domingo, 13 de junio de 2010

13. Échate un novio pudiente, creyente y sin pendiente

Así tal cual.
Pequeña explicación del consejo:
Pudiente: que tenga pasta, no hace falta que sea millonario, pero que no pase miserias.  Su explicación: "Nena, eso de "contigo pan y cebolla" es mentira. Si es "contigo pata negra y buen vino", mucho mejor. Más fácil. No quiere decir que vaya a funcionar pero será más fácil. ¿Tú dónde crees que las parejas discuten más? ¿De camping o en un hotel de cinco estrellas? Pues eso, nena, si puedes, que sea pundiente. Todos vamos a vivir más tranquilos. Yo también".
Cuando me dice estas cosas me deja sin palabras. Cuando tenía 16 años, todo mi espíritu romántico le decía: "mamá el amor no se elige, el amor sobrevive a todas las penurias, no importa el dinero en el amor". Ahora me callo, primero por cansancio, y porque verdaderamente discutes menos en un cinco estrellas. Así es la vida.

Creyente: en fin. Esta parte del consejo es la que ha perdido más fuerza con los años. Con que crea en algo: la bondad, las caras de Belmez, o en los yogures bio, de momento, le vale. También le sirven los kiwis. Mi madre cree en los kiwis con una fé ciega.

Sin pendiente: Mejor que hable ella: "Uy uy uy uy... Los modernos esos... Se creerán modernos por llevar pendiente. Uy uy uy uy... Nena, uno de esos no traigas, no, no, no. ¿Me has oído nena? Que a veces creo que no me oyes, y luego pasa lo que pasa. Esos no pueden estar bien de la cabeza ¡Un pendiente! ¡En un hombre! Lo que me quedará por ver... Quieren ser taaannn originales, taaaaan diferentes. Nena, tú uno normal, normal, normal. ¿Me oyes?". La nena ha oído, por eso se queda ojiplática.

Consecuencias del consejo:
Agotadoras discusiones en la adolescia tipo:
- Yo saldré con quién me dé la gana. El amor está por encima de todo, ¿si el papá se hicera un pendiente le dejarías de querer?- ésta soy yo con 16 años, ligeramente deprimida, sensible y explosiva a partes iguales.
-¿Tu padre? Anda nena, ¡tu padre, un pendiente! Es que tienes unas cosas. Tu padre no es de esos, es de los de verdad.- esta es mi madre, simplemente explosiva a cualquier edad.
Segunda consecuencia: novios aterrorizados cada vez que les presentaba a mis padres.
Tercera consecuencia en mi madre: frustración. Sólo un novio mío no ha tenido pendiente.

Excepción para utilizar el consejo:
Nunca. Futuros hijos míos: que os quieran y que os quieran bien, que os hagan reír a carcajadas, que se os erice la piel cuándo andáis cerca, que os dejen espacio, que os sigan de cerca, que crean en vosotros por encima de todas las cosas (incluso de los kiwis), y sobre todo, que sepan que en la vida hay pocas cosas de las que uno no pueda reirse. Muy pocas.

18 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo!! Me ha encantado, esa madre tiene que ser muy divertida ahora, con 16 años no tanto!!!

    ResponderEliminar
  2. Veo tu "pendiente" y subo dos: el pelo largo y/o tatuaje.

    ResponderEliminar
  3. Tu madre me da miedo. En serio. No dudo de que te quiera, pero la "amenaza constante" acojona sólo de oírla. Es coña :D En cualquier caso, coincido contigo en muchas cosas, en la de este post concretamente no pero en la de "como vaya yo" con la zapatilla es 100% verídica. Mi madre sí que usaba cuña.

    Creo que pronto vas a tener muchos fans :) Te pongo en mi Google Reader. Aquí tienes a una fiel seguidora desde publicistas.blogspot.com

    ¡Ah! y te he puesto un enlace para mis contactos en facebook a ver si difundo tu mensaje :D

    ResponderEliminar
  4. Pobre Myriam...

    Ana R:
    Muchas muchas gracias. Llevo muy poco tiempo con el blog y me hace mucha ilusión que os guste. Y mi madre más que miedo, es capaz de dar terror.

    ResponderEliminar
  5. Fantastico post... pero por favor Huy se escribe con h :)

    ResponderEliminar
  6. Muy divertido, me he reído mucho, mucho.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, buenísimo, sobre todo el consejo del final! :-)

    ResponderEliminar
  8. me ha encantado el consejo final, muy emotivo.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabes el dicho:

    "A los veinte: que venga, que tenga (dinero) y que convenga.
    A los veinticinco: que venga y que tenga.
    Y a los treinta: ¡Qué venga, qué venga!
    ;-)

    ResponderEliminar
  10. Y ese altarcillo de kiwis que es la encimera, cada mañana, oración y carrera...mi drama mamá también tiene esa creencia.

    Veremos si aceptamos a los novietes, amigos con roce o parejas de nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  11. Bravoooooo, sobre todo el consejo final (no por tus hijos, que ya se apañaran ellos) sino porque te lo aplicas tu ! :-) :-) :-) :-)

    ResponderEliminar
  12. " Futuros hijos míos: que os quieran y que os quieran bien, que os hagan reír a carcajadas, que se os erice la piel cuándo andáis cerca, que os dejen espacio, que os sigan de cerca, que crean en vosotros por encima de todas las cosas (incluso de los kiwis), y sobre todo, que sepan que en la vida hay pocas cosas de las que uno no pueda reirse. Muy pocas. "
    creo que voy a imprimirlo para ponerlo en mi casa!!!
    gracias
    ampa

    ResponderEliminar
  13. Acabo de llegar a tu blog y debo decir que ME ENCANTA!!! Veo a mi madre en mil situaciones parecidas, pero eso sí, me ha encantado el consejo final, GENIAL.

    Ah, y enhorabuena por el libro, seguro que me hago con él ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Pues aplícatelo anda! ;-)

    ¡Genial como siempre Amaya!

    ResponderEliminar
  15. uy, aquí mi madre disiente, su consejo amoroso de toda la vida ha sido: "hija, búscate uno honrado, trabajador y que te quiera, si ahora no tiene no importa, porque si es trabajador tarde o temprano tendrá"

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...