martes, 5 de julio de 2011

85. Con la comida no se juega.

Decorablog
¿Sabes cuándo te presentas a un examen y realmente te ponen una pregunta que no te han explicado? Vale, estáis hablando conmigo, vuestra madre jamás os creería pero yo sí. En alguna escasa ocasión sucede. Tú vas a selectividad y te preguntan por el sistema bismarckiano, y recuerdas perfectamente la frase de la listilla de tu profe de historia: “Esto no lo damos que no es importante”. Pues esa sensación tenía yo siempre que me sentaba a comer en mi casa. Intentaba saberme la lección pero mi madre siempre me sorprendía con algo fuera de temario. El efecto sorpresa de una drama mamá es insondable.

Cuándo lo utilizaba:
Esto va de la siguiente manera:
La edad no importa: tú tienes 8 años, bueno quien dice 8 dice 18, y quien dice 18 dice 32. “Te haces la mayor para lo que tú quieres. Además para ser mayor no solo bastan los años, no, nena, no,  si no el sentido común, y tú de eso no gastas. Y si yo te tengo que decir con 65 años que te sientes recta en la mesa, pues te lo digo, que para eso soy tu madre”.
El lugar no importa: ¿Qué estás en mitad de una comida familiar en un restaurante? “Siéntate recta, nena”. ¿Que la comida no es tan familiar y llevas a tu nuevo novio? “No apoyes los codos nena”. ¿Que tu madre se cruza contigo mientras tú estás en una comida de empresa, pues allá que va ella: “Nena, come con la boca cerrada”. Y tú lo único que piensas: “Por dios, que se vaya, que no diga nada más, prometo peregrinar a Roma, andando, comiendo vainas todo el rato, descalza, pero que se vaya”. Pero tú muy lista no eres, ni lista ni empírica, porque las otras 11.503 veces deberían haberte servido como experiencia para saber que una drama mamá siempre va a apostillar: “Y termínate todo el plato, nena”. Ahí está ella, y tu jefe atragantado, y pasas a ser la nena también en la oficina, lo que te colma de ilusión. La madre que me parió…
Pero, sobre todo, tú no importas: ya has comido. Vienes de viaje, tienes 32 años, y llegas a casa. Pensabas que al café, pero algo se ha torcido y llegas en mitad de esa comida familiar con los futuros suegros de tu hermana. Pues más te vale ser de digestión rápida porque, en mi casa, se vuelve a comer y punto. Y como mi madre te vea entretenerte con los cubiertos… Ni futuros suegros, ni el Rey por el medio, la colleja está asegurada y como mínimo te llevas un “Con la comida no se juega, nena, y de ahí no te levantas hasta que te lo termines todo. ¿Qué van a pensar estos señores”. Pues que estamos tarados mamá, eso van a pensar.

Consecuencias del consejo:

Sudoración y sensación pre-examen constante a la hora de la comida.
Si estoy sola, como de pie, para no jugármela. En plan tentempié, que así no cuenta. Creo.
Discurso mental algo psicótico cada vez que tengo una comida con mucha gente. Algo parecido a cuando te vas a sacar el carnet de conducir: cinturón, asiento, espejos. Pero más del tipo: codos, cubiertos, espalda, boca.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, nos vemos en nuestra primera comida familiar con la drama abuela: sentaos rectos que no estamos en un bar, no apoyéis los codos, comed con la boca cerrada, no chupéis el cuchillo, la comida se acerca a la boca no vosotros a la comida, se bebe con la derecha, no metáis la mano en el plato, no os limpiéis con las mangas, la salsa no se unta, con la comida no se juega… Y por dios, si os acordáis de alguna otra, chivadme, prometo barra libre de nocilla a cambio.

PD. Vamos con el primer post dedicado: para Monika, que puede comer en la cama y jugar con la comida todo lo que quiera. Y nos vamos concentrando todos los hijos de drama mamás, que somos multitud, para que su trasplante vaya bien, y dentro de nada esté en casita, con barra libre de Nesquick, que es más lo suyo. ¡A por todas, nena!

42 comentarios:

  1. Tu madre y yo nos llevariamos fatal en la mesa,beber con la derecha?
    Yo soy zurda y lo hago todo con la izquierda,con eso tenia yo unas broncas con mi drama abuela tremendas.
    Por cierto un monton de energias positivas para Monika ;-)

    ResponderEliminar
  2. Tal cual. Y animo monika!!!! que tu transplante va a ir fenomenal. Mucha energia positiva

    ResponderEliminar
  3. Dios!! Yo prefiero quedarme sin comer que tener que seguir tantaaaas normas en la mesa. Algunas son básicas como no apoyar los codos(siempre lo hago) o comer con la boca cerrada.... pero no limpiarse con la manga es casi imposible :)

    Con la comida no se juega también lo dice hay veces mi mamá, pero ella es más de si no lo comés de almuerzo lo comés de cena... aunque nunca cumplía....

    Por cierto: Tu mamá te tenia que aclarar que no metieras la mano en el plato? Jeje ES que te gustaba comer los spagettis con la mano nena? De ser asi no me parecería raro que ella andara tan perseguida cuando tu estabas comiendo cerca... :)

    Muy buen post, como siempre me muero de la risa con vos! Y cada vez que lo leo me alegro tanto de faltar casi siempre a las comidas familiares!

    Mucha fuerza para Monika, con fé, esperanza y energía todo se puede, y probablemente en un tiempito este guapa de nuevo! Eso si depués que nos invite con Nesquick, que hace mil años que no tomo :)

    Un beso grande nena, cuidate mucho!
    Pili...

    ResponderEliminar
  4. Bien por Monika, y ánimo las drama abuelas son peores, la de mis hijos, que les ha includado que hay que comer como "si no fuera con uno", puro espíritu.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Diana: uy los zurdos, en mi casa tienen hasta cubierto especiales ;)

    Pili: yo también prefiero no seguir tantas normas, pero anda a sentarte en frente de mi madre, anda.

    Pilar: como si no fuera con uno???? es que ni lo entiendo, pero la boca habrá que abrirla no?

    ResponderEliminar
  6. Mis hijos solo tienen tres y un año y medio, y creo que ya las he utilizado todas... me estaré conviertiendo en una drama mama????????????
    Mis mejores deseos para Monika!

    ResponderEliminar
  7. Ja ja ja ,me suena un montón...
    Ánimo para Mónica!

    ResponderEliminar
  8. Ahi va...!, lo de beber con la derecha se había escapado, mañana machacaré a mis pobres nenes...!
    Mucho ánimo a Mónica, estoy concentrada en ello.
    Bss.
    Leonora (leo&decora)

    ResponderEliminar
  9. Ya debe estar notando tanta concentración

    ResponderEliminar
  10. Pero cuando se lo dices tú a ella,o sea....Yo con 35 y ella con 55. -"No apoyes los codos en la mesa que queda feo"...............Se cabrea y te contesta de mala manera. Entonces??? Solo sirve para mi???????????? No para el resto de la humanidad?????

    ResponderEliminar
  11. Mi madre continuaba con "... todo lo que hay en el plato se come". Y ahí me quedaba yo intentando camuflar la carne debajo de las patatas, hasta que me derribaban el muro patatíl y vuelta a empezar.
    Fuerza para Monika.

    ResponderEliminar
  12. Tengo 42 años y me siguen dando una palmada en la espalda con el "ponte recta" correspondiente...así que como miembro indiscutible de los hijos/hijas de dramas-mamás le mando a Mónica todo mi apoyo y mi energía .¡¡Mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  13. Por cierto, Regina, a veces daba mejor resultado tapar carne y patatas con la servilleta de papel...claro que eso sólo en restaurantes de tapas, porque en mi casa teníamos servilleta textil y con servilletero de plástico.

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaa. Bueno, yo en lo de la comida creo que voy a ser un poco plasta. No en que se lo coma todo, pero sí en que se comporte bien y que no juegue con la comida. Yo soy de esas que es capaz de comer lo mismo una semana entera con tal de no tirarlo :-)

    ResponderEliminar
  15. Dios, tu madre me mataría! gracias a que jugué mucho con la comida tengo cierta habilidad con las manos y las tartas...jajaja. Lo de los codos si lo sufrí...pero creo que lo agradezco jajaja

    ResponderEliminar
  16. Comer lo mismo? A ver si me animo con la versión de mi madre del "Obras son amores y no buenas razones" que en mi casa era Sobras son amores, para qué decir más!

    ResponderEliminar
  17. Joder si lo he notao!!! Perdón por las malas palabras pero me vais a hacer llorar y vienen las enfermeras y no sé qué cara ponerles. GRACIAS A TODOS. Se agradece la concentración y las buenas ondas.
    Monika

    Por cierto a mi abuelo (que era más drama papa que mi drama mama) le ponía histérico que me tocara el pelo mientras comía, y que jugara con los cubiertos.
    Besos con neupogen que siempre vienen bien.

    ESTOY EMOCIONADA, GRACIAS.

    ResponderEliminar
  18. Lo siento Nena, pero tu madre y yo tenemos que quedar un día. Voy por el mismiiiiiiiiito camino que ella, en este tema en especial, jajaja, pobres hijos. Por cierto, lo que se come con las manos, se sujeta con solo dos deditos, y los otros escondidos, no con el índice "empinado" en plan "los invasores"...
    Y a Mónika mucho ánimo, que solo con las panzás de reír que nos damos con la Nena te han tenido que subir las defensas (o lo qu sea...).

    ResponderEliminar
  19. pues la frase favorita de mi madre en la comida, además de la mención a los niños pobre, de Biafra (que vaya usted a saber sónde está) y similares era: "en esta casa no se tiran ni los huesos de las aceitunas" (ecologista que ha salido...)

    ResponderEliminar
  20. Pues por una vez BIEN POR TU DRAMA MAMÁ!!! (excepto el apartado de "el lugar no importa") que los modales en la mesa hay que cuidarlos! Así que queridos mellizos, derechitos con el cuerpo mirando al plato, codos fuera, y con la comida no se juega!

    Monika, animo con esa quimio de "nombres raros". Me apunto a una ronda de Nesquick (si le añades un chorrito de Baileys y galletas troceadas, puedes llegar a morir de placer), eso sí! lo bebemos sin hacer ruido, eh! y el bigote de chocolate lo limpiamos con la servilleta! ;-)

    ResponderEliminar
  21. A mí el que me amargaba con la educación en la mesa era mi padre, al cual le teniamos todos terror. Lo pasé fatal en todas las comidas con él de pequeña, pero admito que ahora me sale sin pensar y se lo enseño a mi hija (aunque sin tanto drama). La buena educación nunca está de más.
    Muy bueno el post por cierto, como todos, tienes un talento especial para narrar que ya quisieran muchos escritores.

    ResponderEliminar
  22. A mi también me gustan las buenas formas en la mesa. Cuando mis padres me daban estos consejos, me ponía de los nervios, pero a la larga lo he agradecido. Aunque no siempre lo cumpla, sé como hay que comportarse en la mesa.

    Se te olvida lo de coger los cubieros por el mango, digamos que no se puede agarrar por la parte inferior, siempre cogido por la parte de arriba y nada de pinchar la carne con el índice apretando en la cabeza del tenedor...

    También me decían que lo que cogías con la cuchara o el tenedor lo tenías que meter todo a la boca, nada de ir picoteando del cubierto, es que a mi me encantaba coger un trozo de flan e ir comiendo de la cucharilla a poquitos "para que me durara más".

    También lo de no sacar la lengua cuando ibas a meterte el cubierto en la boca, es una costumbre muy fea.

    Y no soplar la sopa ni sorber...

    Yo también tengo 32 años, soy de Getxo.

    Musus!

    ResponderEliminar
  23. Muy bueno, la verdad, como siempre. Por cierto, yo la frase del post anterior que tenía era: "Esto pasa de castaño oscuro".
    Y toda la fuerza del universo para Monika, he visto su blog y me gustaría ser el tipo de persona, fuerte, positiva e inteligente que muestra ser.
    Marta.

    ResponderEliminar
  24. Pero que majicos sois todos!!!! Como se nota que estáis re-bien educaditos!

    ResponderEliminar
  25. El manejo de codos, manos, dedos, espalda, boca y del resto del cuerpo que exige una madre a su hijo en la mesa es digno de los mejores gimnastas olímpicos.

    ResponderEliminar
  26. jajajaja, ay nena, te sales (como siempre) con tus post. Este me ha encantado, me siento taaan identificada; yo sufría esas cosas pero con mi drama papa, que en temas de "protocolo" era mucho más serio que mi madre. Puedo, como colofón a todos los "consejos" añados dos, uno que le aplica(ba) a mi hermano y otro a mi. A mi hermano: no coger más comida hasta que no se hubiese tragado la que tenía, mi padre siempre le amenazaba diciendole que aquí no se competía por comer, que no le iban a robar la comida, porque él, a su estilo tragón :-) pinchaba todo lo que podía con los carrillos llenos de comida jajajaja. Y a mí, me prohibían unos de los placeres adolescentes que siempre tuve: no beber con comida en la boca... me encantaba comer pan y "remojarlo" con refresco dentro de la boca, ay que buenos tiempos jajajajaja.

    Me estoy acordando de otro, yo era mucho de plátano con leche condensanda (así estoy, que no he recuperado la figura todavía jajajaja) y me gustaba tanto, que terminaba chupando el plato (literal) para terminar con cualquier rastro de leche condensada. Mi drama papa se ponía furioso y decía que me parecía a un perro lamiendo el plato jajajaja (ay que rico).

    Felicidades a la nena y mucho ánimo para Monika, estoy leyendo tu blog por primera vez y me encanta (menuda jodienda con el secador jajaja) Sigue con ese humor que para mí la risa y la música son la cura del alma. Muchos besos y fuerza.

    Saludos desde Tenerife

    ResponderEliminar
  27. Y tanto que con la comida no se juega.. me pegué media infancia comiendo de rodillas debajo de la jaula del pájaro en un plato verde de duralex ¡que heavy! lo bueno que no tengo traumas me rio mucho con mi madre recordandolo ¡pero es muy fuerte! jaja
    Besicos sorianos y ánimos desde aquí también para Monika, ya he pasado por su blog.

    ResponderEliminar
  28. Todos los ánimos para Monika!

    ResponderEliminar
  29. Nena, yo soy una mamá_drama y tengo que decirte que lo diusfruto mogollón. Todo para decirte que dejé mis drama manías a un lado por culpa del cáncer que afectó a mi hijo mediano. Mónika es la bomba, volverá locos a los doctores y a todo el que se ponga delante y mientras, durante y después nos tendrá con ella.
    Por cierto, lo que te decía soy una mamá_drama reconducida en mamá_domesticada.
    Me gusta tu blog, eso sí, cuando tengas hijos te acordarás de estos drama_consejos.

    Lou

    ResponderEliminar
  30. genial, como me río contigo...
    ánimo Mónika

    ResponderEliminar
  31. @nenica: todas las mañanas desayuno leche con nesquik y galletas "empapás", pero lo del chorrito de baileys tengo que probarlo. Aunque no sé yo, porque que nada más levantarte te vea todo el mundo así de contenta, pues puede ser demasiado...

    ResponderEliminar
  32. Veo en tu post anterior que me reñiste. Pero si yo voy contigo siempre -hasta en las pelis voy con el malo- pero es que Drama Mamá es bastante carismática y me dejo llevar. Además, a veces tiene razón. Los cuchillos no se chupan, las manos no se meten en el plato y las mangas no son para limpiarse, son para abrigarse porque seguro que viene un frente.
    Mi Drama Mamá en lo que es tremenda es en lo de no tirar comida a la basura. Es capaz de batirse en duelo con la muerte con tal de no tirar una mandarina podrida.
    A mí me han quedado secuelas. Después de hacer arroz rebaño la sartén con una cuchara para que no quede nada. Después rebaño la cuchara con una cucharilla para no desperdiciar ningún grano. Jajaja. Luego lo pienso y llego a la conclusión de que el mundo me agradecería más que desperdiciara esos tres granos de arroz y que no malgastase agua lavando una cucharilla extra. Pero si lo pienso mejor me veo en la ducha cada mañana, cantando La donna è mobile, con el agua a tope y me doy cuenta de que soy un cretino infame. Los Dramaconsejos calan hondo y no atienden a razones lógicas: la comida no se tira. Y punto.

    Abrazos con interferón, que animan un montón ;)

    ResponderEliminar
  33. Siempre me paso por aquí, te leo, sonrío y me digo, esta mujer qué sabia es!!
    Y hoy te lo digo, y me quedo tan pancha. Me encanta tu blog!!

    ResponderEliminar
  34. A mi mi madre me mata cuando tras seguir toooodas sus reglas en la mesa por fin acabo, y me dejo el último bocadito porque estoy llena, pero allí está mi super madre para decirme "acabate eso a la de ya, con la niños que se mueren de hambre en África y tu desperdiciando la comida" que siempre he pesado ¿en que les repercute a los niños de africa que yo coma hasta reventar? eso solo mi madre lo sabe :)

    ResponderEliminar
  35. Te ha faltado la comida ardiendo y por el borde del plato... su plato sólo el culillo... y decirte venga come deprisa que se te enfría... y tú tragando fuego... Eso si mi garganta ahora aguanta cualquier cosa...
    Y también... chupar el cuchillo... es más cuando lo veo hacer... miro a los lados espero el grito de guerra "ESO ES UNA FALTA DE EDUCACIÓN"...

    ResponderEliminar
  36. ¡Que alegría encontrarme con tu blog, que paseaba, por el mundo cibermamás...
    ¡Y que me he reido mucho!, ya que mi madre es algo parecida a la tuya, pero , gracias a Dios en menor grado. Yo soy entera relajada..., bueno, intento educar a mi hija de 5 años, solo con lo típico (comer con la boca cerrada, no subir los codos, no jugar con la comida ni los cubiertos y comer hasta que se pueda...). Nunca la obligo a comérselo todo, porque en verdad la comida ha sido "su tema", desde los 6 meses, ya que no abría la boca...y ahora ya come casi de todo y aunque sea un poquito, para mi es suficiente!, porque el pediatra dice que está en su peso justo. Un abrazo!!!

    Cuando quieras te paseas por alguno de mis blogs. Uno es sobre las experiencias con mi hija http://mamdeunamonita.blogspot.com/ y el otro es sobre Cuentos Infantiles, que creamos ambas en conjunto. Se llama http://julietalajirafita.blogspot.com/
    Desde ahora te sigo!

    ResponderEliminar
  37. Por suerte i madre ya paro de ser drama, jejeje ahora continuo yo, pero mejoradita!!!!!
    A monika todo lo mejor, que pasa y rapido, mi niña hara 4 años de transplantada en Noviebre, tenia 6 años, ahora ya cumplio 10 y esta que no para, si la vez ni piensas que algun dia tuvo leucemia!!!! los animos arriba que es lo mejor para esto!!! ;)
    Esther

    ResponderEliminar
  38. quien come y canta... algún sentido le falta!

    ResponderEliminar
  39. Ay! te falta la frase estrella de mi madre: Hasta que no terminen todos, los niños no se levantan de la mesa.

    Con mi madre no bastaba llenarse la boca hasta el ahogo (o aprovechar disimuladamente la presencia de la mascota para estos menesteres), ya no se trataba de que tú terminaras rápido para salir a jugar. Teníamos que esperar pacientemente a que los adultos terminaran.

    ResponderEliminar
  40. !Ay! tengo que mandar a mi hijo a comer con tu madre. Tiene 8 años y come con las manos... Yo no quiero ser una dramama pero como decía mi madre "En la mesa y en el juego se conoce al caballero"

    ResponderEliminar
  41. Solución lógica: no comer nunca con tu madre. Lo que ella no vea, a ti no te hará daño :-P

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...