él, pero hoy he dado con tu blog otra vez, viendo otro del que soy seguidora y la curiosidad me ha llamado otra vez. Me ha gustado lo que he visto y da por hecho que volveré.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  63. En mi casa se llevaba eso de: "Vete al agua rápido antes de que empieces a hacer la digestión" Yo creo que era para perdernos de vista rápido

    ResponderEliminar
  64. En mi casa también eramos más de eso...si te metías muy muy muy rápido, el corte de digestión ya no te pillaba....yo también creo que era para perdernos de vista... con siete que tenía (y tiene) mi drama-mamá...claro que en realidad se dejó lo de ser "drama-mamá" con el tercero o así...

    ResponderEliminar
  65. En mi caso eran 2h y media (aquí mi madre no debió de tomar bien los apuntes en el curso de madres) con el agravante de que comíamos tardísimo. Tengo las 18.00h como hora clavada en mi memoria. Normalmente ya daba la sombra en la piscina y corría un viento del demonio (el norte es así) pero después de haber sufrido 2h (y media!) me bañaba por mis cojones!!

    Eso sí, la excusa de 'que no he hecho la digestión!' cuando los salvajes de mis amigos venían a tirarme al agua me ha servido a todas horas durante muchos años! :-D

    Me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  66. Pues yo este no... Una vez guardé las dichosas dos horas, y porque nos estaba cuidando mi tía. Mi madre decía que si te metías rápido no pasaba nada, vamos, que nos dejaba meternos sin problemas. Yo, que no sabía qué significaba rápido, a veces me llevaba el postre a la piscina. De esperar, nada de nada.

    ResponderEliminar
  67. En este mi hermana y yo eramos espabiladas... En el pueblo de mis padres no había piscina, o te ibas al río o al pantano. El primer día comíamos, un bocadillo, y venía la dichosa digestión. El segundo no nos pillaba, salíamos, cogíamos el bocata y nos metíamos en el agua ¡si! lo comíamos dentro del agua, así ya la digestión empezaba en el agua ¿cómo se te iba a cortar por entrar en el agua si ya estabas dentro? salíamos corriendo a darle el envoltorio del bocadillo y volvíamos corriendo al agua antes de que nos diera el calor y nos pudieran decir algo jajajaja

    ResponderEliminar
  68. Nunca he comentado antes (pero hace dos días que te leo, todo hay que decirlo), y pensaba seguir así un poco más, pero es que lo de la pizza hawaiana... ¡Con lo rica que está! xD
    Aparte de eso, yo el consejo no lo recibía, de muy pequeña mi padre me hacía mojarme las muñecas y nuca, pero luego ya nos metíamos en el agua mientras aún me estaba acabando el helado del postre, cosas de isleños debe de ser, porque demasiados niños hay siempre en el agua como para que ya hayan hecho las dos horas de la digestión... Pobrecita, entre esto y las alfombras persas...

    ResponderEliminar
  69. AySSSSS... me lo copio en favoritos para pasárselo a mi marido a ver si relaja... q luego es q yo soy "doña concesiones" pero es que es más achuchadito el pobre...

    ResponderEliminar
  70. Mi madre fue más inteligente, o malvada (según como se quiera ver), pero entre la comida y el baño teníamos que hacer unas dos 2 horas de lectura en voz alta, porque a un profe se le ocurrió decir un día que me había perdido en una lectura de pre-escolar.

    El problema, ahora mismo mi casa, la de mi hermana, la de mis padres, y la del pueblo son almacenes de libros, todos ellos leidos, re-leidos.

    Oskar

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...