jueves, 17 de marzo de 2011

68. Los mejores disfraces son los que te haces tú misma.

La nena
Ocho meses después me presento oficialmente: la niña de la foto soy yo. No creo que nadie vaya a reconocer a la adulta que soy en esa niña vestida de vieja así que, allá vamos, en plan kamikaze, esto es casi una salida del armario pero es que una imagen vale más que mil palabras, y esta debe valer, dos mil o tres mil millones.
Esa niña soy yo, y ese es el disfraz que mi madre eligió para mi primer carnaval. Otros que recuerdo con cierta, digamos, humillación son el de elefante, de judía ortodoxa, de basura, de código de barras, de su propia idea de Madonna...

Cuándo utilizaba el consejo:
Pues cada vez que me he tenido que disfrazar hemos pasado por eso:
- Mami la semana que viene tenemos que ir disfrazados al cole, y yo quiero ir de princesa.
- Bah, bah, princesas hay montones. Tú tranquila, ya vamos a pensar en alguno más divertido.
- Yo no quiero ser divertida, quiero ser una princesa. A Martita le han comprado uno súper chulo con diadema y varita. Quiero ese.
- Mira, nena, yo no me pienso gastar 3.000 pesetas en un disfraz para que, encima, todas las niñas vayáis iguales, que lo bonito de disfrazarse es que no te reconozcan y hacer como que eres otra persona. Ya vas a ver que con cuatro cosas que tenemos por ahí hacemos el disfraz más original del cole, que los mejores disfraces son los que te haces tú misma.
- Mami, que no quiero ser original, quiero ser una princesa.
- Que pesada eres, que te he dicho que no. Tú hazme caso que vas a causar sensación.
En eso tenía razón. Tendríais que ver mi álbum familiar.

Ella tiene una explicación para todos los disfraces que eligió para mí. A mí no me convence ninguna.
Vieja chocha:
- Mamá, vale que no me disfrazaras de princesa pero de ¿vieja chocha?
- Ay nena, qué risas nos echamos todos. Pero mira lo salada que estabas. Y no te reconocía nadie. Que te mandé a casa de tu tía a llamar a la puerta y no sé dio cuenta de qué eras tú. Ay, yo no podía aguantarme la risa. De verdad que casi me hago pis encima. Y anda que no estabas contenta, porque tú te pensaste que te habían confundido con una vieja chocha. Años estuviste pensando eso. ¿Por qué tú sabes que ella de lo que no se dio cuenta es de que eras su sobrina? No de que realmente fueras una vieja…
- Mamá, tengo 32 años.
Elefante:
- Ay nena, el mejor disfraz que has tenido. Si tenía hasta una polea para que tú solica te subieras y te bajaras la trompa. Pues anda que no me lo pidieron otros padres… Saladísimo era. Y anda que no costó coserlo y que aquello funcionara. Nadie iba como tú, la más original de todo el cole.
Por lo menos no se me veía la cara…
De judío ortodoxo:
- Pues no sé quién trajo ese casquete a casa pero chica, nos vino que ni pintado. Ves, esos son los buenos disfraces, con un gorrico y ya estabas saladísima, si lo de menos es la ropa.
Nadie ha confesado nunca quién regaló ese casquete a mis padres, porque como yo me entere…
De basura:
Tal cual. Cogió unas bolsas de basura, les hizo un hueco para que sacara la cabeza y me pegó mierda encima.
- Pero era reciclada, que lo dices así y parece que llevabas raspas de pescado y que olías mal o algo. Eran tetrabricks y papelicos, y cosas así. Graciosísima, bueno, ese año había una niña que iba de torera que casi te gana pero no, la más salada de todas tú. Y sin gastarnos una peseta nena, así es como tienen que ser los disfraces.

Consecuencias del consejo:
Qué os voy contar:
Ganadora absoluta a “la más salada” todos los carnavales.
Cenas familiares en las que mis primos se atragantan recordando las fotos.
El novio de mi hermana me respeta menos desde que conoció los álbumes familiares.
Cuarta consecuencia: estado de total histeria un año que los reyes me trajeron un disfraz comprado de Scarlatta O’hara, con su falda, su can-can, su vuelo, su chal, su pamela… Dormí un mes con aquel disfraz, incluída la pamela.
Quinta consecuencia, de adulta me he disfrazado de cualquier cosa, aunque a ella ya no le hacía tanta gracia:
-¿ Pero nena, de qué vas vestida con ese gorro de piscina?
- De marciana, mamá. ¿No ves las antenas?
- Nena, que tienes 25 años, ¿tú crees que los marcianos van mucho a nadar?
- ¿No estoy salada?
- No, estás más bien ridícula, no pareces un marciano. Y ya estás en edad de echarte novio, que con esa pinta lo dudo. Además ese gorro de silicona te va cortar el riego, y no andas muy sobrada.
Tenía razón, después de andar toda la noche por ahí, al quitarme el gorro me notaba el pulso en las orejas, durante dos semanas.

Excepciones para utilizarlo:
Futuros hijos míos, mirad la imagen otra vez. Os pienso comprar el disfraz más chulo del mundo, de princesa, de súper héroe, de lo que sea. Vamos, que pido un crédito si hace falta.

75 comentarios:

  1. jajajajajajajjajajajja me encaaaaaaanta en serio...
    Esta vez, tengo que posicionarme clarísimamente del lado de tu madre... Quizás de cría no lo pasases muy bien, pero has hecho feliz a taaaaanta gente... jejejejeje

    Lo de judío ortodoxo es el mejor disfraz que he escuchado en mi vida!!!

    Yo no recibí el consejo, directamente era algo impuesto. Cuatro trapos y lo que saliese (pastorcilla de pueblo, bruja...) eso sí, mi madre me hizo un traje de princesa con su tul y todas sus preciosidades.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, de judío, y todo por una mierda de casquete que alguien les regaló a mis padres.

    ResponderEliminar
  3. lo siento.... yo tambien soy partidaría de la originalidad, que todas las niñas se visten de princesas y van todas iguales!!!! tenias que estar "saladisima" con todos esos disfraces!!!y seguro que causaste sensación ....jajaja

    ResponderEliminar
  4. juaaaa juaaaaa juaaaaa no puedo mirar esa foto otra vez proque es que me meo encima directamente!!!

    qué cabrona tu madre, pero... y lo que te ríes ahora con las fotos, qué? eso no tiene precio jajajajajajajajajaja

    La mía era normalita pra los disfraces. Tampoco los compraba pero no eran tan divertidos: fui de punky (rollo Alaska en la bola de cristal, como todas en aquella época)... de china con un pijama chino que me regalaron, me puso el pijama, me pintó dos rayas negras en los ojos y alé, a la calle...

    Yo le compré un disfraz de superman a mi hijo, con sus músculos y todo, que le encantan. Se lo pillé un poco más grande para que le durara... ya es su tercer carnaval como súperman y tan contento, oyes. También se reirá cuando vea que siempre fue disfrazado de lo mismo, digo yo.

    beso

    Pd: tía, que el kojicol me da cague, no fui capaz de comprarlo...

    ResponderEliminar
  5. jajajajjajajajjaja, impresionante......... lágrimas como puños de tanto reírme.... en la oficina piensan que he perdido el poco riego que me quedaba, jajajjajaja....
    Lo digo siempre pero es cierto: me alegras el día de una manera que no puedes ni imaginar!!! jajajajajaj

    ResponderEliminar
  6. Pña, como se nota que no te han disfrazado de basura en tu vida, nena ; )

    Lula: yo también fui punky, o lo que ella entendía por Punky, pero es que eso era digno al lado de los otros disfraces...
    Y lo del kojicol te dije que era fuerte... Mejor con dermatólogo

    ResponderEliminar
  7. Me parto de risa jajajaja
    Lo mejor de este disfraz es que nadie te puede reconocer jajaja

    Pobrecita, una cosa es ir original, y otra ¡disfrazarse de basura! madre mía, lo que tuviste que sufrir...

    ResponderEliminar
  8. jajajajajaja, no puedo ni estar sentada de la risa!!!! ...

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Eres la más y tu madre la remás jejejeje... te sigo y me troncho contigo
    ...yo he vivido de todo también... los más "salaos": disfrazada de "cientifico loco" una peluca que sabe Dios de donde salió, unas gafas sin cristales, el jersey del revés con una calculadora pegada...
    De nadadora... al cole en bañador chanclas y albornoz... pero sin traumas... 20 años más de terapia y queda superado :)

    ResponderEliminar
  11. Que risa!! Casi me meo...

    Eres genial!!
    Me encanta como explicas las cosas!!


    Gracias por estos ratitos!!

    Saludos.

    Anna.

    ResponderEliminar
  12. quiero ver el de judio, por favor!!!

    ResponderEliminar
  13. En esta entrada ya no puedo resistirme a comentar... a pesar de haber leído tu blog en silencio desde hace meses, hoy me has tocado la fibra...
    Disfraces que recuerdo (otros, mi memoria selectiva los ha eliminado):
    - De enano con gorro... el gorro, de cartulina, te llegaba hasta la cintura. Los brazos, por tanto, estaban inutilizados completamente. Teniendo en cuenta que a mitad de pierna llevabas una camisa abrochada, y a la altura de las rodillas un pantalón, con cinturón incluído, la hostia estaba asegurada.
    - De pollo. El cuerpo era un saco de harina de panadería, minuciosamente decorado con triangulitos de papel de seda amarillo. Nuevamente, no habia abertura para los brazos. Un año más, con la crisma rota gracias a la goma espuma atada a los zapatos haciendo de patas de pollo.
    - De fallera reciclada. Esta vez sí que había hueco para los brazos. Y la verdad es que molaba... pero la falda de papel, las manteletas hechas con blondas de las que se ponen en las bandejas de pasteles, o los moños hechos con estopa picaban como demonios. Sarpullido el resto de la semana fallera.
    En fin... mal de muchos consuelo de tontos, pero al menos sabes que tu infancia no ha sido única... Eso sí, has padecido tú sola los drama consejos de mi madre, la madre de mi amiga María y de tres o cuatro amigas más que recuerdo!!!!

    ResponderEliminar
  14. Muy buena la foto, a tu madre un besazo por estos ratos que nos haceis pasar.
    Marta

    ResponderEliminar
  15. A esa anónimo al que vistieron de pollo: jajajajaj me meo, y encima super elaborado!!!!
    jajajjaja

    ResponderEliminar
  16. A mi madre le encantaba vestirme de: dama antigua y de gitana de faralaes. Punto. Como si no tuviera bastante con tenerme el resto del año con faldas tipo coliflor y llena de cancanes que hasta para ir al zoo me llevaban así. Creo que por eso odio los carnavales.

    ResponderEliminar
  17. mi padre se curraba unos disfraces que guauuu, siempre ganabamos :)

    ResponderEliminar
  18. Jajajaja, pues.... creo que nunca le agradeceré lo suficiente a mi drama mamá que me disfrazara siempre con disfraces artesanales. A pesar de que el album de disfraces es lo primero que se enseña a cualquier conocido que venga a casa (bueno, esas y las de la bañera, piscina y playa, madre deje de enseñar mis fotos en top-less ya, por favor!).

    Mis disfraces más sonados:
    - Robot con cajas de cartón, los brazos no articulados y con un cartón del rollo de papel higiénico por nariz-boca (se suponía que era mi conducto de respiración).
    - Pastorcita con ropaje traído del pueblo para tal evento (ropa vieja de mis abuelos reutilizada para la ocasión).
    - Caperucita roja con la misma ropa que la de pastorcita, pero con una tela de raso roja (que se dedicó a coser noche tras noche).
    - Angelito, año tras año en Navidad, siempre. Trauma.
    - Payaso con el chandal de tergal heredado y que me quedaba enorme.
    - Mariquita, con sus antenitas pegadas a una diadema e ingeniería del papel maché.
    - Árbol (sin movilidad alguna).

    Eso sí, de aquellos polvos vienen estos lodos... Años después por mi propia cuenta he sido zombie, he sido momia surfista, he sido una piña, reedité el robot (¡gracias mamá!), una maruja coplera...

    Nena, este consejo yo pienso reeditarlo con mis hijos...

    ResponderEliminar
  19. mi madre me hacía el mejor disfraz! le encantaba q su hija diera la nota por ser el mejor cosido, adornado... ¡viva mi mami!

    ResponderEliminar
  20. Nena, al menos tienes de quién quejarte. No sé qué paraflús me dió de pequeño con ET que voluntariamente me disfracé un año. Si es que no tengo perdón de D.

    ResponderEliminar
  21. Pues nena, yo nunca me he disfrazado de princesa y es una de la cosas que más le agradezco a mi madre, que se curraba unos disfraces geniales. Fui de china, de mosquetero, de pirata, de mariposa, de viuda, de Mami la de Escarlata y también de Escarlata O'hara (reciclando la falda), de patinadora, de arcoiris, de bailarina de cancan, de hindú, de época (s XVII), de vampiresa, de charleston... Y alguno más habrá que no recuerdo.

    Yo sí que pienso aplicármelo con mis hijos y para este que está a punto de llegar ya estoy pensándome el disfraz del año que viene :)

    ResponderEliminar
  22. Mi madre se proponía ganar el concurso todos los años y nos hacia ensayar el papel!! Yo fui:Martirio, albañil, con bocata y raja culera,torera, pero mi favorito uno de mi hermano...de Adan!!!
    Y os preguntareis como?? En pelotas y con una hoja de Parra!!
    Nunca jamas de princesa....
    Eso si soy una experta en hacer disfraces..

    ResponderEliminar
  23. Por cierto la foto esbuenisima!!! No puedo parar de sonreír...

    ResponderEliminar
  24. Tu madre aún se lo curraba. Yo me disfracé más de cuatro veces de viuda, con ropa de mi madre y un velo viejo negro que había por casa. Hay varias fotos del cole, todos los niños con disfraces diferentes y yo simpre de viuda.

    ResponderEliminar
  25. Cómo no leí este post antes, tengo que disfrazar a mi pequeño, y es tan pequeño (2 años) que seguro no se quejaría de ir de basura "y nene, salió baratísimo!" jajaja. De todos modos irá con un disfraz hecho en casa de león ;-) a ver qué tal queda.

    ResponderEliminar
  26. te voy a ser sincera.. en el fondo pensaba que tu blog era una mezcla de "invencion" y exageración por tu parte pero despues de ver la foto.... madre mia... si te quedas corta... casi me muero de la risa... ayyy que paciencia... y el dineral que te habras gastado en psicoterapita (es broma, guapa) animo nos alegras el dia con tu forma de escribir... un besazo enorme

    ResponderEliminar
  27. Me muero de la risa!!!!! La foto es muy grande!!

    En cualquier caso, si mi madre me hubiera disfrazado de vieja chocha, o sobre todo de basura, me lo hubiera tomado hasta mal... Y lo de judio ortodoxo, ya es lo más!
    En mi caso, lo más duro fué el disfraz de anciana esquiadora....

    Saludos!

    ResponderEliminar
  28. este blog me encanta, es oficial! y tu mama me da miedo!!! jajajaj Nena, tienes que escribir un libro, dale!!!

    ResponderEliminar
  29. ¡Buenísimo! jajajajaja lo que me he reído... y encima ya he empezado a hacer puntos con mis peques, este año la nena (3 años) se disfrazó de fresa (lo pidió ella)... pero el peque cuando sea mayor y se vea disfrazado (conmigo) de canguro, a lo mejor le da un patatús!!! jajajajaja
    Para muestra un botón:
    http://mirincondemariposas.blogspot.com/2011/03/disfraz-de-canguro.html

    ResponderEliminar
  30. Literalmente estoy llorando de la risa.... sobre todo con el disfraz de basura! no puedo parar...
    yo no tengo hijos pero tomo nota del consejo. Un Saludos

    ResponderEliminar
  31. Que fuerte tu madre, muy fueeeeeerte.
    Lo que no tiene precio es la foto... por dos pesetas nos estás alegrando el día a todos.

    Besos, buenisimo tu blog

    ResponderEliminar
  32. me mata la carita de resignacion que pones XD yo creo que nunca me disfrase ... cambiaba de escuela y ciudad muy seguido y nunca me tocaba nada de eso.
    claro que tampoco tengo recuerdos que contarles a mis futuros hijos (si un dia los tengo)... asi que animo, toda experiencia es buena.
    un beso nena,

    ResponderEliminar
  33. Mi madre se lució más que nunca con el de "carmen miranda" que no sabes quien es, pues ni yo ni ninguno de los niños y niñas del primer cumpleaños al que me invitaban tras aterrizar en una nueva ciudad, pero ella se quedó encantada con aquel pañuelo en la cabeza al que cosió las frutas de plástico. (edad, doce años.) menos mal que dos años después nos mudamos ;)

    ResponderEliminar
  34. Nena, el disfraz vale pero el caretón?????
    Me he hecho pis directamente. Tu madre, una cachonda.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  35. Las madres de España me han vuelto a sorprender: pollos, Carmen Miranda, robots hechso con papel higiénico...
    Ay, qué risas me echo leyeendoos! y lo rapidico que se me quita el trauma de haber sido una "Niña basura".

    ResponderEliminar
  36. Aaaaahhhhh! Pobrecita, casi me parto! vale que irías "muy salada! pero lo de disfrazarse de princesa es la ilusión de casi todas las niñas a cierta edad... Tu madre, desde luego, sí es original, no podrás decir lo contrario, jajajaja!

    ResponderEliminar
  37. En esta entrada te has superado, lo de la foto....juas, juas, juas.

    ResponderEliminar
  38. Terrible tu madre, nunca vi a una vieja con semejantes dientes :D :D :D
    La mía nunca nos compró un disfraz pero era mucho más comedida, yo solía ir de pirata y mi hermana de pistolera, la verdad es que no recuerdo más (probablemente porque no hay testimonios gráficos). Yo no soy nada imaginativa para estas cosas y me da que mi hija se va a vestir muchas veces de princesa :P

    ResponderEliminar
  39. jajajajaja, veo por aquí arriba a mi madre y a mi hermana metiendo baza... estoy con mi hermana en que eso de basura no es un disfraz, es una putada.

    En mi casa también nos hemos disfrazado de todo, y además, cosas rarunas. Yo de lo más raro que me disfracé fue de fotógrafo antiguo con su máquina de fotos con pie hecha en casa y todo. Hasta ahí bien. Pero ¿era necesario que la cámara estuviera forrada de fotos de tías en sujetador???? Como se nota que lo heredé de un adulto. Todavía tengo pesadillas con esas fotos.

    He leído por aquí arriba lo de disfraz de Martirio... ese también creo que mi hermana o yo lo tuvimos. Es que las peinetas daban mucho juego.

    En fin. Yo también me dedico a putear a mis hijas (de basura y judío ortodoxo NO LAS VESTIRÉ, lo juro) y disfrazarlas de cosas raras para que luego tengan cosas para contar en terapia o se hagan un blog. Que viene a ser lo mismo que la terapia pero de paso nos descojonamos el resto

    ResponderEliminar
  40. Esa foto me ha partido el corazón, qué carita...
    Yo directamente no me disfrazaba y me daban mucha envidia esas niñas que iban disfrazadas de mesa camilla con sus tacitas y todo....

    ResponderEliminar
  41. Desde luego, tu madre es una estupenda mujer, muy divertida... a mí también me gustan más los disfraces caseros, aunque claro, nosotros siempre salíamos con algo que nos gustase... vamos, de piratas, indios, de pobres (no veas, mi abuela limpiaba las escaleras con una camiseta vieja y arrodillada que con esos agujeros naturales dio el cante...)... y sí, los otros disfraces eran para fiestas en casa, ropas viejas guardadas en el armario de mis abuelos... y.. si tú no lo pasabas bien, por muy bueno que sea el disfraz, entiendo tu posición.... pero ahora con los años, seguro que lo agradeces y tienes mucho sentido del humor, solo al compartirlo con nosotros ya dice mucho de tí... la risa ya va incluida en tu familia... besos y que viva la originalidad¡¡¡

    ResponderEliminar
  42. Tu madre es una crack... y la mía también era de ese palo, tenía otras 2 niñas en edad escolar y no se iba a gastar una pasta en un disfraz nuevo para cada una cada año, así que hemos ido de las cosas más inverosímiles (y cutres), pero ahora lo recuerdo con gusto y a mi pobre hijo le hago lo mismito.

    ResponderEliminar
  43. Mi madre se pasaba noches enteras cosiendo para que su hijo fuera el árbol/mago/lo que sea más perfecto de toda la clase. Pero desde que entré en la ESO se la trajo al pairo. Y menos mal, porque con eso de que estoy metido en el teatro como le dé por coser no va a dar abasto, la pobre. Ahora el que cose soy yo, y tan contentos.

    Tu disfraz es la caña!!!

    ResponderEliminar
  44. Nena, eres genial!!!! Hace unos días tenía yo un apasionante debate en facebook sobre el mismo tema y lo traumatizada que estaba yo por los disfraces gracias a mi "también-drama-mamá" y su apuesta por la originalidad.

    A mí me disfrazó un año de "Día y noche", es decir, cosió medio pijama a medio vestido, me puso una coleta sí y otra no y un zapato y una zapatilla de andar por casa. Y hale!!! al cole a competir con todas esas preciosas princesas llenas de tules con sus varitas y sus coronas...

    Me pasé todo el festival huyendo de las niñas que gritaban "vas en pijamaaaaaa, se te ha caído una coletaaaaaa, llevas una zapatilla de estar en casaaaaaa". Y te aseguro que no es nada fácil correr con un zapato y una zapatilla... inténtalo en casa, ya verás!!!!

    Tremendo. Ella estaba orgullosísima y de hecho ha seguido indignada mi debate en facebook e incluso ha "osado" a defender su creación veintimuchos años después!!!! jajajajaja.

    Estoy contigo. yo tengo ahora una niña de 2 años y otra en camino y les compraré los disfraces de princesa más horteras y completos que encuentre. NO A LA ORIGINALIDAD!!!!! jajajajaja.

    Gracias por tu blog!!!!

    ResponderEliminar
  45. eres la pera mama drama, lo que no te pase a ti :-)

    nosotros en casa aprovechábamos los vestidos de los festivales de ballet para adaptarlos a algún disfraz, siempre nos los cosía mi abuela... eran muy chulos

    ahora, mis niños no son muy de disfraces (han salido a su padre, jajaja) y normalmente improvisamos el mismo día, algo que a ellos les guste y no dispare el presupuesto.. yo echo de menos mis disfraces, pero mientras ellos se lo pasen bien

    gracias por las sonrisas

    ResponderEliminar
  46. Un clásico de mi madre es: esto no lo tiro, que vale para cuando os disfracéis. (y tengo 35)

    ResponderEliminar
  47. Directamente tengo que dejar de leerte en el curro, que reirse a carcajadas da mucho el cante.

    Yo de pequeña tenía disfraces comprados o hechos en plan fino por mi abuela, pero mis hermanas, con las que me llevo doce años, han sufrido mi originalidad y mi capacidad para transformar en disfraz la basura. Y me refiero literalmente a basura.

    Con un jersey viejo y roto, cartulina para el gorro, trenzas hechas de lana pegadas al gorro y dos cachos de manta vieja recubriendo los zapatos atados con una cuerda= disfraz de gnoma

    Con una bolsa de basura negra, estrellas de papel de plata, cartulina negra para el gorro y una malla de mandarinas para adornar el gorro= disfraz de bruja para halloween.

    Con una bolsa de basura amarilla, papel charol marrón para las manchas y papel charol amarillo para las orejas pegadas a una diadema= jirafa

    Con una bolsa de basura azul y papel charol de colores para hacer pececitos= disfraz de mar (les pinté la cara de maquillaje azul y les dibujé escamas con lápiz de ojos azul y parecían dos besuguitos, las pobres, jejeje)

    Eso sí, en su cole los disfraces comprados estaban proscritos, así que todos los niños iban igual de cutres.

    Bequipequi

    ResponderEliminar
  48. Jajajajajaaaaaaaa lloro de la risaaa!!!!!!!!

    Y con la anonima que puteaba a sus hermanas me muero jajajaaaaa como las disfrazas de mar? es lo mejor que he escuchado jajajaa

    Este año ha sido el primer carnaval de mi hijo de 2 años y pensé en hacerle un disfraz, pero vi uno de principe monísimo por 8 euros (en una tienda de jueguetes, no en los chinos, eh??) y allá que se lo compré, que ya hemos hecho bastante el ridículo con el ninot que llevamos para la falla

    ResponderEliminar
  49. jajajaj ayyyy que risa el disfraz de basura "con mierda pegada" jajajja me parto y me troncho...buenisimo, me encanta como esccribes y describes.Parece que lo estoy viendo.

    ResponderEliminar
  50. ay la foto, perdona, ay jajjajajaj no puedo escribir.. jajaj me recuerdas a alguien de la tele....no se si de cruz y raya o asi. jajaj ay de verdad perdona pero no me extraña que tus primos se atraganten......

    ResponderEliminar
  51. Que bueno......hacía mucho que no reía tanto....las cenas con tus primos deben ser la leche, jajajajajajajajajajajjaja, ya le vale a tu madre, menos mal que te terminó comprando uno de princesa....Gracias por este post, me ha alegrado el día.

    S.

    ResponderEliminar
  52. Ays por diós, que este me lo habia saltado!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Yo no soy mucho de disfrazarme, nunca, ni de pequeña, pero las pocas veces que lo hice mi madre estuvo cosiendo y he de reconocer que lo hacia muy bien, aunque no salimos de la pastorcilla, el angelito, el pallaso y la india....

    La foto mortal, no me extraña que se atraganten tus primos!!!!

    ResponderEliminar
  53. impresionante ese algodón para sacar las oreja para afuera, me parto es genial

    ResponderEliminar
  54. Ja, ja.... Por lo menos te disfrazaba. En mi casa somos 3 hermanas, y mi madre no daba para las tres... así que, siempre fui disfrazada de "pastorcito", que no de "pastorcita"... Toda mi vida con el mismo disfraz, porque además, heredé el de mis hermanas (yo soy la pequeña) y en fin...
    Actualmente mi madre me dice "hija, no puedes vestir un poco más femenina" y yo la digo "... y me lo dices tú... mi forma de vestir es sólo una consecuencia de aquel pastorcito..."

    ResponderEliminar
  55. Yo tengo 29 y mi "sueño" es disfrazarme de Princesa. No lo he hecho porque a estas alturas pareceré una novia... Además, mi trauma es doble: tampoco tuve vestido de primera comunión porque comulgué con 15 años. Un desastre! Mi madre me compró 2 disfraces, a saber: uno de gato (sólo recuerdo a mi hermano con él que tiene 5 años menos que yo) y de gusano multicolor!!! Todavía me acuerdo (te lo juro) de aquel día que fuimos a comprar el disfraz y eso que estaba en párvulos... Aquellos vestidos rosas con tules... Y no, yo de gusano, porque según mi madre era más gracioso. Así que fui de verde al colegio, arrastrando una cola multicolor.

    El resto de los disfraces ya fue al más auténtico despiporre: una mezcolanza sin sentido. Y un año intentó hacernos un mono de animal (que eran la última moda porque todas las crías se sentían súper sexis llevándolos anudados a la cintura, de forma que al final ibas en camiseta sin mangas y con la nariz y los bigotes pintados, vamos, como no ir disfrazada) y cabíamos mis amigas y yo dentro...Y encima no tenía mangas, así que no pude anudármelo!

    Hale, decidido: el año que viene de princesa. Vamos, que haré un movimiento en facebook por si hay más traumatizadas como nosotras!!!

    Siempre: felicidades por tu blog

    ResponderEliminar
  56. Me río con todos y cada uno de tus post, pero este es hilarante 100%. Admiro muchísimo tu memoria y tu sentido del humor, además de tu pluma. Yo siento que no recuerdo casi nada mi infancia sobre todo leyéndote. Pero mira tú que con esta entrada me ha venido a la mente, de manera clara y concisa, aquel disfraz de chulapa que me cascó mi abuela en la fiesta de Navidad de mi cole (soy soriana). Ninguna niña entendía de qué iba disfrazada, con el pañuelo y la flor en el pelo, y la cesta esa. Luego solo una camisa y una falda, era como ir disfrazada de nada. Y además tuvimos que cantar la canción de "Viva la Gente" en un escenario, todas las niñas. Me camuflé como pude en las filas de atrás, tanta vergüenza me daba.

    ;-)

    ResponderEliminar
  57. Muy divertido.

    Volveré a visitarte aunque no estés disfrazada, lo prometo.

    Bss

    ResponderEliminar
  58. He llorado de la risa leyendo tu post, disfraz de judío ortodoxo?????? jajajjajjaja!!
    Con los comentarios también he llorado de la risa.

    ResponderEliminar
  59. Este es el mejor post de todo el blog, que por cierto me encanta.
    Mi madre siempre (que se traduce en tres veces) nos hizo los disfraces, pero eran chulisimos (igual yo tengo un poco oxidado el gusto). Por supuesto hay documento grafico que mi madre siempre se empeña en enseñar a todas las novias de mi hermano.
    Temas elegidos: Cura, obispo y guarda ingles para mi hermano y Moises para mi. Siiii, mi madre es creyente. Primer premio para mi hermano en todos los certamenes y segundo para mi (lo que tiene ser pequeño y mono). Premio, un traje de astronauta que use cuando el de Moises se quedó pequeño, pero ni punto de comparacion
    Mi madre los guarda y yo fijo se los pongo a mis hijos.

    ResponderEliminar
  60. Lo que me he podido reir leyendo tu post.. jjjj
    Un saludo

    ResponderEliminar
  61. Jajaja, muy buena la historia, la verdad es que me he reído muchísimo. Yo cuando era pequeño, me ocurría también cosas parecidas, aunque tengo que admitir que al final intentaba hacérmelo por mi mismo, y si no, reunía un poco de dinero para compararme algo, aunque eso sí, entonces no había disfraces tan curiosos como estos que salen en esta página como el de huevo y bacon http://mipagina.1001consejos.com/profiles/blogs/los-15-mejores-disfraces-para-adultos pero al menos huía de mi madre y sus "ideas" XD.

    ResponderEliminar
  62. Yo reconozco que en mi casa se hacían los disfraces, algunas veces "con lo que hay por casa" y otras... nos los hacía mi madre, esos molaban porque aunque buscaba telas baratas baratas, no eran tipo tela de carnaval como las de todos los niños y quedabna muy chulos. Eso si recuerdo uno de campesina que era una sabana vieja vieja rosa de florecitas, doblada sujetada con un cinturón elástico, y con el chaleco del traje de asturiana y el mandil del de cenicienta... apañada! :)

    ResponderEliminar
  63. buenas tardes, muchas gracias por este post, lo primero, lo segundo, si me echan del curre, será tu culpa!! jajajaja qué risas!!!
    estoy viendo a mi hija dentro de 20 años escribiendo lo mismo!! pobrecita tiene un año y medio y ya ha ido de árbol de navidad, oso panda y c3po, todo casero, of course!! jajajajaaaaaaa
    a partir de hoy voy a seguir tu blog todos los días, pero en casa, para reir a gusto!! me encanta encontrarme cosas así!!!!!
    mlleMignonne

    ResponderEliminar
  64. Yendo de bolsas de basura, ganamos un concurso del colegio gracias a mi, jajaja. Raspas de pescado no,pero tetrabrick y cascara de platano colgando por cuerdas... Y no, no fue idea de mi madre,jijiji. Fui de diablillo tambien, comprado, y hasta de obreros de manifestacion, tambien idea de nosotros los peques. No recuerdo mucho mas. Ya de adulta, decidi que como llovia y hacia frio, me disfrace de esquiadora...Todavia se oyen los ecos de las risas de mis amigas...Pero ande yo caliente, riase la gente! No recuerdo que mis padres influyeran mucho en mis disfraces, pero ya estaba yo misma para ridiculizarme, que para eso son los carnavales. Con mi pareja hemos ido de las hijas de Zapatero (todo un éxito), Shakira y Piqué (papeles invertidos, la bruja Lola y un tigre con una camiseta del Barça) y ya este año, de perfiles de facebook. No soy mamá, pero si lo fuera, estoy segura que les daria motivos a mis hijos para odiarme, jajaja

    ResponderEliminar
  65. En las fiestas del pueblo donde veraneábamos,siendo yo muy niña mi madre me improvisó el disfraz de Sirenita: un montón de collares viejos al cuello, el bikini de ir a la piscina, y papel pinocho enrollado desde la cadera hasta los pies. Pero no cada pierna por separado, sino las dos juntas con lo que no podía andar con normalidad. Mientras los demás niños corrían y jugaban, yo me tenía que balancear como los pingüinos de Mary Poppins para moverme.
    Al final de la fiesta pusieron una piñata para los niños, y yo que ví caer tantos regalicos ni me acordé del papel pinocho que me limitaba, y me tiré en plancha a pillar alguno... el hostión que me metí aún es recordado por los lugareños, y ya han pasado más de 20 años...

    ResponderEliminar
  66. Ahora si lloré de risa. He leido todas la entradas hoy pero con esta sí lloré, de verdad, y estoy en la oficina y parezco loca pero no puedo.

    Cuando yo tenía como 7 años en la escuela había que disfrazarnos de personajes de la televisión, pues a mi mamá se le ocurrió una idea genial, presentador de noticias, señor presentador de noticias, para que ser una niña linda si podías ser un señor presentador de noticias.

    Almohada paa simular la panza, corbata de mi papá hasta las rodillas, el pelo tan recogido que te hacía ojos de china y bigote para que no hubiera duda.

    Y todas las demás tan monas.

    Y del soldado romano ni hablamos.

    ResponderEliminar
  67. Este sí que me lo quedo, para la edad adulta es perfecto, lo difícil es hacérselo ver a un ñiño. Yo tambień me disfracé de judío ortodoxo hace 2 años en Carnaval :)

    ResponderEliminar
  68. Estoy de acuerdo contigo! Yo siempre compro los disfraces para mis niños porque no soy lo suficientemente apañada como para hacerlo yo. No quiero que pasen vergüenza por mi culpa! Además que hay algunos disfraces geniales en tiendas tan baratas como PartyFiesta, donde además hay muchas tallas y se puede comprar por Internet. Ya no hay excusas ni de precio ni de originalidad, están muy bien allí! Todos a vestir a las niñas de princesa :P
    Miriam

    ResponderEliminar
  69. Madre mia que de risas! aun estoy llorando! que sepas que yo tambíen pasé por eso. Mi suerte, que mi madre era tan "racana" que no me compraba el disfraz, pero tampoco las fotos (menos mal).

    Besazos

    Ester

    ResponderEliminar
  70. Casi muero de risa!!! Todavía tengo lágrimas en los ojos....
    Genial!

    ResponderEliminar
  71. ¡Pero qué risa, por favor! Es que me siento súper identificada, mi madre también me la liaba de esas... Me quedo por aquí, maja.

    ResponderEliminar
  72. De bañista antigua, muy salás... mi hermana y yo, con unos pantaloncitos y camiseta de rayas con unos encajitos por el borde... Yo 5 años, mi hermana 3, que suerte que ella no se enteraba.
    Aún recuerdo las miradas de otras niñas, tanto en el cole, en la fieta de disfraces de verano, porque había uqe sacarle partido, claro... Decían -¿De que vas? - Yo, de bañista antigua -De que? Jajajajaja. Quería esconderme, que no me viera nadie, deseando que terminara...

    Resultado: Mis hijas sólo tienen disfraces de proncesas, de brujias monas para Hallowen y de pastorcitas.

    ResponderEliminar
  73. Aquí tu madre tenía que haber aplicado mejor otro de sus consejos "Que quería hijas del monton, no? Pues del monton de princesas me hubiera gustado ser a mi, que mal lo pase yo también con sus ocurrencias para los disfraces... Y de princesa.. nunca...

    ResponderEliminar
  74. Jajajajajaja, lo que me he reido, es buenísimo, gracias por compartirlo, tengo que decirte que estoy del lado de tu madre y de lo feliz y del ratito tan bueno que les has hecho pasar a tanta gente que te ha leido. Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...