jueves, 5 de agosto de 2010

27. Esto me duele más a mí que a ti, nena.

Pues mira mamá, lo dudo. Pero mucho, mucho.
Al principio te creía:
- Castigada sin cenar por no haber merendado. Y no llores que esto me duele más a mí que ti, nena.
Vale. Puede que en ese caso le doliera más a ella si tengo en cuenta que siempre me ha tratado de alimentar como si en mi interior vivieran 4 niñas más, y una de ellas con la tenia. Cuando mi madre me dice: "Te he dejado la comida preparada", ya sé que podemos comer yo y el colegio entero de las Ursulinas, y puede que sobre algo. Así que vale, dejarme sin cenar podía dolerle más a ella.

Puede que también fuera verdad cuando me llevaba a natación y aquel simpático profesor me tiraba al agua mientras le decía a ella: "Tranquila mujer, los buenos sobreviven".
Teniendo en cuenta que todo, repito todo, en esta vida le parece una amenaza... Pongamos ejemplos para dejar las cosas claras: "Las moscas son unos seres horrorosos que trasmiten infecciones mortales, en el mar te puede atacar un banco de medusas, en la arena de la playa hay jeringuillas escondidas para infectar a niñas como tú, en los vasos te echan droga, todos los hombres menos tu padre quieren aprovecharse de ti, por la noche hay delincuentes, por el día no puedes reconocer a los delincuentes porque disimulan, el cloro de la piscina te puede dejar ciega, si andas descalza cogerás hongos, las mariquitas son moscas disfrazadas". ¿Se entiende no? Bueno, por si acaso: "Te puedes pillar cualquier cosa si vas de camping, si te muerdes las uñas se te clavarán en la barriga, si te haces un pendiente se pudrirá y se te va a caer la nariz, las mariposas también son moscas disfrazadas". Ahora sí.
Bueno, también puede que le doliera más a ella verme tragar agua e intentar sobrevivir en aquella piscina del infierno, porque si tenía que confiar que sólo los buenos sobrevivían... No lo vería claro.

Pero el resto de las veces. Castigada sin salir, sin postre, sin tele, sin jugar, sin bajar a la plaza, castigada a comer doble ración de alubias verdes, castigada a fregar toda la casa, a limpiar las ventanas, a sacar la basura, a ordenar los armarios... "Esto me duele más a mí que ti, nena". ¡JA! Vamos, mamá, un poco de seriedad: no te dolía nada de nada, ni siquiera un poquito.

Excepciones para utilizar el consejo:
No pienso hacerles creer que yo sufro más por los castigos que ellos. Tampoco es que vaya a disfrutar aunque tengo serias dudas... Mi madre estoy segura de que se lo pasaba pipa viéndome comer doble ración de alubias verdes: "Ale, ya la he alimentado por hoy y por mañana. Anda que no soy buena madre ni nada. ¡Una medalla me tenían que dar!".
Pues eso, queda prohibida la frase. Suficiente es el castigo como para encima regozijarse.

15 comentarios:

  1. Mi madre limitaba esta costumbre a los castigos físicos. Nos culpaba de hacerse daño en la mano. Fue entonces cuando decidió recurrir a los zuecos, que eran de madera. Y, además, arrojadizos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo arrojadizos, parecía que tenían control remoto, por mucho que los esquivaras, siempre acertaban

      Eliminar
  2. Madre mía (bueno, madre tuya) victorzurdo, tu madre sí da miedo. Zuecos arrojadizos... no tengo palabras. xD

    ResponderEliminar
  3. yo fui hija y ahora soy madre y SI duele más a la madre que a la hija, mucho mucho más...

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja... pero que grandes son tus post y cuantos recuerdos me traen :)

    ResponderEliminar
  5. Cuando mi madre me decia eso, yo pensaba: mira que bien, encima cachondeo.
    Ahora cuando castigo a mi hija y a veces me duele más a mi que a ella, aunque lo piense, no se lo digo!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡ZUECOS ARROJADIZOS! menos mal que mi madre era más de cuñas de goma!

    Ya veo que las madres de ahora sufren los castigos... Me lo replantearé pero no pienso decirles la frasecita de que me duele más a mi que a ellos. Aunque sea verdad!

    gracias por los comentarios, para mí es un gusto encontrarme tantos sufridores de las mamás drama

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi, mi madre me lo ha empezado a decir ahora. Ahora que ya puedo aproximarme a entenderla...
    Y es que cuando era pequeña no me castigaban. Debe ser que era muy buena... WUUAAAAAHAHAAHA :P

    Por cierto lo de los hongos si vas descalza... A mi me decian el famoso "te vas a costipar! TODO se coge por los pies"... En fin...

    Encantada de leerte!!! GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  8. le leo el blog a mi marido, que si ha sufrido una mama drama y nos reímos mucho( la sufre, jeje y por lo tanto yo sufro una suegra drama : HORRORRR, jajaj) bueno y me dijo eso : " a ti te duele nena, pero no sabes si a todas las madres les duele"
    asique si pasan más madres por aquí que digan si nos duele más como madres que como hijas, yo igual la frase no se las digo a ellos...

    por cierto, soy la misma anónima cobardica del tercer comentario
    :-)

    ResponderEliminar
  9. Bueno esta frace yo me atrevi a contestarla diciendo: "Pues si te duele no lo hagas mamita" y bueno el consejo me valio un sermonoooonoooon y toda una tarde de castigo

    ResponderEliminar
  10. Estoy fascinada con el blog.Esa frase la tengo grabada a fuego en el subconsciente. Mi madre tenia otra variante..
    prefiero que llores tu ahora que llorar yo despues. Egoista!!!, pensaba yo, pero como para decirselo!

    ResponderEliminar
  11. en mi caso fue una tía abuela que nos metia miedo a mis primas y a mi cuando comprábamos chuches, el argumento era "yo conozco bien al vendedor y es un sucio, no se limpia la mano después de cagar y luego coge las gominolas" lo juro!!! lo malo es que no consiguió que dejáramos de comprar gominolas sino que las lavaramos en el lavabo antes de comerlas, incluidos los corazones de azúcar!!

    ResponderEliminar
  12. A mi me castigaban con dormir la siesta... en verano, cuando todos los niños estaban ya en la piscina jugando. Yo los oía desde mi habitación a oscuras... Es el peor castigo del mundo.

    ResponderEliminar
  13. Yo soy ahora madre, y no digo que te guste castigar a tu hijo... no nos gusta a nadie... y estás rabiando por no castigarlo... y repites mil veces o lo haces o te castigo... pero que te duela más que al propio dagnificado... pues sigo sin estar de acuerdo!!! tu sufres como madre y él por estar castigado!!! son puntos de vista diferentes... y siempre peor el que lleva la pena, no creeis? aunque sea justa!

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que sí que se sufre más como madre. Sobre todo porque, en el calor del momento (y yo me acaloro muuuucho) a veces pones castigos muy exigentes para faltas leves... para la décima falta leve de la mañana, ojo. Y luego estás disimulando y a tu rollo, haciendo la comida, y tienes que aguantar tu propio disgusto interior, además de las lágrimas/cara de pena-cabreo del niñ@. "Cómo te pasas, si total ese adorno no te ha gustado nunca, mira por dónde ya te has librado de él, va a tener razón tu marido, que siempre te pasas con el mayor, lo tienes anulado, blablablá..." Sí, se pasa peor como madre, cuando eres hijo tienes puestos los ojos solo en el objetivo a conseguir, la mirada de una madre es más global, jajaja.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...