viernes, 20 de agosto de 2010

30. Nena, como te caigas, vas a cobrar.

- ¿Voy a cobrar 100 pesetas mamá? (ajá soy de la generación de las pesetas y de los chistes malos).
- Mira nena, como te sigas haciendo la graciosa no te va a hacer falta caerte para cobrar. Y bájate de esa barandilla que te vas a abrir la crisma y luego vendrán los lloros.

Oye, dicho y hecho. Es que mi madre te dice algo tipo: ten cuidado con ese vaso que se te va a caer. Y al jodido vaso parece que le faltan segundos para estamparse contra el suelo. Y, por supuesto, que a mi madre le faltan menos segundos para decir: "Te lo dije, nena".
Yo creo que es un super poder de madres. En realidad, si ella no dijera nada, el vaso jamás se caería pero se cae, y vienen los lloros, y las crismas abiertas.
Crisma es una de esas palabras que no tengo ni idea de qué significa, supongo que cabeza, pero que sólo se la he oído a mi madre en dos variantes: romper la crisma y abrir la crisma (Segunda entrega del vocabulario de madre).
Y también está esa gran frase de madre: "luego vendrán los lloros". Tengo que confesar que durante años, para mí, los lloros eran unos seres tipo el coco, malvados, que iban a venir a castigarme por portarme mal. Descubrí lo que eran la primera vez que me abrí la crisma. La escena: yo llorando con una herida en la cabeza y mi madre:
- Te lo dije nena. A no, no, a mí con lloros no me vengas. Que te lo he dicho nena: bájate de ese patinete que tú tienes el mismo equilibrio que un calabacín, mejor tumbada. Pero noooo, tú ni caso: que mira cómo me deslizo, que mira que velocidad... Pues ala, ya lo has aprendido: la velocidad en la vida no trae nada bueno, nunca, y tú sobre ruedas, pues tampoco puedes traer nada bueno. ¡Pero si tenías 8 meses y todavía no te sujetabas la cabeza! Que las vecinas me decían que te pusiera collarín para que se fijara un poco el cuello, que no era normal. Y sí que quedabas un poco rara, así te has quedado, rara. Que ya es desgracia. Habiendo podido ser normal, normal, pues mira, nos ha tocado que seas rara.
Insisto: yo lloraba con una herida en la cabeza.

Consecuencias:
Puro y rotundo pánico cada vez que mi madre dice cosas tipo:
- Tú sigue así, que te van a echar a la calle en dos días- Oye, pues justo, fueron dos días y a la calle.
Le hago caso, al menos con las cosas básicas, le hago caso.
- Nena, si no sabes cocinar vas a morir sola.
A ver quién tiene narices de no hacerle caso. ¿Eh? ¿A ver? Vamos, que hago una paella para chuparse los dedos y estoy aprendiendo a desconstruir la tortilla de patatas. Bueno, para qué mentir, mis tortillas siempre son deconstruídas, jamás me cuajan. Joder, voy a morir sola.

Excepciones para utilizar el consejo:
Futuros hijos míos, lo siento pero el consejo me importa un pimiento, lo que quiero son esos super poderes premonitorios ya mismo y decirme por las noches:
- Nena, como mañana eches a la primitiva, te van a tocar 20 kilos.
¡Y a vivir! que es lo mío.

26 comentarios:

  1. Que no son superpoderes, que es más facil, es que es una cuestión de probabilidades, si te subes en la barandilla o vas a toda velocidad en un patinete lo raro es que no te caigas!!!

    Ves, aki mi madre era peor:
    Bajate de ahí que se va a caer tu hermano y se va a romper la crisma!!
    Que digo yo: que tal si le dices a mi hermano que no se suba el, que la crisma es suya....

    Yo a mis hijos les digo que tengan cuidao cada uno con su propia crisma, y oyes en cuanto que les digo que se van a caer, adivina, van y se caen. Será verdad lo de los superpoderes?

    ResponderEliminar
  2. Prueba con la primitiva! si yo tuviera esos poderes... Ya me estoy viendo tumbada en una playita...

    ResponderEliminar
  3. Y esa variante de "si te han pegado/castigado (en clase, algún vecino con autoridad, etc)es que algo habrás hecho!!!" Y encima, te volvían a pegar/castigar, como escarmiento!!

    ResponderEliminar
  4. jajajjaa muy buenbo me he reido mucho, y si yo tambien creo que las madres tienen superpoderes...la mia fijo es medio bruja...

    ResponderEliminar
  5. Que buen descubrimiento he hecho al conocer tu blog!
    Tienes un premio en el mío!

    ResponderEliminar
  6. peor era mi señora madre....
    que directamente decía: "Te voy a crismar" (y eso dueleeee)...jajja

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, me encanta lo de los poderes premonitorios...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Leído el final, lo que se me vino a la cabeza de forma inmediata fue: "y después de unos días, sobrepeso".

    Es lo que tiene la adivinación, que mientras uno no controla el asunto, es todo muy impreciso.

    ResponderEliminar
  9. jajajaja pues hoy me acorde de ti , se me cayo el jodido vaso ,,y mi madre: "te lo dije"..jajaj
    Y eso de recordar que a los 8 meses no sujetabas la cabeza, me dio mucha risa , Ya que mi madre decia que yo no hablaba ni caminaba al año 3 meses y eso era extraño ...hasta hoy lo cuenta , a mis 33 años.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja! en mi casa la crisma tb existe pero la frase era algo así como: ¡¡¡te vas a partir la crisma!!! la crisma partida, ay dios que miedo!

    ResponderEliminar
  11. Dicho que va de la mano de "como te peguen el el cole, te pego yo más". Que se aplicaba cuando te quejabas de mosquearte con algun "amigo" y tu madre juzgaba que no habías sabido "defenderte".

    Qué jodienda.

    ResponderEliminar
  12. Aaaaah confirmado las madres nada más parir adquieren superpoderes para gafarte todo cuanto quieren!! la mía es una experta ¬¬ la madre que la parió que es mi abuela...

    ResponderEliminar
  13. Desde el momento que eres madre, adquieres superpoderes adivinatorios, generalmente con resultado catastrófico, y además las croquetas te salen mucho mejor! Las mejores croquetas son de madre, suben un grado...
    Jajajaja! Marta muy bueno lo del sobrepeso! Echo la primitiva, y veinte kilazos a la mañana siguiente, repartidos en cartucheras y michelines... jejeje!

    ResponderEliminar
  14. La crisma es el oleo que te ungen en el bautismo. Sacarte la crisma es pegarte justo en la frente.
    A nosotras nos decían exasperadas: ¡Te voy a sacar la crisma, me tienes hasta la coronilla!
    Nunca me pegaron pero la amenaza estaba. Me he reído mucho con tu blog.

    ResponderEliminar
  15. Vaya, leo lo de otras madres y la mía sigue ganando:
    Yo tenía cinco años y se le ocurrió, todo al mismo tiempo: cortarme el pelo, que lo tenía largo y hermoso, hasta las orejas; y además hacerme usar lentes -o gafas. Los frenillos llegarían un par de años después.
    Por supuesto que me llovían las burlas. Y si yo alegaba, mi santa madre:
    - No seas mojigata, algo habrás hecho.

    Demoré años en encontrar el sentido real de la palabra "mojigata", y eso cuando no era lisa y llanamente hipócrita.

    Lo bueno es que tuve que aprender a defenderme sola, y vaya que aprendí... pegaba unas patadas de campeonato, jeje.

    ResponderEliminar
  16. jajajajaja
    me parto!!! pero eh! que es cierto, siempre que mi madre me dice '' pero hija! abrigaaate que pillarás un costipado'' , al día siguiente ...''achíííssss''' , seguido de la voz de mi madre diciendo: ''ves, si es que te lo dije''.

    Es increible lo brujas que son U_U .

    ResponderEliminar
  17. Desde que leí esta entrada que me he estado acordando de los lloros cada vez que mi princesa anda en peligro de caerse... he tenido que aguantarme para no invocarlos, jodidos lloros.

    ResponderEliminar
  18. Una variación muy mítica de las abuelas gallegas es el "Vas caeeeer (Te vas a caer)" que te regalan cuando ya estás estampado en el suelo. No conozco a ningún gallego al que su abuela no le haya dicho eso en su niñez (y varias veces)...

    ResponderEliminar
  19. Agh!!Soy una madre drama horrorooooooooooosa...que a mi me lo dijeron ¡¡y ahora lo suelto yo!! -Cobro incluido, sic.- Lo de los poderes adivinatorios sólo debe funcionar en una dirección : madre => hijos. Pero por si acaso voy a probar : "Rosa, deja ya el ordenador que el Jueves te tocará un primitivón indecente". Alea jacta est jjjjjjjjjjjj

    ResponderEliminar
  20. Lo de la crisma yo tambien se lo oía a mi madre. En concreto en mi casa era algo susceptible de partirse o romperse.

    ResponderEliminar
  21. todo un clásico..... todo un clásico!!!
    a mí tb me ha kedado esa coletilla... "q te vas a partir la crisma!!!!!" ;P

    ResponderEliminar
  22. Gracias, gracias, gracias por las risas!!

    ResponderEliminar
  23. jajajaja!! Estoy leyéndome tu blog de arriba a abajo, la verdad es que he recibido varios de los consejos que pones, pero leyendo este me he acordado de la única torta que he recibido de mi padre: "A. deja eso que vas a cobrar" y yo en plan chungo: "¿Sí? ¿Cuánto dinero?" Consecuencia: tortazo. Memorable.
    A.

    ResponderEliminar
  24. La variante de mi santa madre: "como te caigas y te hagas daño, encima te pego...". Me juré que no lo diría, pero cuando mi hija decidió jugar al fútbol con los patines en línea me salieron los genes...y no lo puede evitar. Gracias mama!!

    ResponderEliminar
  25. jajajaja, poderes adivinatorios tengo yo... si es que estabas ahí, viendo al niño con su codazo al lado del vaso, "mete el vaso más adentro, que lo vas a tirar" ni medio segundo tardaba la mesa en estar inundada... que mi marido decía cuando el mayor era pequeño "Tendríamos que haber comprado acciones de una cristalera! " No había día que no rompiera vaso en la mesa... ¿lo mejor? que el del niño era de plástico!

    ResponderEliminar
  26. ¡Me partoooo!

    Una vez, estando ya en la universidad, me puse a ayudar a mi madre a hacer la cena, y a ella de repente se le cayó la batidora encima de mi pie. Me hizo sangre y todo, la jodía batidora. Y mi madre venga a gritar: "¡Mi batidoraaaa, mi batidoraaaa! ¿Cómo voy a terminar yo ahora la cena si se rompe?" Por suerte, la batidora resistió (es que mis pies están bastante acolchados, jejejje), pero al cabo de un rato ya se me saltaban las lágrimas del dolor y mi madre me dice: "¿Y tú, por qué lloras, a ver, qué te pasa ahora?" Porque le enseñé el pie ensangrentado, que si no lo mismo cobro y todo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...