jueves, 31 de marzo de 2011

71. Nena, ir a un selfservice es tirar el dinero.

Vistalegre
Este consejo creo que entrará dentro de la categoría de "solo la madre de la nena" aunque todavía podéis sorprenderme...
Mi madre les tiene una tirria inconcebible a los selfservice (o como diría ella: selservis) y a los restaurantes sin mantel. No puede. Es superior a ella.
- Para una vez que salimos a comer por ahí, nena, una vez al año ¿y me tengo que servir yo la comida? Vamos hombre, pero ¡qué invento es este! Todos los días del año que si pon la mesa, prepara la comida, los manteles y servilletas, los cubiertos, que todo esté rico, que todo esté bonito, y un día, ¡un día! que nos damos un capricho y nos vamos por ahí, tengo yo que levantarme y ponerme la comida, encima con esos mantelitos de papel... Que así yo también tengo un restaurante, total, lo mismo da cocinar para 5 que para 50, si ellos solos se sirven y luego la vajilla y los manteles van a la basura... Vamos hombre, y si aún fuera un buffet (ella dice bufé) que puedes comer todo lo que quieras... Aunque ya te digo yo que la comida es malucha, vamos, que esas croquetas no son ni de pollo ni de jamón, eso es croqueta de bechamel, porque no llevan nada... Pero bueno, lo del selservis me parece un horror. Vamos hombre, última vez que me ven a mí en una de estas. Nena, ir a un selfservice es tirar el dinero, con lo que cuesta ganarlo.

Cuando utilizaba el consejo:
En mi casa salir a comer fuera es un acontecimiento. Normalmente lo propone mi madre pero casi nunca lo conseguimos:
- Estoy harta de cocinar. Todo el día como una criada. Me merezco un descanso, que me tenéis explotada. ¿Por qué no comemos por ahí? Me ha dicho la Mari que han abierto un restaurante muy mono en el centro y que se come bien, y hacen un cordero para chuparse los dedos.
El resto de la familia siempre decimos que sí, pero ¡ah! una drama mamá siempre es una drama mamá, no coge fiesta nunca.
- Aunque tengo un chicharro que compré el otro día y que me sale tan rico... Y sería una pena que se perdiera.
- Bueno mamá, pues lo comemos mañana.
- Ya pero mañana no estará tan jugoso y con el precio que tiene el pescado cómo para dejarlo pasar. Que yo no sé cómo los pescan, a besos debe de ser, porque si no, no entiendo el dineral que vale.
- Seguro que mañana está igual de bueno.
- Pero tú qué vas a saber, si no soportas el chicharro, si todo te da para atrás, que más que papilas gustativas debes de tener una fregona, porque entre que no te gusta nada y los ascos que te dan... Total, que vamos a un restaurante y pides pollo, que para eso, para comer pollo nos quedamos en casa y comemos pescado, que seguro que es más sano como lo cocino yo. Que han dicho en la tele que hacen unos pollos sin patas ni nada, solo cuerpo, y los engordan y lo venden muy baratos. Que uno no se puede fiar de lo que le dan en los restaurantes, que en casa sabemos lo qué estamos comiendo, con aceite de verdad y no con esos sprays que les echan por ahí.
- Chica, vamos a salir, por un día...- yo insisto pero mi no drama papá permanece en silencio porque conoce el final.
- Nada, nos quedamos en casa, si como comemos en casa no se come en ningún lado.

Una vez se me ocurrió invitarles al típico wok en el que tu coges lo que quieres y luego un chino te hace algo a la plancha. Quién coño me mandará a mí innovar con mi madre, yo no le he visto la cara tan desencajada nunca, ni si quiera cuando le dije que me iba a vivir con un novio sin casarme, y eso que ese día mi hermana y yo casi pedimos un carro de paradas cardiacas al hospital, en previsión del infarto, digo.  Pues lo del wok, peor:
- Nena, esto no es comida. No, no. (Me miraba con los ojos como platos mientras me metía pellizquitos) Estos chinos están locos. ¿Arroz tres delicias le llaman a esto? Pero ¿qué delicias?, ¿qué entenderán los chinos por delicias? Es otra cultura, nena, otra cultura. Una delicia es una buena torrija, eso es un trozo de gamba, con suerte, porque las gambas que compro yo tienen otra pinta y otro color, no sé, más color a gamba. ¡Pero si son trasparentes! Y, ¿los guisantes? (Más pellizquitos) Mira esos guisantes (Y ponía cara de estar viendo un cerdo volar) Eso no son guisantes, te lo digo yo, eso es hierba prensada. ¿Y por qué todo sabe igual? Ayayayayy, a qué sitios nos traes. Yo no entiendo qué ganas de ser moderna tienes. Con lo bueno que está un menú del día o un plato combinado, con su san jacobo de toda la vida. Pero mira esa gelatina que lleva el cerdo (triple pellizco). Mira que habré cocinado yo el cerdo de mil maneras, qué digo mil, dos mil, que el cerdo es muy agradecido y, nunca, oye lo te que te digo, nena, nunca me ha salido esa grasa tan rara. Eso no puede ser cerdo, o los cerdos chinos en vez de piel, tienen vaselina. ¿Y por qué llaman pan a eso? Eso es un bollo aceitoso, pues que se inventen otro nombre, que no le pongan pan, porque entonces tú crees que vas a comer pan y, no, te dan eso medio dulce, y ¡caliente! Te digo nena que es otra cultura. ¿Y encima me tengo que levantar yo a servirme (Siete pellizcos y un pisotón, todo en plan disimulado)? Unos listos son estos chinos, y a ver si aprendes de una vez a comer como la gente normal, que esto son todo guarrerías, vamos, ¡pagar por esto! Con el chicharro tan rico que tenía yo en la nevera. Esto es tirar el dinero, y tú eres muy mucho de tirar el dinero, que yo no lo entiendo, porque no será que hayas visto en casa que derrochemos, eso lo has aprendido fuera.

Consecuencias del consejo:
Lo dicho, cuando por fin conseguimos comer fuera de casa vamos más arreglados que a una boda, y nos sentimos los reyes del mambo.
Segunda consecuencia: soy incapaz de disfrutar de un selfservice, porque voy tan tranquila con mi bandeja y no paro de oír a mi madre dentro de mi cabeza, y eso te quita el hambre. Os lo digo yo.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, no es que me vuelvan loca pero tampoco es que los self-service los cargue el diablo, vamos, a vuestro aire. Ya decubriréis si os gustan o no..., aunque lo de la gelatina en el cerdo, tengo que admitir que sí es un poco raro.

35 comentarios:

  1. Buenísimo, pero en este caso estoy totalmente con tu madre...hay comidas por ahí...que mejor no pensar de donde salen.Como la comida de casa...Pero bueno si quieres salir y ahorrar dinero en comer todo es bueno, y más si hay hambre.Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Y no nos olvidemos de que lo de autoservicio lo ponen para ahorrarse los camareros y destruir puestos de trabajo (raro se me hace que a tu drama mama se le escapase por que, expresado con otras palabras, a la mia no se le olvida).

    Este tampoco es original, nena, tambien esta extendido entre las drama mamas.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, creo que éste es exclusivo de tu madre. De hecho, en mi casa es al revés, es mi madre la que me convence a mí para salir a comer fuera, y yo la que le acusa de tirar el dinero. Ya, ya se que soy una drama mama en potencia...

    ResponderEliminar
  4. MAma española en Alemania: pues lo dice mucho, estos esparragos los han debido regar con besos, este cerdo lo han alimentado a besos, y así todo

    Anuska: chica, es que auqnue tenga razón te quita el hambre

    Pepito Grillo: pues sí, me sorprender realemnte pensé que esto solo lo decía mi madre

    Drew: me asustas!!! eres toda una drama mamá post tras post, háztelo mirar ;)

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja!!!!!!! No eres la única con una madre así, por lo menos en los de la manía de no comer en restaurantes que no tenga manteles y servilletas de tela y copas de cristal grandes.

    Cuando fui a NY con mi madre, buscar restaurante era toda una odisea....

    ResponderEliminar
  6. No eres la una con una madre asi... la primera y unica vez que lleve a mis padres a un restaurante chino, no me estamparon la cara contra la mesa de una colleja porque habia gente ja ja ja.

    No pararon de criticar todos los platos que apenas probaron.

    Por lo menos en mi casa era sagrado salir a comer fuera el primer domingo de cada mes, en eso no nos podiamos quejar pero eso si, a restaurantes donde se servia comida de verdad segun mis padres y eso era, chuleton, pescados a la brasa, cordero asado, etc. Servida por camareros y con manteles y servilletas en las mesas je je je.

    ResponderEliminar
  7. jajaja, por lo menos a tu ama la has podido llevar la mia no entra ni loca q dice que le dan de comer gatos o ratas ajajja y ya no te digo el kebak

    ResponderEliminar
  8. Una verdad como la vida misma. Pero en mi caso, lo del Wok me pasó con mis suegros, a mi madre le encantó el wok cuando la llevé. Pues mis suegros querían ir a probarlo, ellos lo propusieron. Nada más sentarse, empezaron las quejas. Mi suegra dijo que ella comería una ensaladita, que para su edad no era bueno andar comiendo cosas raras. Y verdura si que trajo. Pero le dio el primer bocado y a quejarse porque estos chinos no cocinan nada, esta todo crudo. Normal........ si te cojes la comida cruda que es para hacer el wok, no las ensaladas. Conclusión, "con lo que nos han cobrado, preparaba yo una comida mucho más rica y con chuletón en casa para todos"

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja, eres una arriesgada!!! ¿¿¿¿Un wok??? ¡¡¡Ni a un chino!!!

    Nunca nos hemos atrevido a ir a un selservis... porque todos los selservis entran en la categoría de burguer y los burguer ya se sabe que no son sanos y encima son de carne hormonada...
    Eso sí la frase "Todo el día como una criada. Me merezco un descanso, que me tenéis explotada" la he oído taaaantas veces (seguido de un "y yo no soy criada de nadie!!").

    El siguiente reto es un japonés, pero es que es pescado crudo y ya se sabe el anisaqui ese...

    ResponderEliminar
  10. Joder hermana!!!
    No hay comparación posible... Todavía recuerdo un Viernes Santo en que a mi madre no se le ocurrió otra cosa que ir a cenar a un chino después de ver la procesión... La pobre casi se cae al suelo cuando se dio cuenta de que el arroz tres delicias que nos estábamos terminando llevaba jamón. Fue la primera y última vez que fui con ellos a un chino. Ahora, el comentario cada vez que como fuera de casa es "A saber dónde vas a comer tú, en algún chino de esos a klos que vais, que os ponen cualquier cosa de comer y hale, como cuesta dos duros bien que os lo coméis todo, y sin embargo en casa..." Lo suyo no es el chicharrón, sino el arroz. Ella lo hace hipercaldoso, que a mí me da una grima terrible, y claro, como sabe que lo pido en el chino pues cada vez que comemos arroz en casa ya tenemos la bronca asegurada... y no entiende que a mi lo que me gusta del arroz chino es que está suelto, porque yo es ver el arroz medio sopa con las almejas y todo y me entra una aprensión...

    ResponderEliminar
  11. ¡qué intrépida chica! a mí no se me ocurre llevarles a un wok ni loca. Mi padre califica todo lo que no sea comida tradicional "Pizas y mierdas de esas" (léase tal cual, pizas). Con decirte que cuando va de Navarra a Madrid por trabajo cena siempre en un restaurante navarro...

    ResponderEliminar
  12. Sí... mi madre también es de estas...

    ResponderEliminar
  13. En este tema, estoy con tu madre, los "selservis" solo me gustaban de enana, y sobre los "woks" tengo varias teorías, pero es un lavadero de dinero fijo porque ¿cómo vas a comer todo el marisco que quieras por nueve euros?(eso es lo que cuesta en mi pueblo el "buffet" del Wok), eso ni son gambas ni es cerdo ni nada que se le aproxime.
    Nunca había oido lo de pescar a besos, muy ocurrente.

    ResponderEliminar
  14. Ese consejo me da a mi que no es de dramamamás en general, pero a mi "nodramapapá" me lo acabas de describir perfectamente. Con decirte que una vez en su vida (una!) que por exigencias del guión y porque no quedaba otra, tuvo que comer en un MacDonalds y, de la indignación, se negó a devolver la bandeja y adivina... se la llevó con él para el coche. Quince años después aún sigue la bandeja por casa de mis padres y la seguimos usando...

    ResponderEliminar
  15. Y sí, la gelatina del cerdo del chino da mucho asco.

    ResponderEliminar
  16. Cuando era pequeña soñaba con ir a McDonald's y mi padre nunca dio su brazo a torcer, así que tuve que esperar hasta la universidad... ¡Ya ves que no estás sola!
    Lo de los besos tampoco yo lo había oído nunca.

    ResponderEliminar
  17. Cuando mi madre fue a un chino, le parecio que faltaba el pan para mojar en tantas salsas. Nosotros le dijimos que los chinos no comen pan, pero ella nos rebatio tajante:"eso sera en China, pero si viven aqui, ya se habran dado cuenta de lo rico que esta y seguro que tienen una barra en la cocina". Se lo pidio a un camarero que en principio le dijo que no, pero ella insistio y consiguio que fuera a preguntar y le trajeron media barra de pan que, efectivamente, tenian en la cocina. Aparentemente pertenecia a un cocinero al que seguramente dejamos sin pan para su propia cena. Asi que quedo convencida de que en los restaurantes chinos no ponen pan en el menu para hacerse los exoticos, pero que luego se hinchan a comerlo en la cocina sin que les vean los clientes.

    ResponderEliminar
  18. jaja que bueno, la mia es igual,no quiero ni acordarme del dia que los invitamos a un chino, que cara de ascos, ambos estan seguros que por ese precio lo que ponen ni es cerdo ni pollo, total que nos dieron la comida, ahora lo que si han terminado aceptando son los mcdonald, jaja sera la presion de los nietos, aunque es chocante ver a mis padres con unas hamburquesas en las manos, mis hermanos y yo lo hablamos y nos tronchamos, mira los abuelos jajaja

    ResponderEliminar
  19. De verdad que me sorprendéis, yo que voy de original, que es imposible que haya otra madre como la mía y resulta que hay cientos!!! Y la loquita que ha hablado de llevar a una drama mamá a un kebab... vamos, después de lo de l wok yo solo la llevo a comer cordero

    ResponderEliminar
  20. Nena, que sepas que mi padre también dice lo de "matar a besos". Y yo a mi dramamamá no la llevo ni al Ritz, que seguro pone pegas ("desde luego, como en casa en ningún lado")¿os imagináis a las dramamamás comiendo en plan Ferrán Adriá... Aire de tortilla de patata. Pagaría por verlo, oches.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. En Cuba, cuando era una niña mi padre nos llevaba a un restaurant chino, cuyo propietario era amigo de él y la comida era riquísima, pero la comida de los chinos en España no se parece en nada a aquélla. Donde yo pierdo el tino es cuando voy a Ikea, como hasta hartarme.
    Y te cuento una anécdota de cuando mi hija fue a un self-service cuando terminó la básica, en la ensalada encontraron una cuca. arrrggggggg y por cierto me enteré el otro día que ya estaba cerrado, no me extraña.

    ResponderEliminar
  22. Me he reído un montón con lo de pescar a besos, me encanta.
    Mi madre va donde la lleven, el wok le encanta, el chino tb. pero como yo sin riesgos, nada de carnes... Le encanta salir a comer por ahí, no le pillará un derrumbamiento de la casa, no.
    Mi padre es otro cantar, las pizzas y eso,... como que no.
    Marta

    ResponderEliminar
  23. Mi madre también es de la opinión de "como se como en casa en ningún sitio". Ni burguer, ni chinos... Se nos ocurrió a mis hermananos y a mi llevarles a un chino hace años (creo que todavía iba al instituto) y no han vuelto... el mcdonals y similares no lo han pisado en su vida... sólo comen fuera de casa en vacaciones y si no les queda otra, que nosotros íbamos de camping.
    Genial el blog, nena.

    ResponderEliminar
  24. Yo creo que lo de "esto lo has aprendido fuera" merece un post entero!!
    Me gusta mucho leerte! Me doy cuenta de que mi madre no era tan drama como me parecia a mi a veces!!! La tuya es lo más!

    ResponderEliminar
  25. Pero bueno ¿tú no te agotas nunca? O tu madre ¿no tiene fin en sus consejos?

    Cuando comencé a leerte me sentí muy indentificada contigo, a pesar de que tengo quince años más que tú. Pero como dice onavis arriba, no hay comparación con mi madre, la tuya es la supercampeona del drama.

    Lo bueno es que yo, en lugar de dirigirme a mis futuros hijos, les puedo decir a mis presentes hijos (y ya mayores de edad): ¡hala!, leer el blog de la drama-mamá y si tenéis algo que reclamar, abriros un blog vosotros. Y mi hija te lee y se espachurra de risa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Nena, llevo to´el día muerta de risa con tu blog, que cada vez que puedo me escapo a leer alguna entrada, y se lo leo a mi marido...y a mi madre...jajaja.
    Ayer mismo fuimos a comer a un wok y todo lo que cuentas es "como la vida misma".

    ResponderEliminar
  27. jaja, la verdad que leer esto... Que no creía que existieran drama-mamás taaan así.
    Lo que una se viene a enterar.

    ResponderEliminar
  28. Pues mira, mi madre no, pero mi padre para innovar y conocer comidas nuevas es imposible de convencer y luego no para de quejarse. Mi madre, con tal de no cocinar ella un día, va a donde la lleves, jeje.

    Me encantan tus historias, un beso!

    ResponderEliminar
  29. Pues yo he tenido el caso contrario xD. Mis padres eso de salir, tomarse su cervecita y su tapita les priva no, lo siguiente!! Asi que normalmente nos decían buscaros la vida y os haceis de comer lo que os de la gana ( mi hermano y yo pasabamos muchas veces de ir, aclarar que eramos mayores para hacernos de comer nosotros solitos xD).

    Eso si, el chino lo probé con 20 años, y cuando pido a domicilio han probado el arroz tres delicias pero no es lo suyo, asi que tengo yo comida, merienda y cena xDD.

    pd: A mi también me priva la cerveza y la tapita xDD

    ResponderEliminar
  30. jejejejeje... es que estan todas hechas con el mismo molde??? La mia es igual!!!

    ResponderEliminar
  31. Hay que reconocer que los "selservis" son raritos ...nosotros porque nos hemos acostumbrado,como al Mc Donald(que un dia se me ocurrio ir con mi padre,y paqué!!!)pero donde se ponga la comida de mama,o de un restaurante de verdad...

    ResponderEliminar
  32. Yo no les tengo mucho cariño a los "selservis" asiáticos desde que me intoxiqué junto a todos mis amigos con un shushi infame que casi nos lleva al otro barrio, pero a Mamá no la puedes llevar a un sitio de esos ni a un restaurante chino ni de ful, y de allí sólo se come el arroz 3 delicias cuando lo pedimos, y sólo el del chino Fernando, que es el de confianza.

    ResponderEliminar
  33. Genial, eres genial, me encanta tu blog, me rio como nunca. Darte las gracias por esas risas ya que no tengo ganas por los momentos dificiles que atraviesa mi madre, pero es leerte y chica, siempre sonrío. De verdad gracias.
    Saludos de mamaydetodounpoco.bolgspot.com

    ResponderEliminar
  34. En esto yo reconozco que también soy cerrado total: no al self-service sino a cualquier comida que no sea la casera española de toda la vida. No he estado en mi vida en un chino, ni en un japonés, ni en un kebab, y ni siquiera en un burger.

    Pizza sí he tomado, pero creo que un par de veces, y sólo de pizzería auténtica.

    Y no tanto por temor a lo que me vayan a dar, etc., sino porque lo de probar cómidas nuevas me echa muchísimo para atrás. En esto he desesperado a mi madre desde pequeño: cualquier comida que no sea las de siempre, no la pruebo aunque me maten, y me tuvo que dejar por imposible ya desde bien pequeño, porque no podía conmigo.

    A ella el self-service creo que le daría igual, pero seguramente le daría reparo ir a un chino. Siempre vamos a restaurantes de comida casera y menú barato.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...