lunes, 18 de abril de 2011

74. Daos un beso y pedíos perdón.

Bueno, tengo que admitir que la mayoría de las veces esta frase mi madre la formulaba diferente: “Dale un beso y pídele perdón”. Pero hombre, alguna vez, mi hermana también tenía la culpa. Alguna, digo.

Cuándo utilizaba el consejo:
Cada vez que nos peleábamos. Y, casi siempre, por mi culpa. Mi hermana es una de esas personas que raramente se enfada. Tiene una capacidad de entrega y una tranquilidad que, a pesar de ser cuatro años más pequeña que yo, siempre ha parecido que era la mayor. Yo he sido la niña de las broncas, los chichones y los gritos. Probablemente, dios pensó en compensar a mi madre. Y ella era la niña plácida que sabía reírse como nadie. En serio, tiene una risa contagiosa que deberían dar por la tele cuando el país anduviera deprimido. Bueno, pues a pesar de su personalidad, he conseguido sacarla de quicio. Es otra de mis virtudes, esa y la de vomitar si me concentro. Lo sé, dios ha sido generoso con sus dones.
Normalmente empezábamos suave: que si un empujón porque ese tangram es mío (hay que ser friki para pelear por un trangram pero la necesidad hace milagros), que “de eso nada que me lo regaló la mamá a mí”, un empujón de vuelta, que te piso un pie disimuladamente porque “yo lo estaba usando primera como techo para mi casa de muñecas”, pues yo te piso el pie sin disimulo porque “en la caja del tangram viene mi nombre”, que si “me da igual porque soy la mayor y todo lo que me dé la gana es mío para eso llegaste después” y te meto un pellizco pequeñito (que esto entre hermanos es algo parecido a la invasión de Polonia), y yo te tiro del pelo y “el tangram es súper mío aunque sea la pequeña”, y yo te meto un mordisco que “tú lo que eres es adoptada porque no te pareces en nada a los papás”, y ahí, sí, Hirosima y Nagasaki juntos: tirones, pelliquiztos mortales, patadas, mordiscos y ella gritando: “Eso no es verdad, que todo el mundo dice que soy igual que el abuelo. Retíralo ahora mismo, retíralo o te tragas el tangram pieza a pieza, la grande también”. Bueno mientras tenía lugar esa amable y distendida charla entre hermanas, llegaba mi madre, nos pegaba cuatro gritos y decía:
- Que nos os vuelva a oír discutir. Las hermanas se quieren, no se pegan. Y ahora, daos un beso y pedíos perdón.
Y nos dábamos un beso, que si el aliento pudiera matar, yo a mi hermana la hubiera petrificado varias veces y ella decía:
- Perdóname- pero yo oía perfectamente dentro de su cabeza: “Perdóname zorra pero ya estás corriendo en cuanto salga la mamá porque te pienso pisar la cabeza bonita”.
Porque dios, imagino que también para compensar, hizo que mi hermana menor pudiera, a los pocos años, hacerme placajes y sentarse encima de mí para dejarme inmovilizada. Dios, sus dones y sus actos de justicia a veces no me han hecho ni jodida gracia.

Consecuencias del consejo:
Primera: soy realmente buena escapando a una inmovilización. Mi nombre de guerra era: la lagartija.
Segunda: si alguien me dice “perdóname”, me dan ganas de salir corriendo, por si después me quiere pisar la cabeza.
Abusé durante años del recurrente: “eres adoptada” al ver que funcionaba tan bien. Ella abusó durante años del placaje. Así que, cuarta consecuencia: algunos dedos del pie rotos contra los quicios de las puertas derrapando para huir de mi hermana. Quinta consecuencia: trato cercano con el pediatra de urgencias con el que mi madre conserva, 25 años después, una agradable amistad.
Sexta consecuencia: no entiendo eso que dice la gente de que pedir perdón es difícil. A mí me sale solo. Ahora, de ahí a que le perdone de verdad… zorra de mierda.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, tener una hermana es la leche. Ojalá tengáis la suerte de tener una como la mía: que os acompañe en todos los juegos y te crea cuando le dices que puede volar, una hermana que aguante broncas por ti, que te traiga chocolate cuando te castigan, que te apoye en los actos de rebeldía aunque no vayan con ella, que se coma tu acelgas cuando tu madre se da la vuelta y, que de adulta, siga conservando esa risa que lo llena todo. Pero incluso con una hermana como la mía, cuando invadáis Polonia, no pienso decir: “daos un beso y pedíos perdón” porque sé que es inútil. Es como cuando te mandaban al rincón de pensar. ¿A pensar en qué? ¿Realmente hay algún adulto que crea que el niño está pensando en que ha hecho mal en romper un jarrón por jugar al balón dentro de casa? El niño está pensando: “Esto me pasa por imbécil, la próxima vez le echo la culpa a mi hermana”. Aunque luego, jamás lo haga porque todos sabemos que una cosa es un pellizco mortal y otra muy distinta chivarse de una hermana. Eso no hay dios que lo compense.

26 comentarios:

  1. En mi casa la invasión de Polonia era un buen mordisco. Una vez me rompieron una pulsera en la cabeza como represalia.
    A veces me parece que la principal diferencia entre los conflictos infantiles entre hermanos y los de los dirigentes políticos de los países está en el calibre de sus armas.
    Qué más quisiera Bush que unos dientes de leche. Se iban a enterar los talibanes.

    ResponderEliminar
  2. la lagartija? ja ja ja, eres genial
    Bss
    M

    ResponderEliminar
  3. Hace dias que te conocí, a sido un encuentro genial, me siento retratada en tu madre y me muero de risa, por que con tus comentarios me he rejuvenecido, y también veo los de mis hijas-hijos que son tres y tres , con lo cual no ganaba para zapatillas y veo a mi hija mediana que también manda a pensar a su hija-trasto.
    çGracis por tan buenos ratos y espero seguir compartiendolos. Un abrazo fuerte, y te recuerdo que es bueno tener recuerdos.

    ResponderEliminar
  4. Mi hermana y yo también solíamos pelearnos por las piezas del tangram, jejeje.

    ResponderEliminar
  5. Precioso post! Me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  6. Mi hija mayor es como tu hermana con su hermana. Se entiende, ¿no?. La pequeña es un trasto, se escaquea cada vez que hay que recoger la habitación, le pega estirones de pelo a su hermana y mira con cara de sádica de 3 años la cantidad de pelo que le ha arrancado... Entonces llega papá que tiene más entereza que mamá y le tira los juguetes a la peque. La peque pasa olímpicamente, ni se inmuta y la mayor llora desconsoladamente, recoge toda la habitación y va salmodiando cosas como 'ay, qué penaaaa, mi hermanita no tiene juguetes, no te preocupes que te dejaré los míooooooos!!!!'. 'No le quitéis el chupete a mi hermanita, pobreciiiiiitaaaa!!!'. Empatía en estado puro.

    No recuerdo que mi madre nos dijera esta frase a mi hermano y a mi. Yo sí que la digo y me muero de risa cuando les digo: 'A ver, tú, pequeña... pídele perdón a tu hermana' y aquella va y dice: 'Teta, te perdono'. Noooooo, que te tiene que perdonar ella!!! Líos con lo verbos intransitivos, reflexivos etc... a los 3 añitos. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta leer tus entradas!!! Me parto con todo lo que escribes!!!
    Yo tambien tuve una drama-mama y te entiendo perfectamente!!!

    ResponderEliminar
  8. Genial!! jaja yo también tengo una hermana y me has hecho revivir nuestras peleas. Nuestro padre llamaba a mi hermana "rabo de lagartija" porque se escurría siempre de donde fuera que la tuvieras cogida, no paraba quieta. Por cierto le dije que visitara tu blog y se ha hecho fan acérrima tuya, creo que es tu alter ego jeje brutal el post, as usual!! :)

    ResponderEliminar
  9. Dios es con maýuscula... la entrada guay ;)

    ResponderEliminar
  10. Mi hermana y yo éramos las reinas de las peleas en silencio, porque si nos pillaban recibíamos propina :P La frase de hoy la decía también mi madre, ¡qué recuerdos! :D :D

    ResponderEliminar
  11. Uf, nosotros nos metiamos pellizcos por debajo mientras nos dabamos los besos de cara... y si, pedirlo es facil, pero el perdon de verdad tiene que salirte del alma.
    Un supersaludo

    ResponderEliminar
  12. Mi versión del eres adoptada era un "mama y papa me querian tanto cuando naci que tuvieron otra para ver si era como yo. Y después de ti, nunca vino otra más, yo no quiero decir nada....". Creo que hundi a mi pobre hermana muchos años.... Que grande que eres!!

    ResponderEliminar
  13. yo con mis hermanos como era la mayor, era pa que tenia siempre que poner paz :P o a la que culpaban de lo de los pequeños jajaja
    Nos presentamos somos tres madres de dos niños cada una, y queremos compartir este espacio para compartir experiencias, pedir consejos y ayudarnos mutuamente.
    ¡te seguimos! síguenos también para estar en contacto
    http://soymadreperotambienmujer.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Me encantan todas las aportaciones que haces. reflejan mucho la realidad que yo he vivido. Es super original el blog. Por ello lo sigo desde hace unos días. Yo era la mayor. Y tengo que confesar que muchas veces fastidiaba a mi hermano y otras sentía celos de él. UN saludo

    ResponderEliminar
  15. jeje, en mi casa también decían aquello de pide perdón tú primero que eres la mayor y tienes que dar ejemplo. luego se extrañan de que cuando me vinieron a decir que tenía una hermanita, que si no me hacía ilusión yo les soltara, a mis 4 años y once meses, que vale, pero que lo que yo le había dicho a mi madre que quería era un conejo...

    saludos, teresa.

    ResponderEliminar
  16. Te leo desde hace poco y he tenido que dejar de leer el blog en el trabajo porque me reia a carcajadas! En muchas entradas veo a mi madre, pero en otras... ay ay ay ... me veo / oigo a mi misma!!! Ahora tengo 32 anyitos y dos peques y aunque si me lo preguntas nunca hubiera dicho que soy mama drama... la verdad es que muchos de estos consejos se quedan tan dentro de ti que salen solooooossssss!!!! Un saludo, Ana

    ResponderEliminar
  17. ¡Soy una drama mamá!A mi hijo mayor se lo digo contínuamente; en el parque, cuando riñe con su hermanito, con sus primos,....
    Mi hermana mayor cuando se enfadaba conmigo me decía: "ja, ja, ahora voy a decirle a papá que has dicho una palabrota y me creerá y te castigará, así que haz lo que yo quiero o te la cargas"

    ResponderEliminar
  18. Jaaaaaa aysss mis consecuencias serían.-

    .-Mi mamá llegó un momento q nos dijo a mi hna menor y a mi "Síganle... nadamás no se rasguñen en la cara porque les quedan marcas" =| ....
    .-Mi hna aprendió el arte de que con un grito mi abue decía 'Aaaanaaa Déja a la niña' -dammit-Eso si me la cobre como tu, inventando cuando pudiera a ver si en vdd era boba o solo parecía... Lo era... todo me creía! aún me reclama porque después contaba las cosas como verídicas y todos se reían de ella jajajaja
    Ok bueno vine a dar lata acá pk 140 caracteres en Tw no me alcanzan a veces jaja Saludos Ana @Sra_De_Romero

    ResponderEliminar
  19. ¡¡Pero qué risa!! Cómo entiendo tu post, la verdad es que yo era "tu hermana" y mi hermana era "tú", jeje, así que siempre era ella la que tenía que pedir perdón, jajajajaja. Voy a seguirte porque casi me muero de la risa y es muuuuuuuy necesario el humor. Gracias!!!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Tan divertido como siempre!. Nosotros (tengo un@s cuant@s herman@s, todos detrás de mí)también escuchamos mucho lo de los "hermanos se quieren y no se pegan". Y con tono trágico (a fin de cuentas estas mamás son un drama): "¡Claro que hay guerras en el mundo!".

    Y ahora que se acerca el día de la madre, tengo yo una duda. Me digo, o "la nena" es publicista, o tiene publicistas muy listos entre sus lectores y han recibido un plus de inspiración para la campaña en internet de este año de El C.I., esa tienda que tiene de tó. Jeje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Buenísimo. Yo no tengo hermanos pero me ha hecho muchísima gracia!

    ResponderEliminar
  22. También estaba el "sois hermanas y tenéis que quereros mucho", así en plan obligatorio. Uf. Después de una buena invasión de Polonia, yo era en lo último que pensaba.

    Gracias por las risas, y por ayudarme a desdramatizar tantas cosas!!!

    ResponderEliminar
  23. Que sepas que me van a echar del trabajo por tu culpa, porque desde que te descubrí hace dos semanas, cada vez que me aburro y pienso "voy a mirar un poco y me entretengo", tengo que reír hasta las lágrimas y me miran raro.

    Y encima, en la última semana he descubierto que una de mis hijas sabe dar arcadas voluntarias. Que le meto la coliflor sin que se entere? Se la come, sin problemas. Que la ve? Arcada monumental.

    Lo confieso: yo mando a mis hijas al rincón de pensar y, aunque siempre me pareció una tontería (a mí me daban un tortazo y punto) y soy consciente de que no piensan en lo mal que se han portado, lo que es cierto es que vuelven de él pidiendo perdón (sí, yo les obligo a pedir perdón y darse un beso, a ver cómo acaba la cosa cuando sean más mayores...) y mucho más suaves, lo que a mí de momento me basta!

    Enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
  24. Nena,
    Y nadie ha comentado que estas usando otra foto tuya?? Y esta vez sin disfraz?
    O es que me lo imagino...

    Genial como siempre!!

    ResponderEliminar
  25. "la grande también" jajajajajaj yo es que no puedo

    ResponderEliminar
  26. '“Esto me pasa por imbécil, la próxima vez le echo la culpa a mi hermana”. Aunque luego, jamás lo haga porque todos sabemos que una cosa es un pellizco mortal y otra muy distinta chivarse de una hermana. Eso no hay dios que lo compense.'
    Amén. Yo soy la pequeña, y soy exactamente como tu hermana. Y mi hermano era el trasto. A veces yo lloraba sin que me hiciera nada, solo para que lo castigaran, porque la culpa era siempre suya :)
    Pero a los 18 me traicionó como un hermano no debería hacer nunca... le contó a mis padres que yo había mentido para conseguir lo que quería.
    Doce años después, todavía no le he perdonado del todo. Me he tenido que ir a otro continente para que volvamos a contarnos nuestras vidas, y para que me eche de menos.
    Me encanta el blog!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...