martes, 26 de abril de 2011

75. No me, no me, que te, que te…

Esa rimilla que podía ser una canción infantil y sin embargo era el terror de mi infancia. Esta frase era puro misterio. ¿Cómo sería el final? Siempre quedaba inconclusa porque había que ser un niño muy tonto para preguntarle a tu madre cómo terminaba. Pero que muy tonto. Uno se lo podía imaginar perfectamente gracias a sus sutiles pistas: sus ojos teñidos de ira, sus cejas apuntándote como si fueran a lanzar un proyectil, la vena que le surcaba la frente… Las típicas pistas de: nena cállate y, si el pánico te deja, corre.

Cuándo lo utilizaba:
Cuando le había sacado de quicio. Es decir, con bastante frecuencia. Un ejemplo práctico. El día de mi comunión. Yo con mi vestido de princesa, feliz. Por primera vez me había librado de los disfraces de doña Rogelia, judío ortodoxo, de basura… Por fin era una niña princesa, pero… En mi vida siempre ha habido un pero y éste era que mi hermana tenía que usar 4 años después el mismo vestido para su comunión:
- Nena, ¿tú sabes lo que vale ese vestido? Ni el mío de novia valía tanto. Así que lo cuidas bien, te lo pones para la ceremonia, y después de las fotos, te cambiamos por uno que me ha dejado tu tía que es muy mono, con un babero, y que está casi nuevo.
- Mami, pero es que ese es un vestido normal normal, y yo quiero ir de princesa para siempre. Ya no me voy a quitar éste nunca más en mi vida.
- De eso nada, que tiene que durar para tu hermana y para tu prima también. Y luego a guardar, que vale un dineral. Y no quiero oír una palabra más.
El caso es que el día D, mi madre estaba tan nerviosa atendiendo a todo el mundo que se dejó el plan B en casa y se llevó un gran disgusto. Aunque yo conseguí aumentarle el disgusto un poco más. Así era yo, una niña entregada. Ahora que fue un disgusto boomerang, vamos, que me vino de vuelta.
- Nena, te quedas en tu sitio sentada toda la comida, y ponte bien de servilletas, que siempre te manchas, que no sé si tienes un labio roto o qué, y no cruces los brazos que se arruga el vestido.
- Jo mami pero es un rollo, yo quiero estrenar los patines.
- ¿Rollo? ¿Qué crees que va a pensar el niño dios si el día de tu comunión me desobedeces? Ay… que paciencia. Te quedas ahí quieta y que yo te vea. Y siéntate recta que no eres un mono.
Se ve que por la adrenalina del día, es decir, porque me habían regalado una bici, un organillo, una tele (sí, la primera tele que entró en mi casa), un reloj, una muñeca y unos patines, yo pensé: “¿Qué puede pasar? Si solo voy a probarme los patines un poquito, luego me los quito y nadie se va a enterar”. Esa soy yo, una niña llena de optimismo. El caso es que en uno de los viajes al baño, me escapé, me puse los patines y pensé: “¿Qué va a pasar porque baje esa cuestita tan pequeña? Si solo la bajo, me los quito y los devuelvo y aquí nadie se entera de nada”. Esa soy yo otra vez, una niña imbécil. Lo que pasó es que me empotré contra una columna y al intentar frenar enganché el bajo del vestido con el freno del patín. Lo que pasó después es que empecé a sangrar y mi primo Miguelito (el chivato de mi primo Miguelito) fue corriendo a decirle a mi madre lo que había pasado. Lo que pasó justo después de que mi primo Miguelito y yo rompiéramos relaciones para siempre, fue que mi madre me agarró de un brazo mientras yo comenzaba a llorar y me llevó al baño a limpiarme la sangre. Y cuando traté de explicarle lo que había pasado:
- No me, no me, que te, que te.
Y oye, la niña imbécil que habitaba en mí lo entendió perfectamente.

Consecuencias del consejo:
Pues las rimas tontas me ponen alerta. También me pasa con las adivinanzas. Oigo: “Oro parece, plata no es” y yo me tenso: “¿Dónde está el truco? Ahora es cuando me llevo un sopapo. Seguro que llega. Tiene que llegar”.
Segunda consecuencia: mi hermana hizo la comunión con un vestido por encima de los tobillos. Mi madre le cortó todo el trozo roto y le hizo un dobladillo. Incluso le insistía por las noches en que no creciera mucho, que ya habría tiempo decía. Estaba más graciosa... El vestido le hacía un efecto campana para verlo. Me encantaría enseñaros la foto, pero me ha dicho que rompemos relaciones como la publique.
Mi prima, sin embargo, creció demasiado y no pudo reutilizarlo. Así que mi madre me descontó de la paga durante años parte de su vestido. Que tampoco es que yo lo notara porque como de mi paga también salía el dinero para el espejo del baño que había roto, para la colcha de ganchillo que quemé sin querer, para la muñeca de mi hermana a la que arranqué la cabeza, para el jarrón que rompí en una tienda… Vamos, que hasta los 17 años que saldé mis deudas, no recibí paga.
Cuarta consecuencia: a mí tener una hipoteca no me agobia, como que estoy acostumbrada.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, lo siento. Cuando eres madre se ve que te da por decir esa rima: "no me, no me, que te, que te…" Viene con el cargo de madre junto con otras frases mágicas que nadie entiende como: “¿Qué hay de comer? “Comida”, “¿Te crees que la policía es tonta?”, o “Mamá me aburro” “Pues cómprate un burro”. Creo que lo llaman el enigma de la maternidad… ¡Ah y también! "Manga a la sisa", que debe forma parte del esperanto de las madres, porque jamás se lo he oído decir a nadie que no tuviera hijos.

67 comentarios:

  1. ¿Qué es lo de "manga a la sisa"? (y soy madre...)

    ResponderEliminar
  2. jajajaja...

    Yo siempre pensé que con la maternidad de serie venía el "mamá no puedo más (del puré verde normalmente)"... "pues haz un poder!"... jajaj

    ResponderEliminar
  3. Casi muero con lo de la manga a la sisa xD. Es verdad, es algo que solamente dicen madres y nadie más que madres.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay Dios! Yo también contesto "comida" cuando mis hijos preguntan qué hay de comer...

    ResponderEliminar
  5. Manga a la sisa?????? Esa no la he oído nunca... Lo de no me no me que te que te también es de mi madre. Y ahora que la madre soy yo me temo que dices eso por no ponerte a jurar en arameo, que es concretamente lo que te apetece. Pero como se traumatizan....

    ResponderEliminar
  6. Explica lo de la "manga a la sisa", por favor!!!!!!!! que ya lo había oído más de una vez, y nunca he llegado a saber qué significa.. : (.

    ResponderEliminar
  7. Joder... Nunca he leído blogs y hoy me he tragado las 75 entradas del tuyo. Tienes mucha gracia. Esperaré ansioso a que saques más.
    Por cierto, tu padre me cae genial. Jajaja. ¡A ver si cuentas alguna historia más de él! ¡Seguro que Drama Mamá también le tiene bien educado por mucho carácter que tenga!
    No sé si te servirá de consuelo, pero yo también tuve que comer bocadillos de lentejas. Y de sardinas. Y de coliflor...
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. no me no me que te que te.... pues eso es genial con poco lo has dicho todo, es la mejor amenaza encubierta
    qué risas por dios
    Besos

    ResponderEliminar
  9. He ido corriendo a la cocina a explicarle a mi madre con qué nuevo consejo habías actualizado, se ha reído un montón. Es lo bueno de mi madre, que casi no es dramas y cuando ve un consejo de estos y se reconoce, se parte de risa :D

    Qué gran frase, cuanto terror en una coletilla tan ridícula.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. A todas las de manga a la sisa: Pues es que no soy madre, todavía no sé muy bien lo que es, pero algo parecido a una camisa sin mangas, con mangas a la axila o algo así. En cuanto me quede embarazada os cuento ; )

    Mamá española en Alemania: me acabo de acordar de eso! jajajaaj Haz un poder!

    Lorien: ummm huele a drama mamá

    Dani: ay como une haber comido bocata de lentejas, ahora que lo de coliflor tiene tela nene. En cuanto a mi padre... no te engañe, es indomable!

    Judith Chamizo: igual me das el teléfono te tu madre para que hable con la mía, y se ablande cuando descubra el blog...

    ResponderEliminar
  11. A mi madre siempre q volvia de comprar, le preguntaba: mama q me has traido????, y ella un sobreto con mangas, q creo q viene a ser algo igual al tuyo, jejeje, ahora yo lo uso con los mios, o el tipico, de q color son las mangas verdes de un chaleco????, jajajajjaa

    ResponderEliminar
  12. Jajajjaja, en mi caso me lo decía mi padre!
    Así que a ti también te regalaron unos patines por tu comunión? Yo también me empeñé en estrenarlos, pero me cambié de ropa antes... para disgusto de mi madre, que consideraba que no me habían hecho suficientes fotos. Al final, ninguna está contenta.

    ResponderEliminar
  13. Me encantas... cuanto me he reido!!!
    Tengo otras dos frases: "mamá me aburro... pués hechate en agua" y esta que la escuché cientos de veces cuando me quejaba de que no me gustaba alguna comida "si no te gusta hechale azúcar"

    ResponderEliminar
  14. jajaja muy bueno! pero mi madre en alguna ocasión le quitó misterio acabando la frase: "que te doy un revés que andarás de atrás palante" y yo, que entre mis mil actividades extra-escolares, iba a clases de tennis pensaba "¿y porqué no me da un drive si es diestra?" verídico 100%. GENIAL POST!!

    ResponderEliminar
  15. Muy buena!!!! pero claro, juegas con la inocencia de la edad, ¿quien se podria imaginar que te caerias con los patines? jajajaja, menudo disgusto tu santa madre jajajaja.
    Por cierto, anda que no habré oido yo la frase esa de: ¿que hay de comer? Comida.

    ResponderEliminar
  16. ¿Que hay de comer? Cuchufrutus con arroz y santas pascuas!. Genial como escribes. Pordrias recopilar frases aqui dichas, te dejo otro "Mama me aburro", pipi caballo. Creo que daria para varios post. ja jaja

    ResponderEliminar
  17. Mi madre era más de decir "Pero q-q-q-q-qué...", así, como queriendo pronunciar la palabra qué pero sin decirla entera, y sin decir nunca, jamás, lo que venía después del qué. Aunque toda mi vida he estado convencida de que sería algún adjetivo des-calificativo jajajajaja.
    Qué grandes risas... gracias!!!

    ResponderEliminar
  18. He llorado de risa leyendo este post!! con eso está todo dicho!
    Genial!
    Bss carmen

    ResponderEliminar
  19. Nena, en cada entrada te superas. Simplemente genial.
    A Rosa: ¡Hola hermanita!. A mi "mamá" también me traía siempre un sobretodoconmangas. Y a mí se me había olvidado. ¡Ainssssss!.
    Sara M.

    ResponderEliminar
  20. Jajaajaja, qué grande eres y qué grande es tu madre!!! Yo a mi vestido princesa le pegué un bonito chicle en toooooda la zona del culo... vamos que me senté en el suelo encima de un chicle... ni todo el hielo del mundo me salvó!!

    En mi casa siempre se ha dicho: "¿qué hay de comer", "cortapicos y a callar". Y cuando nos aburríamos lo que nos comprábamos eran monos. Aunque mi tío te respondía con un "caballito pipí, caballito pipí!".

    Por cierto... ¿hemos confesado ya a la drama mamá? ¡Fuerza!

    ResponderEliminar
  21. Grande!!! Hoy he descubierto el blog por casualidad y llevo un buen rato enganchada. Qué voy a decir que no te hayan dicho tantas veces, pues que mi madre era un clon de la tuya y que me estoy riendo muchísimo. Es como volver a la infancia!! Mi madre sí que decía "manga a la sisa" y también decía "al bies" (palabras totalmente indescifrables para mí) cuando nos hacía a mi hermana y a mí ponernos aquellos vestidos horrorosos y para más oprobio, igualitos, que parecíamos dos idiotas.

    ¿Qué hay de comer? Comida. Eso sí, no tenía mucha imaginación. Mi marido, tenía en cambio "chichos pelaos".

    También me he comprado más de un burro...!

    Me estoy riendo mucho, gracias!

    ResponderEliminar
  22. Madre mía, nena. Ha sido imaginarme a tu hermana con el vestido de tu comunión y me he desternillado. Que ya ni hace falta que cuelgues la foto.

    Y lo de tu madre y lo de que el niño dios se iba a enfadar si la desobedecías, de traca!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Hola nena, yo era una niña superbuena, y mi vestido de comunion le perdi la pista de tanto dejarlo prestado. Mi madre decia, como vaya para alla te voy a hacer echar sangres por bocas y narices... y no veas como asustaba jejeje , todavia hoy se lo recordamos con risas

    ResponderEliminar
  24. jajajaajjaajjajaajjajaa lo siento pero es que me veo reflejada aunque por suerte unos días más tarde.
    Para mi comunión me regalaron una bici, y yo venga que la quería estrenar el día antes, que si que si que si, suerte que como en mi caso yo lo que tenía era hermana mayor me consiguió convencer para distraerme con otra cosa porque justo al día siguiente de la comunión cuando la estrené me metí una santa ostia que para que...una pierna con un moratón que parecía un puño, la otra toda rascada, los brazos un poema de tantas rascadas...incluso la cara!!! La llego a estrenar el día antes y a mi madre le da un soponcio...

    ResponderEliminar
  25. ai ai ai !! que risa por dios!! jajajajaja
    mi vestido lo han llevado como 3 primas y 2 amigas pequeñas! jajaja
    yo a lo de "que hay de comer? comida" añadiría mi frase nada más terminar de comer: y que hay de cena? jiji
    gracias por la actu, me he reido mucho con lo de la hipoteca jaja a mi me daban 5 euros a los 16 años y me lo gastaba en chuches a escondidas xD
    besooos

    ResponderEliminar
  26. por cierto, mi vestido era por la rodilla y pasé muchisima verguenza... pero segun mi madre lo compró asi "para poder utilizarlo más adelante en otras ocasiones" Solo me lo puse en una boda y parecía que me casaba yo... jajaja

    ResponderEliminar
  27. A mi con lo de la comida me decian....¿que hay de comer?tallos de agua y rebanas de viento,jejeje eso es lo que le digo yo hoy a mis hijos y se quedan.......¿?¿?¿?¿? jajajaj

    ResponderEliminar
  28. no me,no me, que te, que te voy a dar un guantazo que te van a hacer palmas las orejas!!!! (las tengo muy pequeñitas), así que me dejaba aterrorizada. Eso si, jamás cumplió su amenaza. El vestido de comunión sirvió para mi hermana y mis dos primas, que ya es sacarle partido, y el rosario de cuentas de nácar acabó convirtiéndose en collar de princesita.
    De la comida ni hablo...¡habré pasado horas mirando el plato de lentejas a ver si me hipnotizaban!. Y lo de la sisa...jajaja...mami decía...¡anda, ven p'acá que te voy a hacer un vestido sin mangas! y,oyes.....me quedaba más quieta que una estatua.

    Pilar casi-anónima

    ResponderEliminar
  29. Me encantas!!!
    La peor amenaza de mi madre ( y de mi abuela) era decirnos "te voy a meter un brazo por una manga". Oye, lo que hacermos todos para vestirnos, pero nosotros entendíamos el mensaje oculte detrás de la frase y dejabamos de tocar las narices un rato.

    Besos desde Bilbao

    Ainhoa

    ResponderEliminar
  30. Cuando preguntaba en mi casa qué había para comer la respuesta era "canguingos y patas de peces"...
    A la pregunta "¿Que me has traido?" me contestaban: "un correquetecagas y una levita"
    Cuando quería que me contaran un cuento y no era momento me decían "Este es el cuento: pan y pimiento la sábana rota y el culo contento"

    Qué trauma

    ResponderEliminar
  31. Entre la entrada y los comentarios se me siguen saltando las lágrimas de la risa. Mi madre también era de las de "me aburro - ¡pues échate en agua!", y lo del cuento del último anónimo en mi casa era "un cuento de pan y pimiento, tocinos asaos y pan pringao", que con el asco que me daba y me da el tocino me dejaba más callada que una seta.

    ResponderEliminar
  32. jajjaja, me parto.

    De monja me tocó hacer la comunión, heredé el traje de mi hermana, en su momento era obligatorio hacerla así. Todas mis amigas , que por casualidad eran hijas únicas me enseñaban sus vestidos de organza .....y lo que es peor esas fotos de comunión en color, sentadas en columpios con flores y vidrieras detrás...y yo con mi traje de monja y la foto en blanco y negro , sencillita del todo.

    Ah mi madre decía lo de maga sisa y si preguntábamos ¿que me has traido? siempre contestaba "un siseñor con las patas colgando" jajjaja

    ResponderEliminar
  33. Que risa.. este blog es genial, las madres son iguales en tooodo el mundo porque yo vivo en Colombia y si que mi mamá tambien usaba muchas de esas frases, entre las que estaba esta retahíla que nunca nunca se supo en que terminaba jejej

    ResponderEliminar
  34. jajajajaa, mi madre tb decia lo de q hay de comer, cortapicos y callares, jajaja, y cuando le deica q tenia hambre, me decia, chupale al cajon la sangre, y cuando le decia, tengo frio, pues metete en el rio, jejejeje, q pena q no este, pq se hubiera reido un monton contigo, jajajajaa,

    ResponderEliminar
  35. ¿A quién se le ocurre ponerse a patinar con el vestido de comunión? Debiste ser terrible :D :D
    Pero tu madre también se las traía, porque pretender que te quitaras el vestido después de las fotos :D :D
    A mí esa frase no me la dijeron nunca con puntos suspensivos, cuando la ocasión lo requería me amenazaban sin sutilezas :P

    ResponderEliminar
  36. otra versión de mangas
    "todo manga por hombro", traducción, "todo ancho patalero" traducción de ambas DESORDENADO,y la coletilla, A que te lo tiro todo!!!! y a veces lo hacía

    ResponderEliminar
  37. No hay buscador en esta web, así que no sé si está el consejo de "No te bañes cuando tengas la regla que te da una cosa mala". A mí mi madre no me lo dijo nunca, al contrario, me explicó qué era la regla y me desmintió toda leyenda, pero tenía una amiga en el colegio a la que su madre se lo decía, y la pobre cuando iba al cole con el pelo roñoso, ya sabíamos que tenía la regla.

    ResponderEliminar
  38. Me ha encatado tu Blog, soy de Peru, Tengo 38 años y dos hijos, mi mama era muy parecida a la tuya en muchas cosas,y muy divertidad tambien, sobretodo ahora que ya la comprendo!!!! yo seguro que soy una Drama MAMA , pero hay cosas que he mejorado por el bien de mis nhijos, jajajaja, pero igual soy madre y eso de ser drama se nos da tan facil que es inevitablemente!!!!
    TE he leido todo en dos Dias, y le he leido algunos a mi madre quien se a partido de risa, claro ? me imagino acordadose de sus maldades, ejeje.
    Gracias por compartirlo
    ESther








    en España un año por un tema especifico y entonc

    ResponderEliminar
  39. a mi me decia tambien a la pregunta "¿Que me has traido?" : "un correquetecagas y una levita",
    y a la de ¿que hay de comer? majimones, y eso que es mamá? sopa por cojones. Ea, y caia siempre...
    Mamá, vamos al cine? si, al de las sabanas blancas....eso ya me podia

    ResponderEliminar
  40. Jajaja, es que es imposible releerte y no volver a llorar de risa, incluídos comentarios... Bueno nena, ¿Cambio total de look, no?. Me gusta, le da el toque "puntillita de vestido" total, tú si que sabes de atrezzo!
    Sara M. (se me ha perdido mi "identidad" :(( )

    ResponderEliminar
  41. ¿Vuestras madres también tenían la frase de "es que me duele la boca de decir siempre so mismo"? Si lo piensa uno bien es muy muy irónica...

    ResponderEliminar
  42. Jajajajajaja....es que me parrrrto contigo. En mi casa a la pregunta ¿que hay para comer? me decían grescos, cagarros frescos...ja ja ja jaj aj aj

    S.

    ResponderEliminar
  43. jajajaja, en casa mi madre no es tan fina con lo de la comida y suele decir. hoy para comer hay crescos y siempre hay un pobre incauto que pregunta que eso qué es lo que es a lo que se contesta: cagarrotes frescos!!

    saludos, teresa.

    PD: también tenemos que pensar con el cuanto falta? menos que cuando salimos.

    ResponderEliminar
  44. Mi madre es más bestia y a lo de "mamá me aburro" contestaba con un "date con una piedra en las espinillas". Toma ya!!

    ResponderEliminar
  45. me encanta tu blog!! me parto!!!
    menos mal que después de varios días he optado por leerlo sólo cuando sé que me puedo reír a gusto... que la semana pasada casi me da un ataque de intentar leerlo y contenter la risa para que no me pillaran jajajja
    eres genial!
    y, por supuesto, en mi casa también había para comer, "comida" :D

    ResponderEliminar
  46. Como siempre aquí estoy riéndome sola...Eres genial. Yo no sé tu madre, pero cuando le preguntaba que había de comer, me lo decía y yo ponía cara de asco o peor, lo exclamaba a voz en grito: fossssss, qué asco! los ojos de mi madre se ponían fuera de órbita para decirme: la comida no da asco, la comida es comida!!!

    ResponderEliminar
  47. Me muero de la risa con tu post, es tan real, lo peor es que soy madre de un cachorro de 3 años y miedito me estoy dando.
    Lo de aprovechar el vestido de la comunión de momento no me preocupa, mi marido que es ateo no va a permitir que haga la comunión, pero seguro que nos encontramos con otros casos, vamos, seguro!!!

    ResponderEliminar
  48. Este blog es genial, me parto de la risa. Me identifico mucho, como hija, y lo que es peor, como madre ... sí hija sí, acabo cayendo en lo mismo.

    Bsos y ánimo ¡¡te veo de escritora!!!
    MATT

    ResponderEliminar
  49. Jajaja!! Verdad, verdad y verdad. Creo que muchas nos identificamos con esta entrada. Me encanta lo que escribes!! GENIAL!!

    ResponderEliminar
  50. Me flipan tus entradas que razon tienes en todo, jejeje.

    Te he dado un premio en mi blog:http://aventurasdepapas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  51. por favor quita ese fondo de puntos
    es imposible leer.

    gracias

    ResponderEliminar
  52. Muero de risa con cada uno de tus posts, muchas veces recuerdo mi infancia, y hasta pienso en el futuro, porque podría usar alguna de las frases.....

    Te deje un premio en mi blog, porque "me encanta tu blog" www.faithsunflower.blogspot.com

    ResponderEliminar
  53. jejejeje, COMO SIEMPRE GENIAL!!
    Eres única acertando en cosas que nos han pasado a todos o casi.. enhorabuena! me he reído muchísimo.

    ResponderEliminar
  54. Que bueno como siempreeeee..nena eres insuperable..jaja

    En mi casa con lo de que hay para comer?respondia mi madre:"canguingos asaos a la jota"(todavia no se lo que es...)yo a pesar de ser una drama mamá no respondo eso pero si:"lo que te ponga"y si toca lentejas,les digo:comida de viejas,si las quieres las comes y si no las dejas..a que os suena a todos???

    Cuando yo decia me aburro,respondian:pues comprate un mono!!no sabeis las veces que he contestado yo eso(aggg y prometi nunca hacerlo..)lo malo es que mis hijos son los 3 amantes de los animales y ante lo del mono en vez de cabrearles es peor porque dicen: vale,vale compramos un mono...ufff..

    Y Nena es que como se te ocurre ponerte los patines con el vestido de princesa???lo tuyo es jugar a la ruleta rusa..sin con los mil percances que llevabas en tu vida era cantado que te ibas a esmoñar...jaja...yo era una niña tan buena y tan tranquila(porque era bastante pato mareado)que creo el vestido acabaria más blanco que cuando me lo puse..jeje y eso que lo volvi a poner otro dia,para otra misa que se hacia(no recuerdo que era...)luego lo uso mi prima e incluso una vecinita se lo puso para llevar unas arras en una boda...asi que cundió y aun quedo nuevo..pero claro a mi no me regalaron patines ni de broma...la muñequita tipica de comunión,el libro-album,una radio(mariquita)y adornos tipicos de comunión...vamos tu todo un lujazo con regalarte hasta una tele..eso si,vaya no tener una tele por aquellos años,lo de tu madre es muy fuerte...yo recuerdo de siempre la tele:heidi,marco,el un,dos,tres..etc...que felices con solo 2 canales y la carta de ajuste...

    besos:
    Sonia

    ResponderEliminar
  55. Nena!! así que tu hermana sí está al tanto del blog...ahaháááá....interesante!!! Y qué opina?? Juntas podéis idear un plan para publicar "en negro", sin que se entere....pedidle a Ana Rosa el tlf de su secretario, que casi nodeja pistas jajaja

    Besos, eres genial!

    ResponderEliminar
  56. jajaja!como me he reido! aquí te dejo otra frase. cuando mi abuela me mandaba la cama y le decía: no tengo ganas. Ella siempre contestaba: pues si no tienes ganas las haces. Esto se podía aplicar a cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  57. jajja tu hermana siempre sufria las consecuencias no? :P entre romperle una muñeca y que llevara un vestido raro por tu culpa,la pobre debe ser muy buena si todavia te habla :P

    ResponderEliminar
  58. Mi madre al "que me has traído" nos decía "un lerele con cuatro patas y el culo verde". Y al "me aburro" nos decía "caza moscas con el rabo", y por la noche si no podía dormir me decía "pues reza y verás como te viene el sueño". Y yo rezaba... jijiji, era más obediente...
    Ah! y cuando mi hermana y yo nos peleábamos venía con la zapatilla y decía "no quiero oir una mosca", y cerrábamos el pico por la cuenta que nos traía.
    Mi padre decía lo de "cuándo yo diga vacín tú di presente". Y "tú, ver oir y callar".
    Cuántos recuerdos...

    ResponderEliminar
  59. Y no se me puede olvidar el tema comida "hambre de treinta años tenías que tener" me decía mi madre cuando no me lo comía todo.

    ResponderEliminar
  60. Pues mi madre cuando le preguntábamos que había de comer decia "un jamón con chorreras" y te callabas y punto. Y lo de la manga a tu sisa no lo había escuchado pero deduzco que es "tu a lo tuyo" ya que las mangas se cosen en la sisa.
    Me encantas, sigue así que me río mucho. Susy.

    ResponderEliminar
  61. acabo de descubrir tu blog de casualidad y creo que no me habia echado unas risas mañaneras como las de hoy en mi vida!!!
    ¿¿que hay de comer?? CANGUINGOS Y PATAS DE RANAS!!

    ResponderEliminar
  62. No paro de reirme... mis hijos me miran en este estado, de risas y lágrimas, medios asustados y medio preocupados...jejejeje!!!
    Que gracia y que arte tienes para escribir... recien empiezo a leer este blog, pero te aseguro que me leeré todos los posts, le irán muy bien a mi estado anímico...
    Me encantaría poder leer tus pots de madre, cuando lo seas, seguramente entenderás muchas cosas que como yo, acabé entendiendo siendo madre... (que porsupuesto, no entendía de la mía). Hay veces donde se te acaba la imaginación y eso conjugado con la desesperación hacen que surjan frases memorables como ésta... ¨No me no me, que te que te...¨ ó ¨Me van a sacar canas verdes¨, la tícpica de mi madre (y muchas otras), en esos momento donde ya se quedaba sin explicaciones entendibles ¨Ya me entenderás cuándo tú seas madre¨... ¡¿?!
    Gracias por tu blog... te sigo.

    ResponderEliminar
  63. Nena, me matas de risa!!! Mi madre no cumple exactamente el perfil drama mama y aun así hay mil cosas que son clavadas.

    Si te consuela yo también destrocé mi vestido de comunión de la misma forma exacta que tú (previamente ya me había tirado por un tobogán en el que se había enganchado parte del culete del vestido).

    Gracias a Dios no había féminas que pudieran heredarlo en mi familia ni mi madre era muy drama pa esas cosas porque de aquello justo justo se podía haber sacado una minifalda ye-yé de comunión!

    ResponderEliminar
  64. jejejejeje lo que me he reido por dios, no con la leche que te diste, con lo que mas con las consecuancias del consejo, lo de "oro parece plata no es" total....

    por cierto hace poco hice una entrada de mi blog hablando de las tipicas frases de las madres a los hijos que pense que jamas diria y hoy al leerte se me han activado todas las alarmas....creo que empiezo a convertirme en una drama-mama en potencia...arggggg

    ResponderEliminar
  65. Uff, cuantas cuantas parecidas xD yo drama de vestido no tuve.. a mi hermana le compraron uno y en su comunión yo iba a juego, vamos uno igual en pequeño. Para la mía me lo hizo mi madre, que había aprendido a coser, así que de organza nada que era cara y se escurría en la máquina de coser... pero a mí me gustó mucho mi vestido. Ahora se aprovechó... uf, las mangas se cortaron para hacer vestido de verano, y se convirtieron (las mangas) en saquitos de dormir para las muñecas, y tiempo más tarde estaban colgados a los lados de un espejo para meter peines ¡si es que se aprovechaba todo! y el vestido se cortó para hacerlo de verano jejej. En mi casa era "¿qué hay de comer?" "¡ostias!" eran menos finos. Eso sí se les quitaron las ganas un día que íbamos con unos amigos de merienda, a un parque que se llenaba de familias. Toda la mañana los niños enredando y preguntando ¿y qué hay de comer? ¡ostias!... llegamos al merendero, extienden las mamás los manteles bonitos (porque para el merendero se llevaban los bonitos faltaba más) empiezan a sacar los platitos esos de plástico de picnic... y preguntan ¿y qué queréis comer? (con el tono amoroso amoroso, que había mucha gente alrededor) y decimos las 3 niñas y el niño a coro y bien altito ¡¡ostias!! el cortazo fue tan tremendo que jamás más lo volvimos a oír jajajajaja

    ResponderEliminar
  66. Ah y lo de "manga sisa" (el "a la" lo añadían ellas) lo podría contar, con lo que ha cosido mi madre y tratado de enseñarnos.. y lo del bies, pero es complicado de explicar xDD pero eran cosas de costura que no se porque luego valían para cualquier cosa... o.O misterios maternos.
    A mí tb me decían el "no me no me que te que te" pero daban más miedo el "mira que te machaco como a un pulpo" que debía venir de cuando aprendió aquello de que al pulpo hay que apalizarlo un poco bien para cocinarlo... (antaño) porque ella siendo extremeña antes de vivir en asturias no creo que hubiera visto un pulpo en su vida... el otro que si tenía su origen extremeño "que te sostripo contra la pared" y te quedabas quieta quieta no se le fuera a ocurrir! :P

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...