martes, 22 de febrero de 2011

62. Te lo dije nena, te lo dije.

Este consejo me da pereza y probablemente sea el que más veces he escuchado, escucho y escucharé. Por lo siglos de los siglos, amén. Y sin lugar a dudas, es la frase que más me jode escuchar de boca de mi madre porque, la vida es así, ella siempre me lo ha dicho antes de que algo malo suceda.

Cuando lo utiliza:
Pues para joder, porque no me cabe otra explicación, siempre que algo me ha salido mal y con una coletilla que te termina de rematar normalmente acompañado de un refrán.
- Si suspendía un examen: "Te lo dije nena, te lo dije. Sabe el diablo más por viejo que por diablo y yo sabía que con lo poco que has estudiado te quedaban las matemáticas. Ahora que las dos sabemos que eso significa que estás castigada sin salir hasta... Encima no me tuerzas el morro que la tenemos. A buen entendedor pocas palabras bastan".
- Si volvía mojada a casa: "Te lo dije nena, te lo dije, que iba a llover y que te cogiéras el paraguas. Que en abril aguas mil. Pero tú te debes creer que eres impermeable. Pues no, nena, no, el don que te ha dado dios es la ubicuidad, que no paras quieta, pero, de momento, la lluvia te moja y te acatarra como a todos los mortales así que ya te estás comiendo una naranja que más vale prevenir que curar".
- Si me dejaba un novio: "Te lo dije nena, te lo dije, que así no ibas a ningún lado, que si somos modernos y yo puedo salir con mis amigas cuando quiera, irme de viaje sin pedir permiso, no llamarle en tres días. Pues no, nena, ni tan modernos, ni nada. Gota a gota el mar se agota. Y ale, para de llorar, que me pones nerviosa con tanto hipo".
- Si me perdían las maletas en un vuelo: "Te lo dije nena, te lo dije. Que te llevaras una muda limpia y un vestido en la maleta de mano, pero noooo, tú a tu aire como siempre. Hombre prevenido vale por dos. Y luego a llorar que te has gastado todo el dinero del viaje de fin de curso en bragas. Y no digas que era poco dinero. A París la niña, con 16 años, y que no tenía ni para tomar un café. Pero qué café ni qué ocho cuartos, a París, a tu edad, se va a mirar, que es muy bonito. Y no me digas que has pasado hambre que te cruzo la cara. Eso sí que no. Te metí mortadela para siete días, lo que pasa es que eres muy fina y no puedes comer todos los días lo mismo ¿no? Ah y que querías también Cocacola. Mira nena, lo que dan los grifos es agua, y eso bebemos nosotros. Habráse visto, y quítate de mi vista que aún te pongo a comer mortadela otra semana más, para que aprendas a hacerme caso que te lo dije nena, te lo dije, que esos de Iberia no tienen cuidado y les da lo mismo París que Moscú. Que tu tía Mari cuando fue de crucero, para una vez que se estira tu tío, le perdieron la maleta en Barcelona y todo el crucero sin ropa. Ella que se había llevado un vestido de gala para la cena con el capitán... Pues en pareo tuvo que andar 15 días, porque ¡lo qué valen las cosas en esos barcos! Que ya le dije yo que no lo entendía, que una falda es falda en el mar y en la tierra, pero como no tienes otro remedio, pues ellos ponen el precio que quieren. Y cada vez que hacían una visita a un sitio a correr a ver si encontraban algún puesto más barato para comprar al menos bragas y calzonzillos y se perdieron todos los monumentos. Ahora, tú tía de los mercadillos del Mediterréno se lo sabe todo. Y total que llegaron a casa y la maleta traía la mismita ruta que ellos, pero les seguía tarde. Desde entonces yo siempre hago un petate con cuatro cosas para poder salir del paso. Y ya te digo que yo a un crucero no voy, vamos hombre, por mucho capitán que me pongan que...". En este punto he desarrallado lo que mi hermana y yo llamamos "el poder del click". Click y a pensar en mis cosas y ya no tengo ni repajolera idea de qué narices habla.

Consecuencias:
Odio los refranes, el refrañero español y la madre del que se inventó tanta frase tocapelotas, pero ¡No puedo evitar repetirlos constantemente!
Segunda consecuencia: cierto aire de niña envejecida cuando les decía a mis compañeras: "Más vale pájaro en mano que ciento volando".
Tercera consecuencia: aislamiento social no elegido, yo lo llamo así, otros prefieren llamarlo marginación. Cabrones...
Cuarta consecuencia: terror. Cada vez que dice: esa mayonesa se va a cortar, va a caer una nevada, te vas a coger anginas, tiemblo. Leche, es que siempre acierta. Aunque he empezado a dudar. Creo que la técnica es la siguiente: ella siempre piensa que pueden pasar las peores cosas, y cuando pasan, ahí está para recordarte que lo había dicho. Ahora, cuando todas esas pequeñas apocalipsis no suceden... ¿Quién se acuerda de que ella dijo que en el año 2000 se iban a estropear todos los electrodomésticos y que por eso no compraban tele nueva? ¿Quién? Pues yo, pero cualquiera se lo recuerda.

Excepciones para utilizarlo:
Me niego. Futuros hijos míos si os lo dije, estoy segura de que os acordaréis solitos cuando os tiréis una semana comiendo mortadela. De los escarmentados, nacen los avisados, ea.

27 comentarios:

  1. Jo, yo se que está feo, pero... a veces cuesta no decirlo.
    El don de la ubicuidad? Te admiro!

    ResponderEliminar
  2. ay que ruborizas... Lo de la ubicuidad me sale solo, desde niña, mi padre dice que cansa mirarme

    ResponderEliminar
  3. Ese maldito don de la profecía que tienen... Yo sí que le he recordado a mi madre alguno de esos pequeños apocalipsis que predijo y no llegaron a cumplirse y créeme, no merece la pena. O lo niega todo categóricamente o, lo que es peor, el discursito: "Si las cosas han salido bien es por que tienes suerte, una suerte que no te la mereces tú, ¿me oyes? Pero otra vez puede no ser así, y entonces veremos quién tiene la razón..." etc etc etc...

    ResponderEliminar
  4. Paulus Albus: jajaja mi madre también dice que no me merezco mi suerte, si es que hay un gen, tiene que haber un gen

    ResponderEliminar
  5. Argh, ¡qué rabia da que te digan eso! Como si una no estuviera ya suficientemente cabreada por lo que le ha pasado, encima se lo vienen a restregar >.< Eso sí, creo que todavía me da más rabia cuando el que me lo dice es mi novio, no sé por qué XD

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja, a buen entendedor, pocas palabras bastan

    ResponderEliminar
  7. mi madre éste lo bordaba! le salía tan bien, tan bien, pero que tan bien, que ni siquiera tenía que decirlo con palabras! tenía una cara especial para los "ya te lo dije". Ella la ponía y tú pensabas: ya me lo había dicho...
    Comunicación no verbal se llama eso? pues la bordaba ;)
    Bss
    M.

    ResponderEliminar
  8. La mía entendió que no debía decirlo, pero jamás aprendió a silenciar esa mirada que te lo gritaba de lejos, ainss que pena, madre, y ahora ando yo mordiendome la lengua cada dos por tres.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Debe ser un gen, sí. Pero mi abuelo tuvo un hijo secreto poco antes de casarse con mi abuela y concebir a mi madre (tan secreto que todo el pueblo sabía que lo había tenido, jajajaja), y ahora tengo mis dudas de que ese hijo fuera en realidad hija y sea tu madre, de la misma misma materia prima que mi madre, porque todo lo que cuentas es como escuchar las palabras saliendo de su boca. Y las miradas... AGHH las miradas. Mi madre solamente se callaba si había alguien "ajeno" delante, para no soltarme su retahíla y quedar mal (que delante de la gente ajena se callaba ciertos sermones, no fuera a quedar poco elegante), pero las miradas no dejaba de echármelas. TE LO DIJE, NENA, me decían sus ojos y su boca fruncida, TE LO DIJE!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Ains, gensanta, la de veces que he oído yo esto (y lo sigo oyendo, sobre todo ahora que acabo de ser mamá). La mía acompaña el "te lo dije" con el "si es que os creéis que lo sabéis todo, que no la hacéis caso a una..."

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Jo, yo no tenía el don de la ubicuidad, era "un culo de mal asiento" y "siempre tenía el culo fuera del tiesto".
    Te lo dije no se lo digo yo a mi niña, pero a su padre muy a menudo.... jajajajajaja

    ResponderEliminar
  12. jajajaja, el refranero español es infinito. Pase lo que pase, tu madre y la mia tienen un refran para ello. Y yo que pensaba que me los sabia todos... pero no. Mi madre de pronto aparece con uno nuevo!
    El otro dia mi padre y yo nos mondabamos de risa, estabamos hablando de una vecina y mi madre dijo: "Con esa, es mejor tomarse el chocolate de espaldas". jajajajaja, tanto nos reimos que se enfadó y no nos quiso explicar lo que significaba.
    Ey nena, ¿me haces un favor? preguntale a tu madre que lo mismo lo sabe ;)

    ResponderEliminar
  13. Por supuesto es la cuarta consecuencia la que funciona, mujer... no te preocupes... yo tengo un refran en la punta de la lengua en cada ocasion.
    Un supersaludo

    ResponderEliminar
  14. "Tercera consecuencia: aislamiento social no elegido, yo lo llamo así, otros prefieren llamarlo marginación. Cabrones..."

    Esto me ha encantaoooo.

    ResponderEliminar
  15. ¿Y está segura que su madre no es el Murphy ese que anda escribiendo leyes por ahí?

    ResponderEliminar
  16. Premio para ti en mi blog!!

    Que representada me veo en cada uno de tus posts!!!



    http://cosasmiasymiscositasbymenina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. jajajaj! Me alegra descrubrirte! has bordado a las madres! la tuya, la mía... las de todas.

    Yo también dije un día, como tú ahora, "cuando sea madre evitaré hablar así a mis hijos, con tanta seguridad de que, o hacemos las cosas como nos las dicen, o nos saldrán mal..."

    Y al principio me fué bien... hasta que se convirtieron en adolescentes y de pronto un día... POOOMM! para vídeo casero! Me había convertido en mi madre!! yo que siempre la había criticado ahora actuaba como ella!! XD...

    La de veces que me habré mordido la lengua y sujetado el carácter! pero aún así, algunas otras veces, la madre coraje-sabelotodo, sale a flote sin remedio.

    ResponderEliminar
  18. la mía ha pasado a decirselo a sus nietos,... no tengo q hacerlo yo, y por suuesto sigue aplicándomela a mí... yo con el pao de los años he creado una cierta sordera selectiva a según q frases, y esta es sin duda la primera de mi lista..
    ¡AHH! y cdo no me lo había dicho tb decía "te lo dije"... ¿la tuya tb?

    ResponderEliminar
  19. Jajaja! pero ¿que les pasa a nuestras madres? parecen cortadas todas por el mismo patrón. Mi madre también era de refraneo y "te lo dije", leyendo el post recuerdo la rabia que me daba!!
    Yo no creo que tengan un don para acertar, creo que al decirte que va a pasar algo malo, inconscientemente provocas que pase. De todos modos, cuando no acertaban, como dices, tampoco lo reconocian... asi cualquiera acierta!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. es que me mareo solo de leer tu entrada!!
    Las madres son paranormales, siempre estan diciendo algo que luego sucede, y si creo que la dichosa frasesita del "te lo dije" fue recibida por absolutamente todos los hijos del mundo...

    ResponderEliminar
  21. Y yo con estos pelos24 de febrero de 2011, 10:53

    A mí, mi madre me dijo una vez que iba a perder un avión de vuelta de Irlanda aunque el tren en el que iba hasta Dublin llegaba tres horas y media antes de que saliera el vuelo y el trayecto de la estación al aeropuerto era corto. Me dormí en el tren y me desperté justo antes de llegar a Dublín. Nunca supe que pasó, si el tren estuvo parado porque habíaa una vaca en laa vía, si me abdujeron... pero perdí el vuelo. Ella lo sabía ¡¡¡¡GRRRRR!!!!! ¡¡Qué rabia!!

    ResponderEliminar
  22. una de dos, o todas las madres dicen lo mismo... o somos hermanas jajajajjaja

    ResponderEliminar
  23. Lo tuyo es desquiciante... porque cada vez que te leo me veo en tu madre y en ti a la vez...
    lo de las mates hoy mismo se lo dije a mi hija... cateó y dije "te lo dije que no habías estudiado lo suficiente"...
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Me encanta tu blog!! Gracias a Louma por recomendarlo, es increible como siendo de diferentes continentes nuestras madres se parecían tanto, mi madre no arreglaba cosas, sino que nos tenía amenazados para que no rompieramos, perdieramos, ensuciaramos lo que sea, pero su especialidad era el ahorro en la comida, si pediamos papitas fritas de la tiendita, pelaba unas papas, las freia y les echaba sal y nos decia: ahi estan tus sabritas!! Imaginateee!!! jajajaja que bueno que ya somos adultas y nuestras madres ya (casi) no tienen poder sobre nosotras, cierto?

    ResponderEliminar
  25. me encanta tu escritura, divertida, alegre y totalmente realista, asi hemos crecido todas, la verdad es que las madres de todo el mundo son asi (o somos asi jajajajajaja) en su momento hemos dicho semejante predicciones acompañadas de los dichos regionales o nacionales, aqui en México asi crecí, apunta de regaños, predicciones malignas, y dichos que a veces agobian demasiado.

    felicidades escribes muy bien.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...