lunes, 28 de febrero de 2011

64. Tápate la barriga que te vas a enfriar.

Todd Baxter
Yo de pequeña pensaba que las barrigas eran hipersensibles, y que si se te enfriaban era una auténtica catástrofe. A mí no hacía falta que me dijeran que iba a venir el coco, menuda tontada, a mí lo que me asustaba de verdad era un corte de digestión. Claro que yo me imaginaba que se me iba a partir en dos la tripa, tipo hachazo. Si, una niña un pelí gore.

Cuando utilizaba el consejo:
Tú piensas que lo lógico es que lo dijera cuando hacía frío...ay infeliz, esperando lógica de una drama mamá. Mi madre me lo decía cada vez que me veía la barriga. Voy a concretar un poco. Eso ni siquiera significa que la tuvieras al aire, noooo, eso significa que si se acordaba que eras su hija y no tenía otro consejo pendiente, te decía:
- Nena, tápate mejor la barriga que te vas a enfriar.
Que yo me recuerdo mirando mi barriga pensando: "¡Por dios! ¿De qué está hecha? Si llevo una camiseta interior, unas bragas de puntillas hasta debajo del pecho, una camiseta con felpilla por dentro, un jersey de lana que haría las delicias de cualquier esquimal, un pantalón de pana, un anorak de paño, bufanda, guantes y pasamontañas". Porque sí, yo fui niña de pasamontañas, pero de los que solo se te ven los ojos:
- Que por la boca se coge de todo nena, y las anginas son muy malas.
- Ya mamá pero no puedo hablar.
- ¿Pero tú qué vas a querer decir con lo pequeña que eres? De aquí al cole vas en silencio, repasando la lección, que seguro que te viene bien.
- Ya mamá, pero es que no oigo bien. Pues te agarras a la mano del abuelo y que él te lleve. Ya te lo he dicho, repasando la lección, la tabla del 7 que siempre te la inventas.
- Ya mamá, pero es que no puedo ver bien.
- Ya mamá, ya mamá... qué pesada eres. Que ves perfectamente, ¿o quieres que te tengan que operar las anginas? -yo negaba, por cansacio, problamente, porque ni idea de qué eran las anginas- pues eso, te vas con el gorro bien puestico.
- Pero es que tengo pinta un poco rara... Martita tiene un gorro super guay con una bola roja y orejas de conejo y el mío es como de ladrón.
- Ay por dios nena, que tienes cada cosa... El tuyo es mejor que lo hizo tu abuela. ¿O le vas a decir a tu abuela que su gorro no te gusta?
Chanteje, leches, eso era chantaje emocional en toda regla, y allá que iba yo, que solo se me veían los ojos, como un alma en pena, como una pequeña terrorista en pena, porque de eso era de lo que tenia pinta. Y aún gritaba:
- Y tápate bien la barriga que te va puede dar un corte de digestión.
Lo segundo más terrible que te podía pasar en la vida era que se te enfriaran los riñones. De ahí que fuera super necesario meterte la camiseta por las bragas, qué digo la camiseta, yo he llevado jerseys de lana gorda (sí de esos que picaban) remetidos por las bragas. Esto movilidad no te daba, te convertía un poco en una niña palo, ahora, que con tanto refajo y tan bien colocado eras una niña que rebotaba. Incómodo pero práctico.

Consecuencias del consejo:
Me siento salvaje si no me remeto la camiseta dentro de las bragas. Puro riesgo.
En agosto, duermo con la sábana por la barriga. Puedo estar desnuda pero necesito aunque sea un pañuelo en la tripa, si no, no cojo el sueño.
Consecuencias en mi hermana mucho más dramáticas: necesita pilas de ropa para dormir, también a 40 grados, no le sirven los edredones, necesita mantas que pesen, varias. Y varias veces hemos estado a punto de perderla por un golpe de calor durmiendo.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, prometo decirlo solo si hace frío y si tenéis la barriga destapada. Y si alguna vez os meto un jersey de lana por dentro de la ropa interior tenéis mi permiso para gritarme. Y para haceros un blog metiéndoos con vuestra madre, también.

43 comentarios:

  1. Eso no me lo dice mi madre, me lo dice mi abuela. Pero en su caso es más bien afirmación "Como no vas a estar siempre enferma llevando los riñones al aire, no tienes frio?" Su concepto de riñones al aire es que al agacharme se vea un cm de piel entre el vaquero y el jersey...
    Y por supuesto, ese cm es el culpable de tooooooooodas mis anginas desde que tengo 14 años.

    De todas formas, no te envidio con lo de los jerseys, eh? :-)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. "cómo no te van a doler los riñones con la camisa por fuera?... Claro, que si te casaste con la camisa por fuera pues ya eso te lleva a la tumba"- Ese es el diagnóstico a las hernias de disco que tengo.

    NENA, muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. socorrín!!, esta obsesión por las barrigas al aire confieso que la he heredado.
    La del pasamontañas no. Esa NO
    (y mientras escribo oigo la voz en off de mi madre diciendo: pues bien guapa y bien abrigada que estabas)
    apuf
    Bss
    M.

    ResponderEliminar
  4. Drew: pues no me extraña que no me envidiaras... De verdad que era difícil doblarse

    Anónimo: gracias a ti y ánimo, tienes una señora mamá drama en toda regla. Menudo diagnóstico!

    Zulú: uy sí, monísima como una bola a la que solo se le veían los ojos

    ResponderEliminar
  5. Durante años he tenido fobia de las bufandas porque los pocos centímetros de piel que dejaban los pasamontañas eran cubiertos por una bufanda (que picaba porque estaba hecha con lana de oveja por la abuela...). Eso con sinusitis me llevó a llegar morada al colegio durante todo el invierno por no poder respirar... pero, eso sí, ni un catarro ("tápate la boca que te vas a coger lo que no tienes!").

    Genial el blog, nena, eso sí como lo lea la mamadrama no vas a tener campo para correr (yo a la mía por si acaso no se lo enseño, que ella es muy suya y seguro que me cae una colleja por verla reflejada en cada línea que escribes...)

    ResponderEliminar
  6. Ang: no me digas eso nena, que se me está yendo de las manos el blog y se lo voy a tener que contar en breve antes de que me pille

    ResponderEliminar
  7. Jajaja... Yo tenía a mi madre preocupada porque siempre iba descalza por casa. Ya ves tú. Ahora es mi hijo el que no se pone calcetines ni nada, ni siquiera en invierno, y tengo que luchar para no ser una drama mamá. Al fin y al cabo, si se quita los calcetines será porque está mejor así, ¿no?
    No sé si ya te lo he dicho en alguna otra ocasión, pero ¡me encanta tu blog! Los diálogos con tu madre son desternillantes, de verdad.

    ResponderEliminar
  8. Por partes: ¡Jajaja, pobrecilla, la niña palo que rebota! ¡Cómo me he reído!. Ahora, que yo, me estoy convirtiendo en una drama-mamá total, y cuando te leo me río, pero de pensar en mí. Yo a mis hijos (salvo rarísimas ocasiones), les dejo que se abriguen lo que les parezca (8 y 11 años, y desde siempre). Ahora, que la camiseta interior hay que llevarla POR DENTRO DE LOS LEOTARDOS. Consecuencia: mi hija no se mete por dentro ni una camisa, camiseta, ni nada que quepa dentro de una prenda de cintura para abajo; incluyendo por supuesto el uniforme. ¡Ay, que buenos ratos nos haces pasar!.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo: expulsa a la drama mamá que llevas dentro!!! y sobre todo no conviertas a tu hija en una niña palo que rebota ;)

    ResponderEliminar
  10. Ufffff, pues ánimo con el momento confesiones, aunque seguro que la conversación empieza con el famosísimo "¿no tienes nada que contarme?"...
    Aunque igual que no pasa de un "¿esto es todo lo que quieres tú a tu madre?" mientras un sentimiento de orgullo (que nunca reconocerá, nena, eso nunca) le invada...

    ResponderEliminar
  11. yo también tuve un pasamontañas (creo q suena a una de esas paginas de facebook..) jajaja gracias x el buen rato

    ResponderEliminar
  12. Drama mamá, soy la anónima de las 14,00 (¿Este reloj no está mal?). Mi hija creo que en su vida va a a ser una niña palo. Soy tan consciente de mi excesivo frío, que a mis hijos, en lugar de ponerle las mismas capas de ropa que llevara yo, siempre les he puesto UNA MENOS. Si la que va a rebotar soy yo, la mamá palo, jajaja.

    ResponderEliminar
  13. A mí me ponían la bufanda tapando bien la boca, y recuerdo que cuando me la quitaba estaba húmeda de mi propia respiración.
    Y la mía, más que con los riñones siempre tuvo fijación con andar descalza. Todos mis resfriados se originaban por andar descalza por casa.

    ResponderEliminar
  14. Mi madre no pecó de esto. Yo salía de casa con el pelo mojado, en invierno y en verano. Gorro me debió de poner de bebé, y guantes y bufanda, sencillamente no tenía.
    Pero lo que estoy descubriendo es que el que es un poco drama mamá con nuestra hija es mi marido, que anda siempre con el "vas a coger frío.... " o peor: "esta niña va a coger frío....." y nosotras pasamos :-))

    ResponderEliminar
  15. Mi madre era aún más dramática: "Tápate la barriga que vas a coger la MUERTE"... ni frío ni leches... nada menos que la muerte. Consecuencia: ahora a mis 29, tengo cierta fobia a coger frío y tener cistitis y hago propaganda entre mi grupo de amigas para que se tapen los riñones, no se sienten en zonas frías y húmedas... etc. Y ni tan siquiera soy madre... el gen de drama mamá ya está en mi sangre!!!

    ResponderEliminar
  16. Qué recuerdos... mi drama mamá al ser vallisoletana tenía muy interiorizado lo que es el frío. Yo lleva puesto habitualmente en invieno: bragas de la abuela de ganchicho que cuando te quitabas la braga permanecía el dibujo en la carne, camiseta de felpa remetida en la graga, FAJA (sí faja para abrigar los riñones y barriga), jersey de cuello alto y jersey de lana. Parte inferior: leotardos, patalón de guata y calcetines. Anorak, manoplas y pasamontañas. De calzado: botas, vaya a ser que con unos zapatos me mojara. Consecuencia, recuerdo hacerme pis encima por no darme tiempo a bajarme tanto atuendo. Ahora a mis 38 estoy en plan anárquico y hasta salgo con el pelo mojado a 0ºC.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Verdugo, el pasamontañas se llamaba verdugo en mi casa y debía ser porque preferías morirte que ponértelo... ¿Y al quitarlo? Prácticamente te arrancaban la cabeza...

    ResponderEliminar
  18. Hola!! cómo me lo paso con el blog!! si es que son los mismos consejos de mi madre, abuela...
    Lo del pasamontañas... es que era de terrorista total!! como que un día que estaba yo sola en casa me lo puse y en ese momento llego mi madre y se pegó un susto porque pensaba que había un ladrón en casa!!! Eso sí, desde entonces, no me lo hizo poner más!!

    ResponderEliminar
  19. Yo a mis niños les estoy metiendo la ropa siempre por dentro de los pantalones, al pequeño no mucho, que aún lleva body, que invento más práctico lo de los botoncitos, oye, pero el mayor sale de casa con los pantalones sobaqueros, que no se me vaya a resfriar, eso si, la ropita interior de algodón, que lo de meter el jersey de lana por dentro de las bragas tiene que picar....

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja!

    La ropa remetida por las bragas!! que clasico! porque parece que todas las "mamas" estan cortadas por el mismo patrón? harian reuniones secretas para ponerse de acuerdo y torturarnos todas igual?
    Yo tambien tenia "pasamontañas" como los odiaba! encima me los ponian en casa, antes de salir siquiera a la escalera y me daban un calor... me picaba todo!! yo no queria ponermelos, un drama! jajaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
  21. Fijate si tengo fobia a los verdugos/pasamontañas que he jurado que jamás les pondré uno a mis hijos...

    ResponderEliminar
  22. Como muchos de vosotras/os, mi madre me obligaba a ir con el buzo (también llamado pasamontañas)y además con la bufanda para rematar la jugada. De ahí mi fobia a los cuellos vueltos y similares...
    Felicidades por el Blog, todo un descubrimiento!!

    ResponderEliminar
  23. Vamos, que casi todos nos hemos abrigado cuando nuestra madre tenía frío, no cuando lo teníamos nosotros!

    ResponderEliminar
  24. Tu pobre hermana... madre mía.
    La obsesión de mi madre son las gripes y los catarros (o trancazos, como dice ella "te vas a pillar un trancazo") A ella lo que le gusta es que en invierno la gente vista "como hay que vestir" es decir, a lo catálogo de Massimo Dutti. Y claro, uno no tiene tanto presupuesto...

    Uno de los mayores crímenes que se pueden cometer es llevar zapatillas en invierno "¡Que se te hiela el pie!" o salir sin bufanda. A favor de mi madre debo decir que nadie advierte nada de la apranoia que me ha inculcado, salvo que tengo tendencia a los abrigos peludos, las botas y las bufandas gruesas cuando hace frío, pero en su contra diré que se te crea una sensación de culpabilidad refleja terrible cuando ves a alguien con ropas mínimas en pleno invierno (véase chonis, adolescentes en general, etc) Eso sí, yo, calentito y como un pincel. :D

    ResponderEliminar
  25. jejeje, yo he conseguido no decir la frase, pero de vez en cuando engancho por la cintura a mis hijos y les remeto la camiseta interior por dentro de los pantalones. Ellos a la mínima se la vuelven a sacar...

    ResponderEliminar
  26. Mi madre era mas de no andar sin zapatillas en casa y no salir a la calle con el pelo mojado, ademas de hacerme ir abrigadisima con ropa que picaba y con la que una no se podia ni mover. Ahora disfruto yendo descalza por casa SIEMPRE y dejando que mis hijos se abriguen cuando quieran. No son tontos, y si hace frio me piden ellos solitos las bufandas y los gorros que les he comprado y que no pican!
    Es un placer ser madre y hacer las cosas sin dramas. Tambien tengo que reconocer que la suerte me acompaña y mis hijos no se enferman practicamente nunca.
    En defensa de nuestras madres diria que la obsesion por que no nos enfriaramos probablemente arranca de que no hace tanto (cuando mi madre era una niña) no habia antibioticos y la gente se moria de enfermedades infecciosas que se podian agravar si se "cogia frio".
    Me encanta este blog. Mi mayor sorpresa fue enterarme que la obsesion de las vitaminas del zumo no era original de mi madre sino un mal generalizado. Como se enteraron todas de esto? lo decian por la radio? mi madre tapaba los zumos con una servilleta para que no escaparan las vitaminas hasta que mi padre se lo prohibio.

    ResponderEliminar
  27. Pero nena, tu no sabes cual es la definición de chaqueta¿?
    Chaqueta: prenda de abrigo que las madres ponen a los niños cuando ellas tienen frio.

    jajajaja, pregunta a mis hijos, que se lo saben fenomenal jejeje.
    Tengo que decir en mi descarga que yo soy más de chaqueta y abrigo, que los buzos y las bufandas son solo para jugar en la nieve, no remeto la ropa y no compro ropa que pique.
    Sabes que, nena? el gen del drama existe pero en cada generación se hace menos dramático, yo creo que es recesivo y tiende a desaparecer, pero mientras....nos lo estamos pasando todos fenomenal con tu blog!!! Gracias, nena

    ResponderEliminar
  28. ¡¡Hola nena!!
    Sigo "deleitándome" en tu blog con cada post, así que un día le dije a mi drama-mamá que lo leyera(además es psicóloga y ahora es menos drama-mamá que cuando no lo era)......
    ¡Le encantó!¡Lloraba de la risa! Incluso dijo que parecía que lo hubiéramos escrito mis hermanas y yo...
    No sé si por psicóloga o porque se arrepiente de ser tan dramática en nuestra infancia, pero dice que es mejor reirse de esas cosas que hacer un drama de ellas...este blog sin duda, es la mejor terapia que podías hacer!
    ¡Gracias por hacernos reir tanto!

    ResponderEliminar
  29. Jajajaa, esta entrada me ha recordado a la vez que conocí a la abuela de mi maridín. Nos sentamos a comer, primavera. Y claro el pantalón se baja, la camiseta que se sube y tachan!! Los riñones se te quedan al aire. Yo, que la veo que me mira de reojo, caigo en que se me ve el tatuaje y pienso, ahí va el comentario contra los tatus… pues va la señora en modo abuela full time y me estira de la camiseta mientras me dice: esos riñoncicos!!!
    Creo que ahí la adopteeeee… juasssssss

    ResponderEliminar
  30. Jajjajaaj, muchísimas gracias por este momento memorable!!! Me acabas de alegrar el día!! jajajajajajajajaj

    ResponderEliminar
  31. Lo de las vitaminas del zumo que se escapan segundos después de ser exprimido si no se toma inmediatamente hoy en día puede parecer gracioso pero todas nos lo creíamos, incluso yo hoy en día sigo exprimiendo los zumos después de comer para que las vitaminas no se vayan, con la pereza que me da levantarme de la mesa para hacerlo, pero es que no puedo dejarlo hecho antes de comer, me siento mal pensando que tal vez y solo tal vez se vayan las vitaminas... increíble pero seguro que no soy la única..

    ResponderEliminar
  32. Cómo me río siempre contigo... y encima se lo leo a mi novio y a toda la familia. Claro que cuando mi madre lo oye muchas veces le da razón a la tuya, jajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Pues yo tengo un puntito de drama mamá. De pequeña odiaba el gorro "verdugo" pero ahora me parece súper práctico y se lo calzo a mis dos pequeños diablos. La verdad es que ellos lo llevan bien, y me ahorro bufanda y estar todo el rato pendiente de las orejas, vamos, que no lo llevan como yo de pequeña.
    Mi madre me lo ponía, yo lo odiaba en silencio pero no decía nada, creo que lo habría sustituido... acabo de caer en ello, ains...
    Marta.

    ResponderEliminar
  34. Sigo disfrutando de tu blog con cada nueva entrada. Y para que veas que en este caso la tradición no solo es genética, sino que se ha transmitido en los genes españoles desde la conquista de América, te mando esta perlita que encontré hoy.
    En Argentina hace mas de 80 años que apareció este personaje de historieta, un cacique patagónico que fue urbanizándose en base a su fortuna, un poco inocentón pero era el Chuck Norris del sur. Y en esta viñeta de tiempos inmemorables ya estaba claro que había que tener la barriga de su "hermanito" caliente a cualquier precio

    http://1.bp.blogspot.com/_d0DRlcVSDAQ/TF-aG0a00aI/AAAAAAAAEMM/I_ii0uOHBBU/s1600/02.jpg

    Sigue adelante que ya eres una adicción para todas

    Alicia

    PD: mas viñetas en
    http://www.patoruzu-web.com.ar/2010/08/patoruzadas.html

    ResponderEliminar
  35. jajajaj... Pues yo nunca he llevado pasamontañas, aunque confieso que mis hijos sí que los llevan en invierno. Pero es que aquí hace muuuuuuucho frío ;)

    Lo curioso es que por aquí no los encuentro y me los tengo que traer de España y tengo a toooodas las teutonas preguntando que dónde los he comprado. Raro, raro.

    ResponderEliminar
  36. Yo, a esto, hace mucho tiempo "complejo de la madre mediterránea". Es el: tápate que vas a coger frio! y el :come que si no pasarás hambre! jajajja

    ResponderEliminar
  37. Escribo como anónimo porque no sé como se hace de otra forma, piden cosas muy raras. HACEZME EL FAVOR DE TAPAROS ESA BARRIGA!!! Dios mio!! ¿porqué seremos tan dramáticas las mujeres?. Tu blog es un puntazo

    ResponderEliminar
  38. Pues si los pasamontañas picaban, se llenaban de babas y te estrangulaban al quitártelos, yo no lo repetiría

    Pero lo de abrigar la tripa sí se me ha pegado, hoy en día es cuando me meto la camiseta en el pantalón del pijama antes de meterme en la cama, muy erótico al estilo cantinflas.

    Lo de los cortes de digestión en la piscina eran buenísimos, había un terror real a no cumplir las 2horas exactas de digestión, si te bañabas 1 minuto antes no lo hacías nada tranquila la verdad pero a las 2horas y un minuto te podías tirar de bomba y tan tranquila.

    Muy bueno, y díselo pronto que tu madre con los lista que es seguro que ya se ha enterado y está preparando la colleja en silencio

    ResponderEliminar
  39. Buf.. esa odiosa tabla del 7. Me pasa lo mismo que a ti, pero por desgracia yo aun lo sigo padeciendo.
    Hace mucho tiempo que te sigo, pero lo hago es silencio. Me encanta como escribes y me pasa EXACTAMENTE lo mismo que a ti. Me gusta mucho tu blog porque, como siempre, las coincidencias siempre causan gracia.
    Un saludo,
    L.

    ResponderEliminar
  40. hahahhahaahhahaha
    Cada vez que hablo con mi madre (vivo en Inglaterra) y le digo que hace frío (que suele ser bastante a menudo), siempre, siempre me dice que me tape la boca cuando salga a la calle, que por la boca entran todos los virus!!!! Y que beba leche muy muy caliente (da igual que me queme la boca y la garganta en el intento)...y es que, aunque peinemos canas, las madres siempre en su papel!!!!

    ResponderEliminar
  41. Es verdad que los pasamontañas se llamaban verdugos, lo he recordado al leer uno de los comentarios!!!

    En mi caso la cosa no era tan exagerada, pero lo curioso es que no recuerdo haber llevado en mi vida ni pantalones cortos ni sandalias, ni en pleno verano. Y aún ahora, me es imposible ponérmelos, por la falta de costumbre.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...