domingo, 27 de junio de 2010

18. Los cromos que regalan en la puerta del cole llevan droga

Ay que nostalgia... El cole, las batas de colores, los bocatas de chorizo, ese señor que nos regalaba álbumes a través de las verjas y mi madre a la salida gritando: "¡Nena! Tira ese álbum a la basura ya mismo. ¿Me has oído? Ya mismo nena, que esos cromos llevan droga. Lo han dado en la tele. ¡Nena! He dicho ya, y cuando yo digo "ya", no es dentro de un rato, es ya".
Y yo arrastrándome a la papelera más cercana, con aquel álbum que se pegaba a mis pequeños dedos ávidos de convertirse en dedos coleccionistas. Purita nostalgia.
Y con todo mi disgusto me montaba en el coche de camino a casa. "Nena, que no te fíes de los extraños, que te lo vengo diciendo y tú ni caso. Lo dieron en la tele. Esos cromos llevan droga pegada. Si los metes en agua se ve la droga. Es que eres muy ingénua. Porque tu eres muy de creerte cualquier cosa ¿lo sabes no? Con eso vamos a tener que vivir, nena. ¿Cómo te van a dar cromos así por así? Sólo de pensarlo me da la risa. Que te queda mucho por aprender, nena, mucho. Eso es una técnica para hacerte adicta a la droga esa que llevan, y luego, ala, a vivir con una hija drogadicta. Y yo por ahí no paso ¿Me oyes nena? Yo drogadictos en casa no quiero."

Consecuencias del consejo:
- Nostalgia de los álbumes que nunca terminé.
- Cierta vergüenza al recordar cómo sumergí un cromo en agua para ver cómo era la droga esa.
- Temor: la droga esa era invisible, apenas teñía un poco el agua. Tenía que estar alerta: cualquier cosa podía llevar droga y, como yo era muy de creerme todo, me podían engañar.
- Más temor: si consumo cualquier droga, que podía pasarme porque yo era muy ingénua y la droga muy trasparente, mi madre me echaba de casa.
- Más nostalgia: de esa bendita ingenuidad que ojalá siguiera teniendo para creerme mejor el mundo.

Excepciones para utilizar el consejo con mis futuros hijos:
Nunca. ¡Mamá! Era marketing, coño marketing. Pero no para hacerme drogadicta, si no para tú tuvieras que comprarme todos los cromos que me faltaban... Ahora que lo pienso... ¡Ella lo sabía! ¡Lo sabía! ¡Qué narices de droga! Lo que no quería era comprarme los malditos cromos. Esta te la guardo, mamá, palabra que te la guardo.

Consecuencias en este preciso momento:
Lo admito era una ingénua. Del todo, mierda, del todo. La reina del marketing, esa es mi madre y yo, como decía ella, yo siempre he sido de creerme mucho las cosas, sobre todo a ella.

22 comentarios:

  1. esas cosas pasan...si es que a quien vas a creer más que a tu madre???

    ese es el peligro del poder que sustentan sus palabras...

    enhorabuena por el blog!!

    ResponderEliminar
  2. Eh, lo dijeron en la tele, lo recuerdo. :-p

    De cualquier forma, creo que tienes razón al pensar que todo era una treta de tu madre para no comprarte los cromos de "la cole".

    Mi madre no se andaba con tonterías y directamente me decia...

    -No hoy dinero para cromos - y me sacaba el Tente para ver si un día me hacía arquitecta. xD

    ResponderEliminar
  3. Tenía 30 años cuando me fui con mi novio a un festival de verano y su madre nos dijo "cuidado que allí dan droga" 0_0 Como si la regalaran... y como si fuéramos aún niños.

    Dejé al novio y a su madre.

    ResponderEliminar
  4. Qué recuerdos... la droga en los cromos y los caramelos que daban señores simpáticos a la salida del cole...

    ResponderEliminar
  5. "¡Mamá! Era marketing, coño marketing."
    Jajajajajajajajajjaa...
    Clap, clap, clap, clap,... jojojojojojojo

    ResponderEliminar
  6. Cristina: eres arquitecta? de verdad que me gustaría saber si estos consejos llegan a alguna parte

    bien por ti Myriam!

    ay ya veo que muchos compartimos nostalgia por las neuras maternas

    ResponderEliminar
  7. Que va, que va, no soy arquitecta. Aunque la decoración y el interiorismo es mi pasión, aunque tampoco mi profesión, no sé si el Tente tuvo algo que ver. xD

    ResponderEliminar
  8. ahí está! si en el fondo todo queda...

    ResponderEliminar
  9. A mí me decían que tenían veneno, pero al fin que la droga también es veneno, no?

    Jajajaja...

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja!
    pobrecita, a mí me decían algo más parecido a "no te subas al coche de ningún extraño", siempre me repetían que si no iba con cuidado algún día me meterían en un coche y se me llevarían ¬¬
    me tuvieron acojonadita durante años :P
    pero desde luego eso de los cromos no lo había oído en la vida XXD
    en fin, cada cuál con su recuerdo :)

    ResponderEliminar
  11. pues yo creía que era la única que recibía esos consejos tan raros y estoy descubriendo que no, que somos legión los que los hemos sorportado. El de los extraños también lo comparto, le tocará post seguro

    ResponderEliminar
  12. Me acabo de zampar todos los post!! por dios, no he parado de reírme!!! he aparecido aquí por el blog de diario de una madre imperfecta, que viene a ser como yo misma!! y me parto cuando veo que toooodo eso que nos decían nuestras madres (aunque a tí algunas cosas todavía te las dicen) quedan, quedan, y luego salen!! solas, sin previo aviso. Y cuando te ves repitiendo las mismas frases que tu madre...en fin, a mí se me cayó el mundo, porque juré que nunca lo haría, pero mira, ahí debería haber hecho caso a mi madre: "¡no se te ocurra jurar nada!" y qué razón tenía!!!

    Te pongo a la de ya en mi blogroll!
    un saludo enorme!!

    ResponderEliminar
  13. A mí me lo decían de las calcamonias, que como había que humedecerlas para ponérselas...
    A la puerta del colegio, la lucha era por el álbum. Si pillabas cromos, lo mismo colaba en casa lo de hacer la colección, lo mismo no. Pero si pillabas el álbum, estaba en el bote: la compra de un solo sobre sentaría jurisprudencia.

    ResponderEliminar
  14. ¡Claro que lo sabía! Si no ¿qué pasa con coger todo lo que es gratis?

    ResponderEliminar
  15. Siiii y en el cine te ofrecen coca-cola con pichulca (AFrodisiaco que en el campo chileno usan para las vacas y los toros...o eso dicen)

    ResponderEliminar
  16. ¡Claro que tenían droga!
    Además, las traía el señor de la DKV blanca que secuestraba niñas y luego aparecían sin riñones. Ni te enterabas, debido a la droga de los cromos, es evidente...

    ResponderEliminar
  17. O el Sacamantecas, que había alguno a la vuelta de cualquier esquina esperando para llevarse algún niño para vete a saber qué...

    ResponderEliminar
  18. Jejejeje muy bueno el post!!! Una verdad como un puño! Aún recuerdo a mi madre diciéndome eso a la salida del colegio ;)

    ResponderEliminar
  19. igual hubiera bastado con hacer referencia a otro gran consejo "si es gratis, cogelo.. ya veremos que hacer con el".

    a ver si encontraba una forma de destruir esa terrible conexion de ideas ^^

    ResponderEliminar
  20. Anoche descubrí el blog y me parece excelente, muy divertido y muy bien escrito. De hecho ya lo recomendé por mail y por Twitter

    Dos cosas:

    1- Vivo en Argentina y acá también existía la mentira paternal de los albumes de figuritas y la droga.
    Según investigaciones recientes, parece que cuando Cólon zarpó ya la Reina Isabel la católica le hizo advertencias sobre la droga que podían ofrecerle los nativos de oriente. Y también le dijo que lleve abrigo por si refrescaba :D
    2- Hay un monologuista mexicano muy bueno, Adal Ramones su nombre no sé si lo conoces, que tiene un monologo genial sobre las frases de las madres. Muy apropiado para el espíritu de este blog, así que te lo comparto y espero que te guste

    http://www.youtube.com/watch?v=xHkM55smwVc

    Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Y las calcomanías, los tatoo que se llaman ahora... eso tenía cocaína que se absorbía por la piel...... >_<

    ResponderEliminar
  22. Real: excursión final de curso de 8¤egb.primera salida fuera de casa,yo en el autobús com mid amigos y mi madre en la acera y S voz en grito: CUIDADO CON LA TRATA DE BLANCAS!!!! el cachondeo duró hasta Madrid....

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...