jueves, 3 de febrero de 2011

59. Nena, tú nunca seas la primera en nada.

101Birdtales
El otro día le dije a mi madre que iba a hacerme la depilación láser y me recordó uno de los consejos más raros que me solía dar:
-Ni se te ocurra nena, que eso no está ni investigado ni nada, a ver si te queman o te pegan algo raro, que nunca se sabe. No ha pasado tiempo para qué se conozcan las consecuencias, y las compañías lo único que quieren es ganar dinero. A mi costa no, desde luego, no me verás a mí esperando a que una señorita con unas gafas de marciana me apunte con una pistola de luz azul a la piel. Nooooo. Muy tonto hay que ser para caer en eso.
- Pero si se lo hace mucha gente.
- ¿Cuántos años han pasado desde que se lo hizo la primera? ¿Dos, tres?
- Pues no sé, mamá, algo más.
- Pues cuando esa primera mujer se muera con 80 años, feliz y rodeada de nietos, podrán decir que no tiene consecuencias. Yo mientras tanto me espero, que de toda la vida de dios nos hemos depilado de manera normal y no pasaba nada, que ahora sois muy finas. Yo con mi Antonia que me hace la cera perfectamente, y además me da conversación.
- Mamá hay que avanzar, si por ti fuera en esta casa no hubiera entrado ni un microndas...
- Mira la moderna. Nena, yo he sido toda una avanzada, aquí donde me ves, que tú no tienes ni idea lo que hemos tenido que pasar las mujeres de mi generación y todo lo que hemos tenido que inventarnos. Ni idea tienes. Eso sí, de ahí a creerme que no sé porqué magia divina la comida congelada se calienta, pues no, no soy tan moderna ni falta que me hace. Que así de pocha se queda la comida, algo malo le hará. Nunca hay que ser la primera en nada, nena, en nada. Ni en probar cosas nuevas, ni en ser la primera de la clase tampoco. El segundo puesto está de maravilla en la vida. Ya lo aprenderás. La más guapa, siempre acaba mal. Es mejor ser del montón. La más lista, siempre acaba sola. Por eso siempre os lo dicho: Yo quiero hijas del montón. Que los niños listísimos se los queden otros. Vosotras normalicas, como a mí me gustan, con una vida normal, un novio normal y un trabajo normal.
- Mamá eso es un poco raro. Todos los padres quieren que su hija sea la más guapa y la más lista.
- Pues yo no. Mira, la Mari Carmen era la guapa de mi colegio. Monísima, una mujer de bandera. Pues me la encontré hace poco, gorda como un tonel, que ya sabes que yo prefiero un hija gorda que una flacucha, pero hay que cuidarse, por salud. Pero como ella era tan guapa, pues se fue dejando. El caso es que nos ponemos a charlar, 40 años después, y de repente me saca del bolso una foto firmada por todos los chicos del colegio del al lado. ¡40 años después! Nena, esa mujer llevaba en su bolso esa foto vieja como el mayor trofeo de su vida. Ay me pareció tristísimo. Y todo eso por ser guapa. Yo como era del montón en mi bolso llevo tu foto y la de tu hermana, que menuda pinta tienes tú. A ver si te sacas una foto en la que salgas bien, porque es de la época en la que te dio por ir de sucia, porque ya me dirás tú que ese pelo rizado... ¡Ni la Pantoja nena! Que las que son muy morenas y con tanto pelo se tienen que peinar bien, que te lo tengo dicho, que si fueras rubia, pues puedes ir despeinada y pareces graciosa, ¡pero tú! Tú pareces sucia. Con lo mona que podrías ir si me hicieras caso. (Más spam) ¡Ah! y en el bolso también llevo el carnet de conducir, que creo que ha sido lo mejor que he hecho en mi vida, bueno, después de vosotras, que no sabes la libertad que te da eso de ir a dónde te de la gana. A por patatas, a por patatas, al Corte Inglés, al Corte inglés, a casa de mi hermana, a casa de mi hermana, y sin pedir a nadie que te lleve, que es casi como pedir permiso. Eso sí que ha sido la liberación de la mujer.

Consecuencias del consejo:
A mí destacar en algo me hacía sentirme fracasada, ya de entrada.
Segunda consecuencia frustración:
- ¡Nena! ¡Un cinco en matemáticas!
- Pero mami, no decías que no querías que fuera la primera...
- Pero mira la listilla. La segunda nena, te dije la segunda, no la listilla que solo quiere llegar al mínimo.
- Pero es que la de mates me tiene manía.
- Yo también te la tendría si no fueras mi hija, que eres muy listilla. Y ya te estás poniendo a estudiar desde hoy mismo si quieres volver a pisar la calle.
- Pero mamá...
- Chts. He dicho ¡YA!.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, sin presiones, pero me encantaría que fuérais los primeros de vuestra clase en retirar a vuestra madre a vivir a una isla caribeña. Para el resto, pues lo mismo me da.

30 comentarios:

  1. La primera vez que me fui de viaje sin mis padres, a Barcelona en tren, mi madre sólo me dio dos consejos, lo juro por mi madre:
    - No saques la cabeza por la ventanilla del tren, que si viene otro de frente te la arranca (dijo "arranca"; qué gráfico ¿no?).
    - Si bebes directamente de la lata de Coca Cola, no metas la lengua, que te la cortas.
    Yo lo prometí que tendría cuidado en ambos casos. Es una promesa que hasta ahora he mantenido, gracias a lo cual mi lengua sigue íntegra, y mi cabeza sobre los hombros, aunque sea sólo para separar las orejas.
    Supongo que son dos cosas que le tengo que agradecer a la sabiduría materna.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, Buenísimo. Hay frases que son calcadas de mi madre sobre,por ejemplo, operarse de miopía.

    Y , qué decir del microondas, ese artefacto diabólico.

    Enhorabuena por el blog .-)

    ResponderEliminar
  3. Falta de razón no le falta a tu madre. Mi cuñado trabaja en un centro donde depilan con Luz Pulsada y me dijo claramente que si creía que estaba embarazada o dando el pecho, que mejor no, porque aunque aparentemente no pasaba nada... aún no estaba bien estudiado, y claro, ¿Quién nos iba a asegurar que no nos saldría una 3ª pierna cualquier día?. Luego cuando me dijo "pasa para dentro" mi vida pasó por delante como en una película... espero que no me pase nada, joooo

    ResponderEliminar
  4. Victor Zurdo: Da las gracias a tu madre, qué harías tú sin cabeza y lengua ?

    Zebedee: eh! también soy miope y por supuesto que no me deja operarme, con 31 años, pagando yo, en fin, paro que me deprimo.

    Marian:
    No me digas eso que ya me he hecho una sesión!!!! y sobre todo ¡no le des la razón a mi madre!

    ResponderEliminar
  5. Mi madre es al revés, es de las de "cuanto más destaques, mejor" En mi colegio se daba todos los años un banderín al chaval más esforzado de la clase, y a mí no me lo dieron NUNCA en 12 años, a pesar de que yo de notas iba bien y esas cosas (aunque reconozco que lo del esfuerzo era más bien esforzarme para hacer de todo menos estudiar, pero bueno). Pues bien, todavía hoy, con la carrera recién terminada, si nos ponemos a hablar del colegio mi madre dice "Yo estoy encantada de cómo has salido, pero chico, en 12 años mira que no darte ni un solo banderín... y eso que tus profesores tooooooodo el día diciendo lo listo que eras. Que podías haber hecho ciencias en vez de letras perfectamente, vaya, pero no, para darte el banderín eso no bastaba, no" Y de ahí no la sacas en media hora por lo menos.

    Es curioso, pero es cierto; si eres rubio y vas con rizos y pelo largo, todo vale, pero a los que somos morenos y frondosos nos discriminan... ¿racismo capilar? Hum...

    ResponderEliminar
  6. Cada día me convenzo más de que tu madres es un pozo de sabiduría.
    Felicidades, y ya sabes la segunda, siempre la segunda.

    ResponderEliminar
  7. Ups, ahora no puedo decirte que tu blog es genial! estarías destacando en algo... no, no... jajaja...

    ResponderEliminar
  8. Pues mira, ese consejo si que es raro. A mí mi madre me lo daba de otra manera:Los estudios no sirven para nada, y lo que vale es el trabajo. Para qué bachillerato? Universidad?

    Menos mal que mi no-drama papá era más cuerdo xD

    ResponderEliminar
  9. Puede que la secuela más palpable del consejo sea tu insondable anonimato. Aunque en este post se te ha colado una pista definitiva: ¡¡tienes el pelo moreno!!

    ResponderEliminar
  10. Mi madre era y es, la típica que a mí sólo me ve los defectos y toooo lo malo y cuando la oyes hablar con los demás.. pues mi hija esto, mi hija lo otro, ha estudiado no sé cuantos...
    Ay las madres!! ¿Cómo seré yo de madre? ¿Repetiré el mismo patrón?? (espero que no...)

    ResponderEliminar
  11. Mi madre nunca enseña mis fotos porque según ella parezco una terrorista (no soy fotogénica no)y dice que es para evitarme a mí la vergüenza...
    no te jode
    genial como siempre

    ResponderEliminar
  12. Yo sí he sido de las que querían que su niña destacara por encima de la demás, ser la más lista de la clase, así me quitaba la espinita de haber sido la segunda, a la primera de mi clase no había quien la destronara :-) pero resulta que mi hija debido a un trauma con un libro llamado El loro verde no quería destacar en nada. Eso sí lista es, (mama drama muy orgullosa) pero prefiere ser del montón. :-(

    ResponderEliminar
  13. qué genial, eres coño! Este consejo no me lo daba mi mamá no-drama (cosa rara, poruqe la mayoría sí, aunque fuera no-drama).

    Pero te voy a decir una cosa a modo de confidencia de una nena a otra nena: tengo casi 32 años,casada condos hijos, estudios superiores y un buen curro... vale, pues toda mi familia, incluso mis primos de 3 años me llaman NENA. Pero eso no es todo... todos los vecinos del barrio de mis padres y la panadera (de toda la vida, también del barrio) me llaman NENA.

    Y lo raro es que cuando alguno se descuelga llamándome por mi nombre me suena como fatal.

    jajajajajaja es tremendo todo.

    beso

    ResponderEliminar
  14. Como tu madre se entere que llevo dos sesiones de depilación láser...Ay, que me da mucho miedo eso que dice de llegar a los 80 años para saber si va bien o no...

    ResponderEliminar
  15. Pues yo estoy con tu madre 100%, es más sabia... eso de ser la más en cualquier cosa hace que seas la menos en otra, así que nada a hacerla caso.. eso sí yo el láser ya me lo he hecho..espero vivir hasta los 80.. uff que mal rollo jejejej

    ResponderEliminar
  16. Jajaja que me he reído montonales, que gran consejo aquel he... Ahora te sigo con mucho gusto desde México! Un placer!
    Espero te des una vuelta por el mío y te agrade.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Me ha dolido
    Me ha dolido mucho

    No se puede confundir la divinocracia con la tecnocracia.

    La comida no se calienta por magia divina, se calienta por magia científica, que son cosas muy distintas.

    Con esta decepción puede que me muera divina- -que no científica- -mente.

    Ay...

    ResponderEliminar
  18. Las madres de nuestra generacion es que tienen algo en contra del microondas, eh... En mi casa tambien entro gracias a mi.
    Un supersaludo

    ResponderEliminar
  19. Me parto leyéndote... sabes la cantidad de madres que hay iguales a la tuya? jojojoj.

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno... Y muy prudente
    ¿No había un refrán que decía algo parecido:? Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar...

    ResponderEliminar
  21. He descubierto hace poco el blog y me encanta!! Me siento muy identificada con las anécdotas, pero echo en falta una que mi madre usaba con muchisima frecuencia: ¿a qué voy yo y lo veo?.
    Ejemplo: ¿Mamáaaaa, dónde está mi muñeca? y ella: en el cajón de la mesilla. Y tú: no la veo; aquí no está. Y ella: ¿a qué voy yo y la veo? Oye, venía y la veía.

    ResponderEliminar
  22. mi mamá hubiese dicho, menos diplomática, "si voy y lo encuentro, patadas en el culo"

    ResponderEliminar
  23. mi madre además de decir ¿a qué voy yo y lo veo?. Cuando venía y lo veía, sentenciaba: "Si llega a ser un lobo, te come"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, cuando fui más mayor, mi madre me decía: "a que si era un chico guapo, lo hubieras visto? y pa mi hermano, lo mismo con la versión de chica"...

      Eliminar
  24. y yo como madre me voy reflejada... con lo poco que me gustaba que me dijera mi madre cosas cuando era peque y ahora las repito con mis hijas...

    ResponderEliminar
  25. O cielos, lo de "¿a qué voy yo y lo veo?" y "Si llega a ser un lobo, te come" se lo digo yo a mi marido... ufff que mal rollo xD.
    El microondas a mi casa entró porque nos tocó en un sorteo de algo y luego resultaba tan cómodo que no supimos vivir sin el.
    Mi suegra decía que cómo podíamos vivir sin microondas cuando estuvimos en un piso con una cocina tan enana que si metíamos un microondas ya no había espacio para cocinar... y luego ella solo lo usa para calentar el café por las mañanas (ojo, ni siquiera la comida que cocina para cada vez que comen... mae mía)
    Lo de la operación.. a mí me echó atrás una enfermera que había trabajado con médicos que operaban de la vista... pero ellos llevaban gafas!! y por eso que no estaban estudiadas las consecuencias futuras, que igual luego no te podían operar de cataratas o de alguna otra cosa (esto fue hace ya 15 años, conste...) y que a veces de todos modos te volvía la miopía y ahí si podía ocurrir que no te pudieran volver a operar. Entre que a mí ya me daba miedo esa operación y lo que me dijo... ya no me lo pensé más... mis gafas y lentillas pa mi pa siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te desanimes con la operación, a mi me la hicieron hace 16 años y no con láser, sino con unos cortecitos que en numero, dependian de las dioptrias que se tuvieran y encima fue en Colombia (que soy de alli) y el médico había aprendido esta cirugia en la clínica Barraquer aqui en Barcelona, pero yo tenia tantas ganas de "ver" sin gafas, que ni me lo pensé y tambien me dijeron que me volveria la miopía con los años y la edad, pero aqui sigo 16 años después, viendo divinamente y aunque me vuelva...que me quiten lo bailao!!!!

      Eliminar
  26. Consejo de la inolvidable abuela Teodora cuando uno de nosotros se iba de viaje en tren: "No te bajes en los túneles".

    ResponderEliminar
  27. Mi madre nunca ha llegado a explicitar lo de no ser la primera, pero supongo que lo ha puesto en práctica, porque cada vez que yo destaco en algo - o mis hijos- me entra un miedo tremebundo a algún castigo divino.

    ResponderEliminar
  28. Una amiga me recomendó tu blog porque se reía mucho con tus historias. He empezado a leerte hace poco, pero a cada post que leo se confirman más mis sospechas. Creo que somos hermanas, todo lo que leo, ya lo he vivido palabra por palabra. De ser así nos habríamos visto por la casa, pero lo que más me asusta de todo esto es que muy a nuestro pesar "los patrones se repiten". Espero, hermana, que dios nos pille confesadas ;)

    Ah!!! y si te sirve de consuelo yo soy rubia con el pelo liso y lo de "dónde vas con esos pelos?" tb es aplicable.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...