miércoles, 9 de febrero de 2011

60. Eso es que estás creciendo nena.

Boldandnoble
Tú te levantabas un día de la cama y se te doblaban las rodillas:
- Mami me encuentro fatal, yo creo que esta noche durmiendo me he partido las piernas.
- No digas tonterías nena, que no dices más que tonterías. Eso es que estás creciendo.
- ¿Crecer duele?
- En la vida todo duele, pero si me haces caso y eres una niña obediente, la vida te dolerá menos.
- ¿Por qué duele?
- Ya estamos con los porqués, ¿eh nena? No habíamos hablado ya que, a veces, las cosas son más bonitas si no sabemos porqué. Acuérdate del disgusto que te llevaste cuando tu padre te explicó que el frigo no era una caja mágica que hace frío. Acuérdarte que no te hizo ninguna gracia. Pues eso, a veces es mejor pensar que las cosas son mágicas, y punto.
- Mamíiiiíii, pero es que me duele.
- Mira nena, te he dicho una y mil veces que no me llames mami, que no eres un bebe y yo me pongo muy nerviosa. Te duele porque sí, porque te tiene que doler.
- Porque sí no es una respuesta- ahí, en plan kamikaze.
- Porque sí es una respuesta si lo digo yo. ¿Te queda claro?
- Jo, sólo preguntaba...
- Ay que pesada eres, de verdad, nena  Pues la vida duele porque la hicieron así y tus piernas, porque los huesos se están extirando y empujan a tus piernas y te duele.
- Pues yo no quiero crecer más.
- ¡Ah claro! Que te quieres quedar enana, muy práctico. Así no tendré que comprarte ropa nunca más, ni zapatos, ni cambiarás de clase, porque como no habrás crecido...
- Bueno no sé... Si no tengo que crecer más..., ¿tendría que seguir comiendo vainas que son buenas para crecer?- estaba  loca, estaba mirando a directamente a los ojos del abismo, y tan tranquila, como si no fuera conmigo.
- Mira nena, tú te comes las vainas aunque midas la mitad de pulgarcito, ¿me oyes? Y como te hagas la lista, dos platos cada vez. Y vete a hacer los deberes, que me tienes harta.

Consecuencias del consejo:
Miedo paralizante por las noches. "Y si mis huesos crecen mucho y me revientan la piel, ¿qué? ¿Cómo se vive una vida con la piel reventada?"
Segunda consecuencia: crecer me parece una mierda. No sólo te dolían las rodillas, cualquier catarro, angina, dolor de muelas, de cabeza e incluso moratón era "porque estás creciendo".
Tercera consecuencia: terror a ser un gigante. Yo crecí de golpe. Un martes. Pasé al metro setenta y tres de golpe, y mucho antes que mis amigas. Así que todos los dolores que padecí después de "El estirón" me aterrorizaban. "¡Por dios, no quiero crecer más! Ni un centímetro. Esto me pasa por comer tantas vainas".
Cuarta consecuencia: incredulidad en la sabiduría materna. Vamos, hombre, con 31 años que tengo y me siguen doliendo las rodillas, no me jodas que todavía me queda por dar un estirón.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, la vida duele, es así. Me gustaría daros buenas noticias, pero duele. Ahora, que si sois obedientes...

30 comentarios:

  1. Jajajajaja, serás una madre estupenda!

    ResponderEliminar
  2. Tu crees nena? no lo veo naaaadaaaa claro

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Me encanta tu blog!! Me he pasado toda la mañana leyéndolo y me he reído como nunca. El caso es que me he visto reflejada en muchas de las situaciones, pero siendo sincera, ahora que soy mamá, me he dado cuenta de que...¡hago algunas cosas igual que mi madre!
    Ya lo verás si eres madre...es la falta de recursos en algunas situaciones que te hacen tirar de lo que conoces de toda la vida...
    Gracias por compartir tu humor...pero humor de verdad!!

    ResponderEliminar
  4. Hasta hace poco mi madre le decía a mi hermano (ya con 42) que aún estaba creciendo y mide 1,93... tu dirás si aún te falta... jajaja

    ResponderEliminar
  5. ay mi drama mama tambien decia eso... como no encontraban solucion ni sabian que era realmente me decia que era porque estaba creciendo(me llevaban al medico y creo que ni el sabia xD). El problem es que lloraba de dolor a veces, y que aun ahora con 20 años me han dolido muchas veces asi que aun sigue el misterio. Pero total, conmigo siempre es asi , el oculista se niega a darme lentes,a pesar de que uso la computadora con la fuente grande para leer y me queda la vista borrosa jaja.

    ResponderEliminar
  6. Estupenda, no se pero diertida y ocurrente seguro!!!

    ResponderEliminar
  7. Cuanto más te leo, más llego a la conclusión de que TODAS LAS MADRES SOMOS IGUALES. O eso, o que tu madre y la mía fueron a la misma escuela. Y yo, aprendí por herencia...

    ¿Has dicho ya la frase "si pica, cura"?

    Felicidades por tu blog. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. jajaja. Acabo de descubrir tu blog y me encanta. Tengo tres hijos, y al pequeño también le duelen las piernas, y mi respuesta también es que está creciendo.
    Aunque no tenga nada que ver, me has hecho recordar a mi abuela que decía: "si comes por la calle no te casarás nunca", y también "si plantas perejil en un tiesto, no te casarás nunca". Se ve que lo más preocupante era que yo encontrara marido.
    Y ya ves, comí, planté perejil, y me casé...

    ResponderEliminar
  9. A mí también hubo una época de mi niñez en la que me dolían muchíííísimo las piernas, y me quejaba constantemente. Mi madre me daba entonces friegas con pomadas de estas para los dolores, y las friegas me aliviaban bastante, al menos un ratito. Hasta que por lo visto un día no le quedaba pomada y me dió con crema de manos, y claro, noté alivio, pero por las friegas, no por el aloe vera. Pero ella creyó que lo que tenía yo era mucho cuento, y ya no me volvió a dar masajitos. Aún hoy me lo recuerda, que era una cuentista, y no he logrado hacerle entender que el alivio era ...por las friegas! Jesús, qué cruz!

    ResponderEliminar
  10. Yo ya se lo digo a mi churumbel, y tú dirás toooodito lo mismo que te dijo tu madre, es "asín".

    ResponderEliminar
  11. Mir: chica, que gusto oirte decir eso, lo de que te lo has pasado bien, lo de que eres una drama mamá..., lo dejaremos pasar ; )

    Regina: es que tu hermano tuvo que flipar, Eso sí que es un señor estirón.

    Admin: tú tranquila, que eso es que todavía pegas un estirón jeje

    Ana, princesa del guisante: jo no me acordaba de esa, me la apunto que me viene a la cabeza un montón de recuerdos

    Inma: mi abuela decía que si te barren los pies no te vas a a casar nunca y mi madre dice que comer por la calle des de pilinguis

    Ana: ay nena, convencer de algo a una madre es IMPOSIBLE, yo ya lo tengo aprendido

    pseudosocióloga: desde luego, ahí, quitándome la fe de superar el drama ;)

    ResponderEliminar
  12. Divertida tu entrada,da gusto pasar por aqui,te vas con una sonrisa o carcajada.Un saludo

    ResponderEliminar
  13. No te preocupes, eso de ser drama mama algunas veces se salta una generación... o algo parecido.

    Me explico: mi drama mama ha pasado a ser una no drama abuela, y mi no drama papa ahora es un DRAMA abuelo (asi, con mayusculas).

    O sea, que de drama no te libras, pero quiza consigas no serlo con tus hijos sino con tus nietos ;-)

    ResponderEliminar
  14. A mí me pasaba lo mismo, pero con la espalda. Y sí, aún, cuando me duele, y mi madre se entera, dice que es del crecimiento. jaja

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Una sensación espantosa, la del dolor de rodillas. Ya podías tumbarte, enroscarte, poner posturas de yoga o pegar botes que no había manera de que se te fuera el dolor. Y mi madre tan fresca. Yo también pegué el estirón pronto, era de los más altos de la clase, aunque he visto casos de estirón y cambio de voz con 20 años, y opino que son mucho más traumáticos...

    ResponderEliminar
  16. Pues yo tengo 43 y sigo creciendo... claro que es a lo ancho y los huesos tiene poco que ver ;)

    ResponderEliminar
  17. Pues ese no lo he estrenado aún con mis dos hijos...
    Genial, como siempre.

    ResponderEliminar
  18. Es un placer perderse en tu casa y darme cuenta una vez más que somos mucho más parecidos de lo que nos empeñamos en demostrar, algo así como un par de vainas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. He descubierto este blog y me encanta... Por cierto, echo de menos la famosa frase "si esto se come sin sentir" cuando tú no querías más y estabas que explotabas y te obligaban a seguir comiendo. En fin, que ahora que acabo de ser mami sé que voy a poner en práctica muchos de estos consejos porque cada día me parezco más a mi madre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. A mí lo que me dolían eran los talones y mi madre (que es una no drama mamá) se lo tomó en serio y me llevó al médico, una placa en los pies y un diagnóstico del traumatólogo: estaba creciendo y una pastillita de esto al día. Pues la pastillita me alivió el estirón. Luego al vecino de arriba, de mi edad también empezaron a dolerle los talones, y lo mismo. Comparábamos las radiografías para ver cuánto nos quedaba por calcificar el talón (se veía de otro color, oye)

    ResponderEliminar
  21. Eso lo dicen todas las madres y otra vez tengo que admitir que también lo dije a mi hija...
    Crecer duele sí, hacerse mayor también pero sin alguna torta a tiempo no aprendes, eso también lo decía mi madre
    besos

    ResponderEliminar
  22. A mi también me lo decía mi madre :P

    Y a día de hoy, cuando siento ese dolor pienso "tengo dolor de crecer" y se lo digo riendo a mi madre.

    ResponderEliminar
  23. Pues yo aun debo estar creciendo, pero de cuello, de espalda, de riñones, de caderas, de rodillas, talones y dedos de los pies, vamos q voy a pasar de mi 1,57 a 1,89, en lo q me queda, jejeje, a ver si no se hace esperar q ya tengo 36, jejejejje, ahora si, mi hija de 3 años ya lleva asi una temporada, y en 5 meses ha crecido 7 cms, mas de lo q le toca, asi q no sacara el cuerpo de su madre, jejejej (y espero q el de su padre tampoco), jajajaja

    ResponderEliminar
  24. Ay!!! te acabo de descubrir y qué buena eres, coño!!

    Estoy totalmente adicta, leyendo sin parar y riéndome no sabes cómo! ¿porqué todas las madres son clónicas? Voy a leerte todos los días para liberar la drama mamá que también hay en mi interior. Bajo ningún concepto quiero que mi pequeñaja, cuando nazca, tenga que soportarla.

    Ha sido un placer. Aquí me tienes. Te he añadido a mi blogroll.

    Un beso gordo

    ResponderEliminar
  25. JAJJAJAJAJAJ, eso me lo decía mi abuela, más q madre.. y en algunas ocasiones era verdad.. ahora ya con 31 años..mmm.. o eres prima de pau gasol... o tienes reuma jajajajaa

    ResponderEliminar
  26. Lo mío daba una vuelta de rosca más; me explico: solía dolerme un costado o el otro, una pierna o la otra, pero nunca ambos lados al mismo tiempo.

    Tras quejarme, mi madre me espetaba eso de "estás creciendo" y mi respuesta (sincera y acojonada) se presentaba en forma de pregunta "¿y estoy creciendo sólo de un lado?". Nena, ya me veía contrahecha y torcida para el resto de mis días... Realmente terrible.

    ResponderEliminar
  27. http://es.wikipedia.org/wiki/Enfermedad_de_Osgood-Schlatter

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Acabo de descubrirte y me encanta cómo escribes. Yo tampoco quiero convertirme en una drama mamá... Aquí tienes una nueva seguidora y, además, un premio en mi blog.

    ResponderEliminar
  29. Pues mis dolores de crecer, siguieron durante años. Ya independizada y jarta de las lumbares tocadas y las rodillas doloridas me fui a un traumatólogo (mi madre no quería oír de que fuera porque decía que ya me habían mirado bien de pequeña y decían que era de crecer).
    Según le contaba, el hombre asentía (y yo pensando como me hable de crecer la tenemos xD). Me hizo radiografías y todo bien. Me mandó descalzarme y me hizo un estudio del pie. Resulta que tengo los pies pronados, piso hacia dentro y eso hace que las rodillas también tiren hacia dentro y produce dolor en rodillas y lumbares ¡¡toma mi dolor de crecimiento!!. Las lumbares siguen sufriendo pq ahora tengo algo de sobrepeso, pero las rodillas con las plantillas ya no han vuelto a doler :)

    ResponderEliminar
  30. Pequeña variante: eso son dolores de crecimiento (da igual la parte del cuerpo)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...